CLÍ­NIC DE BAR­CE­LO­NA HOS­PI­TAL PÚ­BLI­CO

Tras en­sa­yar­la con éxi­to en pa­cien­tes con leu­ce­mia lin­fo­blás­ti­ca aguda re­sis­ten­te y lin­fo­ma, el Hos­pi­tal Clí­nic de Bar­ce­lo­na se plan­tea aho­ra el re­to de que la te­ra­pia con CAR-T –ba­sa­da en mo­di­fi­car las cé­lu­las in­mu­nes pa­ra que ata­quen a las can­ce­ro­sas–

ABC - Salud - - SALUD - EST­HER ARMORA

Pio­ne­ros en desa­rro­llar una te­ra­pia per­so­na­li­za­da con­tra el cán­cer que se ex­por­ta­rá a otros hos­pi­ta­les pú­bli­cos

Se­du­ci­do por la mú­si­ca que lle­ga­ba des­de el otro la­do del océano anun­cian­do una nue­va era en el tra­ta­mien­to del cán­cer, el in­mu­nó­lo­go del Hos­pi­tal Clí­nic de Bar­ce­lo­na, Ma­nuel Juan, gra­cias a una be­ca sa­bá­ti­ca del pro­pio hos­pi­tal, par­tió, en 2013, ha­cia Es­ta­dos Uni­dos pa­ra ob­ser­var de cer­ca el ar­se­nal te­ra­péu­ti­co re­vo­lu­cio­na­rio que la mul­ti­na­cio­nal No­var­tis, en co­la­bo­ra­ción con la Uni­ver­si­dad de Pen­sil­va­nia, es­ta­ban ar­man­do pa­ra com­ba­tir al­gu­nos de los ti­pos de cán­cer he­ma­to­ló­gi­co con peor pro­nós­ti­co cuan­do hay re­caí­da, la Leu­ce­mia Lin­fo­blás­ti­ca Aguda (LLA), la leu­ce­mia lin­fo­cí­ti­ca cró­ni­ca, y los lin­fo­mas no Hodg­kin.

La nue­va es­tra­te­gia pa­ra ha­cer fren­te a la LLA, de­no­mi­na­da CAR-T (el acró­ni­mo del in­glés Chi­me­ric An­ti­gen Re­cep­tor T-Cell) su­po­nía un re­vo­lu­cio­na­rio cam­bio de pa­ra­dig­ma: uti­li­zar las cé­lu­las del sis­te­ma in­mu­ne del pro­pio pa­cien­te y re­pro­gra­mar­las de for­ma ge­né­ti­ca pa­ra que ata­quen de for­ma se­lec­ti­va a las tu­mo­ra­les de­jan­do in­dem­nes las sa­nas. Era la pri­me­ra vez en la lar­ga lu­cha con­tra la en­fer­me­dad que se usa­ban «fár­ma­cos vi­vos» con po­ten­cial pa­ra ge­ne­rar una vi­gi­lan­cia in­mu­ne an­ti­tu­mo­ral a lo lar­go de la vi­da del pa­cien­te.

Ma­nuel Juan, Je­fe de la Sec­ción de In­mu­no­te­ra­pia del Ser­vi­cio de In­mu­no­lo­gía del Clí­nic y res­pon­sa­ble de la Pla­ta­for­ma de In­mu­no­te­ra­pia del cen­tro y del Hos­pi­tal Sant Joan de Deu, no fue el úni­co cien­tí­fi­co que se ins­tru­yó en Es­ta­dos Uni­dos so­bre el uso y po­ten­cial de es­ta nue­va tec­no­lo­gía. Tam­bién el hematólogo Ju­lio Del­ga­do y la he­ma­tó­lo­ga pe­diá­tri­ca Su­sa­na Ri­ves, de su mis­mo equi­po, se for­ma­ron en el ma­ne­jo clí­ni­co de la te­ra­pia con CAR-Ts. In­ten­ta­ron, se­gún ex­pli­can a ABC, que el gru­po del Clí­nic for­ma­ra par­te en ese mo­men­to del pro­yec­to im­pul­sa­do por la di­vi­sión in­ter­na­cio­nal de la far­ma­céu­ti­ca No­var­tis, «aun­que no fue po­si­ble».

«Al re­gre­sar, en 2014, de­ci­di­mos crear una es­truc­tu­ra pro­pia», se­ña­la el hematólogo. El equi­po del cen­tro bar­ce­lo­nés se es­tre­nó con la cons­truc­ción de un in­mu­no­rre­cep­tor CAR-T ba­sa­do en un an­ti­cuer­po pro­pio que ha­bía di­se­ña­do el Ser­vi­cio de In­mu­no­lo­gía del hos­pi­tal años atrás. Con ello arran­ca­ron el pro­yec­to, aun­que con po­co múscu­lo fi­nan­cie­ro. Una be­ca del Ins­ti­tu­to Car­los III pa­ra rea­li­zar la fa­se pre­clí­ni­ca y po­co más, apu­tan los in­ves­ti­ga­do­res.

ARI, el gran re­vul­si­vo

El gran re­vul­si­vo pa­ra el pro­yec­to, el que le dio real­men­te so­li­dez, fue el pro­gra­ma ARI (Asis­ten­cia Re­cer­ca In­ten­si­va), im­pul­sa­do por una jo­ven a la que diag­nos­ti­ca­ron la en­fer­me­dad a los 13 años, Aria­na Be­ne­dé Jo­ver, que em­pren­dió ini­cia­ti­vas so­li­da­rias pa­ra re­cau­dar fon­dos.

