Pa­blo Cla­vel

Es­te neu­ro­ci­ru­jano de 49 años ha re­vo­lu­cio­na­do la ci­ru­gía de la columna ope­ran­do por de­lan­te las le­sio­nes lum­ba­res

ABC - Salud - - SALUD - EST­HER ARMORA

En­tre­vis­ta con el neu­ro­ci­ru­jano que ha re­vo­lu­cio­na­do la ci­ru­gía de columna ope­ran­do des­de el ab­do­men

«OPE­RAN­DO POR DE­LAN­TE EVITAS RIES­GOS POR­QUE NO DE­BES SOR­TEAR NER­VIOS NI MÚSCU­LOS Y TE RE­CU­PE­RAS AN­TES»

«PA­RA PRE­SER­VAR LA SA­LUD DE LA ES­PAL­DA DE­BEN EVI­TAR­SE LAS LE­SIO­NES Y MAN­TE­NER LAS AR­TI­CU­LA­CIO­NES EN FOR­MA, LO QUE PASA POR PRAC­TI­CAR EJER­CI­CIO DE FOR­MA RE­GU­LAR»

Vie­ne de estirpe de mé­di­cos. Su pa­dre es neu­ro­ci­ru­jano, y su abue­lo y bi­sa­bue­lo tam­bién de­di­ca­ron su vi­da a la me­di­ci­na. El doc­tor Pa­blo Cla­vel, es­pe­cia­lis­ta en ci­ru­gía de columna y di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Cla­vel, ubi­ca­do en el hos­pi­tal Qui­ron­sa­lud de Bar­ce­lo­na, ad­mi­te el pe­so de la tra­di­ción fa­mi­liar, aun­que ase­gu­ra que, le­jos de su­po­ner una pre­sión, ha si­do pa­ra él un es­tí­mu­lo y un re­vul­si­vo pa­ra ejer­cer la es­pe­cia­li­dad con com­pro­mi­so y es­pí­ri­tu re­no­va­dor.

Esa in­quie­tud pro­fe­sio­nal le lle­vó en 2008 a dar un gi­ro a la ac­tual ci­ru­gía de es­pal­da y pa­ten­tar lo que bau­ti­zó co­mo «abor­da­jes an­te­rio­res lum­ba­res», que no es otra co­sa que ope­rar las le­sio­nes de­ge­ne­ra­ti­vas del dis­co des­de la ba­rri­ga y no des­de la es­pal­da co­mo has­ta aho­ra. «Po­ca gen­te creía en ello, pe­ro no so­lo ha fun­cio­na­do por­que re­du­ce los ries­gos pa­ra el pa­cien­te y op­ti­mi­za los re­sul­ta­dos, sino que mi cen­tro ya es re­fe­ren­te in­ter­na­cio­nal en es­te ti­po de téc­ni­ca», se­ña­la el neu­ro­ci­ru­jano en de­cla­ra­cio­nes a es­te dia­rio.

–¿En qué con­sis­te el abor­da­je an­te­rior lum­bar?

–En ope­rar las le­sio­nes de­ge­ne­ra­ti­vas del dis­co por de­lan­te en lu­gar de por la es­pal­da. El ob­je­ti­vo es el mis­mo: sus­ti­tuir un dis­co da­ña­do por otro ar­ti­fi­cial pe­ro con es­ta téc­ni­ca hay mu­cho me­nos ries­go ya que pa­ra lle­gar a los dis­cos no tie­nes que sor­tear los ner­vios y los múscu­los con los que te en- cuen­tras ope­ran­do des­de la es­pal­da. Tra­ba­jar con ner­vios y múscu­los en me­dio es com­pli­ca­do por­que pue­des aca­bar oca­sio­nan­do le­sio­nes ner­vio­sas o da­ño mus­cu­lar. En cam­bio, cuan­do in­ter­vie­nes por la par­te de- esos ries­gos des­apa­re­cen. So­lo hay que sor­tear los in­tes­ti­nos y las ar­te­rias y ve­nas que van a las pier­nas, aun­que el ac­ce­so es más di­rec­to y con me­nos ries­go. Ade­más, el post­ope­ra­to­rio se re­du­ce pa­san­do de los seis me­ses de re­cu­pe­ra­ción que re­quie­re la ci­ru­gía tra­di­cio­nal a unos dos me­ses. –¿Có­mo se sor­tea el in­tes­tino?

