Bri­ga­das uro­ló­gi­cas

La Fun­da­ción Miguel Lit­ton lle­va a Cen­troa­mé­ri­ca los re­cur­sos y el co­no­ci­mien­to que ga­ran­ti­cen el tra­ta­mien­to a los más des­fa­vo­re­ci­dos

ABC - Salud - - SALUD - JOA­QUÍN SO­TO ME­DI­NA

Em­plear agua de ma­nan­tial en ci­ru­gías de prós­ta­ta an­te la es­ca­sez de sue­ro en qui­ró­fano. O col­gar re­ga­de­ras para los la­va­dos ne­ce­sa­rios tras ca­da in­ter­ven­ción. Son al­gu­nas de las me­di­das im­pro­vi­sa­das que se de­ben to­mar en paí­ses de Cen­troa­mé­ri­ca como Ni­ca­ra­gua o Gua­te­ma­la an­te la es­ca­sez de re­cur­sos. Es­tas me­di­das pue­den cam­biar la vi­da de mu­chos pa­cien­tes que car­gan con le­sio­nes, como ro­tu­ras de ure­tra, y que no han po­di­do ser rea­li­za­das por los uró­lo­gos de sus paí­ses de­bi­do a su gran com­ple­ji­dad. El doc­tor Miguel Lit­ton y su equi­po de co­la­bo­ra­do­res, las «bri­ga­das uro­ló­gi­cas», son quie­nes han lle­va­do a ca­bo de ma­ne­ra so­li­da­ria es­ta la­bor du­ran­te los úl­ti­mos 30 años. Un pro­yec­to que se ha cons­ti­tui­do ahora como una fun­da­ción, la Fun­da­ción para la Coo­pe­ra­ción Mé­di­co-Qui­rúr­gi­ca Miguel Lit­ton.

El equi­po mé­di­co que com­po­ne la Fun­da­ción ha rea­li­za­do más de 1.800 in­ter­ven-

cio­nes qui­rúr­gi­cas a los pa­cien­tes más hu­mil­des y los ca­sos más di­fí­ci­les de di­fe­ren­tes paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na, como Ni­ca­ra­gua, Gua­te­ma­la u Hon­du­ras. Es­te pro­yec­to so­li­da­rio co­men­zó en la Ni­ca­ra­gua de 1989. «Fui­mos a un bau­ti­zo de la hi­ja de uno de nues­tros gran­des ami­gos allí –re­cuer­da el doc­tor Miguel Lit­ton–. Al po­co tiem­po em­pe­cé a ope­rar a fa­mi­lia­res de es­tos ami­gos. Des­pués me nom­bra­ron Cón­sul Ho­no­ra­rio de Ni­ca­ra­gua en Ma­drid. Dá­ba­mos con­fe­ren­cias so­bre ci­ru­gías trans­u­re­tra­les, que para ellos era muy no­ve­do­so... Ese fue el ger­men de to­do». Con el pa­so de los años y se­gún au­men­ta­ba la re­per­cu­sión de su tra­ba­jo, di­fe­ren­tes paí­ses so­li­ci­ta­ron sus ser­vi­cios. El uró­lo­go Miguel Lit­ton rea­li­zó es­ta ta­rea él so­lo du­ran­te 10 años. Más tar­de, uró­lo­gos de di­fe­ren­tes hos­pi­ta­les de España se in­cor­po­ra­ron a es­te pro­yec­to. «Siem­pre va­mos –in­di­ca el doc­tor Lit­ton– a hos­pi­ta­les pú­bli­cos. Los uró­lo­gos de allí son los que nos re­clu­tan a los pa­cien­tes y los ca­sos más com­ple­jos, aque­llos que ellos no sa­ben o no pue­den ha­cer».

En es­tos 30 años de ac­ti­vi­dad han rea­li­za­do to­do ti­po de in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas, como ci­ru­gías re­na­les de cálcu­los co­ra­li­for­mes o ro­tu­ras de ure­tra. Has­ta el pun­to de ser pio­ne­ros en va­rias de ellas. «Hi­ci­mos los pri­me­ros ca­sos por vía la­pa­ros­có­pi­ca –ex­pli­ca el uró­lo­go Miguel Lit­ton– en Ma­na­gua, Gua­te­ma­la y Te­gu­ci­gal­pa. A su vez, los tras­plan­tes re­na­les en Te­gu­ci­gal­pa con ex­trac­ción de do­nan­te vi­vo por la­pa­ros­co­pia fue­ron los pri­me­ros que se hi­cie­ron en Cen­troa­me­ri­ca».

La Fun­da­ción no so­lo bus­ca rea­li­zar las ci­ru­gías más com­ple­jas, sino ins­truir a los ci­ru­ja­nos. «Es fun­da­men­tal "en­se­ñar a pes­car": tra­tar de lle­var nues­tra ci­ru­gía muy ade­lan­ta­da a Cen­troa­mé­ri­ca. Y lo es­ta­mos con­si­guien­do. Han me­jo­ra­do mu­cho, so­bre to­do en Ni­ca­ra­gua». Los uró­lo­gos se es­tán or­ga­ni­zan­do en so­cie­da­des y han asis­ti­do a con­fe­ren­cias. «Nues­tro de­seo es traer aquí y dar una be­ca a los uró­lo­gos jó­ve­nes que vea­mos que tie­nen cua­li­da­des». Los mé­di­cos de Cen­troa­mé­ri­ca han apren­di­do mu­cho, pe­ro aún fal­ta para que pue­dan prac­ti­car las in­ter­ven­cio­nes por sí mis­mos. El ob­je­ti­vo úl­ti­mo es que el pa­cien­te pue­da ob­te­ner la ayu­da que ne­ce­si­ta. Para cum­plir con to­dos los ob­je­ti­vos, se ha cons­ti­tui­do la fun­da­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.