Ga­rra­pa­tas

ABC - Salud - - Salud - J. SO­TO MEDINA

La pi­ca­du­ra de es­te bi­cho tan des­agra­da­ble pue­de cau­sar gra­ves pro­ble­mas de sa­lud

ADE­MÁS DE LA BO­RRE­LIA, LA PI­CA­DU­RA PUE­DE INOCULAR OTRAS IN­FEC­CIO­NES

La en­fer­me­dad de Ly­me es una pa­to­lo­gía mul­ti­in­fec­cio­sa que cau­sa pro­ble­mas reu­má­ti­cos y neu­ro­ló­gi­cos por cul­pa de la Bo­rre­lia. Una bac­te­ria trans­mi­ti­da prin­ci­pal­men­te por una ga­rra­pa­ta. Si la in­fec­ción no es tra­ta­da a tiem­po, los sín­to­mas se cro­ni­fi­can e imi­tan fá­cil­men­te a mu­chas en­fer­me­da­des

Los vér­ti­gos aga­rro­tan tu cuer­po. Los mé­di­cos no de­tec­tan na­da. Su­fres ata­ques de pá­ni­co y an­sie­dad. Los mé­di­cos no de­tec­tan na­da. No pue­des an­dar más de 20 me­tros sin aho­gar­te, te aco­san vó­mi­tos re­cu­rren­tes y las vi­si­tas a ur­gen­cias se ha­cen ca­da vez más fre­cuen­tes. Los mé­di­cos si­guen sin en­con­trar­te na­da. Vuel­ves a ca­sa de tus pa­dres, tu pa­re­ja te de­ja y re­co­mien­da que acu­das a un psi­quia­tra. Las lla­ma­das pa­ra en­tre­vis­tas de tra­ba­jo que­dan sin res­pues­ta por­que ape­nas pue­des le­van­tar­te de la ca­ma. Es­ta fue la reali­dad de Lau­ra Ra­si­nes du­ran­te un año y me­dio. Una cues­ta aba­jo en la que na­die sa­bía qué su­ce­día ni có­mo so­lu­cio­nar­lo. Has­ta que un día, bus­can­do en in­ter­net, su­po que sus sín­to­mas coin­ci­dían con los de la en­fer­me­dad de Ly­me. Unos aná­li­sis de an­ti­cuer­pos y de san­gre en la­bo­ra­to­rios ale­ma­nes con­fir­ma­ron sus sos­pe­chas. Lau­ra pa­de­cía la en­fer­me­dad de Ly­me. Y to­do por cul­pa de la Bo­rre­lia. Una bac­te­ria trans­mi­ti­da prin­ci­pal­men­te por la pi­ca­du­ra de una ga­rra­pa­ta.

Lau­ra no sin­tió nun­ca nin­gu­na pi­ca­du­ra: «So­lo re­cuer­do que en oto­ño de 2015 mi ex­pa­re­ja y yo ha­cía­mos mu­cho sen­de­ris­mo en Bil­bao. Un día vol­vien­do por el ca­mino del bos­que ha­cia el pár­king don­de de­já­ba­mos el co­che ya su­frí unos ma­reos muy ex­tra­ños. No le di más im­por­tan­cia en ese en­ton­ces». Sin em­bar­go, se­gún in­di­ca el doc­tor Ma­riano Bueno, di­rec­tor de Bio­sa­lud, clí­ni­ca es­pe­cia­li­za­da en la en­fer­me­dad de Ly­me, esa pi­ca­du­ra sí que pue­de lle­gar sen­tir­se. «Po­de­mos no­tar in­clu­so - afir­ma el doc­tor- en la zo­na don­de se ha pro­du­ci­do, do­lor, in­fla­ma­ción o sín­to­mas de can­san­cio. Es­tos pri­me­ros sín­to­mas se pue­den pa­sar al ca­bo de unos días». An­te los pri­me­ras aler­tas, el tra­ta­mien­to de­be co­men­zar cuan­to an­tes. Si se diag­nos­ti­ca e in­ter­vie­ne a tiem­po, la pri­me­ra fa­se de la pa­to­lo­gía, el «ly­me agu­do», se cu­ra en la to­ta­li­dad de los ca­sos. Bas­ta con to­mar an­ti­bió­ti­cos (do­xi­ci­cli­na) du­ran­te un mes o dos pa­ra re­ver­tir los sín­to­mas. De lo con­tra­rio, la in­fec­ción se ex­ten­de­rá y cro­ni­fi­ca­rá.

