SÚMATE AL FRESH FOOD

De­man­da­dos por sus gran­des pro­pie­da­des nu­tri­cio­na­les, nue­vos ve­ge­ta­les ate­rri­zan en pla­tos y re­ce­tas ¿Mo­da o su­per­ali­men­tos?

ABC - Salud - - SALUD - CHA­RO BA­RRO­SO

TO­MA­MOS UN 40% ME­NOS DE VE­GE­TA­LES QUE HA­CE 50 AÑOS

EL KA­LE ES UNO DE LAS VER­DU­RAS MÁS SA­NAS DEL PLA­NE­TA

En unas fe­chas don­de los ex­ce­sos se sien­tan a la me­sa, ha­blar de ver­du­ras pue­de re­sul­tar ca­si un pe­ca­do, pe­ro con­vie­ne to­mar nota pa­ra re­cu­pe­rar­se de esos ki­los de más o pa­ra ini­ciar­se en unos há­bi­tos de vi­da sa­lu­da­ble. O, por qué no, sor­pren­der con nue­vas va­rie­da­des es­tas Na­vi­da­des. Por­que si hay que to­mar cin­co ra­cio­nes al día en­tre fru­tas y hor­ta­li­zas, los es­pa­ño­les nos que­da­mos en me­nos de tres, se­gún el úl­ti­mo in­for­me de la Fun­da­ción Es­pa­ño­la de Nu­tri­ción (FEN). Ade­más, hoy to­ma­mos un 40% me­nos de ve­ge­ta­les que ha­ce cin­cuen­ta años aun­que el top lo con­si­guen los to­ma­tes, las ce­bo­llas, los pi­mien­tos, las le­chu­gas y los ca­la­ba­ci­nes. Pe­ro fren­te a lo tra­di­cio­nal, ca­da día ate­rri­zan en nues­tra me­sa nue­vas va­rie­da­des que arra­san por sus gran­des pro­pie­da­des. Ve­ge­ta­les «co­ol» y de mo­da que en­tran a for­mar par­te de los lla­ma­dos su­per­ali­men­tos: ka­le, bi­mi, mi­zu­na, sal­si­fí...

«La evo­lu­ción po­si­ti­va del mer­ca­do eco­ló­gi­co es­pa­ñol en los úl­ti­mos años de­mues­tra el cre­cien­te in­te­rés de los con­su­mi­do­res por es­te ti­po de pro­duc­tos y las nue­vas ver­du­ras co­mo el ka­le o el bi­mi no son una ex­cep­ción. El con­su­mo de pro­duc­tos eco­ló­gi­cos en Es­pa­ña su­po­ne ya unos 1.700 mi­llo­nes de eu­ros al año», se­ña­la Pa­co Ca­sa­llo, di­rec­tor ge­ne­ral de Ha­cien­da­sBio, quien pre­ci­sa que «a la ne­ce­si­dad de cui­dar la ali­men­ta­ción se ha su­ma­do una nue­va con­cien­cia de los con­su­mi­do­res, que exi­gen pro­duc­tos sin com­po­nen­tes quí­mi­cos y res­pe­tuo­sos con el me­dio am­bien­te. La irrup­ción de nue­vas ver­du­ras co­mo el ka­le o el bi­mi es­tá vin­cu­la­da a la pro­duc­ción eco­ló­gi­ca, que no so­lo po­ten­cia el au­tén­ti­co sa­bor del ali­men­to sino que lo ha­ce res­pe­tan­do su es­ta­cio­na­li­dad y pre­ser­van­do la fer­ti­li­dad de la tie­rra». Des­de la OCU ad­vier­ten de que «si bien es cier­to que mu­chos de es­tos su­per­ali­men­tos re­sul­tan nu­tri­cio­nal­men­te muy in­tere­san­tes, han de fo­mar par­te de una die­ta va­ria­da y equi­li­bra­da. Pe­ro no son mi­la­gro­sos ni cu­ran en­fer­me­da­des co­mo a ve­ces se in­ten­ta ha­cer­nos creer».

Es­ta ver­du­ra pa­re­ci­da al bró­co­li y de la fa­mi­lia de la co­li­flor y el re­po­llo, es­tá en el top ten de los ve­ge­ta­les más sa­nos del pla­ne­ta. En Es­ta­dos Uni­dos se le ha de­di­ca­do un Día Na­cio­nal y es de­man­da­da por sus gran­des vir­tu­des nu­tri­cio­na­les que co­rren de bo­ca en bo­ca: más hie­rro que la car­ne de ter­ne­ra, más cal­cio que la le­che y sin ape­nas ca­lo­rías. Con­tie­ne glu­co­si­no­la­tos, cu­yos efec­tos preventivos so­bre el cán­cer de prós­ta­ta se es­tán in­ves­ti­gan­do; sus sul­fo­ra­nos tie­nen efec­tos an­ti­in­fla­ma­to­rios. Con­tie­ne bo­ro, un mi­ne-

ral que pre­vie­ne la pér­di­da de es­tró­ge­nos y ayu­da a fi­jar el cal­cio en los hue­sos, de mo­do que re­sul­ta re­co­men­da­ble pa­ra la die­ta de la mu­jer en la me­no­pau­sia. Aho­ra bien, ¿Más hie­rro que un fi­le­te? La di­fe­ren­cia en­tre am­bos es que el hie­rro de ori­gen ani­mal se ab­sor­be mu­cho me­jor (al­re­de­dor del 25%), mien­tras que la ab­sor­ción del de ori­gen ve­ge­tal es mu­cho más ba­ja (no más del 5%). Al­go si­mi­lar su­ce­de con el cal­cio: mien­tras que el de la le­che es muy «bio­dis­po­ni­ble», fá­cil­men­te apro­ve­cha­ble por el or­ga­nis­mo, el cal­cio pre­sen­te en los ve­ge­ta­les se ab­sor­be me­nos, por la pre­sen­cia de fi­ta­tos.

