«Mi pa­dre me in­cul­có que una em­pre­sa va­le lo que va­len sus tra­ba­ja­do­res»

En 1956 en­tró a tra­ba­jar Ma­nuel Ba­rea Ve­las­co en la em­pre­sa de dis­tri­bu­ción ma­yo­ris­ta que fun­dó su pa­dre y que hoy fac­tu­ra 200 mi­llo­nes y tie­ne 229 tra­ba­ja­do­res

ABC (Sevilla) - - SEVILLA -

Us­ted es aho­ra el pre­si­den­te de ho­nor del gru­po se­vi­llano Cash Ba­rea tras ce­der el tes­ti­go a su hi­jo y sus dos so­bri­nos. ¿Si­gue en la som­bra del ne­go­cio? —Sí. Si­go tra­ba­jan­do ocho ho­ras dia­rias por­que no me pe­sa. Es­pe­ro que mi ex­pe­rien­cia si­ga alum­bran­do a la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción que ya se ha he­cho car­go del ne­go­cio. —Su pa­dre, Ma­nuel Ba­rea Gi­nés, creó la em­pre­sa y des­pués us­ted se pu­so al fren­te del ne­go­cio pe­ro siem­pre se la­men­ta de ha­ber­le echa­do de me­nos pa­ra acon­se­jar­le. ¿En qué mo­men­tos pro­fe­sio­na­les lo echó en fal­ta? —En la to­ma de de­ci­sio­nes im­por­tan­tes, aun­que en reali­dad lo eché de me­nos an­tes de mo­rir­se por­que es­tu­vo más de 12 años con una trom­bo­sis vas­cu­lar. Du­ran­te ese tiem­po me ca­yó en lo al­to el tras­atlán­ti­co que es Cash Ba­rea. Es­ta­ba pre­pa­ra­do por­que lle­va­ba en la em­pre­sa des­de 1956 y des­de 1971 ya ha­bía to­ma­do las rien­das del ne­go­cio, coin­ci­dien­do con nues­tro tras­la­do a Ca­rre­te­ra Ama­ri­lla. Du­ran­te ese tiem­po he­mos pa­sa­do va­rias cri­sis, la del 73, la del 82, la del 93 y la del 2008. Y, ojo, por­que ya apun­ta otra cri­sis por ahí. No es que la vis­lum­bre, pe­ro se oyen tam­bo­res de los ana­lis­tas avi­san­do de nu­bes. De to­das las cri­sis eco­nó­mi­ca que he vi­vi­do, la que ha du­ra­do más tiem­po y la que ha he­cho más da­ño ha si­do la de 2008. Eso sí, las em­pre­sas que han que­da­do han sa­li­do más re­for­za­das por­que son su­per­vi­vien­tes. —Si su pa­dre le­van­ta­ra la ca­be­za que­da­ría sor­pren­di­do de có­mo ha cam­bia­do el sec­tor de la dis­tri­bu­ción. —Se lle­va­ría una sorpresa enor­me, pa­ra bien pa­ra unas co­sas y pa­ra mal en otras. Nos es­tán lle­gan­do em­pre­sas de mu­cha po­ten­cia a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, que tie­nen unos cré­di­tos a in­tere­ses di­fe­ren­tes y unos avan­ces tec­no­ló­gi­cos in­creí­bles. Ca­da vez que se im­plan­tan es­tas em­pre­sas ma­tan a nues­tros clien­tes na­tu­ra­les, co­mo son los de­ta­llis­tas. No quie­ro dar nom­bres, pe­ro to­do el mun­do sa­be­mos cuá­les son. —Las mar­cas blan­cas em­pu­jan tam­bién mu­cho. —La mar­ca blan­ca más an­ti­gua en ba­ca­lao es la nues­tra, nues­tra se­ña de iden­ti­dad, nues­tro em­ble­ma. De he­cho, te­ne­mos un por­ta­fo­lio de mar­cas blan­cas que su­pera las mil re­fe­ren­cias. No­so­tros em­pe­za­mos en 1941 con dos re­fe­ren­cias por­que era la post­gue­rra y mi pa­dre ven­día aza­frán y sal. Afor­tu­na­da­men­te él tu­vo la vi­sión de es­pe­cia­li­zar­se por­que em­pe­zó con las tri­pas pa­ra em­bu­ti­dos por­que en­ton­ces no ha­bía fa­bri­can­tes de em­bu­ti­dos y se ha­cían ma­tan­zas par­ti­cu­la­res. Hoy te­ne­mos más de 20.000 re­fe­ren­cias. —Las co­sas en el sec­tor de la dis­tri­bu­ción han cam­bia­do tan­to que hay em­pre­sas que en­tre­gan pa­que­tes en cues­tión de ho­ras, in­clu­so de pro­duc­tos fres­cos. —Te­ne­mos ahí una es­pa­da de Da­mo­cles im­por­te pe­ro es que hay cier­tos pro­duc­tos que el ama de ca­sa le gus­ta ver­los, to­car­los y oler­los. De to­dos mo­dos, no­so­tros no nos va­mos a que­dar vien­do pa­sar el Gran Po­der por la es­qui­na y es­ta­mos ha­cien­do es­tu­dios de ven­ta on li­ne pe­ro es di­fí­cil por­que no­so­tros no ven­de­mos al pú­bli­co por­que so­mos ma­yo­ris­tas y no po­de­mos ha­cer­le