Bar­ba­ra Arrows­mith

«Sí, el ce­re­bro pue­de cam­biar y evo­lu­cio­nar»

ABC - Salud - - Salud - RA­FAEL IBA­RRA

En­tre­vis­ta­mos a la psi­có­lo­ga ca­na­dien­se que apren­dió a trans­for­mar su ce­re­bro

«TE­NÍA UNA ME­MO­RIA AU­DI­TI­VA Y VI­SUAL CA­SI TO­TAL, PE­RO POR OTRO LA­DO ERA UNA IDIO­TA»

«MI­LES DE NI­ÑOS, CON­SI­DE­RA­DOS IM­PO­SI­BLES DE APREN­DER, HAN ASIS­TI­DO A MIS ES­CUE­LAS DU­RAN­TE TRES AÑOS Y HAN TE­NI­DO ÉXI­TO ACA­DÉ­MI­CO»

Na­ció con un «tro­zo de ma­de­ra» por ce­re­bro, pe­ro di­se­ñó un pro­gra­ma de es­ti­mu­la­ción con el que en­tre­nó zo­nas que no fun­cio­na­ban

Bar­ba­ra Arrows­mith-Young na­ció con pro­ble­mas de apren­di­za­je gra­ves. A los 6 años le fue diag­nos­ti­ca­do «blo­queo men­tal», que en la ac­tua­li­dad se iden­ti­fi­ca­ría co­mo «dis­ca­pa­ci­dad múltiple del apren­di­za­je » . Sus pro­fe­so­res con­fe­sa­ron a sus pa­dres que nun­ca se­ría ca­paz de apren­der co­mo el res­to de los ni­ños. A los 26, apo­yán­do­se en su ex­ce­len­te me­mo­ria, con­si­guió abrir­se ca­mino en la es­cue­la de post­gra­do, don­de co­no­ció el tra­ba­jo del neu­ro­psi­có­lo­go ru­so Alek­sandr Lu­ria. Fue su tra­ba­jo la ba­se en la que Arrows­mith-Young se ins­pi­ra­ría pa­ra crear los ejer­ci­cios cog­ni­ti­vos que lle­va más de 30 años desem­pe­ñan­do. Aca­ba de vi­si­tar en Ma­drid pa­ra pre­sen­tar su li­bro « La Mu­jer que trans­for­mó su ce­re­bro».

—¿Cuál es la ba­se de su mé­to­do de apren­di­za­je?

—En to­dos es­tos años he apren­di­do que igual que nues­tro ce­re­bro nos mol­dea, no­so­tros po­de­mos mol­dear nues­tro ce­re­bro. Es mol­dea­ble, ca­paz de cam­biar y es­tá en cons­tan­te evo­lu­ción. A lo lar­go de la vi­da pue­de re­es­truc­tu­rar­se y pue­den sur­gir nue­vas co­ne­xio­nes neu­ro­na­les e in­clu­so desa­rro­llar­se nue­vas neu­ro­nas. Mi ca­so es el me­jor ejem­plo. Du­ran­te más de 20 años vi­ví sin en­ten­der qué es lo que me pa­sa­ba. Es­ta­ba de­ses­pe­ra­da y de­pri­mi­da. Te­nía múl­ti­ples de­fi­cien­cias de apren­di­za­je y in­ca­pa­ci­dad de aso­ciar pa­la­bras con ideas y con­cep­tos. Es lo que yo lla­mo te­ner un «tro­zo de ma­de­ra» en el ce­re­bro.

— ¿Qué es lo que le ocu­rría?

—Por ejem­plo, no po­día leer un re­loj ... No po­día en­ten­der al­go tan sen­ci­llo co­mo la re­la­ción en­tre la agu­ja de la ho­ra y el mi­nu­te­ro. Cuan­do leía un li­bro te­nía que leer las co­sas 20, 30 o 50 ve­ces. No com­pren­día el sig­ni­fi­ca­do. Sa­bía que te­nía que ha­cer de- be­res, pe­ro no en­ten­día los enun­cia­dos. Era in­ca­paz de lle­var una vi­da nor­mal sin un gran es­fuer­zo por mi par­te y de mi fa­mi­lia.

—¿Y có­mo lle­ga a la con­clu­sión que su ce­re­bro no fun­cio­na co­rrec­ta­men­te?

—Lo fui apren­dien­do po­co a po­co. Gra­cias a mi ma­dre, que ideó una se­rie de tar­je­tas con nú­me­ros y le­tras y, a fuer­za de mu­cho tra­ba­jo du­ro, lo­gré su­pe­rar el co­le­gio. Eso y mi gran me­mo­ria. Te­nía una me­mo­ria au­di­ti­va y vi­sual ca­si to­tal. Po­día abrir un li­bro, leer la pri­me­ra ora­ción, la se­gun­da y la ter­ce­ra. Po­día me­mo­ri­zar li­bros de ejer­ci­cios com­ple­tos. Pe­ro, por otro la­do, era una idio­ta. Ya en la Uni­ver­si­dad leía so­bre un sín­dro­me re­la­cio­na­do con la dis­fun­cio­na­li­dad ce­re­bral. El sín­dro­me del im­pos­tor. Así es co­mo yo me sen­tía; una im­pos­to­ra.