Bi­mi. Es­ta hor­ta­li­za de ta­llo lar­go y sa­bor sua­ve sur­ge del cru­ce en­tre el bró­co­li con­ven­cio­nal y el chino o kai­lan. Se­gún un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de Car­ta­ge­na, tie­ne un 60% más de com­pues­tos bio­ac­ti­vos que el bró­co­li y, ade­más, nues­tro or­ga­nis­mo los ab­sor­be me­jor. Aho­ra bien, es­tas pro­pie­da­des pue­den per­der­se se­gún la for­ma en la se pre­pa­re, por lo que es me­jor con­su­mir­lo cru­do o co­ci­nar­lo al va­por en vez de her­vi­do. Otro be­ne­fi­cio de es­te su­per­ali­men­to es su al­to con­te­ni­do en vi­ta­mi­na C, aun­que es­te sea in­fe­rior al de otros ali­men­tos co­mo la na­ran­ja. La OCU ad­vier­te de que es un ali­men­to con in­tere­san­tes pro­pie­da­des nu­tri­cio­na­les, pe­ro ni mi­la­gro­so ni in­dis­pen­sa­ble. «In­no­var en la co­ci­na y pro­bar ali­men­tos nue­vos re­sul­ta in­tere­san­te siem­pre que el bol­si­llo te lo per­mi­ta ya que 1 kg de bi­mi cues­ta unos 7 eu­ros, fren­te a los 2 eu­ros que cues­ta el kg de bró­co­li tra­di­cio­nal».

Sal­si­fí. Con gran can­ti­dad de fi­bra es­ta ver­du­ra es muy ba­ja en ca­lo­rías. El sal­si­fí blan­co tam­bién lla­ma­do bar­ba de ca­bra se pue­de con­se­guir de mar­zo a ma­yo, y lo que se con­su­me prin­ci­pal­men­te es su raíz, de co­lor ama­ri­llo blan­que­cino y de for­ma có­ni­ca.Nu­tri­cio­nal­men­te des­ta­ca por el al­to con­te­ni­do de vi­ta­mi­nas E, B1 y B2, de mi­ne­ra­les co­mo hie­rro, fós­fo­ro y cal­cio.

Mi­zu­na. Ori­gi­na­ria de paí­ses de Orien­te, y de la mis­ma fa­mi­liaque la rú­cu­la y el ka­le, se ob­tie­ne de la se­mi­lla de la mos­ta­za. Se con­si­de­ra un gran an­ti­oxi­dan­te ya que con­tie­ne gran­des do­sis de vi­ta­mi­na C, clo­ro­fi­la y ca­ro­te­nos y glu­co­si­no­la­tos, li­ga­dos a la pre­ven­ción de tu­mo­res. Sus pro­pie­da­des an­ti­in­fla­ma­to­rias com­ba­ten ni­ve­les al­tos de his­ta­mi­na, que lo­gra la des­in­fla­ma­ción ce­lu­lar. Ex­per­tos y mé­di­cos in­sis­ten que los ali­men­tos de ori­gen ve­ge­tal de­be­rían ser el pi­lar de nues­tra die­ta, pues su­po­nen au­tén­ti­cas jo­yas nu­tri­cio­na­les, po­bres en ca­lo­rías y muy ri­cas en nu­trien­tes. Es­ta ten­den­cia ha­cia el fresh­food es al­go que las em­pre­sas del sec­tor hor­to­fruc­tí­co­la tam­bién tie­nen cla­ro, de ma­ne­ra que co­mien­zan a cen­trar sus es­fuer­zos en ex­ten­der la cos­tum­bre de con­su­mir ver­du­ras y fru­tas co­mo al­ter­na­ti­va sa­lu­da­ble a los snacks in­dus­tria­les que con­tie­nen al­tas do­sis de gra­sa. Pe­ro ade­más de com­prar­los ya he­chos una es­tu­pen­da op­ción es ha­cer­los en ca­sa pe­ro nun­ca fri­tos. Ca­la­ba­ci­nes, ca­la­ba­za, ka­le, be­ren­je­nas... re­sul­tan idea­les. Hay que des­hi­dra­tar las ver­du­ras an­tes es­pol­vo­reán­do­las con sal y de­ján­do­las re­po­sar una me­dia ho­ra. Des­pués ya es­tán lis­tas pa­ra el horno o el mi­cro­on­das y con­se­guir snacks sa­lu­da­bles pa­ra lle­var a cual­quier par­te o con­di­men­tar cual­quier pla­to.

VE­GE­TA­LES: PO­BRES EN CA­LO­RÍAS Y RI­COS EN NU­TRIEN­TES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.