SAL­TAR SIN RED

ABC (Sevilla) - - LA TERCERA - POR RO­DRI­GO COR­TÉS RO­DRI­GO COR­TÉS ES CI­NEAS­TA Y ES­CRI­TOR

«Ab­ju­ra­mos del ries­go. En­ten­de­mos el mun­do co­mo un pro­ble­ma que so­lu­cio­nar, cuan­do aca­so sólo sea el te­rreno de jue­go, el más con­ve­nien­te obs­tácu­lo, un su­mi­nis­tra­dor de in­cóg­ni­tas. Ca­si na­da tie­ne so­lu­ción ni tie­ne por qué te­ner­la. La so­lu­ción es a ve­ces el pro­ble­ma»

NO se lle­va ya la in­se­gu­ri­dad, por ra­zo­nes que se en­tien­den bien. No es tem­po­ra­da de du­das. No se lle­va la des­pro­tec­ción ni la in­cer­ti­dum­bre, se lle­va la cer­te­za, las ga­ran­tías, los ava­les. Aun­que na­da los pro­cu­re. Se re­ce­la del re­ce­lo co­mo no se ha re­ce­la­do nun­ca, acos­tum­bra­dos a la de­man­da, a que to­do sea un de­re­cho. Con­fun­di­mos lo desea­ble con lo ra­zo­na­ble y lo ra­zo­na­ble con lo jus­to. El pre­mio con el ries­go. Na­die tie­ne de­re­cho a la fe­li­ci­dad, na­die a que le va­ya bien, a que se enamo­ren de él, a sa­ber ex­pli­car­se, a vi­vir en un sép­ti­mo, a ser lis­to, a oler bien, a es­tar en for­ma, na­die tie­ne de­re­cho a te­ner ta­len­to. Aun­que re­sul­te opor­tuno, aun­que sea bueno. Aun­que sea, a me­nu­do, po­si­ble. Aun­que tan­tas ve­ces es­té a ti­ro de quien quie­ra ha­cer­se res­pon­sa­ble de sus de­seos. Lo que no es re­sul­ta­do del es­fuer­zo lo es del azar, que exi­ge su pro­pio pa­go, y, si no, es un pri­vi­le­gio. Que tam­bién vie­ne con pre­cio. Per­der un de­do, si eres car­pin­te­ro, es sólo cues­tión de tiem­po.

Na­da es po­si­ble sin pro­ble­mas. Con­tem­pla­mos la muer­te co­mo una abe­rra­ción ca­tas­tral, cuan­do sólo ella se im­po­ne a to­da es­ta­dís­ti­ca, sus­ti­tui­mos la pe­na por el en­fa­do y el en­fa­do por la re­cla­ma­ción, que la reali­dad no ha aten­di­do nun­ca. Ab­ju­ra­mos del ries­go. En­ten­de­mos el mun­do co­mo un pro­ble­ma que so­lu­cio­nar, cuan­do aca­so sólo sea el te­rreno de jue­go, el más con­ve­nien­te obs­tácu­lo, un su­mi­nis­tra­dor de in­cóg­ni­tas. Ca­si na­da tie­ne so­lu­ción ni tie­ne por qué te­ner­la. La so­lu­ción es a ve­ces el pro­ble­ma.

Los tra­pe­cis­tas de an­tes abo­mi­na­ban de la red de pro­tec­ción por­que en­con­tra­ban que pre­ci­sa­men­te en el desafío a la muer­te re­si­día la ra­zón de su ar­te. Un caballero fi­bro­so de ape­lli­do in­ven­ta­do tre­pa­ba por la cuer­da, pier­nas y tor­so en án­gu­lo rec­to, y rea­li­za­ba un es­fuer­zo ím­pro­bo que el pú­bli­co, des­lum­bra­do por su son­ri­sa, no veía. Col­ga­do ya del tra­pe­cio, ha­cía los ba­lan­ceos de ri­gor pa­ra ca­len­tar los múscu­los, y, des­pués del re­do­ble, se sol­ta­ba de la ba­rra, da­ba un par de vuel­tas cer­ca del sol y se su­je­ta­ba a otro tra­pe­cio lan­za­do des­de la na­da con sin­cro­nía im­pe­ca­ble, de­jan­do atrás una nu­be de pol­vo y sal­ván­do­se de la in­va­li­dez por po­co.

A ve­ces los tra­pe­cis­tas eran dos o tres, o una fa­mi­lia, con bi­go­te cur­va­do ellos, ellas con pier­nas de co­rre­dor, ata­via­dos unas y otros co­mo los ba­ñis­tas an­tes de la li­cra. El es­pec­tácu­lo era mag­ní­fi­co: se­res sin pe­so que di­bu­ja­ban cor­ve­tas en el ai­re, que se cru­za­ban por tur­nos an­te la mi­ra­da per­ple­ja del pú­bli­co, ce­dién­do­se le­ves el pa­so, sus­pen­di­dos unos de otros has­ta un nue­vo lan­za­mien­to en una dan­za va­po­ro­sa que acla­ra­ba tan­to la pro­ce­den­cia del hom­bre del mono co­mo su vo­lun­tad de su­pe­rar­lo. Has­ta que al­go fa­lla­ba: mu­cho su­dor, po­co pol­vo, fal­ta de sue­ño, un des­pis­te fu­nes­to..., la gra­ve­dad se co­bra­ba su pea­je y, ¡alehop!, de­ja­ba una fi­gu­ra re­tor­ci­da en la pis­ta que el pú­bli­co, mu­do has­ta en­ton­ces, se­ña­la­ba con el de­do, co­mo si tu­vie­ra pér­di­da, mien­tras sa­bo­rea­ba las múl­ti­ples va­rian­tes del es­pan­to.

