ALI­MEN­TOS co­mo alia­dos

Ali­men­tos alia­dos

ABC - Salud - - SALUD - CHA­RO BA­RRO­SO

Acei­te de oli­va, le­gum­bres, pes­ca­do... el me­jor menú: die­ta me­di­te­rrá­nea

Las in­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas no de­jan lu­gar a du­da de la re­la­ción exis­ten­te en­tre una bue­na nu­tri­ción y la pre­ven­ción de en­fer­me­da­des. Tam­bién el cán­cer de mama. A pri­me­ros de es­te mes se pu­bli­ca­ba un tra­ba­jo de cien­tí­fi­cos de la Es­cue­la de Me­di­ci­na Wa­ke Fo­rest que ha­ce cre­cer la es­pe­ran­za. Des­cu­brie­ron, en pri­ma­tes, que la glán­du­la ma­ma­ria tie­ne un mi­cro­bio­ma que pue­de ver­se afec­ta­do por la die­ta. Com­pa­ra­ron los efec­tos so­bre el te­ji­do ma­ma­rio de la die­ta oc­ci­den­tal fren­te a una die­ta me­di­te­rrá­nea y de­mos­tra­ron que la se­gun­da pro­vo­có un au­men­to de has­ta diez ve­ces del lac­to­ba­ci­lo de la glán­du­la ma­ma­ria, que en es­tu­dios pre­clí­ni­cos dis­mi­nu­yó el cre­ci­mien­to de es­tos tu­mo­res. Es­ta in­ves­ti­ga­ción con­fir­ma los be­ne­fi­cios de las die­tas por la que apues­tan los on­có­lo­gos. «Ha si­do cla­ra­men­te de­mos­tra­do con el es­tu­dio epiGEICAM que la die­ta me­di­te­rrá­nea que con­tie­ne pes­ca­do, vegetales, le­gum­bres, pa­ta­tas, fru­tas y acei­te re­du­ce el ries­go de cán­cer de mama has­ta en un 30% y que es es­pe­cial­men­te im­por­tan­te fren­te a tu­mo­res tri­ple ne­ga­ti­vos, los más agre­si­vos y de peor diag­nós­ti­co», se­ña­la Ana San­ta­ba­lla, je­fa del Ser­vi­cio de On­co­lo­gía de la SEOM quien se­ña­la que, en el ex­tre­mo opues­to es­tán las die­tas con al­to con­su­mo de pro­duc­tos gra­sos, car­ne pro­ce­sa­da, dul­ces, be­bi­das ca­ló­ri­cas y po­cos ce­rea­les ya que se aso­cian a un ma­yor ries­go de cán­cer de mama.

QUÉ Y CÓ­MO LO CO­ME­MOS

Ro­cío Fon­se­ca, on­có­lo­ga y es­pe­cia­lis­ta en nu­tri­ción pun­tua­li­za que «no po­de­mos ha­blar de nu­trien­tes, ali­men­tos o die­tas que por sí so­las ten­gan el po­der de pre­ve­nir una en­fer­me­dad que de­pen­de de múl­ti­ples fac­to­res. Tam­po­co po­de­mos de­cir que exis­ta para cu­rar el cán­cer. Po­de­mos apren­der a co­mer para ga­nar en salud, para so­por­tar me­jor los tra­ta­mien­tos, para una me­jor re­cu­pe­ra­ción, pe­ro la ali­men­ta­ción es un pi­lar más del tra­ta­mien­to on­co­ló­gi­co, no sus­ti­tu­ye la efi­ca­cia de­mos­tra­da cien­tí­fi­ca­men­te de tra­ta­mien­tos an­ti­neo­plá­si­cos». No obs­tan­te, pre­ci­sa que «la úni­ca die­ta que ha de­mos­tra­do me­dian­te en­sa­yos clí­ni­cos en per­so­nas que es ca­paz de pre­ve­nir el cán­cer de mama es la me­di­te­rrá­nea. En ella im­por­ta no só­lo lo que co­me­mos sino có­mo lo pre­pa­ra­mos; es re­co­men­da­ble op­tar por téc­ni­cas sa­lu­da­bles co­mo al horno, va­por, plan­cha... de­jan­do a un la­do téc­ni­cas me­nos sa­lu­da­bles co­mo la fri­tu­ra».

