EL MI­TO de la vi­ta­mi­na D

Ni la vi­ta­mi­na D ni los su­ple­men­tos con ome­ga 3 pre­vie­nen el cán­cer o las en­fer­me­da­des del co­ra­zón, a la luz de las úl­ti­mas in­ves­ti­ga­cio­nes pre­sen­ta­das en el con­gre­so de la So­cie­dad Ame­ri­ca­na del Co­ra­zón

ABC - Salud - - SALUD - RA­FAEL IBARRA

Des­de ha­ce tiem­po se ha­bla de los be­ne­fi­cios para la sa­lud de los áci­dos gra­sos ome­ga 3 que se en­cuen­tran en el pes­ca­do y en los su­ple­men­tos de vi­ta­mi­na D. Sin em­bar­go, las evi­den­cias cien­tí­fi­cas so­bre su ver­da­de­ra efi­ca­cia en la pre­ven­ción del cán­cer o la en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar eran es­ca­sas y con­tro­ver­ti­das. Sin em­bar­go, dos es­tu­dios pre­sen­ta­dos en las se­sio­nes cien­tí­fi­cas de es­te año de la «Ame­ri­can Heart As­so­cia­tion» en Chica­go, y pu­bli­ca­dos en la re­vis­ta cien­tí­fi­ca «The New En­gland Jour­nal of Me­di­ci­ne», pa­re­cen zan­jar de­fi­ni­ti­va­men­te es­ta cues­tión. Ni pre­vie­ne el cán­cer ni la en­fer­me­dad car­dia­ca.

La coor­di­na­do­ra del es­tu­dio, Joann Man­son, del Hos­pi­tal Brig­ham and Wo­men’s (EE.UU) que di­ri­gió el en­sa­yo, re­co­no­ció que el acei­te ome­ga 3 no re­du­jo ni ac­ci­den­tes ce­re­bro­vas­cu­la­res, ni tu­vo im­pac­to al­guno en el ries­go de en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar.

Man­son se­ña­ló, no obs­tan­te, que en en­tor­nos de ries­go -pre­ven­ción se­cun­da­ria-, la re­duc­ción de las po­si­bi­li­da­des­de in­far­to de mio­car­dio de los áci­dos gra­sos ome­ga 3 fue com­pa­ra­ble o ma­yor a la de la as­pi­ri­na o las es­ta­ti­nas, lo que apo­ya un po­si­ble pa­pel car­dio­pro­tec­tor para los áci­dos gra­sos n-3 en es­tas si­tua­cio­nes, es­pe­cial­men­te en­tre aque­llos con fac­to­res de ries­go car­dio­vas­cu­lar o ba­jo con­su­mo de pes­ca­do, y en afro­ame­ri­ca­nos. Sin em­bar­go, se ne­ce­si­ta más in­ves­ti­ga­ción para de­ter­mi­nar qué per­so­nas pue­den ser más pro­pen­sas a ob­te­ner un be­ne­fi­cio ne­to de la su­ple­men­ta­ción.

En cuan­to a los su­ple­men­tos con vi­ta­mi­na los re­sul­ta­dos fue­ron cla­ros: no re­du­je­ron los even­tos car­dio­vas­cu­la­res o la in­ci­den­cia de cán­cer to­tal, aun­que pa­re­ció te­ner be­ne­fi­cios para la mor­ta­li­dad por cán­cer. Los es­tu­dios fi­nan­cia­dos por los Ins­ti­tu­tos Na­cio­na­les de la Sa­lud de EE.UU. re­co­gie­ron in­for­ma­ción mé­di­ca de ca­si 29.000 per­so­nas sa­nas ma­yo­res de 50 años, hom­bres y mu­je­res, a los que se si­guió du­ran­te más de 5 años. Los re­sul­ta­dos son un po­co de­cep­cio­nan­tes, ya que se tra­ta del en­sa­yo más gran­de ja­más rea­li­za­do de do­sis al­tas de vi­ta­mi­na D, y siem­pre ha ha­bi­do ex­pec­ta­ti­vas de que el acei­te de pes­ca­do tu­vie­ra be­ne­fi­cios.

En mu­chos sen­ti­dos, los re­sul­ta­dos no son sor­pren­den­tes. La vi­ta­mi­na D se ob­tie­nen de for­ma na­tu­ral a tra­vés de la luz so­lar y del con­su­mo de al­gu­nos ali­men­tos, pe­ro cier­tos fac­to­res, como el ta­ba­co, pue­den re­du­cir­lo.

En cuan­to a los su­ple­men­tos de acei­te de pes­ca­do, ac­tual­men­te no se re­co­mien­da, ni se des­acon­se­ja, su con­su­mo a los adul­tos sa­nos que no tie­nen en­fer­me­da­des car­día­cas, aun­que re­co­mien­da co­mer pes­ca­do con fre­cuen­cia.

ABC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.