Mer­ce­des MILÁ «Me ocu­po de mi sa­lud pa­ra no te­ner que preo­cu­par­me»

ABC - Salud - - SALUD - CAR­MEN ANIORTE

Ha vi­vi­do las lu­ces y las som­bras de la vi­da. Aho­ra, co­mo ella mis­ma ase­gu­ra, va pro­gre­san­do ade­cua­da­men­te. Una prue­ba de ello es «Scott & Milá», el nue­vo pro­gra­ma que lle­ga­rá en oto­ño a #0

Su DNI di­ce que tie­ne 67 años; pe­ro en reali­dad Mer­ce­des Milá se ha ba­ña­do en la fuen­te de la eter­na ju­ven­tud. Lo de­mues­tran sus ga­nas de ha­cer co­sas, de bus­car nue­vas mon­ta­ñas que su­bir y ríos que cru­zar. A su edad otros pien­san en re­la­jar­se y ver pa­sar la vi­da, ella si­gue que­rien­do que ella (la vi­da) le ofrez­ca nue­vos re­tos. Tras su pa­so por Te­le­cin­co, des­de ha­ce unos me­ses an­da in­mer­sa en un nue­vo pro­yec­to con el que cum­pli­rá un sue­ño. Es­toy pre­pa­ra­da pa­ra todo y voy a de­di­car­me en cuer­po y al­ma a es­te pro­yec­to». ¿Su tí­tu­lo? «Scott & Milá», un pro­yec­to que lle­ga­rá es­te oto­ño a la pa­rri­lla de #0 (Mo­vis­tar +). Se tra­ta de un fac­tual de coc­ción len­ta pro­du­ci­do por Zans­kar en el que Milá co­la­bo­ra en la pro­duc­ción. Tras su sa­li­da de «Gran Her­mano» en es­tos dos años de pa­rón (aun­que esa pa­la­bra no exis­te en el dic­cio­na­rio per­so­nal de es­ta in­tré­pi­da pe­rio­dis­ta) co­men­ta que ha es­ta­do vol­ca­da en los li­bros, mi li­bre­ría, mi ma­dre y en Scott. «He apren­di­do a ha­cer yo­ga. La me­di­ta­ción es­tá sien­do fun­da­men­tal y me es­tá en­se­ñan­do a di­ge­rir la ve­jez de mi ma­dre».

En +Ber­nat, su li­bre­ría, se res­pi­ra ese es­pí­ri­tu Milá. Allí, al mis­mo tiem­po que com­pras un li­bro pue­des pro­bar sus pas­te­les y sus me­nús pa­ra de­gus­tar in si­tu o lle­vár­te­los a ca­sa . En ese as­pec­to cu­li­na­rio nues­tra pro­ta­go­nis­ta se con­fie­sa «muy co­mi­lo­na». «No ten­go un so­lo pla­to fa­vo­ri­to, pe­ro mi ten­den­cia es ha­cia las ver­du­ras y las le­gum­bres». Em­pie­za el día to­man­do «un zu­mo de fru­tas y ver­du­ras pa­sa­das por la ba­ti­do­ra. Des­pués ave­na en co­pos (eco­ló­gi­ca) con agua ca­lien­te y se­mi­llas va­rias. Ahí me­to todo lo que ten­go a mano: Chía, lino, pi­pas de gi­ra­sol y ca­la­ba­za y una cu­cha­ra­da de miel. Ese desa­yuno me da ener­gía y me ayu­da, con un ca­fé, a tra­ba­jar to­da la ma­ña­na sin sen­tir ne­ce­si­dad de co­mer na­da más».

No es ob­se­si­va con el ejer­ci­cio: «Me subo a una bi­ci­cle­ta en cuan­to pue­do, y si no pue­do sa­car­la al ex­te­rior, ha­go un ra­to de es­tá­ti­ca o “bi­ci­quie­ta” co­mo la lla­ma­ba mi pa­dre. Nues­tro cuer­po y, lo he com­pro­ba­do en mo­men­tos ma­los, agra­de­ce que ha­ga­mos ejer­ci­cio fí­si­co, que su­de­mos, que mo­va­mos la san­gre».

ABC

La pe­rio­dis­ta, fren­te a tres pla­tos de lo más ape­te­ci­ble, en su li­bre­ría +Ber­nat

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.