Seis mi­llo­nes de eu­ros de la Jun­ta pa­ra 17 cen­tros de me­no­res en Ma­rrue­cos

El Go­bierno an­da­luz lle­va años tra­ba­jan­do pa­ra evi­tar que los niños aban­do­nen su país de ori­gen

ABC (Sevilla) - - ANDALUCÍA - STE­LLA BENOT

La cri­sis mi­gra­to­ria que se está vi­vien­do es­te ve­rano ha traí­do a 4.650 me­no­res has­ta las cos­tas an­da­lu­zas (da­to ofi­cial al 31 de agos­to), un trá­fi­co sin pre­ce­den­tes. El 70% de es­tos me­no­res son ma­rro­quíes y es­tán en­tre 16 y 19 años. El Go­bierno an­da­luz ha lan­za­do va­rias lla­ma­das de au­xi­lio al Eje­cu­ti­vo cen­tral por­que el sis­te­ma de pro­tec­ción de me­no­res no per­mi­te ha­cer fren­te a es­ta de­man­da. Los cen­tros que tie­ne la ad­mi­nis­tra­ción pa­ra cui­dar a los niños que son re­ti­ra­dos de sus pa­dres —en es­tos cen­tros es don­de se aco­je tam­bién a los in­mi­gran­tes por­que an­tes que na­da son me­no­res sin pa­dres— es­tán co­lap­sa­dos a pe­sar de los cré­di­tos ex­tra­or­di­na­rios de la Ha­cien­da an­da­lu­za, ya van más de 48 mi­llo­nes de eu­ros, y del re­fuer­zo de per­so­nal.

En es­te con­tex­to, el Go­bierno an­da­luz lle­va me­ses tra­ba­jan­do con el Eje­cu­ti­vo cen­tral y con Ma­rrue­cos pa­ra que los niños ma­rro­quíes que lle­gan so­los a Es­pa­ña, ge­ne­ral­men­te en pa­te­ras, pue­dan ser de­vuel­tos de ma­ne­ra rápida a su país de ori­gen. Se tra­ta de un pro­to­co­lo que se apli­ca­rá uno a uno a los me­no­res si­guien­do, ade­más, los cri­te­rios de la Fis­ca­lía.

La pre­si­den­ta de la Jun­ta ha ex­pli­ca­do que mu­chos de es­tos me­no­res vie­nen a Es­pa­ña en­ga­ña­dos por las ma­fias que tra­fi­can con per­so­nas, les pre­sen­tan una vi­da que no se co­rres­pon­de con la reali­dad y los obli­gan a ju­gar­se la vi­da en el Es­tre­cho o en el Mar de Al­bo­rán. Tam­bién es cier­to que hay mu­chos me­no­res que vie­nen a Eu­ro­pa en una es­pe­cie de «eras­mus». Sus fa­mi­lias los en­vían pre­vio pa­go a las ma­fias, bus­can­do una me­jor edu­ca­ción pa­ra ellos pe­ro no en una si­tua­ción desesperada. Lle­gan en las pa­te­ras y con des­tino de­fi­ni­do que pue­de ser Fran­cia, Ale­ma­nia o Sue­cia, uno de los paí­ses de «mo­da». Son las fa­mi­lias más pu­dien­tes de Ma­rrue­cos. Una nue­va for­ma de in­mi­gra­ción.

