Ima­gen y tec­no­lo­gía al ser­vi­cio del pa­cien­te

Los qui­ró­fa­nos híbridos in­cor­po­ran la úl­ti­ma tec­no­lo­gía de ima­gen pa­ra to­mar de­ci­sio­nes más ági­les y me­jo­rar la se­gu­ri­dad de los en­fer­mos

ABC - Salud - - Salud - JOA­QUÍN SO­TO MEDINA

Un qui­ró­fano hí­bri­do se ca­rac­te­ri­za por in­te­grar to­da la in­for­ma­ción vi­sual po­si­ble pa­ra to­mar la me­jor al­ter­na­ti­va pa­ra ca­da pa­cien­te. Mien­tras que un qui­ró­fano avan­za­do se be­ne­fi­cia de la au­to­ma­ti­za­ción de mu­chos pro­ce­di­mien­tos por la in­te­gra­ción de la in­for­má­ti­ca, de al­gún ti­po de in­for­ma­ción, la­bo­ra­to­rios. Los híbridos des­ta­can por el tra­ba­jo en equi­po. Tal y co­mo ex­pli­ca el je­fe de la uni­dad de ci­ru­gía car­día­ca del Hos­pi­tal Ru­ber In­ter­na­cio­nal, Jo­sé Enrique Ro­drí­guez, en el ca­so de la car­dio­lo­gía, « tra­ba­jan he­mo­di­na­mis­tas ( aque­lla par­te de la car­dio­lo­gía que se en­car­ga del es­tu­dio anató­mi­co y fun­cio­nal del co­ra­zón por me­dio de ca­té­te­res) y ci­ru­ja­nos car­día­cos. Con el ob­je­ti­vo fi­nal de dar­le al en­fer­mo ba­jo unas con­di­cio­nes me­nos agre­si­vas un re­sul­ta­do óp­ti­mo » . A su vez, al in­te­grar la ima­gen to­do el equi­po se in­vo­lu­cra. «To­do el per­so­nal -in­di­ca Jo­sé Enrique Ro­drí­guez- tie­ne una vi­sión de lo que es­tá ocu­rrien­do den­tro del en­fer­mo. Es­to per­mi­te que ha­ya un con­cur­so de ce­re­bros a la ho­ra de to­mar una de­ci­sión y que es­tas sean más ági­les » .

Cam­bio de pa­ra­dig­ma

La lle­ga­da de los qui­ró­fa­nos híbridos su­po­ne un cam­bio de pa­ra­dig­ma en la aten­ción a las di­fe­ren­tes pa­to­lo­gías. Se­gún ase­ve­ra el je­fe de la uni­dad de Neu­ro­rra­dio­lo­gía in­ter­ven­cio­nis­ta del ser­vi­cio de ra­dio­diag­nós­ti­co de la Fun­da­ción Ji­mé­nez Díaz, Ma­rio Mar­tí­nez- Gal­dá­mez, « pro­ba­ble­men­te in­clu­so cam­bien la for­ma de or­ga­ni­gra­ma de mu­chos ser­vi­cios y sea un con­jun­to de va­rios es­pe­cia­lis­tas aten­dien­do una pa­to­lo­gía».

De for­ma, que va a po­der be­ne­fi­ciar­se cual­quier pro­ce­so que re­quie­ra de una tec­no­lo­gía avan­za­da pa­ra ser tra­ta­do, co­mo los pro­ce­di­mien­tos car­dio­vas­cu­la­res tan­to de neu­ro­vas­cu­lar co­mo de he­mo­di­ná­mi­ca. « El vo­lu­men po­ten­cial de pa­cien­tes - afir­ma el neu­ro­rra­dió­lo­go Ma­rio Mar­tí­nez-Gal­dá­mez- se­rá al­tí­si­mo, in­clu­so los pro­pios pa­cien­tes nos han de­man­da­do los qui­ró­fa­nos híbridos».

Con el fo­co siem­pre pues­to en la se­gu­ri-

CUAL­QUIER PRO­CE­SO QUE RE­QUIE­RA UNA TEC­NO­LO­GÍA AVAN­ZA­DA PA­RA SER TRA­TA­DO, PUE­DE BE­NE­FI­CIAR­SE

dad del pa­cien­te. «Se tra­ta de dar lo me­jor de un qui­ró­fano con­ven­cio­nal y lo me­jor de una sa­la con to­da la tec­no­lo­gía ra­dio­ló­gi­ca e in­te­grar­los y bus­car el fo­co en la se­gu­ri­dad del pa­cien­te», ex­pli­ca Eduar­do Ale­gría, car­dió­lo­go del Hos­pi­tal Ru­ber In­ter­na­cio­nal. Una se­gu­ri­dad que, co­mo in­di­ca el car­dió­lo­go in­ter­ven­cio­nis­ta de la Fun­da­ción Ji­mé­nez Díaz, Ro­ber­to Martín, « tam­bién vie­ne otor­ga­da por es­ta ca­pa­ci­dad de ha­cer en un mis­mo si­tio to­do lo que el pa­cien­te po­ten­cial­men­te pue­da ne­ce­si­tar en un mo- men­to da­do». Pa­ra con­se­guir­lo, los qui­ró­fa­nos híbridos dis­po­nen de di­fe­ren­tes he­rra­mien­tas, co­mo la im­pre­sión 3D o la reali­dad vir­tual. Se­gún ase­ve­ra el doc­tor Eduar­do Ale­gría, «la reali­dad vir­tual te per­mi­te pre­de­cir có­mo va a evo­lu­cio­nar la ci­ru­gía y te per­mi­te an­ti­ci­par­te o res­pon­der muy rá­pi­do. Pue­des te­ner una idea muy con­cre­ta de a qué pa­to­lo­gía te en­fren­tas y co­mo va a res­pon­der».