—¿Cuán­do se da cuen­ta de qué su pro­ble­ma te­nía nom­bre y ape­lli­dos?

—Agos­to de 1967. Te­nía 26 años y una com­pa­ñe­ra de es­tu­dios me re­ga­ló un li­bro de un neu­ro­psi­có­lo­go ru­so, Alek­sandr Lu­ria: «El hom­bre con un mun­do des­tro­za­do». El li­bro con­te­nía la in­ves­ti­ga­ción y las re­fle­xio­nes de Lu­ria so­bre los diarios de un sol­da­do ru­so, Lyo­va Za­zetsky, que ha­bía re­ci­bi­do un dis­pa­ro en el ce­re­bro. Yo tam­bién me sen­tía co­mo si «vi­vie­ra en­tre la nie­bla». Re­co­no­cí a al­guien des­cri­bien­do lo que ex­pe­ri­men­té. Des­cu­brí que la ba­la que im­pac­tó a Za­zetsky se ha­bía alo­ja­do en su re­gión oc­ci­pi­tal-tem­po­ral-pa­rie­tal iz­quier­da, la unión crí­ti­ca don­de to­da la in­for­ma­ción en­tran­te de los ló­bu­los res­pon­sa­bles de la vis­ta, el so­ni­do, el len­gua­je y el tac­to sin­te­ti­za­do, ana­li­za­do y sen­ti­do. Me di cuen­ta de que, con to­da pro­ba­bi­li­dad, es­ta era la re­gión de mi ce­re­bro que ha­bía es­ta­do fun­cio­nan­do mal des­de que na­cí.

—¿Y des­pués? ¿Có­mo apli­có esos co­no­ci­mien­tos en su pro­pio apren­di­za­je?

—Pri­me­ro des­cu­brí el tra­ba­jo de Mark Ro­senz­weig que con­clu­yó, tras ex­pe­ri­men­tos en ra­tas, que el ce­re­bro con­ti­núa desa­rro­llán­do­se, re­for­mán­do­se en ba­se a las ex­pe­rien­cias de la vi­da: un con­cep­to co­no­ci­do co­mo neu­ro­plas­ti­ci­dad. Y de­ci­dí que si las ra­tas po­dían cre­cer y te­ner me­jo­res ce­re­bros, yo tam­bién. Así que di­se­ñé mi pri­mer ejer­ci­cio pa­ra es­ti­mu­lar mi ce­re­bro.

—¿En que con­sis­tió?

–Ideé un ejer­ci­cio pa­ra for­ta­le­cer esa par­te de su ce­re­bro que pro­ce­sa las re­la­cio­nes en­tre dos ideas o dos co­sas. El ejer­ci­cio, lla­ma­do, «lec­tu­ra de re­loj», cam­bió la for­ma en la que fun­cio­na­ba mi ce­re­bro. No fue fá­cil. Tu­ve que ha­cer­lo du­ran­te 4 ho­ras ca­da se­ma­na, se­ma­na tras se­ma­na. Si­guien­do la idea de la neu­ro­plas­ti­ci­dad, di­se­ñé un pro­gra­ma de es­ti­mu­la­ción ce­re­bral pa­ra que fun­cio­na­ran las par­tes del ce­re­bro que no lo es­ta­ban ha­cien­do.

–¿Cuán­do sur­ge la idea de apli­car es­te mé­to­do de apren­di­za­je en los ni­ños?

—Fun­dé mi pri­me­ra es­cue­la en Toronto en 1980. Los ejer­ci­cios cog­ni­ti­vos han de­mos­tra­do ser efi­ca­ces pa­ra ayu­dar a 19 fun­cio­nes cog­ni­ti­vas dis­tin­tas esen­cia­les pa­ra la lec­tu­ra, la es­cri­tu­ra, las ma­te­má­ti­cas, la com­pren­sión ge­ne­ral, el ra­zo­na­mien­to ló­gi­co, la me­mo­ria vi­sual o el pro­ce­sa­mien­to au­di­ti­vo. Mi­les de ni­ños diag­nos­ti­ca­dos con TDAH o dis­le­xia, con­si­de­ra­dos co­mo im­po­si­bles de apren­der, han asis­ti­do a mis es­cue­las du­ran­te tres o cua­tro años y han te­ni­do éxi­to aca­dé­mi­co y pro­fe­sio­nal.

—¿Pue­den sus mé­to­dos apli­car­se a la reha­bi­li­ta­ción de pa­cien­tes tras ha­ber su­fri­do un ic­tus, trau­ma­tis­mo ce­re­bral, etc.?

–Lo es­ta­mos ha­cien­do con un gru­po en Ca­na­dá. Que­re­mos usar nues­tro mé­to­do de apren­di­za­je en la reha­bi­li­ta­ción per­so­nas con es­tos pro­ble­mas. Ya he­mos tra­ta­do a al­gu­nos de for­ma par­ti­cu­lar en nues­tros cen­tros y he­mos de­mos­tra­do que es be­ne­fi­cio­so. Pe­ro no quie­ro dar fal­sas es­pe­ran­zas; to­da­vía te­ne­mos que de­mos­trar­lo.

ÓS­CAR DEL PO­ZO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.