Los dis­cur­sos ofi­cia­les de to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos pa­san por de­fen­der que la in­mi­gra­ción ile­gal se fre­na en los paí­ses de ori­gen. An­da­lu­cía ha si­do siem­pre fir­me de­fen­so­ra de es­te prin­ci­pio y por eso lle­va años de coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal con Ma­rrue­cos. Hay mu­chos pro­gra­mas con el país ve­cino (to­dos los pre­si­den­tes de la Jun­ta han vi­si­ta­do en va­rias oca­sio­nes el reino alauí) pe­ro uno de los prin­ci­pa­les es el des­ti­na­do a me­no­res. En la úl­ti­ma dé­ca­da, An­da­lu­cía ha in­ver­ti­do seis mi­llo­nes de eu­ros (5.909.560) a tra­vés de pro­gra­mas de in­ter­ven­ción con dis­tin­tos pro­yec­tos pa­ra me­jo­rar la aco­gi­da de me­no­res en si­tua­ción de di­fi­cul­tad. En to­tal, se han cons­trui­do o re­pa­ra­do 17 cen­tros de aco­gi­da de me­no­res en las pro­vin­cias de Tán­ger-Te­tuán-Al­hu­ce­mas, la re­gión orien­tal y la pro­vin­cia de Ouaz­za­ne, mu­chos de los cua­les pro­ce­den de los an­ti­guos que creó el Pro­tec­to­ra­do es­pa­ñol en la zo­na. Unos es­tán des­ti­na­dos a los me­no­res de 5 años y el res­to pa­ra los niños en­tre 5 y 16 años.

Con es­tos fon­dos, la Jun­ta tam­bién ha re­for­za­do la des­cen­tra­li­za­ción de los ser­vi­cios de la En­trai­de Na­tio­na­le (el de­par­ta­men­to del Go­bierno de Ma­rrue­cos des­ti­na­do a la Coope­ra­ción Na­cio­nal) y ha fi­nan­cia­do la for­ma­ción es­pe­cí­fi­ca del per­so­nal de las aso­cia­cio­nes o las ins­ti­tu­cio­nes que tra­ba­jan con los me­no­res.

El ob­je­ti­vo de to­do es­te tra­ba­jo, se­gún ha ex­pli­ca­do la Con­se­je­ría de Igual-

En de­ta­lle La Ad­mi­nis­tra­ción an­da­lu­za los ha cons­trui­do o reha­bi­li­ta­do y for­ma a sus mo­ni­to­res

dad que di­ri­ge Ma­ría Jo­sé Sán­chez Ru­bio, es que los niños no ten­gan que aban­do­nar su país y pa­ra ello se ha ex­por­ta­do el mo­de­lo de aco­gi­da de An­da­lu­cía.

Así, los cen­tros son re­la­ti­va­men­te pe­que­ños con per­so­nal es­pe­cia­li­za­do, aban­do­nan­do los enor­mes cen­tros que ha­bía pa­ra aco­ger a los niños de la ca­lle. Tam­bién se ha for­ma­do a los mo­ni­to­res que los atien­den que son ya per­so­nal es­pe­cia­li­za­do y no me­ros cui­da­do­res sin for­ma­ción.

Eso sí. La Jun­ta no in­ter­vie­ne en nin­gún mo­men­to en la aco­gi­da de los me­no­res en Ma­rrue­cos. Cons­tru­ye los cen­tros, for­ma al per­so­nal y da asis­ten­cia téc­ni­ca pe­ro no in­ter­vie­ne con los niños. Hay cen­tros que son ges­tio­na­dos por or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les y otros por la En­trai­de Na­tio­na­le.

La coope­ra­ción an­da­lu­za no ter­mi­na con es­tos cen­tros sino que tam­bién se está tra­ba­jan­do pa­ra trans­for­mar los Dar At­ta­li­ba, los an­ti­guos cen­tros de ca­ri­dad, en ca­sas pa­ra la edu­ca­ción y la for­ma­ción pro­fe­sio­nal de los me­no­res huér­fa­nos de ma­ne­ra que no que­den de­sam­pa­ra­dos por el Es­ta­do al cum­plir la ma­yo­ría de edad. Un ejem­plo es el en­tro Mo­say­co Me­di­te­rrá­neo que ob­tu­vo fi­nan­cia­ción pa­ra un pro­yec­to en Chauen en for­ma­ción de or­fe­bres y jo­ye­ros en el que co­la­bo­ra la En­trai­de Na­tio­na­le.

In­mi­gran­tes me­no­res de edad re­co­gi­dos de las pa­te­ras

EFE/PAQUET

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.