La in­te­gra­ción de la ima­gen ha si­do fun­da­men­tal en la ci­ru­gía vas­cu­lar. Se­gún in-

for­ma el je­fe del ser­vi­cio de An­gio­lo­gía y Ci­ru­gía Vas­cu­lar del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Qui­rón­sa­lud Ma­drid, Enrique Pu­ras, « he­mos pa­sa­do de ha­cer la ma­yor par­te de in­ter­ven­cio­nes abier­tas a in­ter­ven­cio­nes guia­das por ca­té­ter. Cer­ca del 90% de nues­tras pa­to­lo­gías aór­ti­cas son aho­ra lle­va­das a ca­bo por tec­no­lo­gía de ima­gen sin in­ci­sión me­dian­te cie­rre per­cu­tá­neo » . Otra de los gran­des avan­ces que trae con­si­go el qui­ró­fano hí­bri­do es la in­te­gra­ción de an­gió­gra­fos. Un apa­ra­to de ra­yos X que per­mi­te ob­te­ner imá­ge­nes en tiem­po real de lo que pa­sa en el sis­te­ma vas­cu­lar.

Qui­ró­fa­nos híbridos

De acuer­do al je­fe de la uni­dad de neu­ro­rra­dio­lo­gía in­ter­ven­cio­nis­ta del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Qui­rón­sa­lud Ma­drid, Al­fre­do Casasco, «hoy en día es­ta­mos co­lo­can­do an­gió­gra­fos en los qui­ró­fa­nos que tie­nen al­tí­si­ma de­fi­ni­ción con una do­sis muy ba­ja de ra­yos: irra­dian un 10% de los que lo ha­cían los otros con la mis­ma ca­li­dad de ima- gen: re­duc­ción de do­sis al pa­cien­te».

La lle­ga­da del qui­ró­fano hí­bri­do vie­ne acom­pa­ña­da de una re­es­truc­tu­ra­ción de los equi­pos de es­pe­cia­lis­tas. «La nue­va ge­ne­ra­ción de pro­fe­sio­na­les-ex­pli­ca el ci­ru­jano car­dia­co Jo­sé Enrique Ro­drí­guez- no tie­ne una ads­crip­ción tan ce­rra­da a sus orí­ge­nes co­mo a las uni­da­des de desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co. Ha ha­bi­do una des­com­par­ti­men­ta­ción de los pro­ce­di­mien­tos».

Los ci­ru­ja­nos car­dia­cos tam­po­co son aje­nos a es­te pro­ce­so de cam­bio. «Los ci­ru­ja­nos vas­cu­la­res-se­gún in­di­ca el doc­tor Enrique Pu­ras- nos he­mos “en­do­trans­for­ma­do”. El co­ra­zón es una es­truc­tu­ra mu­cho más com­ple­ja que re­quie­re de un con­cep­to he­mo­di­ná­mi­co im­por­tan­te. He­mos sa­bi­do in­te­grar­nos den­tro del mun­do en­do­vas­cu­lar. A la vez, he­mos sa­bi­do in­te­grar aque­llas tec­no­lo­gías que fue­ra de un qui­ró­fano nos han per­mi­ti­do en­ten­der la he­mo­di­ná­mi­ca de los va­sos.

Los fu­tu­ros es­pe­cia­lis­tas van a con­ti­nuar es­ta evo­lu­ción y desa­rro­lla­rán una for­ma­ción mixta: qui­rúr­gi­ca de ba­se y una de ci- ru­gía mí­ni­ma­men­te in­va­si­va. Co­mo in­di­ca el neu­ro­rra­dió­lo­go Al­fre­do Casasco, así se ha he­cho en Es­ta­dos Uni­dos. « El es­pe­cia­lis­ta de una te­ra­pia en­do­vas­cu­lar mí­ni­ma­men­te in­va­si­va pue­de venir de la neu­ro­ci­ru­gía, de la neu­ro­lo­gía o de la ra­dio­lo­gía, pe­ro tie­ne que te­ner una for­ma­ción de neu­ro­cien­cias de ba­se y lue­go ha­cer los tra­ta­mien­tos en­do­vas­cu­la­res». Sin em­bar­go, no es tan fá­cil. «Lo ideal es que al­guien que se­pa ha­cer de to­do es ma­ra­vi­llo­so, pe­ro hoy en día es ra­ro que un neu­ro­ci­ru­jano pue­da ha­cer bien tan­to una in­ter­ven­ción de una mal­for­ma­ción vas­cu­lar co­mo un tra­ta­mien­to un tra­ta­mien­to en­do­vas­cu­lar. Sa­be­mos ha­cer de to­do, pe­ro no to­do a un al­tí­si­mo ni­vel». Pa­ra con­se­guir a los me­jo­res es­pe­cia­lis­tas, an­tes ha­brá que for­mar­los en cen­tros de re­fe­ren­cia. «Es ab­sur­do-in­di­ca el doc­tor Enrique Pu­ras- dis­per­sar las pa­to­lo­gías y que to­dos los cen­tros sean ca­pa­ces de ha­cer to­do. En paí­ses co­mo Ale­ma­nia y Fran­cia, las pa­to­lo­gías com­ple­jas son re­mi­ti­das a sie­te o quin­ce cen­tros».

MA­YA BALANYA

Un mo­men­to del en­cuen­tro con es­pe­cia­lis­tas, cee­bra­do en ABC

Qui­ró­fano hí­bri­do, don­de los equi­pos de ima­gen es­tán to­tal­men­te in­te­gra­dos pa­ra no mo­ver al pa­cien­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.