El re­gre­so a Eus­ka­di del hi­jo de An­to­nio Ce­di­llo, víc­ti­ma de ETA

ABC (Sevilla) - - SEVILLA - La fa­mi­lia de es­te po­li­cía na­cio­nal se­vi­llano, ase­si­na­do en 1982, vuel­ve por pri­me­ra vez al País Vas­co pa­ra un ho­me­na­je por su me­mo­ria en Ren­te­ría

Han pa­sa­do 36 años des­de que la fa­mi­lia del po­li­cía na­cio­nal ase­si­na­do por ETA An­to­nio Ce­di­llo fue­ra eva­cua­da de Eus­ka­di a to­da pri­sa en un avión con rum­bo a Se­vi­lla. En me­dio del do­lor que tra­jo aquel mes de sep­tiem­bre de 1982, Do­lo­res Gar­cía, la es­po­sa, ju­ró que no vol­ve­ría y sólo el em­pe­ño de su hi­jo pe­que­ño y un ho­me­na­je en re­cuer­do a su ma­ri­do la han he­cho cam­biar de opi­nión. Que­bra­da por la emo­ción en al­gu­nos mo­men­tos, vi­vió ayer ese re­en­cuen­tro con el País Vas­co.

Jo­sé Mi­guel Ce­di­llo, que apenas te­nía tres años cuan­do ocu­rrió el aten­ta­do, fue el ar­tí­fi­ce de es­te ac­to, con el apo­yo Ayun­ta­mien­to de Ren­te­ría, que go­bier­na EH Bil­du. A po­cos me­tros del lu­gar exac­to en el que su pa­dre fue ase­si­na­do, pi­dió que su nom­bre per­ma­nez­ca «in­di­so­lu­ble­men­te li­ga­do a la paz» y «ayu­de a cons­truir el ca­mino de la con­vi­ven­cia». Ce­di­llo, de­fen­dió que «no se tra­ta de pa­sar pá­gi­na sino de cons­truir una nue­va». Por eso ha vuel­to des­pués de tan­tos años al al­to de Perurena, «en el que la sin­ra­zón de ETA le hi­zo el hom­bre más des­gra­cia­do del mun­do» pa­ra ho­me­na­jear a su pa­dre en un ac­to mar­ca­do por la emo­ción.

La ci­ta con­gre­gó fren­te al res­tau­ran­te Mu­ga­ritz a re­pre­sen­tan­tes ins­ti­tu­cio­na­les y po­lí­ti­cos vas­cos, en­tre los que se en­con­tra­ba la por­ta­voz de la coa­li­ción so­be­ra­nis­ta en el Par­la­men­to Vas­co, Mad­da­len Iriar­te. Tam­bién es­tu­vo pre­sen­te el es­cri­tor Fer­nan­do Aram­bu­ru, el pe­rio­dis­ta Gor­ka Lan­da­bu­ru, la ex­di­rec­to­ra de Aten­ción a Víc­ti­mas del Te­rro­ris­mo del Go­bierno Vas­co Mai­xa­bel La­sa, así co­mo los hi­jos de víc­ti­mas de ETA Naia­ra Za­ma­rre­ño y Josu Eles­pe.

Tras un lar­go abra­zo con el al­cal­de de Ren­te­ría, Ju­len Men­do­za, que le pre­ce­dió en el uso de la pa­la­bra, Ce­di­llo di­jo sen­tir­se «re­con­for­ta­do» en es­ta tie­rra a la que ha vuel­to pa­ra «des­pe­jar el bo­rrón en el ma­pa fí­si­co y de sus emo­cio­nes». «No po­día ima­gi­nar que en es­tos du­rí­si­mos días iba a en­con­trar el arro­pe de ex­tra­ños que sien­ten co­mo fa­mi­lia», in­di­có el hi­jo de la víc­ti­ma, tras ma­ti­zar que «so­lo habla en su nom­bre», ya que «ni quie­re ni pue­de ser ejem­plo de na­da», y pi­dió «res­pe­to pa­ra quie­nes no pien­sen ni sien­tan» co­mo él.

