Lif­ting SIN CI­RU­GÍA

Son tra­ta­mien­tos que evi­tan el bis­tu­rí y por tan­to re­du­cen el tiem­po de re­cu­pe­ra­ción. Uti­li­zan des­car­gas de ener­gía en la piel para tra­tar des­col­ga­mien­tos, fla­ci­dez, arru­gas o ci­ca­tri­ces

ABC - Salud - - SALUD - TE­RE­SA DE LA CIERVA

No hay bis­tu­rí, pe­ro sí agu­jas. En el ca­so de Fa­ce­ti­te (ojo, no con­fun­dir­la con unos dis­po­si­ti­vos ca­se­ros para el re­ju­ve­ne­ci­mien­to cu­tá­neo que se ven­den en in­ter­net, con los que com­par­te nom­bre) es una cá­nu­la la que de­be in­tro­du­cir­se ba­jo la piel. El ob­je­ti­vo es tra­tar el des­col­ga­mien­to y la fla­ci­dez des­de el in­te­rior de la piel. El pro­ce­di­mien­to con­sis­te en in­tro­du­cir esa cá­nu­la de 1,30 mm ba­jo la piel para con­traer los te­ji­dos dér­mi­cos y sub­dér­mi­cos, ten­san­do la piel. «Se des­car­ga una ener­gía que re­trae el co­lá­geno de la der­mis, el sub­dér­mi­co y la fas­cia mus­cu­lar y des­ha­ce la gra­sa (si ha­ce fal­ta), coa­gu­lán­do­la», ex­pli­ca el doc­tor Fe­de­ri­co Pérez de la Romana, di­rec­tor el Ins­ti­tu­to que lle­va su nom­bre en Ali­can­te, y uno de los pio­ne­ros en la téc­ni­ca.

«Es como si tu­vie­ra­mos una “va­ri­ta” con la que po­de­mos di­se­ñar lo que que­re­mos en­co­ger o le­van­tar del ros­tro», ex­pli­ca. Y la gran no­ve­dad es que, si has­ta ahora la ra­dio­fre­cuen­cia se apli­ca­ba a tra­vés de la piel, con es­te sis­te­ma se apli­ca por den­tro. «Con­si­gue re­sul­ta­dos que se acer­can mu­cho a un mi­ni-lif­ting, sin ne­ce­si­dad de uti­li­zar anes­te­sia ge­ne­ral, sin in­ci­sio­nes y, por tan­to, sin ci­ca­tri­ces», in­di­ca. «El pro­ce­di­mien­to tie­ne una du­ra­ción de una ho­ra y no es ape­nas do­lo­ro­so porque se efec­túa con anes­te­sia lo­cal. No se pro­du­ce san­gra­do, y por tan­to hay po­cos mo­ra­to­nes. En cuan­to a la re­cu­pe­ra­ción, es muy rá­pi­da e in­do­lo­ra».

¿Para quién? «Pa­cien­tes jó­ve­nes cuya piel no es­té de­ma­sia­do de­te­rio­ra­da o, en per­so­nas más ma­yo­res, que no pue­dan to­le­rar la anes­te­sia o las téc­ni­cas de ci­ru­gía que son más lar­gas. En to­dos es­tos ca­sos, el re­sul­ta­do es mag­ní­fi­co y es­ta téc­ni­ca es­tá lla­ma­da a re­vo­lu­cio­nar el pre­sen­te y fu­tu­ro de la ci­ru­gía es­té­ti­ca del re­ju­ve­ne­ci­mien­to de la ca­ra», ase­gu­ra es­te es­pe­cia­lis­ta. Los pa­cien­tes pue­den mar­char­se a ca­sa tan só­lo dos ho­ras des­pués del pro­ce­di­mien­to y ten­drán que lle­var una ven­da com­pre­si­va du­ran­te dos días en­te­ros, y por las no­ches du­ran­te otros cinco más. «Tam­bién se­rán ne­ce­sa­rias al­gu­nas se­sio­nes de dre­na­je lin­fá­ti­co», avi­sa. Y ase­gu­ra que con una se­sión bas­ta para ob­te­ner re­sul­ta­dos sa­tis­fac­to­rios. «In­me­dia­ta­men­te des­pués del tra­ta­mien­to se ven re­sul­ta­dos, pe­ro la me­jo­ría es to­tal a los 6 me­ses. ¿Se pue­de rea­li­zar en el cuer­po? «Se pue­de tra­tar el cue­llo y al­gu­nas zo­nas del cuer­po como ca­ra in­ter­na de bra­zos y mus­los, y ro­di­llas», cuen­ta Pe­rez de la Romana. Y ade­más la ver­sión cor­po­ral, co­no­ci­da como Body­ti­te, tam­bién pue­de as­pi­rar la gra­sa y rea­li­zar un ti­po de li­po­suc­ción con ra­dio­fre­cuen­cia, pe­ro aquí ya es­ta­mos ha­blan­do de un pro­ce­so qui­rúr­gi­co.

¿Pre­cio? «Depende de las zo­nas que se tra­ten, pe­ro para que se ha­gan una idea se­ría la mi­tad que un lif­ting», apun­ta el doc­tor.

