El Nue­vo Cen­tro Mé­di­co Ru­ber In­ter­na­cio­nal abor­da pro­ble­mas de in­con­ti­nen­cia uri­na­ria en am­bos se­xos y dis­fun­ción eréc­til de ma­ne­ra in­te­gral

Su equi­po es pio­ne­ro en Es­pa­ña en la im­plan­ta­ción del es­fín­ter uri­na­rio ar­ti­fi­cial fe­me­nino y en ci­ru­gía de do­lor pél­vi­co cró­ni­co

ABC - Salud - - SALUD -

La in­con­ti­nen­cia uri­na­ria es un pro­ble­ma so­cial que dis­mi­nu­ye nues­tra ca­li­dad de vi­da. Un pro­ble­ma prin­ci­pal­men­te de mu­je­res -con­cre­ta­men­te del 23% fren­te al 9% de los va­ro­nes, se­gún el Ob­ser­va­to­rio Na­cio­nal de In­con­ti­nen­cia- que cuen­ta con múl­ti­ples so­lu­cio­nes, co­mo el uso de sus­tan­cias vul­ca­ni­zan­tes, ma­llas o ca­bes­tri­llos.

Pa­ra el 20% de las pa­cien­tes, es­tas me­di­das no son su­fi­cien­tes y pue­den ne­ce­si­tar el im­plan­te de un es­fín­ter uri­na­rio ar­ti­fi­cial. Es una ope­ra­ción com­ple­ja con po­si­bles com­pli­ca­cio­nes que so­lo se ha prac­ti­ca­do me­dian­te ci­ru­gía ro­bó­ti­ca a tres pa­cien­tes en Es­pa­ña. Dos de esas tres in­ter­ven­cio­nes han si­do rea­li­za­das por el equi­po de uró­lo­gos del nue­vo Cen­tro Mé­di­co Ru­ber In­ter­na­cio­nal, ubi­ca­do en el Pa­seo de la Ha­ba­na de Ma­drid. El cen­tro, abier­to en ju­nio de es­te año, cuen­ta con más de 2.500 m2 dis­tri­bui­dos en un edi­fi­cio de cua­tro plan­tas, do­ta­das con la úl­ti­ma tec­no­lo­gía mé­di­ca. Cer­ca de 70 pro­fe­sio­na­les, pro­ce­den­tes del Hos­pi­tal Ru­ber In­ter­na­cio­nal y de otros hos­pi­ta­les del Gru­po Qui­rón­sa­lud, ofre­ce aten­ción clí­ni­ca com­ple­ta en 25 dis­ci­pli­nas mé­di­cas en­fo­ca­das a ga­ran­ti­zar la ex­ce­len­cia de sus ser­vi­cios.

El Ser­vi­cio de Uro­lo­gía de Pa­seo de la Ha­ba­na rea­li­za es­te ti­po de ci­ru­gía y ofre­ce di­fe­ren­tes tra­ta­mien­tos pa­ra cual­quier in­con­ti­nen­cia uri­na­ria, se­gún su ti­po (de ur­gen­cia o es­fuer­zo) o gra­ve­dad. El equi­po de es­pe­cia­lis­tas tam­bién es pio­ne­ro en la li­be­ra­ción del ner­vio pu­den­do, si­tua­do en la re­gión pél­vi­ca, me­dian­te ci­ru­gía ro­bó­ti­ca en pa­cien­tes con do­lor pél­vi­co cró­ni­co. A su vez, el equi­po de uró­lo­gos ofre­ce so­lu­cio­nes a pro­ble­mas de la sa­lud del va­rón, co­mo la dis­fun­ción eréc­til o el dé­fi­cit de tes­tos­te­ro­na.