–En pri­mer lu­gar, se rea­li­za al pa­cien­te una pe­que­ña in­ci­sión en la par­te in­fe­rior del om­bli­go y des­pués, me­dian­te ci­ru­gía mí­ni­ma­men­te in­va­si­va, se ro­dea el pe­ri­to­neo y se lle­ga a la zo­na lum­bar en la que se ha de in­ter­ve­nir. Una vez allí, se co­lo­ca un se­pa­ra­dos pa­ra sor­tear ar­te­rias y ve­nas y se ope­ra con me­nos di­fi­cul­tad y más ga­ran­tías. –¿Cuán­tas ope­ra­cio­nes ha rea­li­za­do des­de que ins­tau­ró la téc­ni­ca? y ¿por qué hay tan po­cos cen­tros en las que se rea­li­za? –Cuan­do em­pe­za­mos a uti­li­zar es­ta nue­va téc­ni­ca, al año rea­li­zá­ba­mos unas trein­ta in­ter­ven­cio­nes. En 2017 se rea­li­za­ron 250 y en lo que lle­va­mos de 2018 ya he­mos prac­ti­ca­do 300. Res­pec­to a por qué no se ha ge­ne­ra­li­za­do es­ta téc­ni­ca, pues por la al­ta es­pe­cia­li­za­ción que re­quie­re pa­ra eje­cu­tar­la. Aún hay po­cos es­pe­cia­lis­tas con su­fi­cien­te for­ma­ción pa­ra lle­var­la a ca­bo. Por eso, mu­chos de nues­tros pa­cien­tes son ex­tran­je­ros, so­mos cen­tro de re­fe­ren­cia in­ter­na­cio­nal. –¿Ha­rán las cé­lu­las ma­dre des­apa­re­cer la ci­ru­gía de es­pal­da?

–No. En pri­mer lu­gar es im­por­tan­te re­cor­dar que a ni­vel dis­cal, que las cé­lu­las ma­dre re­ge­ne­ren no es­tá de­mos­tra­do. Hay al­gu­nos en­sa­yos pe­ro el uso de es­tas cé­lu­las pa­ra re­cu­pe­rar le­sio­nes en el dis­co es­tá aún en una fa­se muy ex­pe­ri­men­tal. Lo que se ha vis­to al in­yec­tar­las es que no to­das so­bre­vi­ven. En la zo­na en la que se im­plan­tan hay po­ca san­gre, igual pa­ra que sean ca­pa­ces de re­ge­ne­rar el dis­co es ne­ce­sa­rio que se le pro­por­cio­nen las con­di­cio­nes opor­tu­nas, dar­les un em­pu­jón. De to­dos mo­dos, eso va a lle­gar, lo que no sig­ni­fi­ca que va­ya a des­apa­re­cer la ci­ru­gía de es­pal­da. No va­mos a po­der re­nun­ciar a ella, al me­nos en los pró­xi­mos 50 años.

–El do­lor de es­pal­da es una cau­sa im­por­tan­te de dis­ca­pa­ci­dad. Aun­que un fac­tor de­ter­mi­nan­te es el pa­so del tiem­po y la de­ge­ne­ra­ción na­tu­ral de los dis­cos ¿qué po­de­mos ha­cer pa­ra cui­dar la es­pal­da? –No hay mu­cho se­cre­to. En pri­mer lu­gar evi­tar las le­sio­nes (no le­van­tar pe­sos, ha­cer ma­las pos­tu­ras..) y tam­bién man­te­ner las ar­ti­cu­la­cio­nes en for­ma, y eso pasa por prac­ti­car ejer­ci­cio re­gu­lar­men­te. Yo re­co­mien­do rea­li­zar en­tre dos y tres pa­seos en­tre se­ma­na por el bos­que o en un en­torno na­tu­ral; eso va bien pa­ra todo.

– En 2013 creó en Ada­ma (Etio­pía) una fun­da­ción hu­ma­ni­ta­ria con su nom­bre a tra­vés de la cual us­ted y un equi­po de pro­fe­sio­na­les ofre­cen asis­ten­cia a la po­bla­ción au­tóc­to­na y tam­bién for­ma­ción en neu­ro­ci­ru­gía a los pro­fe­sio­na­les lo­ca­les ¿Qué le em­pu­jó a po­ner en mar­cha la Fun­da­ción?

–Es­tu­dié en los je­sui­tas y, pe­se a que no me con­si­de­ro una per­so­na re­li­gio­sa, ellos sí me in­cul­ca­ron ese ta­lan­te coope­ra­ti­vis­ta y so­li­da­rio. Creé la Fun­da­ción por una cues­tión hu­ma­ni­ta­ria pa­ra acer­car la me­di­ci­na y la for­ma­ción a una po­bla­ción des­aten­di­da y vul­ne­ra­ble. En Ada­ma, la fal­ta de neu­ro­ci­ru­ja­nos ha­ce que una sim­ple le­sión de columna sea una sen­ten­cia de muer­te.

INÉS BAUCELLS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.