Una segunda OPOR­TU­NI­DAD para los pa­cien­tes de cán­cer de pul­món

La in­mu­noon­co­lo­gía, so­la o en com­bi­na­ción con otros tra­ta­mien­tos de qui­mio y ra­dio­te­ra­pia, se ha con­ver­ti­do tam­bién en la es­tre­lla de los tra­ta­mien­tos del cán­cer de pul­món

ABC - Salud - - SALUD - JOA­QUÍN SO­TO ME­DI­NA

El cán­cer de pul­món se ha con­ver­ti­do en un pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca. Es el res­pon­sa­ble del fa­lle­ci­mien­to anual de más de 1.8 mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do. En España, es el se­gun­do de los tu­mo­res más fre­cuen­tes en va­ro­nes y es el que pro­du­ce más muer­tes, ca­si 23.000 ca­da año. La in­ci­den­cia es muy gra­ve, el diag­nós­ti­co de­ma­sia­do tar­dío y los tra­ta­mien­tos son me­nos efec­ti­vos fren­te a otras pa­to­lo­gías, como el car­ci­no­ma de pe­cho. Sin em­bar­go, en los úl­ti­mos años se han pro­du­ci­do avan­ces en la iden­ti­fi­ca­ción pre­coz de la en­fer­me­dad me­dian­te el TAC de ba­ja in­ten­si­dad y los pro­gra­mas de scree­ning o cri­ba­do. Tam­bién, a tra­vés del desa­rro­llo de fár­ma­cos in­mu­no­te­rá­pi­cos, ca­pa­ces de pro­lon­gar efi­caz­men­te la supervivencia del 20% de pa­cien­tes con en­fer­me­dad muy avan­za­da.

Los fár­ma­cos in­mu­no­te­rá­pi­cos ac­túan con­tra una se­rie de se­ña­les o me­ca­nis­mos del cán­cer que in­hi­ben la res­pues­ta in­mu­no­ló­gi­ca. «Dis­po­ne­mos de fár­ma­cos con­tra es­tas se­ña­les. El re­sul­ta­do fi­nal es in­hi­bir la in­hi­bi­ción. Si la se­ñal ha­bi­tual den­tro del tumor es in­hi­bi­to­ria de la res­pues­ta, el hués­ped no res­pon­de con­tra el tumor. Con es­tas te­ra­pias an­ti PD-L1 o an­ti PD1 con­se­gui­mos que las de­fen­sas del in­di­vi­duo sean las que real­men­te lu­chen de ma­ne­ra efec­ti­va con­tra el tumor». Así lo ex­pli­có Paz-Ares, je­fe del ser­vi­cio de on­co­lo­gía mé­di­ca del Hos­pi­tal 12 de oc­tu­bre y je­fe de la uni­dad mix­ta de in­ves­ti­ga­ción de cán­cer de pul­món del Hos­pi­tal 12 de Oc­tu­bre de Ma­drid-CNIO (Cen­tro Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­cio­nes On­co­ló­gi­cas).

El be­ne­fi­cio real de los in­hi­bi­do­res de PD1 es par­ti­cu­lar­men­te im­por­tan­te en el 20% de los pa­cien­tes, que son los que tie­nen su­per­vi­ven­cias a lar­go pla­zo. A su vez, hoy en día es po­si­ble pre­de­cir quién tie­ne más o me­nos po­si­bi­li­da­des de be­ne­fi­ciar­se con es­te tra­ta­mien­to. Una de las for­mas es ob­ser­var cuál es el ni­vel de pre­sen­cia del PDL-1 en el car­ci­no­ma. «Si el PDL-1 no es­tá pre­sen­te-ex­pli­ca el doc­tor Luis Pa­zA­re­so no lo de­tec­ta­mos en el tumor, tie­ne me­nos po­si­bi­li­da­des de fun­cio­nar. La mag­ni­tud del be­ne­fi­cio con los in­hi­bi­do­res de PD1 es ma­yor cuan­to ma­yor es la ex­pre­sión de PDL1». Otra vía es el nú­me­ro de mu­ta­cio­nes: cuan­tas más ten­ga, más pro­ba­ble es que res­pon­da a la in­mu­no­te­ra­pia.