¿Dón­de? In­si­ti­tu­to Pérez de la Romana (Ali­can­te) y Dr. Sal­va­to­re Pa­gano, Clí­ni­ca Gol­den (Sevilla)

Con­tra arru­gas y ci­ca­tri­ces

Frac­to­ra es una tec­no­lo­gía apro­ba­da por la FDA, con la in­di­ca­ción de «sis­te­ma de re-

ju­ve­ne­ci­mien­to fa­cial no qui­rúr­gi­co, mí­ni­ma­men­te in­va­si­va y cien­tí­fi­ca­men­te pro­ba­da con nu­me­ro­sos es­tu­dios clí­ni­cos pu­bli­ca­dos en pres­ti­gio­sas re­vis­tas in­ter­na­cio­na­les, que pro­por­cio­na re­sul­ta­dos ex­cep­cio­na­les con un tiem­po mí­ni­mo de re­cu­pe­ra­ción», cuen­ta Le­ti­cia Ca­rre­ra, di­rec­to­ra del cen­tro mé­di­co Fe­li­ci­dad Ca­rre­ra.

«Frac­to­ra es­tá a mi­tad de ca­mino en­tre los lá­se­res frac­cio­na­dos/CO2 y otros pro­ce­di­mien­tos in­va­si­vos o qui­rúr­gi­cos porque rea­li­za un re­sur­fa­cing cu­tá­neo frac­cio­nal más efec­ti­vo que los pri­me­ros y con me­nos tiem­po de re­cu­pe­ra­ción, ries­go de hi­per­pig­men­ta­ción, ni da­ño tér­mi­co. ¿Có­mo fun­cio­na? La ra­dio­fre­cuen­cia pe­ne­tra en la piel a tra­vés de un «ro­ller» pro­vis­to de di­fe­ren­tes mi­cro­agu­jas que ge­ne­ran un ca­lor lo­ca­li­za­do en el te­ji­do sub­dér­mi­co, y es­ta ener­gía pro­du­ce la coa­gu­la­ción y abla­ción del te­ji­do pro­fun­do. ¿En qué se tra­du­ce es­to? «En una me­jo­ra in­me­dia­ta de la ca­li­dad de la piel para el pa­cien­te», ase­gu­ra Le­ti­cia Ca­rre­ra. Tie­ne tres apli­ca­do­res con di­fe­ren­te gro­sor que al­can­zan di­fe­ren­tes pro­fun­di­da­des de la piel (en­tre 3 y 5 mm). Cuan­do se quie­re me­jo­rar el as­pec­to de los po­ros y afi­nar pe­que­ñas arru­gas se lle­ga de for­ma su­per­fi­cial, cuan­do el ob­je­ti­vo es el ac­né ac­ti­vo o unas es­trías se tra­ba­ja en la der­mis, y para ci­ci­ca­tri­ces de ac­né y arru­gas muy pro­fun­da­se

se tra­ta de for­ma sub­dér­mi­ca. «La gran di­fe­ren­cia de Frac­to­ra con otros sis­te­mas es que per­mi­te re­gu­lar la im­pe­dan­cia y el sis­te­ma de con­trol de tem­pe­ra­tu­ra para adap­tar los tra­ta­mien­tos a ca­da in­di­ca­ción y ti­po de pa­cien­te.

¿Las zo­nas que se pue­den tra­tar? Pár­pa­do in­fe­rior y con­torno de ojos, la­bio su­pe­rior y arru­ga na­so­ge­nia­na, men­tón, na­riz, me­ji­llas, fren­te y cue­llo. Y en el cuer­po, ca­ra in­ter­na de bra­zos o de mus­los, ab­do­men, es­co­te, se­nos y ro­di­llas. «Y tam­bién axi­las para com­ba­tir la hi­per­hi­dro­sis», apun­ta Le­ti­cia. «En 3 se­sio­nes se eli­mi­na el su­dor», ase­gu­ra. Los re­sul­ta­dos son vi­si­bles des­pués de la pri­me­ra se­sión, sien­do más per­cep­ti­bles des­pués de dos se­ma­nas del tra­ta­mien­to, y las me­jo­ras con­ti­núan has­ta tres me­ses des­pués del tra­ta­mien­to. Se re­co­mien­dan en­tre 1 y 5 se­sio­nes, y se de­ben rea­li­zar ca­da 4 o 5 se­ma­nas. «Due­le, por lo que es ne­ce­sa­rio anes­te­sia lo­cal o cre­ma anes­té­si­ca re­for­za­da», apun­ta. «Y du­ran­te 24/48 ho­ras pue­de ha­ber mi­cro­le­sio­nes, sen­sa­ción de que­ma­zón, eri­te­ma e in­fla­ma­ción».

¿Pre­cio? Depende de las zo­nas tra­ta­das, pe­ro la­bio su­pe­rior jun­to a sur­cos na­so­ge­nia­nos y men­tón, son unos 400€ por se­sión.

¿Dón­de? Dra. Díaz Ley, en Fe­li­ci­dad Ca­rre­ra (Ma­drid); Dr. Sal­va­to­re Pa­gano, Clí­ni­ca Gol­den (Sevilla)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.