In-mi­gran­tes

ABC (Sevilla) - - OPINIÓN -

Creo que si hay al­go por lo que se ca­rac­te­ri­za el dis­cur­so so­cial con­tem­po­rá­neo es, más que por su ti­bie­za y de­ma­go­gia, por el edul­co­ra­do len­gua­je en que nos en­vuel­ven las ideas: ese le­ni­fi­ca­do vo­ca­bu­la­rio de eu­fe­mis­mos y di­si­mu­los que rehú­ye a to­da cos­ta lla­mar a las co­sas por su nom­bre. Los ejem­plos son in­con­ta­bles. Es­ta se­ma­na han si­do los in­mi­gran­tes, a quie­nes, des­de los ta­lle­res de la co­mu­ni­ca­ción han de­ci­di­do que aho­ra son só­lo «mi­gran­tes», tér­mino que pa­re­ce la­var­los, co­mo agua bau­tis­mal, de su con­di­ción ile­gal. Mi­gran­tes. ¡Qué inofen­si­vo sue­na! Cla­ro es­tá, nues­tra ex­qui­si­ta sen­si­bi­li­dad -léa­se com­ple­jo de cul­pa- se ha tra­ga­do el cam­bia­zo sin pes­ta­ñear, y en co­sa de un día la pa­la­bra «in­mi­gran­te» ya es­tá erra­di­ca­da, qui­zá cen­su­ra­da. Co­mo siem­pre, la ma­gia se­mán­ti­ca ha fun­cio­na­do; y es que en la amaes­tra­da Eu­ro­pa, con el es­pí­ri­tu crí­ti­co en co­ma ter­mi­nal, no so­mos ca­pa­ces de ad­ver­tir có­mo nos cue­lan los go­les ni có­mo, con ca­da uno de ellos, mo­de­lan un po­co más nues­tra opi­nión y nos ale­jan otro tan­to del pen­sa­mien­to li­bre. PA­BLO ALE­JAN­DRE CAL­VI­ÑO AZUA­GA (BA­DA­JOZ)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.