Di­la­ta­ción am­bu­lan­te: es­pe­rar el par­to sin ne­ce­si­dad de ca­bles

El Hos­pi­tal Ru­ber In­ter­na­cio­nal dis­po­ne de un sis­te­ma de mo­ni­to­ri­za­ción inalám­bri­ca por con­trol re­mo­to de las con­trac­cio­nes ute­ri­nas y la fre­cuen­cia car­dia­ca fe­tal y ma­ter­na, que ofre­ce li­ber­tad de mo­vi­mien­to y dis­fru­tar de más in­ti­mi­dad con la fa­mi­lia

ABC - Salud - - SALUD -

Las em­ba­ra­za­das ya no es­tán su­je­tas por ca­bles a su ha­bi­ta­ción a la es­pe­ra de dar a luz. Ac­tual­men­te, al­gu­nos hos­pi­ta­les cuen­tan con un sis­te­ma de mo­ni­to­ri­za­ción inalám­bri­ca por con­trol re­mo­to de las con­trac­cio­nes ute­ri­nas y del rit­mo car­dia­co ma­terno y fe­tal. Me­dian­te es­te sis­te­ma, las pa­cien­tes pue­den des­pla­zar­se li­bre­men­te por las ins­ta­la­cio­nes del cen­tro hos­pi­ta­la­rio en un am­bien­te más ín­ti­mo y res­pe­tuo­so sin sa­cri­fi­car su se­gu­ri­dad. El Hos­pi­tal Ru­ber In­ter­na­cio­nal ofre­ce es­te ser­vi­cio des­de año y me­dio. Un pro­ce­di­mien­to que me­jo­ra una aten­ción, ya de por sí muy in­di­vi­dua­li­za­da, en la que las matronas se res­pon­sa­bi­li­zan de muy po­cos par­tos a la vez.

El sis­te­ma de mo­ni­to­ri­za­ción fe­tal se uti­li­za des­de ha­ce más de 30 años. La di­fe­ren­cia es que aho­ra las pa­cien­tes ya no tie­nen que per­ma­ne­cer cons­tan­te­men­te en su ha­bi­ta­ción. Pa­ra lo­grar es­to, la em­ba­ra­za­da so­lo de­be lle­var en­ci­ma dos ul­tra­so­ni­dos. «Uno se aco­pla –se­gún ex­pli­ca la ma­tro­na del Hos­pi­tal Ru­ber In­ter­na­cio­nal, El­vi­ra Gi­ro­nés–, al ab­do­men de la ma­dre bus­can­do el co­ra­zón del be­bé (pa­ra re­gis­trar su fre­cuen­cia car­dia­ca). Y el otro cir­cui­to es el que re­gis­tra las con­trac­cio­nes ute­ri­nas». Los dis­po­si­ti­vos se co­lo­can con cin­tas pa­ra que la pa­cien­te pue­da mo­ver­se li­bre­men­te. Me­dian­te ul­tra­so­ni­dos se re­gis­tra y cap­ta to­da la in­for­ma­ción que se vuel­ca en un apa­ra­to ubi­ca­do en su ha­bi­ta­ción. «Esa in­for­ma­ción –aña­de la ma­tro­na– que apa­re­ce en el dis­po­si­ti­vo es en­via­da a la pan­ta­lla del mo­ni­tor cen­tral que te­ne­mos en el con­trol de la en­fer­me­ría».

Gra­cias a es­to, la pa­cien­te no se sien­te ata­da a una ca­ma. «El pro­ble­ma de los an­ti­guos mo­ni­to­res –afir­ma El­vi­ra Gi­ro­nés–, es que te­nían unos ca­bles co­nec­ta­dos a lo que es el apa­ra­to de la ha­bi­ta­ción. Esos ca­bles te­nían una dis­tan­cia li­mi­ta­da: la ma­má so­lo se po­día mo­ver en torno a ese apa­ra­to. Con la te­le­me­tría he­mos avan­za­do mu­cho». Sus ven­ta­jas no se li­mi­tan a la li­ber­tad de mo­vi­mien­to. Tal y co­mo ex­pli­ca la gi­ne­có­lo­ga y res­pon­sa­ble de FIV (Fe­cun­da­ción in Vitro), del Hos­pi­tal Ru­ber In­ter­na­cio­nal, Elena Ca­rri­llo de Al­bor­noz, «es­te sis­te­ma per­mi­te que la pa­cien­te es­té deam­bu­lan­do con la pa­re­ja o per­so­na que le acom­pa­ña en un am­bien­te más ín­ti­mo y res­pe­tuo­so sin per­der pa­ra na­da se­gu­ri­dad, que es lo pri­mor­dial que bus­ca­mos en la asis­ten­cia al par­to. Aun­que pue­de ha­ber em­ba­ra­za­das que pre­fie­ran a la ma­tro­na sen­ta­da a su la­do; a pie de ca­ma».