In­con­ti­nen­cia uri­na­ria

La in­con­ti­nen­cia uri­na­ria afec­ta a la ca­pa­ci­dad del tracto uri­na­rio de re­te­ner la ori­na que se al­ma­ce­na en la ve­ji­ga du­ran­te la fa­se de lle­na­do. Es­te tras­torno pue­de ma­ni­fes­tar­se de tres for­mas dis­tin­tas: in­con­ti­nen­cia uri­na­ria de es­fuer­zo o es­trés, de ur­gen­cia y mix­ta (que com­bi­na ca­rac­te­rís­ti­cas de las dos an­te­rio­res). En la in­con­ti­nen­cia de es­trés se pro­du­ce la pér­di­da in­vo­lun­ta­ria de ori­na con los es­fuer­zos (co­ger pe­so, to­ser, etc.). Es­to se de­be a que el es­fín­ter no es ca­paz de so­por­tar el au­men­to de pre­sión ab­do­mi­nal. En cam­bio, la in­con­ti­nen­cia de ur­gen­cia con­sis­te en un de­seo im­pe­rio­so de ori­nar di­fí­cil­men­te controlable.

Pa­ra los ca­sos más le­ves de in­con­ti­nen­cia de es­fuer­zo, los tra­ta­mien­tos bus­can re­for­zar las es­truc­tu­ras del sue­lo pél­vi­co múscu­lo-li­ga­men­to­sas que sir­ven de apo­yo y sos­tén a los ór­ga­nos pél­vi­cos co­mo la ve­ji­ga, la ure­tra y el rec­to-me­dian­te reha­bi­li­ta­ción fí­si­ca, in­yec­ción de sus­tan­cias vul­ca­ni­zan­tes que, cual si­li­co­na, cie­rran un po­co la ure­tra (el con­duc­to por el que ex­pul­sa­mos la mic­ción) y ma­llas o ca­bes­tri­llos que su­je­tan las de­bi­li­ta­das es­truc­tu­ras mus­cu­la­res del sue­lo pél­vi­co que no son ca­pa­ces de man­te­ner el cie­rre del cue­llo de la ve­ji­ga.

Se­gún ex­pli­ca el uró­lo­go del Cen­tro Mé­di­co Ru­ber In­ter­na­cio­nal de Pa­seo de la Ha­ba­na, Mi­guel Sán­chez En­ci­nas es­tas te­ra­pias no son efec­ti­vas pa­ra el 20% de las pa­cien­tes. La úl­ti­ma so­lu­ción dis­po­ni­ble es la im­plan­ta­ción de un es­fín­ter uri­na­rio ar­ti­fi­cial me­dian­te ci­ru­gía la­pa­ros­có­pi­ca y el uso del ro­bot qui­rúr­gi­co Da Vin­ci. En es­te ti­po de in­ter­ven­ción se in­tro­du­ce una cin­ta al­re­de­dor de la ure­tra que va co­nec­ta­da a un reservorio, si­tua­do en el ab­do­men. Así co­mo una bom­ba, si­tua­da en el la­bio ma­yor de la va­gi­na. «Es un ani­llo que se re­lle­na con lí­qui­do, co­mo un flo­ta­dor -ex­pli­ca el doc­tor Mi­guel Sán­chez- y al es­tar lleno te cie­rra la ure­tra y el cue­llo de la ve­ji­ga. Al pul­sar un dis­po­si­ti­vo, abres el cir­cui­to de for­ma que ese lí­qui­do vuel­ve al reservorio y te da tiem­po pa­ra mic­cio­nar. Al ca­bo de en­tre tres y cin­co mi­nu­tos el pro­pio reservorio vuel­ve a man­dar el lí­qui­do al ani­llo pa­ra que cie­rre de nue­vo». Es­ta ope­ra­ción fun­cio­na de igual for­ma en hom­bres con in­con­ti­nen­cia de es­fuer­zo se­ve­ra tras pros­ta­tec­to­mia.

En los ca­sos de in­con­ti­nen­cia de ur­gen­cia, las prin­ci­pa­les vías de tra­ta­mien­to son fár­ma­cos de vía oral. En ca­so de fra­ca­sar, la otra op­ción prin­ci­pal es la ad­mi­nis­tra­ción pe­rió­di­ca de la to­xi­na bo­tu­lí­ni­ca o bótox en el múscu­lo de­tru­sor de la ve­ji­ga.

