Tra­tar le­sio­nes de­por­ti­vas des­de la ex­pe­rien­cia

ABC - Salud - - SALUD - Dr. Da­vid Ló­pez Ca­pa­pé, trau­ma­tó­lo­go de­por­ti­vo

De atle­ta a trau­ma­tó­lo­go de­por­ti­vo: ¿qué re­la­ción hay en­tre sus dos gran­des pa­sio­nes?

El de­por­te lle­va las ca­pa­ci­da­des fí­si­cas pe­ro tam­bién men­ta­les al lí­mi­te, y mi in­te­rés por la Me­di­ci­na na­ce de co­no­cer me­jor la “má­qui­na hu­ma­na”. Fui atle­ta an­tes que mé­di­co y, de he­cho, si­go ha­cien­do atle­tis­mo ac­tual­men­te con mi club TCR TEAM. Ade­más, soy en­tre­na­dor de es­te de­por­te y he en­tre­na­do en es­tos años a al­gu­nos atle­tas de al­to ni­vel, co­mo el ca­so de la ac­tual ma­ra­to­nia­na Azu­ce­na Díaz.

¿Qué le ha lle­va­do a es­pe­cia­li­zar­se en Trau­ma­to­lo­gía de­por­ti­va y en las le­sio­nes de las ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res?

La Me­di­ci­na y Trau­ma­to­lo­gía De­por­ti­va sur­gió pa­ra po­der ayu­dar a los de­por­tis­tas a su­pe­rar sus le­sio­nes. Es­ta es­pe­cia­li­dad tie­ne que dar bue­nas so­lu­cio­nes con ra­pi­dez. Mu­chos de los avan­ces en es­te cam­po sur­gen de las ne­ce­si­da­des que tie­nen los de­por­tis­tas que lle­van su cuer­po al lí­mi­te… Me es­pe­cia­li­cé en las le­sio­nes de las ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res (en con­cre­to las del ten­dón de Aquiles) por­que es la re­gión que más su­fre en el atle­tis­mo, y co­mo prac­ti­can­te de es­te de­por­te, yo he pa­de­ci­do di­fe­ren­tes le­sio­nes en es­ta zo­na. Ade­más, la for­ma­ción con­ven­cio­nal de Trau­ma­to­lo­gía Hos­pi­ta­la­ria que­da un po­co li­mi­ta­da pa­ra al­gu­nas le­sio­nes que ve­mos más ha­bi­tual­men­te en Trau­ma­to­lo­gía, sin du­da por­que en di­cho ám­bi­to se de­be dar prio­ri­dad a otras pa­to­lo­gías co­mo las frac­tu­ras trau­má­ti­cas y la ci­ru­gía pro­té­si­ca. En Trau­ma­to­lo­gía de­be­mos dar so­lu­cio­nes a le­sio­nes ar­ti­cu­la­res, mus­cu­la­res y ten­di­no­sas que, aun­que no sean muy gra­ves, sí son un pro­ble­ma im­por­tan­te pa­ra quien las pa­de­ce, sea pro­fe­sio­nal o no.

¿Hay al­gún fac­tor de fon­do en co­mún en to­das las le­sio­nes?

Fue­ra del ac­ci­den­te de­por­ti­vo trau­má­ti­co, co­mo la caí­da en bi­ci o un gol­pe con un con­tra­rio, la ma­yor par­te de las le­sio­nes de­por­ti­vas se pro­du­cen por lo que lla­ma­mos so­bre­car­ga, “OVERUSE” en an­glo­sa­jón; es de­cir, la re­pe­ti­ción de un ges­to, de una zan­ca­da, de un sal­to, etc., aca­ba pro­vo­can­do le­sio­nes que se ha­cen cró­ni­cas o muy li­mi­tan­tes. Es­to sucede mu­cho en ten­do­nes (ten­dino- pa­tías) pe­ro tam­bién, por ejemplo, en el hue­so (frac­tu­ras de es­trés). Tan­to el de­por­tis­ta co­mo su equi­po de­ben dar­se cuen­ta del pa­pel de la pre­ven­ción, que co­mo en to­da pa­to­lo­gía, es la me­jor me­di­ci­na.

¿Qué pue­de ha­cer un de­por­tis­ta pro­fe­sio­nal pa­ra evi­tar le­sio­nes?

Cuan­do com­pe­tía co­mo de­por­tis­ta no era cons­cien­te de to­das es­tas co­sas. De he­cho, la ma­yo­ría de jó­ve­nes de­por­tis­tas y sus en­tre­na­do­res no se dan cuen­ta de que en las le­sio­nes hay que tra­ba­jar la pre­ven­ción, y que el des­equi­li­brio en­tre las car­gas de en­tre­na­mien­to y com­pe­ti­ción y las me­di­das de re­cu­pe­ra­ción (así co­mo el en­tre­na­mien­to in­vi­si­ble: des­can­so, ali­men­ta­ción, su­ple­men­ta­ción, etc.), es el cau­san­te de la le­sión, y no la ma­la suer­te (fue­ra de un ac­ci­den­te for­tui­to).

