El tra­ba­jo de ha­cer que la in­mu­ni­dad ma­ter­na acep­te al be­bé

La con­sul­ta de In­mu­no­lo­gía del nue­vo Cen­tro Mé­di­co Ru­ber Internacional de Pa­seo de la Habana re­suel­ve cual­quier al­te­ra­ción in­mu­no­ló­gi­ca aso­cia­da a pro­ble­mas en el em­ba­ra­zo

ABC - Salud - - SALUD -

El sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio desem­pe­ña un pa­pel fun­da­men­tal en el em­ba­ra­zo. Al ini­cio de la im­plan­ta­ción del em­brión y al fi­nal de la ges­ta­ción, en el par­to se re­quie­re un pro­ce­so in­fla­ma­to­rio coor­di­na­do por la in­mu­ni­dad con­for­me a los cam­bios en­do­cri­no­ló­gi­cos y de la bio­lo­gía del desa­rro­llo. El res­to de la ges­ta­ción se ca­rac­te­ri­za por un es­ta­do de pre­do­mi­nio an­ti­in­fla­ma­to­rio, que co­rres­pon­de a lo que se co­no­ce como «to­le­ran­cia ma­ter­na». Pe­ro no siem­pre es así. La to­le­ran­cia ma­ter­na pue­de ver­se al­te­ra­da, per­sis­tir la in­fla­ma­ción y po­ner en ries­go el desa­rro­llo y supervivencia del em­brión.

Para co­rre­gir es­tas al­te­ra­cio­nes, el Hos­pi­tal Ru­ber Internacional ha am­plia­do una con­sul­ta de In­mu­no­lo­gía Re­pro­duc­ti­va en el nue­vo Cen­tro Mé­di­co en Pa­seo de la Habana, don­de un equi­po de in­mu­nó­lo­gos clí­ni­cos diag­nos­ti­ca y tra­ta los fac­to­res in­mu­no­ló­gi­cos im­pli­ca­dos en el pro­ce­so de la re­pro­duc­ción hu­ma­na. Más allá de pro­ble­mas in­fla­ma­to­rios du­ran­te la ges­ta­ción, la Uni­dad de In­mu­no­lo­gía tam­bién ofre­ce un diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to de las al­te­ra­cio­nes in­mu­no­ló­gi­cas que pue­den afec­tar a cual­quier pa­cien­te, ni­ño o adul­to. Como las in­mu­no­de­fi­cien­cias, tras­tor­nos del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio que com­pro­me­ten la fun­ción pro­tec­to­ra de nues­tras de­fen­sas fren­te a las in­fec­cio­nes. Pue­den ser con­gé­ni­tas, como las in­mu­no­de­fi­cien­cias pri­ma­rias y apa­re­cer en el pe­rio­do neo­na­tal, en la in­fan­cia o a lo lar­go de la vi­da; o ad­qui­ri­das, se­cun­da­rias a la ad­mi­nis­tra­ción de fár­ma­cos in­mu­no­su­pre­so­res para el tra­ta­mien­to de en­fer­me­da­des in­fla­ma­to­rias cró­ni­cas, qui­mio­te­ra­pia para el cán­cer y tras­plan­tes.

La Uni­dad de In­mu­no­lo­gía del nue­vo cen­tro mé­di­co, tam­bién diag­nos­ti­ca, tra­ta o bus­ca dia­nas de tra­ta­mien­to jun­to a otras es­pe­cia­li­da­des mé­di­cas en en­fer­me­da­des au­to­in­mu­nes, aque­llas en las que el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio ata­ca al pro­pio or­ga­nis­mo. Las se­ña­les de alar­ma para la sos­pe­cha de una in­mu­dro­me no­de­fi­cien­cia: in­fec­cio­nes gra­ves que re­quie­ren hos­pi­ta­li­za­ción y tra­ta­mien­tos an­ti­bió­ti­cos por ve­na, in­fec­cio­nes bac­te­ria­nas fre­cuen­tes o por gér­me­nes que ha­bi­tual­men­te no de­be­rían cau­sar in­fec­ción.

Pe­li­gros para el em­ba­ra­zo

Hay mu­chas for­mas in­fla­ma­to­rias que in­flu­yen ne­ga­ti­va­men­te en el em­ba­ra­zo y pue­den cau­sar des­de pre­ma­tu­ri­dad, fa­llos de im­plan­ta­ción de em­brio­nes y abor­tos re­cu­rren­tes. El sín­dro­me an­ti­fos­fo­li­pí­di­co es una de ellas, y la cau­sa más fre­cuen­te de los abor­tos de re­pe­ti­ción (a par­tir de dos abor­tos es­pon­tá­neos o uno so­lo, si es des­pués de la se­ma­na diez de em­ba­ra­zo).