la com­pe­ten­cia a nues­tros pro­pios clien­tes. —¿Qué le in­cul­có pro­fe­sio­nal­men­te su pa­dre? —La hon­ra­dez, la de­di­ca­ción al tra­ba­jo, el no te­ner ho­ras pa­ra el tra­ba­jo, cum­plir con la pa­la­bra da­da y te­ner cier­to co­ra­zón, sa­ber te­ner el equi­po ade­cua­do y mi­rar por los tra­ba­ja­do­res que te ayu­dan a lle­var la em­pre­sa ade­lan­te. Mi pa­dre me in­cul­có que una em­pre­sa va­le lo que va­len sus tra­ba­ja­do­res, eso lo ten­go gra­ba­do a fue­go y gra­cias a Dios te­ne­mos un gran equi­po. Aquí te­ne­mos tra­ba­ja­do­res de ter­ce­ra ge­ne­ra­ción, es de­cir, que han tra­ba­ja­do pa­dres, hi­jos y nie­tos. —¿Y us­ted qué le ha in­cul­ca­do a sus hi­jos? —Den­tro de mis hi­jos es­tán mis so­bri­nos por­que su pa­dre mu­rió y yo he ejer­ci­do de pa­dre de ellos. He in­ten­tan­do in­cul­car a to­dos ellos el gen Ba­rea. Ellos sa­ben cuál es la fi­lo­so­fía de la em­pre­sa y gra­cias a Dios a ellos les pi­ca­do el mi­cro­bio tam­bién. —Con el boom inmobiliario hu­bo mu­chos em­pre­sa­rios de éxi­to que en­tra­ron en el ne­go­cio del la­dri­llo y cuan­do pin­chó la bur­bu­ja sus ne­go­cios se vie­ron afec­ta­dos. —No­so­tros no tu­vi­mos esa ten­ta­ción. No­so­tros no te­ne­mos ni bar­qui­to ni ca­ba­lli­to... no­so­tros rein­ver­ti­mos los be­ne­fi­cios den­tro de la em­pre­sa. Te­ne­mos esa ma­la cos­tum­bre por­que eso nues­tro pa­tri­mo­nio inmobiliario está li­be­ra­do en más de un 95%, va­mos, que está li­bre de car­gas fi­nan­cie­ras. Mis hi­jos y mis so­bri­nos han en­ten­di­do bien la fi­lo­so­fía de rein­ver­tir los be­ne­fi­cios, vi­ven bien, es­tán en­tre­ga­dos al tra­ba­jo... —Mu­chas es­cue­las de ne­go­cio elo­gia­ron el apa­lan­ca­mien­to fi­nan­cie­ro pe­ro des­pués ese apa­lan­ca­mien­to ha si­do la muer­te de mu­chas com­pa­ñías du­ran­te la cri­sis. —No­so­tros ha­ce­mos las in­ver­sio­nes a pul­món. Gra­cias a la fi­lo­so­fía de no re­par­tir be­ne­fi­cios no te­ne­mos de­pen­den­cia ban­ca­ria de nin­gu­na cla­se. —Con la fal­ta de li­qui­dez, lo pri­me­ro que hi­zo la gen­te fue de­jar de ir a los ba­res y res­tau­ran­tes, que son vues­tros clien­tes. ¿Có­mo atra­ve­só la cri­sis Cash Ba­rea: con fa­ti­gui­tas o desaho­go? —La he­mos pa­sa­do con mu­cha preo­cu­pa­ción por­que pri­me­ro no se veía dón­de es­ta­ba el fon­do y des­pués no sa­bía­mos si es­tá­ba­mos rep­tan­do en la si­ma o em­pe­zan­do a su­bir. Es­ta cri­sis du­ró de­ma­sia­do tiem­po pe­ro gra­cias a no te­ner cré­di­tos nos he­mos sal­va­do de la cri­sis y he­mos aguan­ta­do per­fec­ta­men­te. He­mos co­mi­do de nues­tras pro­pias car­nes (ri­sas). —¿Tu­vis­teis pér­di­das en la cri­sis? —No, ni des­pe­di­mos a na­die. Una de las ra­zo­nes por la que me die­ron la medalla de oro de An­da­lu­cía es que du­ran­te la cri­sis no des­pe­di­mos ab­so­lu­ta­men­te a na­die. No­so­tros se­gui­mos te­nien­do una re­la­ción ca­si pa­triar­cal con los em­plea­dos. El des­pa­cho de di­rec­ción no es sólo de di­rec­ción, es mu­chas ve­ces el con­fe­sio­na­rio de los em­plea­dos. De al­gu­na ma­ne­ra so­mos el «ci­re­neo» de sus pro­ble­mas. Eso ayu­da a que ha­ya paz so­cial y que los tra­ba­ja­do­res se sien­tan a gus­to. —Las ba­ta­llas fa­mi­lia­res y los pro­ble­mas de su­ce­sión han crea­do cis­mas en mu­chas em­pre­sas, co­mo El Cor­te In­glés, Mac Puar­sa... ¿Có­mo ha­béis con­se­gui­do se­guir sien­do una em­pre­sa fa­mi­liar 77 años des­pués? —Por­que hay mu­cho ca­ri­ño en­tre no­so­tros y es­ta­mos muy uni­dos. El gen Ba­rea lo lle­va­mos im­pre­so. No­so­tros es­ta­mos ca­si en cuar­ta ge­ne­ra­ción. —¿Te­néis un pro­to­co­lo fa­mi­liar se­ve­ro pa­ra en­trar a tra­ba­jar en la com­pa­ñía sien­do nie­to, so­brino o her­mano?