Exis­ten otras pa­to­lo­gías del sue­lo pél­vi­co que se ma­ni­fies­tan con do­lor en el pe­ne, los la­bios va­gi­na­les, es­cro­to y pe­ri­né por com­pre­sión del ner­vio pu­den­do. «El ner­vio -se­gún el doc­tor Mi­guel Sán­chez En­ci­nas- pa­sa por un ca­nal en la pel­vis que pue­de ver­se afec­ta­do por pro­ce­sos co­mo ci­ru­gías, par­tos y trau­ma­tis­mos. Es­ta neu­ro­pa­tía, que cau­sa do­lor pél­vi­co cró­ni­co, dis­po­ne de un tra­ta­mien­to me­dian­te ci­ru­gía ro­bó­ti­ca. El equi­po de uró­lo­gos del Cen­tro Mé­di­co Ru­ber In­ter­na­cio­nal ya ha rea­li­za­do es­ta in­ter­ven­ción a seis pa­cien­tes dis­tin­tos.

Dis­fun­ción eréc­til

La dis­fun­ción eréc­til es un pro­ble­ma ha­bi­tual que es tra­ta­do en es­te nue­vo cen­tro mé­di­co y con­si­de­ra­do co­mo tal cuan­do per­sis­te du­ran­te más de un mes. Hay dos gran­des gru­pos de pa­cien­tes, los psi­co­ló­gi­cos y los or­gá­ni­cos. Así co­mo aque­llos que com­par­ten un po­co de los dos ti­pos an­te­rio­res. La obe­si­dad, la hi­per­ten­sión, dia­be­tes o el ta­ba­quis­mo son al­gu­nos de los fac­to­res de ries­go de una dis­fun­ción que pue­de con­ver­tir­se en un pro­ble­ma más gra­ve, da­do que to­dos es­tos fac­to­res in­fla­man el en­do­te­lio, el te­ji­do que re­cu­bre la zo­na in­ter­na de los va­sos san­guí­neos. «La ar­te­rioes­cle­ro­sis -ex­pli­ca Sán­chez- co­mien­za por los pe­que­ños va­sos del pe­ne y, a me­di­da que la en­fer­me­dad no se con­tro­la y avan­za, afec­ta a la ar­te­ria más im­por­tan­te del or­ga­nis­mo, co­ro­na­rias, ar­te­rias ce­re­bra­les, aor­ta».

La pri­me­ra lí­nea de tra­ta­mien­to es far­ma­co­ló­gi­ca. Una se­rie de me­di­ca­men­tos que fa­ci­li­tan la va­so­di­la­ta­ción de los cuer­pos ca­ver­no­sos del pe­ne pa­ra que en­tre san­gre y se pro­duz­ca la ri­gi­dez y la erec­ción. El 80% de los pa­cien­tes tie­nen una me­jo­ría con es­te tra­ta­mien­to. «Un 20% no res­pon­de por te­ner un pro­ble­ma gra­ve de en­do­te­lio. En es­tos ca­sos hay que in­yec­tar el va­so­di­la­ta­dor di­rec­ta­men­te en el pe­ne a tra­vés de la ure­tra o en el cuer­po es­pon­jo­so de la ure­tra. Es­to fun­cio­na en la mi­tad de ca­sos. Hay un por­cen­ta­je de ellos que aca­ban fi­nal­men­te en el im­plan­te de una pró­te­sis de pe­ne».

La pró­te­sis de pe­ne con­sis­te en dos ci­lin­dros que se in­ser­tan den­tro de los cuer­pos ca­ver­no­sos del pe­ne (el cuer­po ca­ver­no­so es co­mo una es­pe­cie de ci­lin­dro de múscu­lo que lo di­la­ta). «El pa­cien­te tie­ne una bom­ba en el es­cro­to que bom­bea el lí­qui­do des­de el reservorio ab­do­mi­nal. Cuan­do quie­res una erec­ción, bom­beas ese lí­qui­do y los ci­lin­dros se van re­lle­nan­do. Se po­nen rí­gi­dos y el pe­ne se va po­nien­do en erec­ción».

El Ser­vi­cio de Uro­lo­gía del cen­tro ofre­ce so­lu­cio­nes qui­rúr­gi­cas y tra­ta­mien­tos de van­guar­dia a pro­ble­mas de sa­lud co­mo la in­con­ti­nen­cia uri­na­ria, la dis­fun­ción eréc­til o el dé­fi­cit de tes­tos­te­ro­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.