El sín­dro­me an­ti­fos­fo­li­pí­di­co apa­re­ce cuan­do el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio in­du­ce le­sio­nes al unir­se los an­ti­cuer­pos an­ti­fos­fo­li­pí­di­cos a com­po­nen­tes nor­ma­les de los va­sos san­guí­neos y cé­lu­las de la san­gre. Como ex­pli­ca la res­pon­sa­ble de equi­po de la Uni­dad de In­mu­no­lo­gía Ru­ber Internacional de Pa­seo de la Habana, la doc­to­ra Silvia Sán­chez Ra­món, «son unos an­ti­cuer­pos que se unen so­bre to­do a los fos­fo­lí­pi­dos de las pla­que­tas y de las cé­lu­las de la pa­red de los va­sos, el en­do­te­lio, in­du­cien­do un es­ta­do de hi­per­coa­gu­la­bi­li­dad, in­fla­ma­ción de los va­sos y trom­bo­sis». Es­te sín­dro­me pue­de cau­sar di­ver­sos pro­ble­mas en la pla­cen­ta. «En los ca­sos más le­ves, su­po­ne una dis­mi­nu­ción del flu­jo san­guí­neo del be­bé, que pue­de ha­cer que crez­ca me­nos, o que ha­ya una pre­ma­tu­ri­dad porque la pla­cen­ta no es­tá ade­cua­da­men­te vas­cu­la­ri­za­da o que, al fi­nal, se pro­duz­ca la pér­di­da del em­brión».

Otros pro­ble­mas in­mu­no­ló­gi­cos son de ca­rác­ter au­to­in­mu­ne en­do­crino, como el hi­po­ti­roi­dis­mo au­to­in­mu­ne -tras­torno de la glán­du­la ti­roi­dea- o la dia­be­tes. Y en los úl­ti­mos años se han des­cu­bier­to pro­ble­mas en la com­pa­ti­bi­li­dad ge­né­ti­ca del be­bé con su ma­dre, para la co­rrec­ta ac­ti­va­ción de los me­ca- nis­mos in­mu­no­ló­gi­cos ne­ce­sa­rios para fa­ci­li­tar la im­plan­ta­ción y el desa­rro­llo de la pla­cen­ta, lo que se co­no­ce como in­com­pa­ti­bi­li­dad de de­ter­mi­na­das com­bi­na­cio­nes de HLA-C y re­cep­to­res KIR. «Se ha vis­to que hay de­ter­mi­na­das com­bi­na­cio­nes que fa­vo­re­cen que la pla­cen­ta no fun­cio­ne bien, que no es­té co­rrec­ta­men­te irri­ga­da. De for­ma que el be­bé pue­de no cre­cer con­for­me a la edad ges­ta­cio­nal y apa­re­cer pa­to­lo­gías como la pre-eclam­psia o la eclam­psia o in­clu­so que se pier­da la ges­ta­ción», ex­pli­ca Sán­chez Ra­món.

El diag­nós­ti­co de to­dos es­tos po­si­bles pro­ble­mas lle­ga me­dian­te una ba­te­ría de prue­bas, que ca­da año se ha­ce más abul­ta­da. Son aná­li­sis de san­gre don­de se des­car­tan una se­rie de an­ti­cuer­pos que se han re­la­cio­na­do con pro­ble­mas en la ges­ta­ción. Se ob­ser­va có­mo es­tán el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, el es­ta­do in­fla­ma­to­rio y la in­com­pa­ti­bi­li­dad HLAC, que tie­ne una prue­ba es­pe­cí­fi­ca para ello. Se­gún la doc­to­ra Silvia Sán­chez Ra­món, «en el es­ta­do in­fla­ma­to­rio bus­ca­mos mar­ca­do­res de in­fla­ma­ción. En los úl­ti­mos años se ha­bía vis­to que las cé­lu­las na­tu­ral ‘ki­ller ci­to­tó­xi­cas’ (cé­lu­las del sis­te­ma in­mu­ne in­na­to) son con­si­de­ra­das como un in­di­ca­dor de in­fla­ma­ción ac­ti­va (mar­ca­dor su­bro­ga­do), si es­tán ele­va­das en san­gre. Ahora es­ta­mos es­tu­dian­do los mo­no­ci­tos, otras cé­lu­las muy im­por­tan­tes en la in­fla­ma­ción».

Ca­da pro­ble­ma se tra­ta de ma­ne­ra es­pe­cí­fi­ca. En ge­ne­ral, se tra­ta de una pro­fi­la­xis, es de­cir una pre­ven­ción de pér­di­da ges­ta­cio­nal en la si­guien­te ges­ta­ción. «Para el sín­dro­me an­ti-fos­fo­li­pí­di­co, el tra­ta­mien­to bá­si­co se ha­ce con pro­fi­la­xis an­ti­trom­bó­ti­ca: con as­pi­ri­na a do­sis ba­jas y he­pa­ri­na a do­sis ba­jas». En el ca­so del ti­roi­des (cuya cau­sa más fre­cuen­te es au­to­in­mu­ne) se nor­ma­li­za la hormona ti­roi­dea. Los tra­ta­mien­tos son be­ne­fi­cio­sos en la ma­yor par­te de los ca­sos. «Con­cre­ta­men­te, en el sín- an­ti­fos­fo­li­pí­di­co ha­bla­mos de en­tre un 85% y 90% de éxi­to», ase­gu­ra es­ta es­pe­cia­lis­ta. Mien­tras que en la in­com­pa­ti­bi­li­dad HLAC se bus­ca me­jo­rar la vas­cu­la­ri­za­ción y el desa­rro­llo de la pla­cen­ta, si bien los tra­ta­mien­tos no es­tán aún con­sen­sua­dos.