La gran imi­ta­do­ra

El diag­nós­ti­co de Lau­ra no lle­gó a tiem­po. En el in­vierno de 2017 su en­fer­me­dad ya era cró­ni­ca. Su «ly­me tar­dío» iba a ne­ce­si­tar de un lar­go y ca­ro tra­ta­mien­to si que­ría cu­rar­se. Un pro­ce­so en el que se de­be ha­cer fren­te a múl­ti­ples afec­cio­nes. Di­vi­di­das prin­ci­pal­men­te en dos gran­des gru­pos: de ti­po neu­ro­ló­gi­co y las que co­rres­pon­den al apa­ra­to lo­co­mo­tor, co­mo do­lo­res ar­ti­cu­la­res. Por los sín­to­mas que pro­du­ce es­ta pa­to­lo­gía se co­no­ce tam­bién co­mo la «gran imi­ta­do­ra». Se­gún ex­pli­ca el doc­tor Ma­riano Bueno, «re­pro­du­ce sín­to­mas de en­fer­me­da­des di­fe­ren­tes, mu­chas de ellas au­to­in­mu­nes di­fi­cul­tan­do su diag- nós­ti­co. Pue­de con­fun­dir­se con una ar­tri­tis reuma­toi­de, con la en­fer­me­dad de Crohn, con la fa­ti­ga cró­ni­ca, la fi­bro­mial­gia...». De­bi­do a es­to, es una en­fer­me­dad in­fra­diag­nos­ti­ca­da: «Sur­gen me­dio mi­llón de nue­vos ca­sos ca­da año no re­gis­tra­dos. En to­tal po­dría ha­ber mi­llo­nes en dis­tin­tos ni­ve­les de al­te­ra­ción».

Cua­dro mul­ti­in­fec­cio­so

Es­ta al­te­ra­ción de­jó in­ca­pa­ci­ta­da a Lau­ra. «Era sa­lir a la ca­lle y no po­der an­dar más de 20 me­tros sin aho­gar­me. Los ata­ques de pá­ni­co eran con­ti­nuos por la no­che. Te­nía in­som­nio e idas a ur­gen­cias ca­da tres por cua­tro. Mi en­ton­ces pa­re­ja te­nía que sa­lir de su tra­ba­jo por­que le lla­ma­ba y le de­cía que sen­tía que me es­ta­ba mu­rien­do». Un gran nú­me­ro de sín­to­mas cu­yo res­pon­sa­ble no era una so­la bac­te­ria. Apar­te de la Bo­rre­lia, la pi­ca­du­ra de una ga­rra­pa­ta ha­bía ver­ti­do una se­gun­da in­fec­ción en Lau­ra, la Ba­be­sia. Un pa­rá­si­to que in­fec­ta los gló­bu­los ro­jos y com­pli­ca la trans­mi­sión de oxí­geno a los ór­ga­nos. «La en­fer­me­dad-ex­pli­ca el doc­tor Ma­riano Bueno- tie­ne siem­pre un cua­dro mul­ti­in­fec­cio­so. He te­ni­do pa­cien­tes con 17 in­fec­cio­nes. Hay mul­ti­tud de otras bac­te­rias y gér­me­nes que pue­den es­tar acom­pa­ñan­do a la Bo­rre­lia, in­clu­so al­gu­nos vi­rus». Co­mo si es­to no fue­se su­fi­cien­te, la Bo­rre­lia pue­de «des­per­tar» in­fec­cio­nes que ya se en­con­tra­ban den­tro de nues­tro or­ga­nis­mo. «Es­tas reac­ti­va- cio­nes ví­ri­cas se pro­du­cen por la in­mu­no­su­pre­sión que pro­vo­ca la Bo­rre­lia. Nos ba­jan las de­fen­sas y los vi­rus cró­ni­cos que co­gi­mos de pe­que­ños, co­mo el herpes sim­ple, se reac­ti­van».

De­bi­do a es­to, el tra­ta­mien­to de Lau­ra de­be ac­tuar des­de den­tro y fue­ra de su cuer­po. «Ata­ca­mos des­de fue­ra-in­di­ca el doc­tor Ma­riano Bueno-con an­ti­bió­ti­cos o vi­ta­mi­nas y bus­ca­mos co­mo alia­do al sis­te­ma in­mu­ne pa­ra que tra­ba­je des­de den­tro. Lo es­ti­mu­la­mos y ayu­da­mos pa­ra que fun­cio­ne de for­ma co­rrec­ta».

El tra­ta­mien­to ini­cial de Lau­ra se com­pu­so de an­ti­bió­ti­cos, con un an­ti­ma­lá­ri­co pa­ra la Ba­be­sia. «Es­tu­ve con ello dos me­ses y me sen­ta­ba muy mal-cuen­ta Lau­ra-. La mé­di­co me ad­vir­tió que me iba a po­ner peor, pe­ro to­do tie­ne un lí­mi­te. Era po­ner­me de pie y se me do­bla­ban las pier­nas. La si­lla de rue­das fue una sal­va­ción, sin ella no po­día sa­lir de mi ca­ma».

La du­ra­ción del tra­ta­mien­to sue­le ser de mí­ni­mo dos años y cin­co de má­xi­mo, sal­vo ex­cep­cio­nes. «Si en cin­co años no lo he­mos cu­ra­do-in­di­ca el doc­tor Ma­riano Bueno-, no lo va­mos a cu­rar». Sí, la en­fer­me­dad de ly­me pue­de ser cu­ra­da. «En­tre el 60 y el 70% de ca­sos la cu­ra­mos-ex­pli­ca el doc­tor Bueno-. A un 20% lo­gra­mos que lle­ve una vi­da nor­mal, siem­pre y cuan­do man­ten­ga un tra­ta­mien­to tu­te­la­do. Mien­tras que en­tre al 10 y el 15% res­tan­te me­jo­ra­mos sus sín­to­mas».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.