HA­CIA EL CIEN POR CIEN DE SU­PER­VI­VEN­CIA

El cán­cer de ma­ma es una lo­te­ría que «to­ca» a una de ca­da ocho mu­je­res. Es el tu­mor más fre­cuen­te en Es­pa­ña pe­ro tam­bién uno de los de me­jor pro­nós­ti­co. La cro­ni­fi­ca­ción de la en­fer­me­dad ya no es una uto­pía

ABC - Salud - - PORTADA - DRA. ISA­BEL T. RUBIO RODRÍGUEZ

Di­rec­to­ra de la Uni­dad de Pa­to­lo­gía Ma­ma­ria de la Clí­ni­ca Uni­ver­si­dad de Na­va­rra.

En la úl­ti­ma dé­ca­da, el tra­ta­mien­to del cán­cer de ma­ma ha su­fri­do un cam­bio drás­ti­co. Se ha lo­gra­do au­men­tar la su­per­vi­ven­cia y tam­bién la ca­li­dad de vi­da de las pa­cien­tes. La in­di­vi­dua­li­za­ción de los tra­ta­mien­tos, en fun­ción del ti­po de cán­cer de ma­ma y las ca­rac­te­rís­ti­cas de las pa­cien­tes ha me­jo­ra­do la efec­ti­vi­dad.

Avan­ces en la ci­ru­gía

La ci­ru­gía, co­mo par­te del tra­ta­mien­to, ha evo­lu­cio­na­do jun­to con la te­ra­pia sis­té­mi­ca y la ra­dio­te­ra­pia. Ha­ce años, las pa­cien­tes con tu­mo­res que ex­pre­san un an­tí­geno, HER2, ob­te­nían peo­res re­sul­ta­dos por la agre­si­vi­dad de es­te gru­po de tu­mo­res.

Hoy, exis­ten te­ra­pias di­ri­gi­das pa­ra es­te ti­po de tu­mor que, apli­ca­das an­tes de la ci­ru­gía en pa­cien­tes se­lec­cio­na­das (tra­ta­mien­to neo­ad­yu­van­te), nos per­mi­ten pre­ser­var los gan­glios de la axi­la por­que so­lo ne­ce­si­ta­mos ha­cer una biop­sia del gan­glio cen­ti­ne­la. Así, se re­du­ce el lin­fe­de­ma y las mu­je­res ven me­jo­ra­da su ca­li­dad de vi­da.

Ra­dio­te­ra­pia par­cial

He­mos ini­cia­do el ca­mino ha­cia una ra­dio­te­ra­pia par­cial, es de­cir, no ne­ce­si­ta­mos dar ra­dio­te­ra­pia a to­da la ma­ma sino so­lo a la zo­na don­de he­mos ex­tir­pa­do el tu­mor. Y lo rea­li­za­mos en el qui­ró­fano en el mis­mo mo­men­to de la ci­ru­gía y con la mis­ma se­gu­ri­dad on­co­ló­gi­ca.

Ci­ru­gía on­co­ló­gi­ca avan­za­da

Siem­pre in­ten­ta­mos pre­ser­var la ma­ma. Por ello, aho­ra ha­ce­mos ci­ru­gía on­co­plás­ti­ca, es de­cir, ex­tir­pa­mos el tu­mor y re­mo­de­la­mos la ma­ma pa­ra que no ha­ya de­fec­tos es­té­ti­cos tras la ci­ru­gía. Pe­ro si­gue ha­bien­do pa­cien­tes que ne­ce­si­tan una mas­tec­to­mía y, en mu­chos ca­sos, po­de­mos pre­ser­var la piel y el com­ple­jo areo­la-pe­zón y ha­cer una re­cons­truc­ción in­me­dia­ta. Con ca­da pa­cien­te ha­bla­mos pre­via­men­te so­bre las di­fe­ren­tes op­cio­nes de re­cons­truc­ción: in­me­dia­ta o di­fe­ri­da.

Se­gui­mos in­ves­ti­gan­do

Mien­tras fo­men­ta­mos la in­ves­ti­ga­ción pa­ra en­con­trar una cu­ra, nos es­for­za­mos pa­ra que nues­tras pa­cien­tes vi­van sin en­fer­me­dad y con los mí­ni­mos efec­tos se­cun­da­rios de los tra­ta­mien­tos pa­ra que su ca­li­dad de vi­da sea óp­ti­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.