«Hay que aban­do­nar la idea del in­ves­ti­ga­dor he­roi­co y vo­lun­ta­rio­so»

Mu­jer e in­ves­ti­ga­do­ra es una com­bi­na­ción ca­si épi­ca en Es­pa­ña. Su crea­ción ha si­do un in­mu­no­bio­gra­ma que per­so­na­li­za el tra­ta­mien­to pa­ra pa­cien­tes con tras­plan­te de ri­ñón

ABC - Salud - - SALUD - RA­FA IBA­RRA ISA­BEL POR­TE­RO CEO DE BIOHOPE

Des­pués de su pa­so por la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca y la me­di­ci­na pú­bli­ca, en el Hos­pi­tal Se­ve­ro Ochoa de Le­ga­nés (Ma­drid), Isa­bel Por­te­ro de­ci­dió que la in­ves­ti­ga­ción tras­la­cio­nal era real­men­te lo que que­ría ha­cer. Apren­dió mu­cho en ge­ren­cia de equi­pos y, de to­do es­te «cal­do de cul­ti­vo» na­ce Biohope, una com­pa­ñía bio­mé­di­ca es­pa­ño­la que se cen­tra en la I+D+I de so­lu­cio­nes bio­tec­no­ló­gi­cas. Su pri­mer éxi­to, el in­mu­no­bio­gra­ma, per­mi­te per­so­na­li­zar el tra­ta­mien­to in­mu­no­su­pre­sor en pa­cien­tes con tras­plan­te de ri­ñón. Sus pri­me­ros da­tos se pre­sen­ta­ron con éxi­to en el pa­sa­do Con­gre­so de la So­cie­dad In­ter­na­cio­nal de Tras­plan­tes. Ade­más, es­te año Isa­bel Por­te­ro ha si­do se­lec­cio­na­da por la re­vis­ta «For­bes» co­mo una de las 100 men­tes más crea­ti­vas en el cam­po de la me­di­ci­na. –¿Sien­do mu­jer e in­ves­ti­ga­do­ra, có­mo se le ocu­rre crear una em­pre­sa bio­tec­no­ló­gi­ca en Es­pa­ña? –En 2015, en ple­na cri­sis, y mu­jer ma­yor de 40 años, lo que su­po­ne un hán­di­cap to­tal. Lo que hi­ce fue un tri­ple sal­to mor­tal. El em­pren­de­dor ti­po, y nó­te­se que di­go él, so­lía ser al­guien jo­ven, me­nor de 35 años se­gu­ro y, pre­fe­ren­te­men­te, va­rón. El ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo vi­sua­li­za a Bill Ga­tes de jo­ven, en un ga­ra­je, ha­cien­do una apli­ca­ción. Es de­cir, un va­rón mi­llen­nial. Y vie­ne una mu­jer de la era analó­gi­ca que de­ci­de «em­pren­der» con más de 40 años. Es­toy muy con­ten­ta de ha­ber­lo he­cho. Y si sir­vo de ejem­plo pa­ra otras mu­je­res, pues me­jor.

–¿Có­mo sur­ge la idea?

–Es una his­to­ria po­co con­ven­cio­nal. Al prin­des: ci­pio éra­mos so­lo dos per­so­nas, una «na­nopy­me», pe­ro a tra­vés de una ami­ga con­sul­to­ra, nos pre­sen­ta­mos a ayu­das na­cio­na­les y eu­ro­peas. Así ob­tu­vi­mos nues­tra pri­me­ra fi­nan­cia­ción y em­pe­za­mos a tra­ba­jar en el in­mu­no­bio­gra­ma. Lo in­no­va­dor del pro­yec­to, ade­más de re­sol­ver una cues­tión so­cial re­le­van­te, es que tie­ne dos pe­cu­lia­ri­da- en pri­mer lu­gar, al ser yo mé­di­ca, el pro­yec­to es­tá con­tex­tua­li­za­do des­de el «fi­nal ha­cia atrás». Es de­cir, pri­me­ro iden­ti­fi­ca­mos una ne­ce­si­dad muy cla­ra, co­mo es el tras­plan­te, en la que Es­pa­ña es una po­ten­cia, y fui­mos pa­ra atrás has­ta lle­gar a la in­ves­ti­ga­ción bá­si­ca. Par­ti­mos de la ne­ce­si­dad.

