Más de 60 me­no­res ex­tran­je­ros no acom­pa­ña­dos se han fu­ga­do

∑ Unos 400 han lle­ga­do es­te ve­rano a los cen­tros de aco­gi­mien­to de Mar­che­na y Car­mo­na

ABC (Sevilla) - - SEVILLA - C. GON­ZÁ­LEZ MAR­CHE­NA

Unos 400 me­no­res ex­tran­je­ros no acom­pa­ña­dos (Menas) han lle­ga­do es­te ve­rano a los cen­tros de aco­gi­mien­to si­tua­dos en Mar­che­na y Car­mo­na. De ellos, más de 60 se han fu­ga­do apro­ve­chan­do un tras­la­do. Buscan lle­gar has­ta los lu­ga­res don­de tie­nen fa­mi­lia­res o co­no­ci­dos pa­ra es­ta­ble­cer­se. A ve­ces, sim­ple­men­te va­gan por las ciu­da­des has­ta que los en­cuen­tra la Guar­dia Ci­vil o la Po­li­cía Na­cio­nal y los de­vuel­ven a los cen­tros. Su ob­je­ti­vo es que­dar­se a to­da cos­ta, por eso una par­te no di­ce la ver­dad so­bre su edad por­que te­men ser de­vuel­tos de in­me­dia­to a sus paí­ses de ori­gen.

Los tra­ba­ja­do­res de es­tos dos cen­tros lle­van des­de prin­ci­pios de ve­rano de­nun­cian­do la si­tua­ción por­que es­te año la lle­ga­da de Menas a los cen­tros de la pro­vin­cia se ha su­pe­ra­do con cre­ces. «Lo nor­mal es que lle­ga­ran ca­da año de cua­tro a seis por mes, pe­ro aho­ra pue­do dar­te una ci­fra que cam­bia en me­nos de una ho­ra», cuen­ta un miem­bro del co­mi­té de em­pre­sa, Mi­guel Án­gel Gu­tié­rrez.

Es­ta si­tua­ción ha em­peo­ra­do de­bi­do al des­bor­da­mien­to que ya exis­te en los cen­tros si­tua­dos en las zo­nas cos­te­ras. De he­cho, sólo en el mes de ju­nio, la Or­ga­ni­za­ción Ma­rí­ti­ma In­ter­na­cio­nal (OMI) es­ti­ma­ba que ha­bían lle­ga­do a Es­pa­ña cer­ca de 7.000 per­so­nas, a tra­vés de la ru­ta ma­rí­ti­ma del Me­di­te­rrá­neo, y es­ta­ba em­pe­zan­do el ve­rano.

«Ni si­quie­ra las pre­vi­sio­nes de la Jun­ta se acer­ca­ban a es­tas ci­fras, por lo que ha si­do una ava­lan­cha que ha so­bre­pa­sa­do a los cen­tros que has­ta aho­ra los re­ci­bía y han te­ni­do que en­viar­los a los de zo­nas in­te­rio­res», cuen­ta Gu­tié­rrez. La Guar­dia Ci­vil, por or­den de la Fis­ca­lía, los trae a am­bos cen­tros con 20 pla­zas ca­da uno. Aquí es don­de em­pie­za el pri­mer pro­ble­ma, las ins­ta­la­cio­nes no es­tán pre­pa­ra­das pa­ra aco­ger más del tri­ple de su ca­pa­ci­dad con el mismo per­so­nal.

En es­tos dos me­ses, han te­ni­do que in­te­rrum­pir los pro­gra­mas que se lle­van a ca­bo con los de­más me­no­res que la Jun­ta de An­da­lu­cía tie­ne en aco­gi­da; en oca­sio­nes in­ter­me­dian­do en al­ter­ca­dos que se pro­du­cían en­tre los gru­pos de Menas que lle­ga­ban a es­tos cen­tros.

Los tra­ba­ja­do­res tras­la­dan a los sin­di­ca­tos sus pro­tes­tas, no quie­ren ha­blar di­rec­ta­men­te con los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, aun­que di­cen es­tar ver­da­de­ra­men­te preo­cu­pa­dos. Y ase­gu­ran que una par­te de los que lle­gan «ni si­quie­ra son me­no­res de edad», pe­ro es una ma­ne­ra de re­tra­sar la or­den de sa­li­da obli­ga­to­ria una vez son iden­ti­fi­ca­dos.

To­dos afir­man que son del año 2001 y la úni­ca for­ma de sa­ber la ver­dad so­bre su edad, cuan­do hay du­das al res­pec­to, es co­mo mí­ni­mo ha­cer­les un exa­men ra­dio­ló­gi­co del car­pio, hue­so de la mu­ñe­ca. «De­be­rían ha­cer ra­dio­gra­fías a to­dos los que lle­gan, pe­ro por so­bre­car­ga no se ha­ce», co­men­ta el re­pre­sen­tan­te sin­di­cal.

«Ellos lle­gan con un plan mi­gra­to­rio, traen nú­me­ros de te­lé­fo­nos de fa­mi­lia­res que vi­ven no sólo en Se­vi­lla, sino prin­ci­pal­men­te en An­da­lu­cía o el País Vas­co, o in­clu­so otros paí­ses de Eu­ro­pa», cuen­tan es­tas mis­mas. Du­ran­te unos días es­tán por los al­re­de­do­res, pe­ro des­pués des­apa­re­cen si an­tes no los ha lo­ca­li­za­do la Guar­dia Ci­vil que jun­to con la Po­li­cía Na­cio­nal tie­ne la com­pe­ten­cia de de­vol­ver­los a los cen­tros de aco­gi­da. Tan­to en Car­mo­na co­mo en Mar­che­na se han re­gis­tra­dos fu­gas de me­no­res.

C. G.

Tra­ba­ja­do­res con­cen­tra­dos en el cen­tro de me­no­res de Mar­che­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.