PE­DRO CA­VA­DAS MÉ­DI­CO DEL AÑO

ACEP­TA CA­SOS «IM­PO­SI­BLES» y ope­ra a pa­cien­tes en Ke­nia de for­ma al­truis­ta a tra­vés de su fun­da­ción

ABC - Salud - - SALUD - ADE PA­LO­MAR

Res­pon­sa­ble del pri­mer tras­plan­te de ca­ra de Es­pa­ña ha re­vo­lu­cio­na­do la mi­cro­ci­ru­gía

Que al doc­tor Pe­dro Ca­va­das (Va­len­cia, 1965) se le conozca po­pu­lar­men­te co­mo «el doc­tor mi­la­gro» no es ba­la­dí. Su tra­yec­to­ria mé­di­ca, mar­ca­da por tras­plan­tes im­po­si­bles, y su fa­ce­ta hu­ma­nis­ta le ha­cen me­re­ce­dor del apo­do y la ad­mi­ra­ción mun­dial.

Ade­más del tra­ba­jo que desa­rro­lla en el Hos­pi­tal de Ma­ni­ses (Va­len­cia), un cen­tro de ti­tu­la­ri­dad pú­bli­ca pe­ro de ges­tión pri­va­da, el va­len­ciano in­ter­vie­ne dos ve­ces al año de for­ma al­truis­ta en Áfri­ca a tra­vés de la Fun­da­ción Pe­dro Ca­va­das, que ayu­da a quien lo ne­ce­si­te (fun­da­men­tal­men­te a ni­ños), en mu­chos ca­sos a en­fer­mos que pre­ci­san tra­ta­mien­to y ca­re­cen de re­cur­sos.

Es­te año, los pre­mios ABC Sa­lud han con­ce­di­do el pre­mio a «Mé­di­co del Año» a es­te doc­tor va­len­ciano, res­pon­sa­ble del pri­mer tras­plan­te de ca­ra en Es­pa­ña y el pri­me­ro del mun­do en in­jer­tar las ma­nos a la al­tu­ra de los an­te­bra­zos a una mu­jer. Co­mo ha co­men­ta­do él mis­mo en más de una oca­sión, Ca­va­das tie­ne la cos­tum­bre de «no de­cir que no a na­da», y por ello acep­ta ci­ru­gías tan com­ple­jas co­mo im­pre­sio­nan­tes, ra­zo­nes por las cua­les se con­vier­ten siem­pre en no­ti­cia.

En no­viem­bre de 2007, Al­ba Lu­cía, una mu­jer co­lom­bia­na de 47 años que ha­bía su­fri­do la do­ble ampu­tación de las ma­nos por una ex­plo­sión cuan­do rea­li­za­ba un ex­pe­ri­men­to de quí­mi­ca, re­cu­pe­ró es­tos miem­bros y la sen­si­bi­li­dad en tan so­lo cin­co me­ses gra­cias al tras­plan­te bi­la­te­ral de Ca­va­das en una ope­ra­ción pio­ne­ra que du­ró unas do­ce ho­ras.

Con ca­da una de sus ope­ra­cio­nes,

el doc­tor de­vuel­ve la vi­da a sus pa­cien­tes, que acu­den a él en oca­sio­nes co­mo úl­ti­ma es­pe­ran­za, al­go que él mis­mo ha ad­mi­ti­do. Así lle­gó a sus ma­nos Wil­mer Arias, un jo­ven gua­te­mal­te­co que que­dó te­tra­plé­ji­co a los nue­ve años co­mo con­se­cuen­cia de una ba­la per­di­da en su co­lum­na ver­te­bral. La lesión le pro­vo­có una úl­ce­ra, a prio­ri, in­cu­ra­ble. En su país le di­je­ron que su ca­so «no te­nía so­lu­ción», pe­ro el doc­tor va­len­ciano y su equi­po le rea­li­za­ron una ci­ru­gía pa­ra unir la co­lum­na ver­te­bral a la pel­vis usan­do hue­so del pe­ro­né. El jo­ven pa­só de es­tar pos­tra­do en una ca­ma a po­der des­pla­zar­se en si­lla de ruedas.

La em­pa­tía, su fuer­te

La es­tre­cha re­la­ción que Ca­va­das es­ta­ble­ce con sus pa­cien­tes es una cua­li­dad que ellos mis­mos re­sal­tan. Sin em­bar­go, es­ta em­pa­tía le ha lle­va­do a me­nu­do a en­fren­tar­se a si­tua­cio­nes di­fí­ci­les. Fue el ca­so del hom­bre de 43 años que re­ci­bió el tras­plan­te de ca­ra, en 2009. Es­te ha­bía per­di­do, on­ce años atrás, par­te de sus ras­gos fa­cia­les por cul­pa de la ra­dio­te­ra­pia, y fue tras­plan­ta­do de la len­gua y la man­dí­bu­la. En 2013, el pa­cien­te fa­lle­ció por una en­fer­me­dad aje­na al tras­plan­te.