La apli­ca­ción de la in­mu­no­te­ra­pia va más allá de la pre­sen­cia o no de es­ta pro­teí­na. Tam­bién hay otras pre­gun­tas que ha­cer­se. Du­ran­te el desa­yuno de pren­sa ABC Sa­lud, ce­le­bra­do en co­la­bo­ra­ción con el gru­po far­ma­céu­ti­co es­ta­dou­ni­den­se Merk MSD se plan­tea­ron otras cues­tio­nes como si el pa­cien­te ne­ce­si­ta o no una com­bi­na­ción de qui­mio­te­ra­pia y ra­dio­te­ra­pia jun­to con in­mu­no­te­ra­pia. Lo que se co­no­ce como in­mu­no­te­ra­pia per­so­na­li­za­da. «La in­mu­no­te­ra­pia en com­bi­na­ción con qui­mio en en­fer­me­dad me­tas­tá­si­ca-afir­mó Paz-Ares- tie­ne un fran­co im­pac­to que tras­pa­sa el he­cho de que so­lo be­ne­fi­cia­ba a los pa­cien­tes con ex­pre­sión de PDL-1. Po­si­ble­men­te sea ma­yor el be­ne­fi­cio en es­tos, pe­ro tam­bién be­ne­fi­cia a los que no

lo tie­nen».

Ade­más, los pri­me­ros da­tos apun­tan a que los fár­ma­cos in­mu­no­te­rá­pi­cos se­rían más efec­ti­vos en es­ta­dios más pre­co­ces de la en­fer­me­dad. Así como la efec­ti­vi­dad de ofre­cer­la jun­to con qui­mio­te­ra­pia, in­clu­so an­tes de prac­ti­car una ci­ru­gía de ex­trac­ción del tumor. En pa­cien­tes que son ope­ra­bles o al lí­mi­te de la ope­ra­bi­li­dad-se­gún in­di­có el je­fe de sec­ción de on­co­lo­gía mé­di­ca del Hos­pi­tal Clí­ni­co San Carlos de Ma­drid, José Luis Gon­zá­lez­si se les da qui­mio­te­ra­pia e in­mu­no­te­ra­pia y, des­pués de ope­rar, se ana­li­za la pie­za. En más del 50% de pa­cien­tes no hay nin­gu­na cé­lu­la tu­mo­ral. Aun­que no ha­ya, no sig­ni­fi­ca que si no le ope­ras pue­da pro­gre­sar».

La in­mu­no­te­ra­pia es efec­ti­va, pe­ro su ac­ce­si­bi­li­dad tie­ne un gran mar­gen de me­jo­ra. Como ase­ve­ra la re­pre­sen­tan­te de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Afec­ta­dos por el Cán­cer de Pul­món (AEACaP), Almudena Mon­ge. «Ca­da co­mu­ni­dad au­tó­no­ma tie- ne has­ta ahora no­to­rias di­fe­ren­cias de ac­ce­so. No to­do el mun­do tie­ne el mis­mo ac­ce­so y en fun­ción del diag­nós­ti­co y del ti­po de tra­ta­mien­to que te den, vi­ves o mue­res». Exis­ten mu­chos me­ca­nis­mos de re­tra­so en la im­plan­ta­ción de los tra­ta­mien­tos. De acuer­do al doc­tor Luis Paz-Ares, exis­ten dos pro­ble­mas fun­da­men­ta­les. Un re­tra­so en Eu­ro­pa fren­te a Es­ta­dos Uni­dos en la apro­ba­ción de fár­ma­cos. «El tiem­po que trans­cu­rre des­de que lo aprue­ba la Agen­cia Eu­ro­pea del Me­di­ca­men­to has­ta que tie­ne un pre­cio y se pres­cri­be, pro­ba­ble­men­te pa­sa un año. Lue­go, las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas pue­den ha­cer al­gu­na mo­di­fi­ca­ción en cuan­to a la ac­ce­si­bi­li­dad o re­em­bol­so. In­clu­so pue­de ha­ber di­fe­ren­cias en­tre un hos­pi­tal y otro de una co­mu­ni­dad au­tó­no­ma». Es­tos pro­ble­mas de ac­ce­so, apun­tó Paz-Ares, tam­bién se ex­pli­ca­rían por las di­fe­ren­cias de ac­ce­so a las tec­no­lo­gías de diag­nós­ti­co mo­le­cu­lar. «Ca­re­ce­mos de un pro­gra­ma or­ga­ni­za­ti­vo de me­di­ci­na pre­dic­ti­va de pre­ci­sión en es­te país. No ha ha­bi­do un di­se­ño como en Fran­cia don­de se ha da­do prio­ri­dad a que cual­quier pa­cien­te se ase­gu­re que tie­ne rea­li­za­do una se­rie de mar­ca­do­res tu­mo­ra­les». Con es­te pro­gra­ma, se cer­cio­ra de que el fár­ma­co de­sig­na­do va­ya a fun­cio­nar en el pa­cien­te.

