IZ­QUIER­DA DE GAS­TRO­BAR

Has­ta la fe­li­ci­dad ha si­do rein­ven­ta­da en cla­ve pro­fe­sio­nal y em­pren­de­do­ra

ABC (Sevilla) - - OPINIÓN - POR MI­GUEL ÁN­GEL RO­BLES MI­GUEL ÁN­GEL RO­BLES ES CON­SUL­TOR Y PE­RIO­DIS­TA

EN el en­sa­yo Los lí­mi­tes de lo po­si­ble, Al­ber­to San­ta­ma­ría ex­pli­ca de for­ma bri­llan­te que una de las se­ñas de iden­ti­dad del neo­li­be­ra­lis­mo es su con­di­ción de pen­sa­mien­to glo­bal, no so­lo eco­nó­mi­co sino tam­bién (y qui­zás fun­da­men­tal­men­te) cul­tu­ral. Te­rri­to­rio, es­te úl­ti­mo, en el que ope­ra con una vo­ra­ci­dad in­clu­si­va cier­ta­men­te asom­bro­sa, gra­cias a la cual no so­lo neu­tra­li­za las ideas crí­ti­cas, sino que las ha­ce su­yas des­pués de des­na­tu­ra­li­zar­las y con­ver­tir­las en afi­la­dos ar­gu­men­tos al ser­vi­cio del mer­ca­do.

San­ta­ma­ría de­mues­tra el mo­do en que con­cep­tos co­mo la crea­ti­vi­dad, el pen­sa­mien­to crí­ti­co, la ima­gi­na­ción o la co­mu­ni­ca­ción, sur­gi­dos en el Romanticismo pa­ra com­ba­tir las ideas ra­cio­na­lis­tas ins­pi­ra­das por la Ilustración, han pa­sa­do del idea­rio po­lí­ti­co al idea­rio em­pre­sa­rial, tras su­frir un len­to va­cia­do de sus sig­ni­fi­ca­dos y re­fe­ren­cias. Un pro­ce­so cu­ya con­clu­sión ha si­do una de­li­ran­te trans­mu­ta­ción de la con­tra­cul­tu­ra en una na­rra­ti­va de na­tu­ra­le­za em­pren­de­do­ra, pró­di­ga en la uti­li­za­ción de con­cep­tos que en su día fue­ron arie­tes pa­ra «ha­cer un mun­do me­jor» y hoy son sin em­bar­go la ar­qui­tec­tu­ra dis­cur­si­va de un nue­vo idea­lis­mo que con­mi­na a los in­di­vi­duos no a cam­biar la so­cie­dad sino su po­si­ción den­tro de la so­cie­dad, con­ven­cién­do­los de que po­drán ha­cer reali­dad su sue­ño (el su­yo, in­di­vi­dual) si lo per­si­guen con la su­fi­cien­te pa­sión.

Le­jos, pues, de ex­cluir de su idea­rio los va­lo­res de la con­tra­cul­tu­ra, lo que ha he­cho el neo­ca­pi­ta­lis­mo es jus­to lo con­tra­rio: in­cor­po­rar­los y le­gi­ti­mar­se con ellos, des­pués, eso sí, de fil­trar­los y con­fe­rir­les un sig­ni­fi­ca­do re­no­va­do y ajeno por com­ple­to al te­rri­to­rio po­lí­ti­co. «El amor, la ima­gi­na­ción, los afec­tos, esos es­pa­cios ale­ja­dos de las mé­tri­cas del mer­ca­do, han evo­lu­cio­na­do has­ta re­in­ser­tar­se co­mo pro­duc­tos cul­tu­ra­les vin­cu­la­dos a las re­glas de la pro­duc­ción», des­cri­be lú­ci­da­men­te San­ta­ma­ría, que in­ci­de es­pe­cial­men­te en el ca­so de la crea­ti­vi­dad, trans­for­ma­da por la na­rra­ti­va em­pre­sa­rial en «una ha­bi­li­dad ale­ja­da de cual­quier con­flic­to», un «mo­do de re­so­lu­ción de si­tua­cio­nes em­pre­sa­ria­les com­ple­jas». Po­dría de­cir­se in­clu­so que el es­lo­gan más em­ble­má­ti­co de ma­yo del 68, el de «la ima­gi­na­ción al po­der», ha co­bra­do hoy reali­dad, pe­ro no co­mo ar­ma de cam­bio, sino co­mo «pen­sa­mien­to la­te­ral» pa­ra es­po­lear los ne­go­cios.

La de la crea­ti­vi­dad no es, en cual­quier ca­so, la úni­ca re­con­ver­sión se­mán­ti­ca pro­mo­vi­da por el mer­ca­do, ni si­quie­ra la más com­ple­ta. En otros ca­sos, la me­ta­mor­fo­sis es tan ra­di­cal que con­cep­tos que fue­ron in­ven­ta­dos en de­fen­sa de los de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res son hoy los pi­la­res de una na­rra­ti­va em­pren­de­do­ra que aca­ba con ellos. La vie­ja as­pi­ra­ción de fle­xi­bi­li­dad pa­ra el tra­ba­ja­dor ha si­do así in­cor­po­ra­da a un story­te­lling em­pre­sa­rial que di­na­mi­ta la se­pa­ra­ción de la vi­da per­so­nal y la­bo­ral, que pre­su­me de con­ce­der tra­ba­ca­cio­nes a sus em­plea­dos (es de­cir, tiem­pos de ¿des­can­so? en los que se si­gue pro­du­cien­do) y que in­clu­so está sien­do ca­paz de con­ven­cer a los jó­ve­nes de que lo me­jor es ser «nó­ma­das», es de­cir, pro­fe­sio­na­les sin víncu­los la­bo­ra­les: au­tó­no­mos y li­bres (de ser des­pe­di­dos en cual­quier mo­men­to).

