ABE­LAR­DO LI­NA­RES

Cuan­do Cer­nu­da es­cri­bía pa­ra un lec­tor fu­tu­ro, aquel lec­tor resultó ser Abe­lar­do Li­na­res

ABC (Sevilla) - - OPINIÓN - FER­NAN­DO IWA­SA­KI

LA Fe­de­ra­ción de Gre­mios de Edi­to­res ha de­ci­di­do pre­miar al poe­ta, li­bre­ro y editor se­vi­llano Abe­lar­do Li­na­res en la pró­xi­ma edi­ción del Li­ber 2018, y es­ta dis­tin­ción nos per­mi­te in­sis­tir —una vez más— en la im­por­tan­cia de una per­so­na­li­dad cla­ve de la li­te­ra­tu­ra y la cul­tu­ra es­pa­ño­la con­tem­po­rá­neas, quien des­de Se­vi­lla ha res­ca­ta­do, con­ser­va­do y da­do a co­no­cer tí­tu­los, au­to­res, re­vis­tas y mo­vi­mien­tos que hoy son imprescindibles.

Abe­lar­do Li­na­res fue quien res­ca­tó la obra y fi­gu­ra de Ma­nuel Cha­ves No­ga­les, ol­vi­da­do y pre­te­ri­do du­ran­te dé­ca­das. De he­cho, la pri­me­ra edi­ción es­pa­ño­la de «A san­gre y fue­go» —pu­bli­ca­da por la Fun­da­ción Luis Cer­nu­da en 1993— se hi­zo a par­tir del ejem­plar de la pri­me­ra edi­ción chi­le­na de 1937 que po­seía Abe­lar­do Li­na­res en su bi­blio­te­ca per­so­nal, tal co­mo lo con­fe­só An­drés Tra­pie­llo en el pró­lo­go de «Las ar­mas y las le­tras» (1994), por­que Abe­lar­do tam­bién com­par­tió con Tra­pie­llo aquel te­so­ro que ca­si na­die co­no­cía en Es­pa­ña. De he­cho, gra­cias a su cla­ri­vi­den­cia co­mo editor pron­to dis­fru­ta­re­mos de nue­vos li­bros de cró­ni­cas y ar­tícu­los iné­di­tos de Cha­ves No­ga­les, es­pi­ga­dos de las co­lec­cio­nes de re­vis­tas que Li­na­res ha ad­qui­ri­do por paí­ses his­pa­noa­me­ri­ca­nos.

Por otro la­do, Abe­lar­do tam­bién es el ar­tí­fi­ce del res­ca­te y co­no­ci­mien­to de la obra de Cla­ra Cam­poa­mor, pues des­de que pu­bli­có por pri­me­ra vez en es­pa­ñol «La re­vo­lu­ción es­pa­ño­la vis­ta por una re­pu­bli­ca­na» (2005), la me­mo­ria de Cam­poa­mor ha si­do reivin­di­ca­da por to­da Es­pa­ña en for­ma de pre­mios, mo­nu­men­tos, pla­ta­for­mas y ca­lles, en­tre otros me­mo­ria­les. ¿Si era tan im­por­tan­te por qué na­die ha­bía ce­le­bra­do an­tes la fi­gu­ra de Cla­ra Cam­poa­mor? Por­que no se ha­bía pro­du­ci­do el res­ca­te de su obra y fi­gu­ra, em­pe­ño asu­mi­do por Abe­lar­do Li­na­res.

Po­dría se­guir enu­me­ran­do tí­tu­los y au­to­res cu­yo pres­ti­gio e in­fluen­cia es­tán li­ga­dos al tra­ba­jo edi­to­rial de Abe­lar­do Li­na­res —pien­so en Fran­cis­co Bri­nes, Vi­cen­te Nú­ñez, Car­los Mor­la Lynch, Fe­li­pe Be­ní­tez Re­yes, etc.—, pe­ro la lis­ta so­bre­pa­sa­ría con lar­gue­za el bre­ve es­pa­cio de la pre­sen­te co­lum­na, por­que úni­ca­men­te su fas­tuo­sa Bi­blio­te­ca del Exi­lio jus­ti­fi­ca­ría por sí so­la el ho­me­na­je que re­ci­bi­rá en el Li­ber 2018. El ca­so es que Se­vi­lla ate­so­ra pa­tri­mo­nios sin­gu­la­res y ex­qui­si­tos co­mo los do­cu­men­tos del Ar­chi­vo Ge­ne­ral de In­dias y la Bi­blio­te­ca Co­lom­bi­na, pe­ro a esos nom­bres ha­bría que su­mar la bi­blio­te­ca per­so­nal de Abe­lar­do Li­na­res y los fon­dos de su cé­le­bre li­bre­ría de vie­jo, por­que Re­na­ci­mien­to es la más gran­de y so­fis­ti­ca­da del pla­ne­ta en len­gua es­pa­ño­la.

En reali­dad, las edi­to­ria­les (Uli­ses, Re­na­ci­mien­to y Es­pue­la de Pla­ta) y la li­bre­ría de vie­jo de Abe­lar­do Li­na­res vie­nen a ser la úl­ti­ma re­ver­be­ra­ción del ul­traís­mo, las van­guar­dias y la Ge­ne­ra­ción del 27, fa­na­les que ilu­mi­na­ron Es­pa­ña des­de Se­vi­lla y que Abe­lar­do fue ca­paz de man­te­ner en­cen­di­dos re­edi­tan­do re­vis­tas co­mo «Gre­cia» y «Me­dio­día» o res­ca­tan­do au­to­res co­mo Cha­ves No­ga­les y Can­si­nos-As­sens. Cuan­do Cer­nu­da es­cri­bía pa­ra un lec­tor fu­tu­ro, aquel lec­tor resultó ser Abe­lar­do.

www.fer­nan­doi­wa­sa­ki.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.