EL ES­CE­NA­RIO DE UNA TE­SIS BA­JO SOS­PE­CHA

La adap­ta­ción ur­gen­te al Plan Bo­lo­nia ex­pli­ca­ría la apa­ren­te la­xi­tud en el ri­gor cien­tí­fi­co de la te­sis de Sán­chez y el ni­vel aca­dé­mi­co de los miem­bros del tri­bu­nal

ABC (Sevilla) - - EDITORIALES -

EL pro­ce­so de la te­sis doc­to­ral del pre­si­den­te del Go­bierno, Pe­dro Sán­chez, tu­vo co­mo con­tex­to la tran­si­ción ha­cia el mo­de­lo uni­ver­si­ta­rio im­plan­ta­do por la re­for­ma de 2007, el lla­ma­do Plan Bo­lo­nia. En seis años, es de­cir, pa­ra 2013, las uni­ver­si­da­des pri­va­das de­bían acre­di­tar que la mi­tad de su pro­fe­so­ra­do te­nía el tí­tu­lo de doc­tor; y el 60 por cien­to de es­tos doc­to­res de­bía es­tar acre­di­ta­do por una agen­cia na­cio­nal o au­to­nó­mi­ca del pro­fe­so­ra­do uni­ver­si­ta­rio. Si no se cum­plían es­tos re­qui­si­tos, la uni­ver­si­dad no po­día re­ci­bir la acre­di­ta­ción de sus es­tu­dios ofi­cia­les. La Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la no fue la ex­cep­ción en ese tiem­po de ur­gen­cias y pri­sas que tu­vie­ron al­gu­nas uni­ver­si­da­des pri­va­das pa­ra adap­tar­se a las nue­vas exi­gen­cias. Las fe­chas de la te­sis doc­to­ral de Pe­dro Sán­chez coin­ci­den con ese pe­río­do y ex­pli­ca­rían la apa­ren­te la­xi­tud en el ri­gor cien­tí­fi­co de la obra y en el ni­vel aca­dé­mi­co de los miem­bros del tri­bu­nal. A ma­yor abun­da­mien­to, el rec­tor de la Uni­ver­si­dad Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la era en­ton­ces Ra­fael Cor­tés El­vi­ra, quien ha­bía si­do pre­via­men­te se­cre­ta­rio de Es­ta­do pa­ra el De­por­te en­tre 1993 y 1996 en el úl­ti­mo go­bierno de Fe­li­pe Gon­zá­lez.

To­dos es­tos fac­to­res crea­ron el es­ce­na­rio ade­cua­do pa­ra la redacción de una te­sis en un tiem­po ré­cord, pues no hay que ol­vi­dar el da­to de que Pe­dro Sán­chez fue dipu­tado por el PSOE has­ta sep­tiem­bre de 2011, jus­to cuan­do pi­dió a tra­vés de Twit­ter ayu­da pa­ra lo­ca­li­zar in­for­ma­ción so­bre li­te­ra­tu­ra eco­nó­mi­ca por­que te­nía «que es­cri­bir unas no­tas so­bre di­plo­ma­cia eco­nó­mi­ca». Pe­ti­ción har­to ex­tra­ña en quien de­be­ría es­tar si­guien­do las in­di­ca­cio­nes de la di­rec­to­ra de su te­sis –en­tre ellas, la bi­blio­gra­fía ade­cua­da pa­ra su in­ves­ti­ga­ción– y con­tar con el apo­yo de la uni­ver­si­dad.

Los da­tos son ob­je­ti­vos, y ne­gar­los sólo con­si­gue au­men­tar los per­fi­les del es­cán­da­lo cau­sa­do por las irre­gu­la­ri­da­des cons­ta­ta­das en la te­sis doc­to­ral de Pe­dro Sán­chez, e in­cre­men­ta­do tam­bién por su ai­ra­da reac­ción con­tra es­te pe­rió­di­co. Lo que con­vie­ne al pre­si­den­te del Go­bierno es lo mismo que a to­do po­lí­ti­co sor­pren­di­do en un re­nun­cio: ofre­cer una ver­sión con­vin­cen­te de lo que su­ce­dió con su te­sis doc­to­ral, aun­que su­pon­ga ad­mi­tir que, por pri­sas o por otros mo­ti­vos, no fue to­do lo co­rrec­ta que de­bió ser. Y si ade­más fue­ra acom­pa­ña­do por una ex­pli­ca­ción ins­ti­tu­cio­nal de la Uni­ver­si­dad Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la so­bre el pro­ce­di­mien­to que si­guió di­cha te­sis doc­to­ral, des­de su ins­crip­ción has­ta la de­sig­na­ción del tri­bu­nal, me­jor aún.

Pu­bli­car la te­sis en in­ter­net, uti­li­zar La Mon­cloa pa­ra que hi­cie­ra una com­pro­ba­ción de pla­gios y ame­na­zar a ABC con ac­cio­nes le­ga­les no han si­do reac­cio­nes ade­cua­das pa­ra que Pe­dro Sán­chez arro­ja­ra luz so­bre su te­sis doc­to­ral. Las som­bras si­guen, y más es­pe­sas ca­da día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.