ES­PE­RAN­DO A LA PRÓ­XI­MA EPIDEMIA

ABC - Salud - - SALUD -

El pa­no­ra­ma ac­tual de las en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas, no es na­da nue­vo. Un ilus­tre mi­cro­bió­lo­go, Hans Zins­ser (1878-1940) es­cri­bía en su li­bro «Ra­tas, Pio­jos y His­to­ria» pu­bli­ca­do en 1935, unas fra­ses que es­tán de ra­bio­sa ac­tua­li­dad. «Las en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas es­tán cam­bian­do cons­tan­te­men­te, las nue­vas se en­cuen­tran en pro­ce­so de desa­rro­llo mien­tras que las an­ti­guas es­tán sien­do mo­di­fi­ca­das o des­apa­re­cien­do», y es que como él de­cía «Na­da en el mun­do de los se­res vi­vos, per­ma­ne­ce es­ta­ble».

Las per­so­nas que nos de­di­ca­mos a las en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas y a la mi­cro­bio­lo­gía clí­ni­ca es­ta­mos en con­ti­nua aler­ta. La pró­xi­ma pri­ma­ve­ra se cum­pli­rá una dé­ca­da de la de­tec­ción de un vi­rus de la gri­pe A H1N1 pan­dé­mi­co. Du­ran­te 20142015 asis­ti­mos a un au­men­to de ac­ti­vi­dad del vi­rus ébo­la, que des­de su pri­me­ra des­crip­ción en el an­ti­guo Zai­re ha­ce 40 años (ac­tual­men­te Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca de Con­go) y en Su­dán, re­apa­re­ce con bro­tes, que po­nen de ma­ni­fies­to la fra­gi­li­dad de las es­truc­tu­ras sa­ni­ta­rias, sub­de­sa­rro­llo del mun­do po­bre, y la gran la­bor que que­da por ha­cer para pro­te­ger una sa­lud glo­bal. Sir­va el ejem­plo del re­sur­gi­mien­to ac­tual.

Ha­ce dos años, a la par que mos­tró su ac­ti­vi­dad en nues­tro me­dio la fie­bre he­mo­rrá­gi­ca de Cri­mea-Con­go, el mun­do ex­pe­ri­men­tó la gran epidemia pro­vo­ca­da por el vi­rus Zi­ka. ¿Cuál se­rá la pró­xi­ma? Po­si­ble­men­te pro­ven­ga de un fo­co na­tu­ral en el mun­do ani­mal, como la ma­yo­ría, pe­ro no se pue­de des­car­tar que pro­ven­ga del pro­pio en­torno sa­ni­ta­rio por el uso in­dis­cri­mi­na­do y cre­cien­te de an­ti­mi­cro­bia­nos o in­clu­so de un ata­que bio­ló­gi­co. El tér­mino de in­fec­ción emer­gen­te y re-mer­gen­te, se ha pues­to de mo­da. Se usó por pri­me­ra vez en un bo­le­tín epi­de­mio­ló­gi­co semanal en los Es­ta­dos Uni­dos de Nor­tea­mé­ri­ca (Mor­ta­lity Mor­bi­dity Weekly Re­port – MMWR) en 1994 para re­fe­rir­se a una en­fer­me­dad in­fec­cio­sa cuya in­ci­den­cia en hu­ma­nos se hu­bie­se in­cre­men­ta­do en las dos úl­ti­mas dé­ca­das o ame­na­za­se con in­cre­men­tar­se en un fu­tu­ro pró­xi­mo. Ejem­plos de in­fec­cio­nes emer­gen­tes del si­glo pa­sa­do y prin­ci­pios de nues­tro si­glo fue­ron la en­fer­me­dad de los Le­gio­na­rios, la en­fer­me­dad de Ly­me, la neu­mo­nía asiá­ti­ca, …, aun­que, sin lu­gar a du­das, la gran in­fec­ción emer­gen­te de fi­na­les del si­glo XX, que con­ti­núa re­pre­sen­tan­do uno de los gran­des pro­ble­mas en es­tos co­mien­zos del si­glo XXI, es la pan­de­mia de in­fec­ción por el VIH-SIDA. De cla­ro ori­gen zoó­no­ti­co, su apa­ri­ción y rá­pi­da ex­ten­sión por to­do el mun­do ha im­pac­ta­do en la so­cie­dad y es­truc­tu­ras sa­ni­ta­rias, pe­ro hay mu­chas otras ame­na­zas. Ca­da po­cos años, la OMS nos mues­tra su in­quie­tud y nos enu­me­ra una se­rie de mi­cro­or­ga­nis­mos, en su ma­yo­ría vi­rus, aler­tán­do­nos de que se ha­ce pre­ci­so in­ver­tir y prio­ri­zar su in­ves­ti­ga­ción. Es­te año, a su lis­ta aña­dió la «en­fer­me­dad X» para lla­mar la aten­ción ha­cia una in­fec­ción, aún des­co­no­ci­da, tras­mi­ti­da o no por ar­tró­po­dos vec­to­res, que po­dría lle­gar.