Des­pués de 36 años «te­nía que ve­nir a en­con­trar­me con el pa­sa­do», in­di­có Ce­di­llo, de­jan­do cla­ro que «no se tra­ta de pa­sar pá­gi­na, por­que no se pue­de, sino de es­cri­bir una nue­va ren­glón a ren­glón, cons­tru­yen­do la con­vi­ven­cia, re­gan­do la paz». «Si des­de oc­tu­bre 2011 las co­sas han cam­bia­do», di­jo en re­fe­ren­cia al anuncio del fin de la vio­len­cia de ETA, «de­be­mos ha­cer que cam­bien de ver­dad, cre­yén­do­nos, prac­ti­can­do es­to que aho­ra vi­vi­mos», que es lo que tan­ta gen­te «con tan­to su­fri­mien­to per­si­guió», pa­ra que crez­ca «sano y con me­mo­ria», ase­gu­ró.

Pre­via­men­te, el al­cal­de de Ren­te­ría re­co­no­ció que des­de que ha­ce dos me­ses re­ci­bió la pri­me­ra lla­ma­da de Jo­sé Mi­guel ex­pli­cán­do­le la in­ten­ción de or­ga­ni­zar es­te ac­to se ha pro­du­ci­do en él «un mi­cro­pro­ce­so» y ha co­men­za­do una «re­la­ción lle­na de ima­gi­na­ción que cues­tio­na nues­tras pro­pias cer­te­zas».

«Quie­ro ima­gi­nar que se pue­de tras­pa­sar la fron­te­ra de la so­li­da­ri­dad sin mie­do a per­der nin­gu­na esen­cia» y que se pue­de es­tar en el ho­me­na­je «pa­ra ayu­dar a la fa­mi­lia a li­be­rar­se de su do­lor, in­clu­so com­par­tien­do lec­tu­ras y vi­sio­nes di­fe­ren­tes del pa­sa­do», se­ña­ló el pri­mer edil. Ren­te­ría co­mo mu­ni­ci­pio «te­nía una deu­da» con la fa­mi­lia Ce­di­llo.

Es­te po­li­cía na­cio­nal fue ase­si­na­do el 14 de sep­tiem­bre de 1982. En el al­to de Perurena, un gru­po de seis eta­rras, en­tre ellos Josu Za­bar­te, «el car­ni­ce­ro de Mon­dra­gón», sor­pren­dió en una em­bos­ca­da a dos co­ches po­li­cia­les en los que via­ja­ban cua­tro agen­tes, de los que tres mu­rie­ron ame­tra­lla­dos. El cuar­to, An­to­nio Ce­di­llo, lo­gró es­ca­par en un pri­mer mo­men­to y fue au­xi­lia­do por un al­ba­ñil que lo en­con­tró arras­trán­do­se por la ca­rre­te­ra, in­tro­du­cién­do­lo en su fur­go­ne­ta. Va­rios de los te­rro­ris­tas de­tu­vie­ron el vehícu­lo y re­ma­ta­ron al agen­te con un ti­ro en la nu­ca.

Arro­pa­dos «No po­día ima­gi­nar que en es­tos du­rí­si­mos días iba a en­con­trar el arro­pe de ex­tra­ños que sien­ten co­mo fa­mi­lia», in­di­có el hi­jo de la víc­ti­ma

Tris­te aniver­sa­rio Un gru­po de seis eta­rras, en­tre ellos Josu Za­bar­te «el car­ni­ce­ro de Mon­dra­gón», aba­tió al agen­te jun­to a otros tres com­pa­ñe­ros, que per­die­ron la vi­da en el ac­to

EFE/JUAN HE­RRE­RO

Jo­sé Mi­guel Ce­di­llo, jun­to a su ma­dre, du­ran­te el ac­to de ho­me­na­je a An­to­nio Ce­di­llo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.