Las in­mu­no­de­fi­cien­cias y en­fer­me­da­des de ori­gen in­mu­no­ló­gi­co dis­po­nen de sus pro­pias lí­neas de tra­ta­mien­to. Como in­di­ca el doc­tor y miem­bro del equi­po de in­mu­no­lo­gía del nue­vo Cen­tro Mé­di­co Ru­ber Internacional de Pa­seo de la Habana, Daniel Ple­gue­zue­lo, «des­de aquí po­de­mos de­tec­tar los pa­cien­tes pre­coz­men­te y pau­tar tra­ta­mien­tos en Hos­pi­tal de Día de Ru­ber Internacional». En el ca­so de las in­mu­no­de­fi­cien­cias pri­ma­rias y se­cun­da­rias más fre­cuen­tes, el tra­ta­mien­to se ba­sa en ad­mi­nis­trar las de­fen­sas que fal­tan. «Si son an­ti­cuer­pos se pue­den po­ner esos an­ti­cuer­pos por vía in­tra­ve­no­sa en el Hos­pi­tal de Día. El pa­cien­te tie­ne que ve­nir ha­bi­tual­men­te ca­da tres o cua­tro se­ma­nas al hos­pi­tal a po­nér­se­lo».

Otra al­ter­na­ti­va es ha­cer el tra­ta­mien­to en ca­sa a tra­vés del uso de la vía sub­cu­tá­nea. «Es es­pe­cial­men­te in­tere­san­te para jó­ve­nes que es­tán es­tu­dian­do o adul­tos que tie­nen una vi­da ac­ti­va y no pue­den es­tar per­dien­do días de es­tu­dio o de tra­ba­jo. Lo pue­den ha­cer en ca­sa en una ho­ra como má­xi­mo y el tra­ta­mien­to pue­de ser des­de una vez al mes, una vez a la se­ma­na o ca­da dos se­ma­nas», ase­gu­ra Ple­gue­zue­lo.

Lí­neas de tra­ta­mien­to

Res­pec­to a las en­fer­me­da­des de ba­se in­mu­no­ló­gi­ca, se bus­can tra­ta­mien­tos úti­les para su uso y ad­mi­nis­tra­ción en el hos­pi­tal. Tra­tar pre­coz­men­te es cla­ve en cual­quier ti­po de pro­ble­ma in­mu­no­ló­gi­co. «Ca­da in­fec­ción -ase­ve­ra el doc­tor Ple­gue­zue­lo- que pa­sa un pa­cien­te, por mu­cho que lue­go se le em­pie­cen a dar an­ti­bió­ti­cos, va de­jan­do hue­lla en el pa­cien­te, en sus te­ji­dos... Y cuan­to más tiem­po de re­tra­so en el diag­nós­ti­co e ini­cio de tra­ta­mien­to, más com­pli­ca­cio­nes pue­de te­ner». Mu­chas de ellas irre­ver­si­bles. «De ma­ne­ra que se pier­de ca­pa­ci­dad pul­mo­nar o em­pie­zan a apa­re­cer otras com­pli­ca­cio­nes en otros ór­ga­nos, como el hí­ga­do, el ba­zo, los ri­ño­nes o en la piel». Si se cumple es­to, la efec­ti­vi­dad del tra­ta­mien­to es muy gran­de, «los pa­cien­tes cam­bian por com­ple­to y de­jan de te­ner in­fec­cio­nes im­por­tan­tes», afir­ma Daniel Ple­gue­zue­lo.

Tan­to a ni­vel de diag­nós­ti­co como de tra­ta­mien­to, el equi­po de in­mu­no­lo­gía del Cen­tro Mé­di­co Ru­ber Internacional de Pa­seo de la Habana des­ta­ca por su con­ti­nua ac­ti­vi­dad de in­ves­ti­ga­ción clí­ni­ca y por la gran ex­pe­rien­cia de su equi­po. Es pio­ne­ro en Eu­ro­pa tan­to en diag­nós­ti­co como en tra­ta­mien­to. «Te­ne­mos mu­cha ex­pe­rien­cia -se­gún ase­ve­ra la doc­to­ra Sán­chez Ra­món- en las pa­to­lo­gías del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, que es muy im­por­tan­te para to­dos los ór­ga­nos. So­mos, ade­más, in­ter­con­sul­to­res. Ve­mos los pro­ble­mas in­mu­no­ló­gi­cos que nos re­fie­ren otros es­pe­cia­lis­tas».

La Dra. Silvia Sán­chez Ra­món y el Dr. Daniel Ple­gue­zue­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.