Se­gún ase­ve­ra la doctora, «lo que nos di­fe­ren­cia del res­to de hos­pi­ta­les es la ver­sa­ti­li­dad, la can­ti­dad de per­so­nal y la aten­ción in­di­vi­dua­li­za­da con la que cuen­tan las em­ba­ra­za­das pa­ra ha­cer­lo de una ma­ne­ra u otra. Gi­ne­có­lo­gos y matronas tra­ba­jan­do en perfecta sin­to­nía pa­ra que la ma­dre vi­va una ex­pe­rien­cia úni­ca».

Má­xi­ma se­gu­ri­dad

En ca­so de de­tec­tar­se cual­quier ano­ma­lía tan­to ma­ter­na co­mo fe­tal, la te­le­me­tría cuen­ta con una se­rie de alar­mas pre­fi­ja­das por las matronas pa­ra ca­da pa­cien­te que se ac­ti­van au­to­má­ti­ca­men­te. Se­gún ex­pli­ca la ma­tro­na El­vi­ra Gi­ro­nés, «el or­de­na­dor nos in­di­ca que cuan­do ba­ja o sube la fre­cuen­cia car­dia­ca den­tro de unos pa­rá­me­tros con­si­de­ra­dos lí­mi­tes, el mo­ni­tor sal­ta». La alar­ma, si no se apa­ga en la cen­tral por per­so­nal au­to­ri­za­do pre­via in­tro­duc­ción de una cla­ve, se ac­ti­va­ría tam­bién en la ha­bi­ta­ción de la ma­má. «Un do­ble me­ca­nis­mo de se­gu­ri­dad, en el que que­da re­fle­ja­do nues­tra ga­ran­tía de un par­to con­tro­la­do y se­gu­ro, re­du­cien­do los po­si­bles ries­gos», co­men­ta Gi­ro­nés.

La mo­ni­to­ri­za­ción y aten­ción in­di­vi­dua­li­za­da de­be ser aún más ex­haus­ti­va, si ca­be, en los ca­sos de em­ba­ra­za­das que han op­ta­do por la fe­cun­da­ción in vitro. Son pa­cien­tes nor­mal­men­te de más edad, mu­chas de ellas con pa­to­lo­gías aso­cia­das y tra­ta­mien­tos coad­yu­van­tes que pue­den com­pli­car el em­ba­ra­zo y el par­to. «Las ges­ta­cio­nes de las pa­cien­tes de FIV –ex­pli­ca la gi­ne­có­lo­ga Ca­rri­llo de Al­bor­noz–, se con­tro­lan de una ma­ne­ra un po­co más es­pe­cial y cer­ca­na. Es­tar en un hos­pi­tal co­mo el Ru­ber In­ter­na­cio­nal con to­das es­tas con­di­cio­nes, se­gu­ri­dad y aten­ción per­so­na­li­za­da ha­ce que sea­mos un ‘plus’ que no lo hay en otros si­tios».

Co­mo in­di­ca la ma­tro­na El­vi­ra Gi­ro­nés, es­te ti­po de aten­ción in­di­vi­dua­li­za­da ha­ce que la pa­cien­te se sien­ta li­bre y re­la­ja­da del pro­ce­so del dar a luz. «No tie­ne que es­tar con­ti­nua­men­te pendiente de una fre­cuen­cia car­dia­ca fe­tal, que es­tá vien­do re­gis­tra­da en un pa­pel y ni si­quie­ra en­tien­de. Lo úni­co que tie­ne que ha­cer es dis­fru­tar del mo­men­to del par­to».

Una em­ba­ra­za­da pasea por el jar­dín del hos­pi­tal con el sis­te­ma de mo­ni­to­ri­za­ción inalám­bri­ca por con­trol re­mo­to

La ma­tro­na El­vi­ra Gi­ro­nés co­lo­ca los elec­tro­dos inalám­bri­cos

Dra. Elena Ca­rri­llo de Al­bor­noz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.