No bas­ta con me­jo­rar los tra­ta­mien­tos para re­du­cir la mor­ta­li­dad del cán­cer de pul­món. Iden­ti­fi­car con rá­pi­dez la exis­ten­cia de un car­ci­no­ma es vi­tal para la supervivencia. «Con los úl­ti­mos es­tu­dios que hay-afir­mó José Luis Gon­zá­lez-se ob­ser­va una re­duc­ción en la mor­ta­li­dad de los pa­cien­tes al diag­nos­ti­car­se más pre­coz­men­te». Des­de ha­ce va­rios lus­tros, se­ña­ló Gon­zá­lez, se dis­po­ne del es­cá­ner o TAC de ba­ja ra­dia­ción. La rea­li­za­ción de pro­gra­mas de cri­ba­do o scree­ning tam­bién ha de­mos­tra­do ser efec­ti­va para re­du­cir la mor­ta­li­dad. El pro­ble­ma es su apli­ca­ción: el gru­po de ries­go es muy al­to y es una téc­ni­ca que tie­ne su pre­cio. «No po­de­mos ha­cer­lo a to­da la po­bla­ción-se­ña­ló Paz-Ares-, pe­ro sí ha­cer tres o cua­tro es­tu­dios que afec­ten a po­bla­cio­nes con­cre­tas».

Pre­ven­ción del ta­ba­quis­mo

Ca­da 20 mi­nu­tos una per­so­na mue­re en España por cán­cer de pul­món. Sin em­bar­go, en­tre el 80 y el 85% de los fa­lle­ci­mien­tos se evi­ta­ría si se pu­sie­ra fin al ta­ba­quis­mo. Como in­di­có Paz-Ares, hay dos me­di­das que han de­mos­tra­do ser muy efec­ti­vas: au­men­tar el pre­cio y dis­mi­nuir los lu­ga­res de con­su­mo. «El pro­ble­ma que te­ne­mos en España es cul­tu­ral. La so­cie­dad ha vis­to el im­pac­to de las dro­gas du­ras, pe­ro no he­mos con­se­gui­do que con el ta­ba­co las vea­mos igua­les». A su vez, Mon­ge se­ña­ló que la so­cie­dad no ve su con­su­mo como una adic­ción, sino como un vi­cio: «El ta­ba­quis­mo es una adic­ción. Hay un tra­ta­mien­to psi­co­ló­gi­co y far­ma­co­ló­gi­co que de­be ser pues­to a dis­po­si­ción de la po­bla­ción. Ya es­tá dis­po­ni­ble, pe­ro de­be­ría ser to­da­vía mu­cho más vi­si­ble para que el adic­to pue­da sa­lir de esa adic­ción». Otro pro­ble­ma es el in­cum­pli­mien­to de la le­gis­la­ción vi­gen­te. La ma­yo­ría de fu­ma­do­res en­cien­de ci­ga­rri­llos en es­pa­cios don­de es­tá prohi­bi­do como te­rra­zas ca­si ce­rra­das, pa­tios o áreas de trán­si­to en zo­nas co­mer­cia­les.

Un mo­men­to del en­cuen­tro ABC Sa­lud con ex­per­tos en cán­cer de pul­món y or­ga­ni­za­cio­nes de pa­cien­tes, en co­la­bo­ra­ción con MSD

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.