PEN­SAR an­tes de co­mer

Co­mer con los cin­co sen­ti­dos, des­pa­cio y en un am­bien­te re­la­ja­do. Es­ta es la al­ter­na­ti­va a las res­tric­ti­vas die­tas post­va­cio­na­les que ge­ne­ran an­sie­dad, es­trés y ma­la re­la­ción emo­cio­nal con la co­mi­da

ABC - Salud - - SALUD - CHA­RO BARROSO

La vuel­ta del ve­rano trae con­si­go la ru­ti­na, el es­trés, el tra­ba­jo y tam­bién al­gu­nos ki­los de más. Unos dos o tres de me­dia. Las con­sul­tas de nu­tri­cio­nis­tas y en­do­cri­nos se lle­nan en bus­ca de la die­ta perfecta pa­ra des­ha­cer­se de ellos, y en los gim­na­sios en ho­ra pun­ta no que­da una má­qui­na li­bre. Pe­ro... ¿Hay otras fór­mu­las? Ca­da día más, los ex­per­tos abo­gan por lle­nar la me­sa y los pla­tos de un me­nú muy es­pe­cial, el Mindful Eating.

La idea: co­nec­tar con nues­tro cuer­po y en­ten­der sus ne­ce­si­da­des y pro­ce­sos, y en­ten­der que lo esen­cial no es só­lo cui­dar lo que se co­me, sino có­mo se co­me. It­ziar Di­gón, pis­có­lo­ga nu­tri­cio­nis­ta y ex­per­ta en es­ta fi­lo­so­fía, ex­pli­ca que «se tra­ta de una ali­men­ta­ción cons­cien­te con la co­mi­da y nues­tro cuer­po de ma­ne­ra per­ma­nen­te, con el fin de co­mer pa­ra vi­vir y no vi­vir pa­ra co­mer». Pa­ra ello es im­pres­cin­di­ble res­pe­tar el ri­tual de las co­mi­das. «Hay que evi­tar que sea un pu­ro trá­mi­te pa­ra con­ti­nuar con nues­tras re­cién in­cor­po­ra­das obli­ga­cio­nes. Co­mer des­pa­cio, y sa­bo­rean­do los ali­men­tos que se han es­co­gi­do a la vuel­ta pa­ra cuidarse».

Me­nos co­mi­da y más nu­tri­ción

Pa­ra es­ta es­pe­cia­lis­ta, «hay que co­mer lo jus­to y cuan­do se sien­ta hambre; y aun­que es un mo­men­to de to­mar me­nos can­ti­dad, no hay que ol­vi­dar­se de nu­trir­nos pa­ra ob­te­ner la ener­gía su­fi­cien­te», e in­sis­te: «Hay que mi­rar la co­mi­da co­mo si fue­ra ga­so­li­na de la bue­na. No es mo­men­to de die­tas res­tric­ti­vas, ya que pue­den po­ten­ciar la fa­ti­ga y el es­trés. Lo me­jor es to­mar la de­ci­sión de re­con­du­cir la ali­men­ta­ción ha­cia una más sa­lu­da­ble, li­ge­ra, des­in­to­xi­can­te y or­de­na­da con el ob­je­ti­vo de lim­piar el or­ga­nis­mo y re­cu­pe­rar el es­ta­do de sa­lud y ener­gía».

Ate­rri­za el «Batch Coo­king»

La im­pro­vi­sa­ción es una de las cues­tio­nes de las que huir si se quie­re te­ner una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble y man­te­ner la lí­nea, por­que con or­den es más fá­cil co­mer lo que nos ape­te­ce en lu­gar de aque­llo que más nos con­vie­ne. Así que na­da me­jor que in­cor­po­rar a la me­sa el «Batch Coo­king», que se re­fie­re a có­mo pla­ni­fi­car los me­nús bá­si­cos, có­mo co­ci­nar­los y com­bi­nar los in­gre­dien­tes sin que su ela­bo­ra­ción ocu­pe mu­cho tiem­po, y así dis­po­ner de pla­tos sa­lu­da­bles y com­ple­tos de una ma­ne­ra fá­cil. Pen­sa­do