Con la muer­te era po­si­ble vol­ver a ad­mi­rar a los tra­pe­cis­tas vi­vos, que so­por­ta­ban la pér­di­da y ob­ser­va­ban el có­di­go de la es­tir­pe, or­gu­llo­sos en la vi­da y en la muer­te, lis­tos pa­ra dispu­tar a las nu­bes una y mil ve­ces su pues­to. Dis­pues­tos a pa­gar el pre­cio.

Na­da es po­si­ble sin pro­ble­mas, de­cía. Ni apren­der ni en­con­trar ni en­ten­der na­da ni for­ta­le­cer uno so­lo de los seis cen­te­na­res de múscu­los que nos cu­bren los hue­sos. ¿Qué son los gim­na­sios si no una fac­to­ría de pro­ble­mas? Allí ofre­cen pro­ble­mas pa­ra los bí­ceps, pro­ble­mas pa­ra los trí­ceps, pro­ble­mas pa­ra los del­toi­des. Pro­ble­mas pa­ra los dor­sa­les, pro­ble­mas pa­ra los pec­to­ra­les, pa­ra los ab­do­mi­na­les, pro­ble­mas pa­ra las pier­nas, hay pro­ble­mas es­pe­cí­fi­cos pa­ra múscu­los in­ven­ta­dos y pa­ra múscu­los por des­cu­brir. Na­da cre­ce sin pro­ble­mas, na­da se ejer­ci­ta sin ellos, na­da se cons­tru­ye, sólo la pe­lea for­ta­le­ce, aun­que sea des­pués de la sies­ta. Ca­var un agu­je­ro es un pro­ble­ma, da igual el sue­lo. Ha­cer una ca­te­dral. Una no­ve­la. Un pan. Ha­cer es un pro­ble­ma. Siem­pre.

Que el lec­tor no me ma­len­tien­da, yo mismo soy in­ca­paz de ver flo­tar a un tra­pe­cis­ta si él y yo no te­ne­mos red de­ba­jo, no sien­to nin­gún pla­cer ni na­ce de mí aplau­dir cuan­do la al­ter­na­ti­va a la cer­ti­dum­bre es la mi­nus­va­lía. Una me­tá­fo­ra es una me­tá­fo­ra. Has­ta ahí lle­ga mi cohe­ren­cia. Ahí mi va­len­tía. A sa­lir a la ca­lle sin pa­ra­guas. A lle­var cal­ce­ti­nes di­fe­ren­tes. A me­ter­me en el agua des­pués de co­mer sin ha­ber de­ja­do pa­sar dos ho­ras. En el mun­do, que ha cam­bia­do, y aún gi­ra, unas re­glas ta­pan otras, o las re­es­cri­ben.

Con las re­des de los cir­cos lle­gó lo bueno y lo ma­lo, lle­ga­ron los cin­tu­ro­nes de se­gu­ri­dad, lle­gó la ma­yo­ne­sa con hue­vi­na, las cre­mas de pro­tec­ción so­lar. Lle­gó la ra­dio­fór­mu­la. Lle­ga­ron las au­to­vías. Los tra­pe­cis­tas se afei­ta­ron el bi­go­te, y el pla­ne­ta, vuel­ta y vuel­ta, se ha ci­vi­li­za­do un al­go. La muer­te se ha ale­ja­do un me­tro o dos, al al­can­ce de al­gu­nos me­nos. Que, sin em­bar­go, se mue­ren. De­ja­mos de mi­rar al cie­lo, pa­ra bien y pa­ra mal, echa­mos un ojo a la red. Nos rom­pe­mos me­nos la cris­ma. La épi­ca no está en la im­pru­den­cia, sino aca­so en acep­tar el pre­cio de res­pi­rar, sus con­se­cuen­cias. ¿A quién va uno a exi­gir­le la per­fec­ción, sal­vo a sí mismo, y en vano? ¿Qué que­da cuan­do se in­tu­ye que exis­tir es re­sis­tir y aco­ger la in­cer­ti­dum­bre? No exis­ten las ga­ran­tías, na­da sa­le co­mo que­re­mos. Na­da es co­mo de­be ser. To­do es tan sor­pren­den­te co­mo pa­re­ce.

Uno tie­ne, sin em­bar­go, sus pre­rro­ga­ti­vas, al­gu­nas dis­tin­cio­nes. Dos o tres pri­vi­le­gios pe­que­ños. El de la sos­pe­cha, el de la de­duc­ción in­for­ma­da. El pri­vi­le­gio de atis­bar un or­den di­fe­ren­te en el apa­ren­te sin­sen­ti­do. El pri­vi­le­gio de no sa­ber, el de du­dar y se­guir ade­lan­te a pe­sar de to­do. El de con­fiar en la vi­da. El de li­mar­se es­te y aquel de­fec­to. El de ima­gi­nar­se au­tor de la pro­pia suer­te. El pri­vi­le­gio de no que­jar­se, que es, pa­ra quien ad­mi­te su ta­ma­ño, el de­re­cho pri­me­ro.

JA­VIER CARBAJO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.