BAC­TE­RIAS pa­ra me­jo­rar la sa­lud

ADL Bio­na­tur se lan­za al mer­ca­do de los pro­bió­ti­cos y post­bió­ti­cos, cla­ves pa­ra nues­tro or­ga­nis­mo

ABC - Salud - - SALUD - JO­SE­FI­NA G. STEGMANN

No es­ta­mos so­los. Nues­tro cuer­po es un cóc­tel de se­res vi­vos y la re­la­ción con ellos es de­ter­mi­nan­te pa­ra la sa­lud. Có­mo nos re­la­cio­na­mos con el con­jun­to de mi­cro­or­ga­nis­mos que ha­bi­tan en no­so­tros pue­de con­di­cio­nar el desa­rro­llo de en­fer­me­da­des pe­ro tam­bién pue­de ayu­dar a pre­ve­nir­las. Los pro­bió­ti­cos, pre­ci­sa­men­te, son bac­te­rias vi­vas que ayu­dan, por ejem­plo, a man­te­ner el in­tes­tino sano. De ahí que su con­su­mo a tra­vés de ali­men­tos co­mo los yo­gu­res, su­ple­men­tos, cápsulas, so­bres... se ha­ya ge­ne­ra­li­za­do. Pe­ro tam­bién es­tán los post­bió­ti­cos, aun­que se ha­ble me­nos de ellos. En lu­gar de ad­mi­nis­trar bac­te­rias vi­vas, lo que se con­su­me en es­te ca­so es lo que esas bac­te­rias pro­du­cen: me­ta­bo­li­tos. Por po­ner un ejem­plo, ca­da per­so­na tie­ne ni­ve­les de se­ro­to­ni­na («hor­mo­na de la fe­li­ci­dad») di­fe­ren­tes. Ello se de­be, en par­te, a que la bac­te­ria en­car­ga­da de me­ta­bo­li­zar el ami­noá­ci­do (trip­tó­fano) que lue­go se con­vier­te en se­ro­to­ni­na es­tá en ni­ve­les más ba­jos en una per­so­na u otra. Si se sa­be cuál es esa bac­te­ria, se aís­la, se es­ca­la y se pue­de usar el cal­do de fer­men­ta­ción pa­ra ayu­dar al cuer­po a ele­var los ni­ve­les de se­ro­to­ni­na.

En ello se ha em­bar­ca­do la em­pre­sa ADL Bio­na­tur So­lu­tions, que es­tá desa­rro­llan­do pro­bió­ti­cos y post­bió­ti­cos, que ya se ofre­cen en el mer­ca­do, pe­ro con una di­fe­ren­cia: de for­ma per­so­na­li­za­da. «La idea es ofre­cer un com­ple­men­to ali­men­ti­cio ad hoc pa­ra ca­da per­so­na en fun­ción de sus ne­ce­si­da­des. Es­tas son infinitas pe­ro po­de­mos ofre­cer las que son ma­yo­ri­ta­rias», ex­pli­ca Pi­lar de la Huer­ta, CEO de ADL Bio­na­tur. En­tre las ne­ce­si­da­des ma­yo­ri­ta­rias se in­clu­yen, por ejem­plo, la ele­va­ción del es­ta­do de áni­mo de una per­so­na in­flu­yen­do en su ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción de se­ro­to­ni­na o la me­jo­ra de la ca­pa­ci­dad de di­ge­rir ali­men­tos, lo que in­flu­ye, de ma­ne­ra di­rec­ta, en la obe­si­dad. «Que­re­mos sa­ber qué ins­tru­men­to de la or­ques­ta le fal­ta a ca­da per­so­na en su or­ga­nis­mo y ofre­cér­se­la de for­ma pun­tual, no to­do el mun­do ne­ce­si­ta lo mis­mo», apun­ta Víc­tor In­fan­te, di­rec­tor de desa­rro­llo de ne­go­cio de ADL Bio­na­tur. Pe­ro la ali­men­ta­ción fun­cio­nal per­so­na­li­za­da no es lo úni­co so­bre lo que tra­ba­ja ADL Bio­na­tur. Es­ta em­pre­sa na­ció de la unión de dos com­pa- ñías cu­yas ac­ti­vi­da­des, tras la in­te­gra­ción, se man­tie­nen. Por un la­do, ADL Biop­har­ma, cen­tra­da en pro­ce­sos de fer­men­ta­ción pa­ra ter­ce­ros y fa­bri­ca­ción de prin­ci­pios ac­ti­vos be­ta­lac­tá­mi­cos, es de­cir, de­ri­va­dos de la pe­ni­ci­li­na pa­ra uso hu­mano. Por otro, Bio­na­tu­ris, que desa­rro­lla va­cu­nas, y pro­bió­ti­cos y post­bió­ti­cos pa­ra ani­ma­les.

Ome­ga 3 ob­te­ni­do de mi­cro­al­ga

La ac­tual ADL Bio­na­tur So­lu­tions ofre­ce a otras com­pa­ñías una ins­ta­la­ción de 150.000 me­tros cua­dra­dos ubi­ca­da en León pa­ra que pue­dan ha­cer pro­duc­tos a tra­vés de pro­ce­sos de fer­men­ta­ción. ¿Cuá­les? Tra­di­cio­nal­men­te, con es­te pro­ce­so se ob­tie­ne vino, cer­ve­za, etc. Pe­ro el aba­ni­co es mu­cho más am­plio. Hoy en día, la ma­ni­pu­la­ción ge­né­ti­ca de las bac­te­rias tam­bién pue­de ser­vir pa­ra ob­te­ner pro­duc­tos por fer­men­ta­ción. Por ejem­plo, el pa­chu­li o la ste­via que vie­nen de las plan­tas, pa­ra ob­te­ner fra­gan­cias y en­dul­zan­tes, res­pec­ti­va­men­te. ¿Cuá­les son las ven­ta­jas? Que no se de­pen­de de re­cur­sos na­tu­ra­les que pue­den al­te­rar la pu­re­za, ho­mo­ge­nei­dad, y can­ti­da­des, sien­do ade­más la fer­men­ta­ción un pro­ce­so más cos­to-efec­ti­vo y es­ta­ble. «Hay ca­da vez más gen­te in­ves­ti­gan­do y desa­rro­llan­do pro­ce­sos de fer­men­ta­ción y, lo que de­man­dan es ins­ta­la­cio­nes co­mo las nues­tras don­de po­der pro­du­cir­las a es­ca­la in­dus­trial», se­ña­la De la Huer­ta. Ade­más, «ofre­ce­mos el "know how" y los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra que cuen­ten con una fuen­te fia­ble y ro­bus­ta pa­ra su pro­duc­to es­tre­lla». Ac­tual­men­te, la plan­ta de León pro­du­ce un in­gre­dien­te cla­ve pa­ra la le­che ma­ter­ni­za­da, el co­lo­ran­te be­ta­ca­ro­teno y ome­ga 3, que en vez de ob­te­ner­se del pes­ca­do, se ob­tie­ne de una mi­cro­al­ga, que ha­ce un pro­duc­to más ren­ta­ble, ho­mo­gé­neo y pu­ro. Así mis­mo, ADL Bio­na­tur cuen­ta con más de diez fa­mi­lias de pa­ten­tes en el mun­do de la sa­lud, y con pro­yec­tos de I+D pa­ra el desa­rro­llo de pro­duc­tos pro­pios.

Los pro­bió­ti­cos y post­bió­ti­cos pue­den ayu­dar a pre­ve­nir en­fer­me­da­des

Pi­lar de la Huer­ta, CEO de ADL Bio­na­tur

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.