Jor­di­na Ca­sa­de­munt, de la uni­dad de Nu­tri­ción y Die­té­ti­ca del Ins­ti­tu­to On­co­ló­gi­co de Bar­ce­lo­na (IOB) in­sis­te en la im­por­tan­cia de ele­gir bue­nos car­bohi­dra­tos ri­cos en fi­bras co­mo los vegetales, fru­tas y ce­rea­les in-

te­gra­les. Así co­mo con­su­mir le­gum­bres en­tre 3 o 4 ve­ces a la se­ma­na y li­mi­tar el con­su­mo de azú­ca­res y car­bohi­dra­tos sim­ples co­mo la pas­ta, el arroz, ha­ri­nas blan­cas o pro­duc­tos en­dul­za­dos. «Ca­da vez exis­te ma­yor evi­den­cia de que la vía de la in­su­li­na pue­de es­tar in­vo­lu­cra­da en la car­ci­no­gé­ne­sis ma­ma­ria».

¿DE­JAR LOS ES­PÁ­RRA­GOS?

Una nue­va in­ves­ti­ga­ción del Ins­ti­tu­to Cam­brid­ge del «Can­cer Re­search UK» se­ña­la que la re­duc­ción del ami­noá­ci­do as­pa­ra­gi­na ha­ce que la pro­pa­ga­ción de las cé­lu­las can­ce­ro­sas de la mama a otros ór­ga­nos se de­ten­ga. «La as­pa­ra­gi­na es un ami­noá­ci­do que po­dría es­tar re­la­cio­na­do con la ca­pa­ci­dad de di­se­mi­na­ción de al­gu­nos tu­mo­res, pe­ro es una as­pa­ra­gi­na pro­du­ci­da por el pro­pio tu­mor. Se en­cuen­tra pre­sen­te en con­cen­tra­cio­nes más ele­va­das en ali­men­tos co­mo es­pá­rra­gos, so­ja, lác­teos, aves de co­rral y ma­ris­cos, pe­ro re­co­men­dar una die­ta res­tric­ti­va de es­tos ali­men­tos no es una prác­ti­ca ne­ce­sa­ria pues aún no exis­ten evi­den­cias en en­sa­yos clí­ni­cos en per­so­nas», se­ña­la Ro­cío Fon­se­ca. Opi­nión con la que coin­ci­de San­ta­ba­lla: «Es aven­tu­ra­do re­co­men­dar de for­ma ta­jan­te su li­mi­ta­ción».

NU­TRI­CIÓN EN TRA­TA­MIEN­TO

La nu­tri­ción tam­bién es im­por­tan­te du­ran­te las dis­tin­tas fa­ses de la en­fer­me­dad. En la «Guía de nu­tri­ción para pa­cien­tes de cán­cer de mama lo­ca­li­za­do y avan­za­do», ela­bo­ra­da por No­var­tis On­co­logy con el aval de la SEOM o el Gru­po GEI­CAM, se es­ta­ble­cen in­tere­san­tes pau­tas. An­te la pér­di­da de ape­ti­to o fal­ta de ener­gía lo me­jor es to­mar ali­men­tos ener­gé­ti­cos co­mo pas­ta o arroz in­te­gral, fru­tos se­cos, fru­ta en al­mí­bar y en­ri­que­cer los pla­tos con hue­vo du­ro, le­gum­bres, que­so ra­lla­do, po­llo... Hay que evi­tar ali­men­tos des­na­ta­dos o ba­jos en ca­lo­rías y los ali­men­tos azu­ca­ra­dos. Para las naú­seas y/o vó­mi­tos, evi­tar ali­men­tos con sa­bor u olor in­ten­so y to­mar­los a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te o fríos. Ade­más, con­su­mir ali­men­tos se­cos co­mo pan tos­ta­do, ga­lle­tas, ce­rea­les... Para la al­te­ra­ción del gus­to (sa­bor me­tá­li­co) y el ol­fa­to se re­co­mien­da po­ten­ciar los sa­bo­res dul­ces con sal­sa de fru­tas o be­cha­mel, y evi­tar las car­nes ro­jas por su sa­bor me­tá­li­co, así co­mo ali­men­tos con olo­res fuer­tes. Un tru­co: usar cu­bier­tos de plás­ti­co. Para la irri­ta­ción de bo­ca o he­ri­das, en­ri­que­cer las co­mi­das con pro­teí­nas co­mo las cla­ras de hue­vo o el que­so ra­lla­do para ace­le­rar la re­cu­pe­ra­ción. Son so­lo al­gu­nos de los con­se­jos de una guía pen­sa­da

para en­fer­mos de cán­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.