#DE­CEN­CIA

ABC (Sevilla) - - OPINIÓN -

Es cu­rio­sa la ma­ne­ra en que el de­ba­te po­lí­ti­co se ha apo­sen­ta­do ca­si ex­clu­si­va­men­te en la cues­tión de la for­ma­ción, des­pren­dién­do­se de otros asun­tos ha­bi­tua­les en la agen­da de los re­pro­ches, co­mo el pa­ro o la mi­lon­ga ca­ta­la­na. Se tra­ta, su­pon­go, de una nue­va sen­si­bi­li­dad pro­pia de la nue­va política: la que re­pre­sen­tan Sán­chez, Ca­sa­do o Mon­tón, a sal­vo de los trau­mas de la ge­ne­ra­ción pre­ce­den­te que hi­zo po­si­ble laaho­ra tan dis­cu­ti­da Tran­si­ción. Es­tos po­lí­ti­cos nue­vos, con la ayu­da de fla­man­tes spin­doc­tors, es­ta­ban lla­ma­dos a enar­bo­lar una nue­va ma­ne­ra de ser y es­tar en la política, des­po­ja­da de ca­du­cos las­tres.

El des­con­sue­lo es com­pro­bar, sin em­bar­go, que la nue­va política re­sul­ta mu­cho más za­fia, más vul­gar y más va­cía que la de dé­ca­das pre­ce­den­tes. En ella, las ha­bi­li­da­des re­tó­ri­cas han si­do sus­ti­tui­das por las ma­las ar­tes del copy­pas­te. Yo, que cre­cí con el so­ni­que­te fa­mi­liar de que Fe­li­pe Gon­zá­lez era un co­rrup­to y Az­nar un men­ti­ro­so, com­prue­bo de­so­la­do el pai­sa­na­je de la política es­pa­ño­la y sólo me dan ga­nas de llo­rar. Al la­do de los que nos go­bier­nan o pretenden go­ber­nar, cual­quier po­lí­ti­co de los 80 me pa­re­ce Wins­ton Chur­chill. La ver­gon­zo­sa cues­tión de los tra­ba­jos co­pia­dos, in­clu­so de la Wi­ki­pe­dia, es sólo un sín­to­ma de al­go mu­cho más dra­má­ti­co que de­be in­ter­pe­lar­nos a to­dos los que com­par­ti­mos más o me­nos ge­ne­ra­ción con es­ta ca­la­ña: la fal­ta ab­so­lu­ta de mo­ra­li­dad. Me gus­ta­ría po­der de­cir que los po­lí­ti­cos de hoy son mu­cho me­jo­res que los que tu­vie­ron nues­tros pa­dres. Que las du­ras cir­cuns­tan­cias que he­mos vi­vi­do en la úl­ti­ma dé­ca­da han fa­vo­re­ci­do lí­de­res más com­pro­me­ti­dos, más ho­nes­tos, más fia­bles. Pe­ro la úni­ca reali­dad es que ni uno sólo de ellos su­pe­raría la asig­na­tu­ra de de­cen­cia de­mo­crá­ti­ca. Aun­que la cur­sa­ran en la Rey Juan Car­los.

DANIEL RUIZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.