De du­ras «qui­mios» a dos in­yec­cio­nes al mes

Ha­ce me­dio si­glo las pa­cien­tes con cán­cer de ma­ma mo­rían es­tig­ma­ti­za­das y ro­tas de do­lor por las me­tás­ta­sis. Aho­ra, al­gu­nos tra­ta­mien­tos hor­mo­na­les con­tro­lan la en­fer­me­dad sin cau­sar alo­pe­cia

ABC - Salud - - SALUD - EST­HER ARMORA ME­RIT­XELL BELLET

El pun­to de in­fle­xión en la lu­cha con­tra la en­fer­me­dad lo mar­có en el año 2000 la cla­si­fi­ca­ción mo­le­cu­lar de es­te cán­cer. Ese ha­llaz­go con­du­jo a tra­ta­mien­tos más efec­ti­vos y me­nos agre­si­vos Los pri­me­ros qui­mio­te­rá­pi­cos cau­sa­ban náu­seas, úl­ce­ras bu­ca­les y alo­pe­cias. Fár­ma­cos más dirigidos co­mo los ta­xa­nos sua­vi­za­ron esos efec­tos

«La qui­mio­te­ra­pia más te­mi­da era la FAC/FEC – la Ro­ja–. Era la más efec­ti­va pe­ro con mu­chos efec­tos se­cun­da­rios»

Ha­ce 50 años, cán­cer de ma­ma era si­nó­ni­mo de muer­te. Las pa­cien­tes fa­lle­cían ro­tas de do­lor por la des­truc­ción ósea aso­cia­da a las me­tás­ta­sis. Gra­cias a las te­ra­pias di­ri­gi­das y a los avan­ces cien­tí­fi­cos de es­tas úl­ti­mas dé­ca­das, es­te cán­cer, el más fre­cuen­te en­tre mu­je­res, ya no es una sen­ten­cia irre­ver­si­ble, sino una en­fer­me­dad que, en un al­to por­cen­ta­je de los ca­sos, se cu­ra o, en su de­fec­to, se so­bre­lle­va con una bue­na ca­li­dad de vi­da.

«La in­tro­duc­ción ha­ce 30 años de fár­ma­cos po­ten­tes que ac­túan de­te­nien­do la des­truc­ción ósea su­pu­so un avan­ce im­por­tan­te en el ma­ne­jo de las mu­je­res con me­tás­ta­sis óseas, ya que me­jo­ró su ca­li­dad de vi­da», ex­pli­ca a ABC Me­rit­xell Bellet, on­có­lo­ga de la Uni­dad de Cán­cer de Ma­ma del Vall d’He­bron Ins­ti­tu­to de On­co­lo­gía (VHIO), que lle­va 16 años tra­tan­do a pa­cien­tes en es­te cen­tro. A pie de hos­pi­tal, Bellet, que rea­li­zó su re­si­den­cia en el Ser­vi­cio de On­co­lo­gía del Sant Pau de Bar­ce­lo­na (1992-1996) y ejer­ció co­mo on­có­lo­ga en el Hos­pi­tal Sant Joan de Reus (Tarragona), en el Clí­nic de Bar­ce­lo­na y en el Hos­pi­tal del Mar an­tes de re­ca­lar en Vall d’He­bron, ha vi­vi­do muy de cer­ca to­dos los lo­gros que han im­pul­sa­do la me­jo­ra del tra­ta­mien­to a es­tas pa­cien­tes.

En los al­bo­res de los años se­ten­ta se ob­tu­vie­ron los pri­me­ros re­sul­ta­dos cien­tí­fi­cos que ava­la­ban el be­ne­fi­cio de la qui­mio­te­ra­pia ad­mi­nis­tra­da tras la ci­ru­gía. Tam­bién por aque­lla épo­ca se de­mos­tró el éxi­to del ta­mo­xi­feno co­mo tra­ta­mien­to hor­mo­nal pa­ra el cán­cer avan­za­do de ma­ma con sen­si­bi­li­dad hor­mo­nal (70% de los ca­sos).

Cua­tro sub­ti­pos de cán­cer

Fue­ron pa­sos im­por­tan­tes en la ca­rre­ra de fon­do con­tra la en­fer­me­dad. Sin em­bar­go, el pun­to de in­fle­xión lo mar­có, en el año 2000, un ar­tícu­lo cien­tí­fi­co en la re­vis­ta «Na­tu­re» del investigador Char­les Pe­rou, que es­ta­ble­ció, por pri­me­ra vez, la cla­si­fi­ca­ción mo­le­cu­lar del cán­cer de ma­ma. Es­ta­ble­ció cua­tro sub­ti­pos: el HER2-en­ri­que­ci­do (HER2E), el Lu­mi­nal A (Lu­mA) –con­sen­si­bi­li­dad hor­mo­nal y de len­ta re­pli­ca­ción–, el Lu­mi­nal B (Lu­mB) –con sen­si­bi­li­dad hor­mo­nal, pe­ro más agre­si­vo–, y el de ti­po ba­sal –el tri­ple ne­ga­ti­vo, uno de los de peor pro­nós­ti­co pa­ra el que so­lo es­tá in­di­ca­da la qui­mio­te­ra­pia–. Acer­car­se a la con­for­ma­ción ge­né­ti­ca de la en­fer­me­dad con­du­jo al ha­llaz­go de tra­ta­mien­tos más dirigidos, por tan­to más efi­ca­ces, y con me­nos efec­tos se­cun­da­rios. «En HER2+ el des­cu­bri­mien­to del tras­tu­zu­mab se vio se­cun­da­do por el ha­llaz­go de otras te­ra­pias di­ri­gi­das de gran efi­ca­cia (per­tu­zu­mab, la­pa­ti­nib, ne­ra­ti­nib,...), lo que ha per­mi­ti­do re­ver­tir el mal pro­nós­ti­co aso­cia­do a es­tos tu­mo­res», di­ce Bellet. «Hay al­gu­nos tra­ta­mien­tos hor­mo­na­les que con dos in­yec­cio­nes al mes en y una pas­ti­lla oral son ca­pa­ces de con­tro­lar la en­fer­me­dad mu­chos me­ses sin cau­san alo­pe­cia», se­ña­la la on­có­lo­ga», quien sub­ra­ya tam­bién los avan­ces pro­du­ci­dos en fár­ma­cos qui­mio­te­rá­pi­cos. Re­cuer­da, por ejemplo, cuan­do, en los años 80-90, los pri­me­ros qui­mio­te­rá­pi­cos cau­sa­ban vó­mi­tos, úl­ce­ras bu­ca­les y alo­pe­cia. «La qui­mio­te­ra­pia más te­mi­da por las afec­ta­das era la FAC/FEC, la bau­ti­za­ron co­mo “la Ro­ja ”. Era la más efec­ti­va pe­ro con mu­chos efec­tos», apun­ta la ex­per­ta. Fár­ma­cos más dirigidos co­mo los ta­xa­nos lo­gra­ron sua­vi­zar­los.

Tam­bién se pro­du­je­ron avan­ces en el con­trol de la alo­pe­cia. «En la épo­ca de mi re­si­den­cia se usa­ban go­rros de hie­lo, aun­que el po­co pe­lo que pre­ser­va­ban era de ma­la ca­li­dad y cau­sa­ba do­lo­res de ca­be­za por su efec­to va­so­cons­tric­tor. Aho­ra ese sis­te­ma se ha per­fec­cio­na­do y se usan cas­cos con des­cen­so len­to de tem­pe­ra­tu­ra con me­jo­res efec­tos y más to­le­ra­dos», con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.