so­bre todo pa­ra las ce­nas, la idea es sencilla: in­ver­tir me­dio día de la se­ma­na a or­ga­ni­zar los me­nús dia­rios, pre­pa­ran­do con an­te­la­ción la mi­tad de sus in­gre­dien­tes. Se pue­den la­var, tro­cear o in­clu­so asar o her­vir los ali­men­tos y de­jar­los en la nevera lis­tos pa­ra con­su­mir o bien con­ge­la­dos. Es­to per­mi­te te­ner la co­mi­da en la me­sa de ma­ne­ra rá­pi­da y sin de­ma­sia­da com­pli­ca­ción. Pe­ro ade­más de tiem­po per­mi­te aho­rrar di­ne­ro ya que se des­per­di­cian me­nos ali­men­tos por­que se pue­den apli­car en di­fe­ren­tes me­nús. En cier­ta for­ma, lo que han he­cho las ma­dres y abue­las du­ran­te to­da la vi­da.

Des­de la So­cie­dad Es­pa­ño­la pa­ra el Es­tu­dio de la Obe­si­dad (SEEDO) el doc­tor Fran­cis­co Ti­naho­nes re­co­no­ce que du­ran­te es­tos me­ses «son ha­bi­tua­les las con­sul­tas pa­ra qui­tar­se los ki­los de más ad­qui­ri­dos en el ve­rano». Pa­ra ello re­co­mien­da co­mer des­pa­cio y re­du­cir las por­cio­nes, que más de la mi­tad de cual­quier pla­to es­té cons­ti­tui­do por ve­ge­ta­les, la fru­ta co­mo pos­tre, el agua pa­ra be­ber y co­mo fuen­te de gra­sas los fru­tos se­cos y el acei­te de oli­va, pe­ro sin abu­sar de su in­ges­ta, ya que son ri­cos en ca­lo­rías. Hay que evi­tar los ali­men­tos pro­ce­sa­dos y dis­mi­nuir los azú­ca­res re­fi­na­dos tan­to en ali­men­tos co­mo en be­bi­das», aña­de es­te es­pe­cia­lis­ta quien pre­ci­sa que a la vuel­ta de las va­ca­cio­nes «es un buen mo­men­to pa­ra in­cluir la ac­ti­vi­dad fí­si­ca en la agen­da. Es bueno apun­tar­se a un gim­na­sio, pe­ro pa­ra ir. Tam­bién po­de­mos con­ta­bi­li­zar al me­nos 10.000 pa­sos al día, de­jan­do el co­che al­go le­jos del tra­ba­jo o ba­ján­do­nos an­tes del au­to­bús o me­tro. Ade­más, hay que in­cor­po­rar el ejer­ci­cio de fuer­za en la ac­ti­vi­dad dia­ria. Es­tá al al­can­ce de to­dos rea­li­zar sen­ta­di­llas o ele­var con los bra­zos pe­sos de for­ma re­pe­ti­da».

Die­ta me­di­te­rrá­nea

La So­cie­dad Es­pa­ño­la de En­do­cri­no­lo­gía y Nu­tri­ción (SEEN) se­ña­la que una die­ta equi­li­bra­da y un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble (bue­na hi­dra­ta­ción y ejer­ci­cio fí­si­co) son dos pun­tos cla­ve pa­ra con­se­guir un buen es­ta­do de sa­lud fí­si­co y emo­cio­nal tras la vuel­ta de va­ca­cio­nes. Acon­se­ja el con­su­mo dia­rio de cin­co ra­cio­nes de fru­tas y ver­du­ras de va­rie­dad de co­lo­res y tex­tu­ras (cru­da y co­ci­da), de 4 a 6 ra­cio­nes de ce­rea­les in­te­gra­les, de 2 a 3 ra­cio­nes de lác­teos y al­ter­nar en­tre 1 y 2 ra­cio­nes de hue­vos, car­ne blan­ca y pes­ca­do. En de­fi­ni­ti­va con­clu­ye que «la die­ta me­di­te­rrá­nea es el pa­ra­dig­ma de die­ta equi­li­bra­da y es un pa­trón die­té­ti­co muy re­co­men­da­ble pa­ra afron­tar la vuel­ta a la ru­ti­na».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.