El de­por­tis­ta y su en­tre­na­dor de­ben tra­ba­jar con un equi­po mé­di­co y de

9sio­te­ra­pia es­pe­cia­li­za­do, ade­más de

con­sul­tar tem­pra­na­men­te an­te cual­quier do­lor que pue­da su­po­ner una se­ñal de alar­ma.

¿Qué me­to­do­lo­gía di­fe­ren­cia a BiC­li­nic de otros cen­tros mé­di­cos de Trau­ma­to­lo­gía y Fi­sio­te­ra­pia de­por­ti­vas?

Lo que he­mos bus­ca­do pre­ci­sa­men­te es un tra­ba­jo en el que de ver­dad exis­ta la co­la­bo­ra­ción es­tre­cha y de con9an­za en­tre el mé­di­co y el 9sio­te­ra­peu­ta. En

mi ca­so, ade­más, co­la­bo­ro con mu­chos

9sio­te­ra­peu­tas con los que co­men­to

sus pa­cien­tes. Es­to, que pue­de pa­re­cer ob­vio, no sucede con fre­cuen­cia en ám­bi­tos de tra­ba­jo sa­tu­ra­dos.

En BiC­li­nic ofre­ce­mos una con­sul­ta sin es­pe­ra, con un tiem­po de aten­ción ade­cua­do, un diag­nós­ti­co rá­pi­do y un tra­ta­mien­to in­me­dia­to, sea cual sea, des­de la re­co­men­da­ción al en­tre­na­dor, la 9sio­te­ra­pia, la readap­ta­ción, la in9l­tra­ción (cor­ti­coi­des, áci­do hia­lu­ró­ni­co, PRP), o in­clu­so la ci­ru­gía (ope­ro en la Clí­ni­ca Cem­tro de Ma­drid, to­do un re­fe­ren­te en mi es­pe­cia­li­dad).

En cuan­to a la Fi­sio­te­ra­pia, tan­to en la con­sul­ta de Ma­drid co­mo en la de Va­len­cia tra­ba­ja­mos con téc­ni­cas tra­di­cio­na­les ma­nua­les, mio­fas­cia­les, y tam­bién te­ne­mos tec­no­lo­gía de gran uti­li­dad, co­mo Hu­man Te­car, On­das de cho­que y Lá­ser de al­ta po­ten­cia. En Ma­drid, ade­más, rea­li­za­mos re­co­no­ci­mien­to mé­di­co con prueba de es­fuer­zo, im­por­tan­tí­si­mo pa­ra to­do de­por­tis­ta, es­pe­cial­men­te a par­tir de los 35 años.

¿Por qué un de­por­tis­ta le es­co­ge a us­ted co­mo su mé­di­co y no a otro pro­fe­sio­nal?

El bo­ca a bo­ca, las re­des so­cia­les, el he­cho que se­pan que tie­nes una vi­sión en la que es muy im­por­tan­te que el de­por­tis­ta si­ga prac­ti­can­do su de­por­te, sea pro­fe­sio­nal o re­crea­ti­vo. De he­cho,

los de­por­tis­tas a9cio­na­dos cuan­do no

pue­den prac­ti­car su de­por­te su­fren un gran es­trés, in­clu­so ma­yor que los pro­fe­sio­na­les, pues es su vál­vu­la de es­ca­pe.

En BiC­li­nic tra­ta­mos igual a de­por­tis­tas de éli­te, a jó­ve­nes que se ini­cian y a ve­te­ra­nos. Siem­pre con tra­ta­mien­tos in­di­vi­dua­li­za­dos, per­so­na­li­za­dos. Creo que el he­cho de lle­var años vi­vien­do el de­por­te y tra­tan­do con es­te per9l me ayu­da a em­pa­ti­zar más, a en­ten­der me­jor y, gra­cias a la ex­pe­rien­cia, a plan­tear so­lu­cio­nes a las le­sio­nes. A ni­vel per­so­nal, me to­mo co­mo mé­di­co mu­chos ca­sos co­mo un re­to. No hay na­da que me dé más sa­tis­fac­ción que ver a los pa­cien­tes re­to­mar con éxi­to su ac­ti­vi­dad de­por­ti­va.

La ac­ti­vi­dad de con­sul­ta del doctor Ca­pa­pé se di­ver­si2ca en va­rios cen­tros,sien­do la ci­ru­gía en la clí­ni­ca Cem­tro de Ma­drid

El Dr. Da­vid Ló­pez Ca­pa­pé tie­ne una tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal ín­ti­ma­men­te li­ga­da al de­por­te, y com­pa­gi­na la me­di­ci­na con la prác­ti­ca del atle­tis­mo y co­mo en­tre­na­dor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.