Ari, así se la co­no­cía y por ello se bau­ti­zó el pro­gra­ma con es­te nom­bre, de­ci­dió pa­ra su tra­ba­jo de fi­nal de ba­chi­lle­ra­to or­ga­ni­zar un concierto so­li­da­rio en 2015 y des­ti­nar los fon­dos a in­ves­ti­gar la en­fer­me­dad. Ese fue el ger­men del pro­yec­to ARI, el que dio alas a otro mu­cho más am­bi­cio­so: la crea­ción de la Pla­ta­for­ma CAR-T Clí­nic, des­de la que, ade­más de in­ves­ti­gar y tra­tar la leu­ce­mia, se pen­sa­ba po­der avan­zar tam­bién en la lu­cha con­tra otros ti­pos de cán­cer. So­lo en 2017 el pro­gra­ma ARI lo­gró re­cau­dar más de un mi­llón de eu­ros. «Sin el es­pal­da­ra­zo de ARI no lo hu­bé­ra­mos con­se­gui­do. El di­ne­ro ha ido lle­gan­do cuan­do lo ne­ce­si­tá­ba­mos», afir­ma Ma­nuel Juan.

Pri­mer en­sa­yo clí­ni­co

En el año 2017, fru­to del pro­yec­to im­pul­sa­do por Ari, quien, des­gra­cia­da­men­te fa­lle­ció an­tes de ver co­mo co­bra­ba cuer­po el CAR-T, el Hos­pi­tal Clí­nic pu­so en mar­cha el pri­mer en­sa­yo clí­ni­co di­ri­gi­do a eva­luar la se­gu­ri­dad y la efi­ca­cia de su pro­pio Chi­me­ric An­ti­gen Re­cep­tor-T (CART-T) con­tra la mo­lé­cu­la CD19 de es­tas leu­ce­mias y lin­fo­mas (CAR-T19). In­clu­yó una de­ce­na de pa­cien­tes con lin­fo­ma o leu­ce­mia lin­fo­blás­ti­ca aguda (LLA) que no ha­bían res­pon­di­do a los tra­ta­mien­tos con­ven­cio­na­les. «El CART19 es efec­ti­vo en un 85 por cien­to de los pa­cien­tes can­di­da­tos, que son los que no res­pon­den a los tra­ta­mien­tos y han te­ni­do re­caí­das, pe­ro tam­bién es efec­ti­vo en otras en­fer­me­da­des», apun­tan los ex­per­tos del Clí­nic. Es­te en­sa­yo con un CAR-T pro­pio con­vir­tió al Hos­pi­tal Clí­nic en uno de los po­quí­si­mos cen­tros eu­ro­peos ca­pa­ces de ofre­cer es­ta te­ra­pia fue­ra del desa­rro­llo co­mer­cial. «Nues­tro ob­je­ti­vo ha si­do siem­pre acer­car es­ta tec­no­lo­gía a la prác­ti­ca clí­ni­ca y lo he­mos con­se­gui­do», apun­ta Ju­lio Del­ga­do, con­sul­tor del Ser­vi­cio de He­ma­to­lo­gía del Clí­nic. En es­tos mo­men­tos la Pla­ta­for­ma CAR-T del hos­pi­tal cuen­ta con una

plan­ti­lla de 150 es­pe­cia­lis­tas de di­fe­ren­tes dis­ci­pli­nas des­de la que se han tra­ta­do ya a 25 pa­cien­tes 20 con LLA y cin­co con lin­fo­mas no Hodg­kin (LNH), sie­te de ellos pe­diá­tri­cos. «La su­per­vi­ven­cia li­bre de la en­fer­me­dad a los dos años es de cer­ca el 50 por cien­to», di­ce el ex­per­to, quien sub­ra­ya la im­por­tan­cia de es­te avan­ce «si se tie­ne en cuen­ta que has­ta aho­ra en los ca­sos de leu­ce­mia re­sis­ten­te so­lo po­día­mos ha­cer un tras­plan­te alo­gé­ni­co de mé­du­la ósea, más tó­xi­co y con una su­per­vi­ven­cia al año que no su­pera el 20 por cien­to», re­cuer­da Del­ga­do.

Ade­más de la efec­ti­vi­dad, una ven­ta­ja im­por­tan­te del CAR-T res­pec­to a la qui­mio­te­ra­pia o el tras­plan­te de mé­du­la ósea, son los po­cos efec­tos se­cun­da­rios que pre­sen­ta, aun­que hay dos que son gra­ves «e in­clu­so pue­den con­du­cir a la muer­te», el Sín­dro­me de li­be­ra­ción de ci­to­qui­nas (CRS) y la neu­ro­to­xi­ci­dad. «Aho­ra, el re­to, a ni­vel cli­ni­co, es re­du­cir esos efec­tos y, a ni­vel fun­cio­nal, que es­ta téc­ni­ca pa­se a la car­te­ra de ser­vi­cios del Clí­nic», apun­tan Juan y Del­ga­do. En­tre los pro­yec­tos fu­tu­ros de la pla­ta­for­ma es­tá el de am­pliar el pri­mer es­tu­dio de 25 a 54 pa­cien­tes y arran­car, a me­dia­dos de 2019, un es­tu­dio fa­se 2, en el que par­ti­ci­pa­rán 11 cen­tros es­pa­ño­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.