Vie­ne otra cri­sis «Pa­sa­mos la cri­sis del 73, la del 82, la del 93 y la de 2008. Y, ojo, por­que ya apun­ta otra cri­sis»

Be­ne­fi­cios «Ni bar­qui­to ni ca­ba­lli­tos. No­so­tros rein­ver­ti­mos los be­ne­fi­cios»

—Ese pro­to­co­lo tie­ne sus cláu­su­las. Hay que te­ner es­tu­dios y ex­pe­rien­cia pa­ra en­trar en la em­pre­sa. Uno de mis tres hi­jos está en la em­pre­sa con sus dos pri­mos, que for­man la di­rec­ción. Ten­go ade­más una hi­ja psi­co­pe­da­go­ga y otra que se de­di­ca a la hos­te­le­ría, aun­que es­tán en el co­mi­té de su­ce­sión, de pro­to­co­lo, en el con­se­jo de fa­mi­lia y en el de la so­cie­dad. —¿Ha­béis re­ci­bi­do al­gu­na vez al­gu­na ofer­ta de com­pra por Ba­rea? —He­mos te­ni­do va­rias ofer­tas de com­pra pe­ro ni yo ni la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción Ba­rea ha pen­sa­do en ven­der. Los ac­cio­nis­tas de la em­pre­sa si­guen sien­do 100% Ba­rea: mis tres hi­jos y dos pri­mos.

MJ LÓ­PEZ OL­ME­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.