Es­ta vo­lun­tad por ayu­dar a los pa­cien­tes le lle­vó a de­jar la ci­ru­gía plás­ti­ca y de­di­car­se a la re­cons­truc­ti­va, «la más com­pli­ca­da, agra­de­ci­da y gra­ti­fi­can­te con di­fe­ren­cia» a su jui­cio. Las mues­tras de ca­ri­ño en­tre el mé­di­co y el pa­cien­te se su­ce­den ca­da vez que pre­sen­ta sus ope­ra­cio­nes. La úl­ti­ma la pro­ta­go­ni­zó Lo­nu­nu­ko, un ke­niano que ha­bía per­di­do par­te del ros­tro tras ser ata­ca­do por una hie­na en 2012. El hom­bre no po­día co­mer ni tra­gar has­ta que Ca­va­das lo­gró re­cons­truir­le la ca­ra y la mano con su mi­cro­ci­ru­gía. La in­ter­ven­ción de Lo­nu­nu­ko su­móun éxi­to más a la lis­ta de tras­plan­tes del ci­ru­jano, y en con­cre­to de ros­tro. Sa­mi­ra Ben­har o Mi­ke Koech son dos de los pa­cien­tes que tu­vie­ron la for­tu­na de caer en las ma­nos de Ca­va­das pa­ra es­te ti­po de mi­cro­ci­ru­gía. En 2016, Ben­har, una mu­jer ma­rro­quí que su­fría un gra­ve ca­so de tu­mor fa­cial que le ha­bía de­for­ma­do la ca­ra (le ocu­pa­ba la mi­tad de la ca­ra y le im­pe­día la vi­sión de un ojo), re­cu­pe­ró su as­pec­to tras ex­tir­par­le el tu­mor. En el ca­so de Koech, nin­guno de los es­pe­cia­lis­tas que le aten­die­ron en In­dia se atre­vía a in­ter­ve­nir­le el bul­to gi­gan­tes­co que cre­cía des­con­tro­la­da­men­te en su ros­tro des­de ha­cía diez años. Ca­va­das con­si­guió re­ti­rar­lo.

Un «hé­roe» en EE.UU.

La di­fi­cul­tad no ha fre­na­do nun­ca al ci­ru­jano va­len­ciano y no ha du­da­do en ope­ra­cio­nes ex­tre­mas, co­mo el tras­plan­te de bra­zo al ma­ri­ne de la Ar­ma­da de Es­ta­dos Uni­dos que per­dió el miem­bro tras un ac­ci­den­te en un sub­ma­rino en Car­ta­ge­na. Ca­va­das y su equi­po tu­vie­ron que afron­tar la fal­ta de rie­go du­ran­te ho­ras de­bi­do al tiem­po de res­ca­te del jo­ven. Es­ta ope­ra­ción, en mar­zo de 2018, le va­lió la con­de­co­ra­ción del ejér­ci­to ame­ri­cano.

Otro de los re­tos que acep­tó fue la re­cons­truc­ción, en 2007, del crá­neo de un ni­ño gua­te­mal­te­co de do­ce años que lo te­nía frac­tu­ra­do des­de que te­nía uno por un ac­ci­den­te.

De­trás de ca­da éxi­to de Pe­dro Ca­va­das se en­cuen­tra «el pla­cer de re­ga­lar una vi­da nue­va» o de «ali­viar el su­fri­mien­to a cam­bio de na­da», lo que con­si­de­ra la «obli­ga­ción éti­ca» cuan­do se tra­ta de «al­guien que no ha po­di­do ele­gir don­de na­cer»..

ILUS­TRA­CIO­NES ABC SA­LUD: J DE VE­LAS­CO

SUS CA­SOS El ma­ri­ne tras el tras­plan­te de bra­zo (izq). Aba­jo, la mu­jer a la que se le reali­zó el pri­mer tras­plan­te de ma­nos y an­te­bra­zos mun­dial y el ke­niano ata­ca­do por una hie­na.EN IMÁ­GE­NES Arri­ba, Sa­mi­ra Ben­har, la mu­jer ma­rro­quí a la que Ca­va­das le ex­tir­pó un tu­mor fa­cial que le de­for­ma­ba la ca­ra y le im­pe­día la vi­sión en un ojo. A su iz­quier­da, el ci­ru­jano jun­to al ke­niano Mi­ke Koech, tras ope­rar­le el bul­to que cre­cía sin con­trol en su ros­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.