–¿Cuál es esa ne­ce­si­dad? –Pa­ra evi­tar el re­cha­zo en un tras­plan­te se em­plean fár­ma­cos in­mu­no­mo­du­la­do­res del sis­te­ma in­mu­ne, que se lla­man in­mu­no­su­pre­so­res. Ac­tual­men­te es­tos me­di­ca­men­tos se apli­can de for­ma em­pí­ri­ca, ba­sán­do­se en unas guías clí­ni­cas y se va pro­ban­do has­ta que se acier­ta con el que fun­cio­na. Jus­to lo con­tra­rio a la me­di­ci­na per­so­na­li­za­da. Y no so­lo pa­sa en el tras­plan­te re­nal, sino en las más de cien en­fer­me­da­des in­fla­ma­to­rias cró­ni­cas tra­ta­das con in­mu­no­su­pre­so­res. Si se com­pa­ra con el tra­ta­mien­to de las en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas o el cán­cer, en es­te ca­so es­ta­mos an­te la me­di­ci­na de la prehis­to­ria. Lo que he­mos he­cho es desa­rro­llar una he­rra­mien­ta pa­ra per­so­na­li­zar el tra­ta­mien­to in­mu­no­su­pre­sor. El pri­mer pa­so lo he­mos he­cho en el con­trol del re­cha­zo del tras­plan­te re­nal que ac­tual­men­te se ha­ce de for­ma prue­ba/error.

–¿Có­mo fun­cio­na exac­ta­men­te? –Se tra­ta de un cul­ti­vo de las cé­lu­las de la in­mu­ni­dad cir­cu­lan­tes, los leu­co­ci­tos. Es es­pe­cial, en el que ex­po­ne­mos las cé­lu­las del pa­cien­te a los dis­tin­tos in­mu­no­su­pre­so­res. De es­ta for­ma, me­di­mos la ca­pa­ci­dad de ca­da fár­ma­co de ate­nuar la res­pues­ta in­mu­ne. Ade­más, com­pa­ra­mos to­dos los me­di­ca­men­tos dis­po­ni­bles a la vez. Así, ve­mos cuál es el que le con­vie­ne a ca­da pa­cien­te. Es de­cir, se per­so­na­li­za el tra­ta­mien­to. –¿Qué re­sul­ta­dos han ob­te­ni­do y cuán­do es­tá pre­vis­to su uso en la clí­ni­ca? –En el úl­ti­mo con­gre­so mun­dial de tras­plan­tes, ce­le­bra­do en Ma­drid, he­mos pre­sen­ta­do los da­tos de un en­sa­yo clí­ni­co rea­li­za­do en las uni­da­des de Tras­plan­te Re­nal del Hos­pi­tal Puer­ta de Hie­rro y el de la Paz (Ma­drid), con re­sul­ta­dos po­si­ti­vos. Lo he­mos he­cho con pa­cien­tes que han re­ci­bi­do un tras­plan­te de ri­ñón. En­tre los que han re­cha­za­do el ri­ñón, la in­for­ma­ción que nos fa­ci­li­ta­ba el an­ti­bio­gra­ma era que eran re­sis­ten­tes a la me­di­ca­ción que es­ta­ban to­ma­do, y en los que van bien, nos da que son sen­si­bles. Es de­cir, nues­tros re­sul­ta­dos se co­rre­la­cio­nan con la clí­ni­ca. Lo bueno es que no so­lo in­for­ma so­bre qué fár­ma­cos son re­sis­ten­tes, sino que apor­ta al­ter­na­ti­vas de tra­ta­mien­to.

–¿Qué ven­ta­jas tie­ne? –Dos muy cla­ras. La pri­me­ra, eco­nó­mi­ca, ya que si se ad­mi­nis­tra des­de el pri­mer mo­men­to el me­di­ca­men­to que ob­tie­ne los me­jo­res re­sul­ta­dos se evi­tan prue­bas in­ne­ce­sa­rias. Y, so­bre to­do, un be­ne­fi­cio pa­ra el pa­cien­te, ya que se re­du­cen los efec­tos ad­ver­sos.

–¿So­lo ser­vi­ría pa­ra tras­plan­te re­nal? –Val­dría pa­ra cual­quier ti­po de tras­plan­te, en teo­ría. Peor no lo he­mos de­mos­tra­do. –¿Có­mo se lle­va ser una de las 100 mu­je­res más crea­ti­vas? –Creo que más bie­nes es un re­co­no­ci­mien­to pa­ra to­da la em­pre­sa y las per­so­nas que la com­po­nen. el si­glo XIX. El tra­ba­jo en equi­po lle­va a es­te ti­po de re­co­no­ci­mien­to. A mí lo que me pa­re­ce re­le­van­te es que ha­ya un in­te­rés so­cial y po­lí­ti­co por la in­ves­ti­ga­ción. De­be­mos aban­do­nar la idea del «in­ves­ti­ga­dor he­roi­co y vo­lun­ta­rio­so».

«NUES­TRO PRO­YEC­TO PAR­TE DE LA NE­CE­SI­DAD DEN­TRO DEL TRAS­PLAN­TE, EN EL QUE ES­PA­ÑA ES UNA PO­TEN­CIA CLA­RA»

RO­BER SOL­SO­NA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.