Una for­ma de en­fo­car los pro­ble­mas ac­tua­les de sa­lud, y las que nos ace­chan, es la que en­glo­ba el tér­mino «OneHealth» o «Una So­la Sa­lud». Son mu­chas las vo­ces au­to­ri­za­das y las ins­ti­tu­cio­nes pres­ti­gio­sas en to­do el mun­do, las que re­sal­tan la im­por­tan­cia de la in­ter­co­ne­xión de la sa­lud hu­ma­na, la sa­ni­dad ani­mal, la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria y la es­ta­bi­li­dad de los eco­sis­te­mas. Sin com­par­tir es­ta vi­sión y sin la co­rrec­ta coor­di­na­ción de to­dos los ni­ve­les, es muy di­fí­cil lle­var a ca­bo una co­rrec­ta pla­ni­fi­ca­ción téc­ni­ca para abor­dar y con­tro­lar las cri­sis sa­ni­ta­rias. Sa­be­mos que, el 75% de to­das las in­fec­cio­nes emer­gen­tes y re­emer­gen­tes que es­tán afec­tan­do a hu­ma­nos en el si­glo XXI son zoonóticas y que en­tre 1990 y 2010, el 91% de las in­fec­cio­nes emer­gen­tes se pro­pa­ga­ron a par­tir de un fo­co sil­ves­tre. De ahí, la im­por­tan­cia de rea­li­zar una vi­gi­lan­cia me­dio am­bien­tal en la fau­na y

EL 75% DE TO­DAS LAS IN­FEC­CIO­NES EMER­GEN­TES QUE AFEC­TAN A LOS HU­MA­NOS EN EL SI­GLO XXI

SON ZOONÓTICAS

ar­tró­po­dos vec­to­res, ge­ne­rar da­tos (má­xi­me en la épo­ca del «Big Da­ta») para co­no­cer los ries­gos y adop­tar las me­di­das que evi­ten su ex­ten­sión y pro­pa­ga­ción a la po­bla­ción hu­ma­na.

La re­cien­te no­ti­cia de un nue­vo fa­lle­ci­mien­to en España por vi­rus Cri­mea-Con­go nos ins­ta a re­cor­dar que gra­cias a una be­ca del Ins­ti­tu­to de Sa­lud Carlos III otor­ga­da al Cen­tro de Ric­ket­tsio­sis y En­fer­me­da­des Trans­mi­ti­das por Ar­tró­po­dos Vec­to­res en La Rioja se pu­do cons­ta­tar que es­te vi­rus es­ta­ba cir­cu­lan­do en España. Ade­más me­dian­te otra be­ca otor­ga­da por la mis­ma Ins­ti­tu­ción se pu­do di­lu­ci­dar que es­te vi­rus era de ori­gen afri­cano (di­fe­ren­te a las ce­pas que cir­cu­lan en los Bal­ca­nes y Tur­quía don­de es­ta en­fer­me­dad es en­dé­mi­ca) y que po­si­ble­men­te se ha in­tro­du­jo me­dian­te los ar­tró­po­dos que pa­ra­si­tan aves mi­gra­to­rias. Ha­ce es­ca­sos días se aca­ban de con­fir­mar los pri­me­ros ca­sos de den­gue au­tóc­tono en España, don­de el vec­tor, co­no­ci­do como mos­qui­to ti­gre, si­gue avan­zan­do y ga­nan­do te­rri­to­rio. Só­lo te­nien­do es­te co­no­ci­mien­to se pue­de pen­sar que pue­de ha­ber hu­ma­nos afec­ta­dos en nues­tro me­dio, como tris­te­men­te ha su­ce­di­do, y de es­ta for­ma rea­li­zar un diag­nós­ti­co pre­coz y evi­tar que exis­tan con­ta­gios secundarios. Re­cuer­den que: «Lo que no se bus­ca, no se en­cuen­tra».

Abo­ga­mos por la opor­tu­ni­dad de man­te­ner una ca­pa­ci­ta­ción de diag­nós­ti­co clí­ni­co y mi­cro­bio­ló­gi­co y una vi­gi­lan­cia en sa­lud pú­bli­ca in­te­gral que per­mi­ta des­cri­bir con agi­li­dad y efi­cien­cia la apa­ri­ción de vi­rus de es­ta ca­rac­te­rís­ti­cas en nues­tro en­torno. Me­di­das ta­les como la in­cor­po­ra­ción del co­no­ci­mien­to a los pla­nes de gra­do y de for­ma­ción con­ti­nua­da en cien­cias de la sa­lud, la co­la­bo­ra­ción in­ter­dis­ci­pli­nar en­tre sa­ni­ta­rios y otros pro­fe­sio­na­les que dan so­por­te, así como una cultura de vi­sión in­te­gral de la lu­cha fren­te a las en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas de ori­gen zoo­nó­ti­co que en un mun­do glo­bal de­bie­ran ser fir­me­men­te apo­ya­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.