La ima­gi­na­ción, la crea­ti­vi­dad, la pa­sión, la fle­xi­bi­li­dad… los an­ti­guos arie­tes de la con­tra­cul­tu­ra han si­do, en su­ma, asi­mi­la­dos y fa­go­ci­ta­dos por el mer­ca­do, que ha con­ver­ti­do la vie­ja he­te­ro­do­xia (política) en nue­va or­to­do­xia (em­pre­sa­rial). Tam­bién el fe­mi­nis­mo ha si­do in­cor­po­ra­do por la na­rra­ti­va ca­pi­ta­lis­ta (véa­se la au­to­pro­cla­ma­ción de fe­mi­nis­mo de la pre­si­den­ta del San­tan­der), ver­da­de­ra­men­te ham­brien­ta en la in­cor­po­ra­ción de cau­sas con apa­rien­cia de re­bel­día, las cua­les re­in­ter­pre­ta a su con­ve­nien­cia. Una con­ve­nien­cia que nor­mal­men­te se tra­du­ce no so­lo en me­nos se­gu­ri­dad la­bo­ral y pro­tec­ción de la vi­da pri­va­da, sino tam­bién me­nor par­ti­ci­pa­ción política. El ciu­da­dano ha si­do des­ac­ti­va­do y re­em­pla­za­do por un in­di­vi­duo que se ve a sí mismo en una do­ble di­men­sión em­pre­sa­rial: co­mo clien­te y co­mo ca­pi­tal hu­mano.

Has­ta la fe­li­ci­dad ha si­do rein­ven­ta­da en cla­ve pro­fe­sio­nal y em­pren­de­do­ra. Ha­ce unas dé­ca­das, la ma­yo­ría de las series y pe­lí­cu­las que veía­mos se cen­tra­ban en la vi­da per­so­nal de sus pro­ta­go­nis­tas. Hoy la nue­va na­rra­ti­va ci­ne­ma­to­grá­fi­ca no so­lo mues­tra pre­di­lec­ción por las tra­mas re­la­cio­na­das con los ne­go­cios y las vi­das pro­fe­sio­na­les (de em­pre­sa­rios, abo­ga­dos y mé­di­cos) sino que sus héroes son ha­bi­tual­men­te eje­cu­ti­vos sin ho­ra­rios, en­tre­ga­dos es­pi­ri­tual­men­te a su de­di­ca­ción la­bo­ral, que an­te­po­nen por su­pues­to a su vi­da per­so­nal, con­ven­ci­dos de que a la fe­li­ci­dad se lle­ga tra­ba­jan­do. A la fe­li­ci­dad e in­clu­so al co­no­ci­mien­to, por­que en la nue­va na­rra­ti­va em­pre­sa­rial las uni­ver­si­da­des ya es­tán so­bran­do (Goo­gle y Ap­ple pre­su­men de no mi­rar los tí­tu­los aca­dé­mi­cos) y, si quie­ren so­bre­vi­vir, de­ben cam­biar por com­ple­to de en­fo­que pa­ra de­di­car­se a for­mar pro­fe­sio­na­les com­pe­ten­tes (y no ciu­da­da­nos cul­tos e in­tere­sa­dos por la vi­da pú­bli­ca).

Lo más sor­pren­den­te, a mi jui­cio, es que to­do es­to ha ocu­rri­do con la pas­mo­sa com­pli­ci­dad de la iz­quier­da, que ha asis­ti­do pri­me­ro ató­ni­ta y lue­go en­tu­sias­ta a esa in­te­gra­ción mer­can­ti­lis­ta de los va­lo­res de la con­tra­cul­tu­ra y que, ins­ta­la­da en un dis­cur­so flá­ci­do, in­ge­nuo y buen ro­llis­ta, en un so­cia­lis­mo de sa­lón, o más bien de gas­tro­bar de gen­te gua­pa y al­ter­na­ti­va, no sólo ha de­ja­do de lu­char por la igual­dad so­cial, sino que aplau­de con­fun­di­da esos ar­te­fac­tos le­gi­ti­ma­do­res pro­du­ci­dos por el an­da­mia­je cul­tu­ral del neo­li­be­ra­lis­mo más agre­si­vo: la pre­ca­ri­za­ción la­bo­ral a tra­vés del em­pren­di­mien­to, la mo­vi­li­dad obli­ga­da de los tra­ba­ja­do­res, la em­pre­sa­ria­li­za­ción del co­no­ci­mien­to, la de­di­ca­ción de la Uni­ver­si­dad a im­par­tir es­tu­dios in­ter­dis­ci­pli­na­res de gé­ne­ro y la fe­li­ci­dad de vi­vir acu­mu­lan­do ex­pe­rien­cias (o sea, gas­tan­do). Una iz­quier­da irre­co­no­ci­ble, des­co­nec­ta­da de la cul­tu­ra de la me­ri­to­cra­cia y del va­lor de la edu­ca­ción co­mo as­cen­sor so­cial y pa­ra la par­ti­ci­pa­ción política. Una iz­quier­da que es ca­da vez me­nos una ideo­lo­gía y ca­da vez más una po­se, tan va­cía que so­lo es una con­tra­cul­tu­ra mer­can­ti­li­za­da, y tan con­fun­di­da que sir­ve a los in­tere­ses que ten­dría que com­ba­tir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.