Las nar­co­lan­chas, un enemi­go a ba­tir

Mu­cho más rá­pi­das que las em­bar­ca­cio­nes de la Guar­dia Ci­vil al cru­zar el Es­tre­cho en 15 mi­nu­tos, se han con­ver­ti­do en el ar­ma más po­ten­te de las ma­fias del con­tra­ban­do

ABC (Sevilla) - - ANDALUCÍA - SO­RA­YA FER­NÁN­DEZ

Sím­bo­lo del trá­fi­co de ha­chís en el Es­tre­cho de Gi­bral­tar, las nar­co­lan­chas se han con­ver­ti­do en un icono pa­ra las ma­fias y en el me­dio más rá­pi­do y efi­caz pa­ra trans­por­tar la dro­ga pro­ce­den­te de Ma­rrue­cos has­ta la cos­ta es­pa­ño­la. Hay quien in­clu­so lu­ce ta­tua­jes con es­tas em­bar­ca­cio­nes ha­cien­do alar­de de su ilí­ci­to mo­do de vi­da.

Siem­pre han exis­ti­do pe­ro el au­ge del nar­co­trá­fi­co en el Cam­po de Gi­bral­tar hi­zo que se dis­pa­ra­sen to­das las alar­mas. Es fre­cuen­te ver a los nar­cos a bor­do de es­tas em­bar­ca­cio­nes lle­gan­do a la cos­ta, don­de es­pe­ran los por­tea­do­res pa­ra ali­jar la dro­ga y lle­var­las has­ta las «guar­de­rías» -lu­ga­res don­de se al­ma­ce­na- has­ta su pos­te­rior dis­tri­bu­ción.

Las nar­co­lan­chas se han con­ver­ti­do en el me­jor ar­ma de los nar­co­tra­fi­can­tes. Son ca­pa­ces de cru­zar el Es­tre­cho de Gi­bral­tar car­ga­das de dro­ga en tan sólo 15 mi­nu­tos y aven­ta­jan en 15 ó 20 nu­dos en ve­lo­ci­dad a las em­bar­ca­cio­nes de la Guar­dia Ci­vil. Pue­den al­can­zar una ve­lo­ci­dad de en­tre 60 y 70 nu­dos, lo que equi­va­le a en­tre 120 y 140 ki­ló­me­tros por ho­ra.

Al ser mu­cho más rá­pi­das que las em­plea­das por el Ser­vi­cio Ma­rí­ti­mo de la Guar­dia Ci­vil y Vi­gi­lan­cia Adua­ne­ra, per­mi­ten a los nar­cos za­far­se de la ac­ción po­li­cial en nu­me­ro­sas oca­sio­nes.

Se tra­ta de em­bar­ca­cio­nes, nor­mal­men­te se­mi­rrí­gi­das, con tres mo­to­res Yaha­ma de 350 CV. Mi­den 12 me­tros de es­lo­ra por 2,5 de man­ga y sue­len llle­var en­tre 2.500 y 3.000 ki­los de ha­chís.

En su in­te­rior sólo tie­nen un ca­ba­lle­te pa­ra cua­tro tri­pu­lan­tes aun­que se han vis­to nar­co­lan­chas car­ga­das con más per­so­nas.

Es­tas em­bar­ca­cio­nes son un ins­tru­men­to in­dis­pen­sa­ble pa­ra las ma­fias que ope­ran en el Es­tre­cho de Gi­bral­tar, que aho­ra in­clu­so es­tán trans­por­tan­do a in­mi­gran­tes, tal y co­mo se ha co­no­ci­do es­ta se­ma­na gra­cias a unos vi­deos en los que se ve a jó­ve­nes ma­rro­quíes su­bien­do a una nar­co­lan­cha en una pla­ya de Ma­rrue­cos y lle­gan­do lue­go a la pla­ya de Los Lan­ces de Ta­ri­fa (Cá­diz).

An­te­pro­yec­to de Ley

El an­te­rior mi­nis­tro del In­te­rior, Juan Ig­na­cio Zoi­do, ini­ció los trá­mi­tes pa­ra la prohi­bi­ción de es­tas em­bar­ca­cio­nes y su su­ce­sor, Fer­nan­do Gran­de-Mar­las­ka, los ha con­ti­nua­do.

Así, el pa­sa­do 13 de ju­lio, el Con­se­jo de Mi­nis­tros dio el vis­to bueno, tras el opor­tuno in­for­me del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da, a la tra­mi­ta­ción del an­te­pro­yec­to pa­ra mo­di­fi­car la Ley Or­gá­ni­ca de Re­pre­sión del Con­tra­ban­do pa­ra com­ba­tir a las or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les de­di­ca­das al nar­co­trá­fi­co y al con­tra-

bando de ta­ba­co mediante la de­cla­ra­ción co­mo gé­ne­ro prohi­bi­do de las em­bar­ca­cio­nes de al­ta ve­lo­ci­dad uti­li­za­das por las ma­fias, es­pe­cial­men­te en la cos­ta del Cam­po de Gi­bral­tar.

El ob­je­ti­vo es pe­na­li­zar «el uso ile­gí­ti­mo de las em­bar­ca­cio­nes se­mi­rrí­gi­das y neu­má­ti­cas de al­ta ve­lo­ci­dad» uti­li­za­das pa­ra la in­tro­duc­ción, so­bre to­do de ha­chís pro­ce­den­te de Ma­rrue­cos, aun­que tam­bién de ta­ba­co de Gi­bral­tar.

El Go­bierno ex­pli­ca en di­cho an­te­pro­yec­to que re­sul­ta muy di­fí­cil pro­ce­der le­gal­men­te con­tra las nar­co­lan­chas si no con­tie­nen car­ga ilí­ci­ta en el mo­men­to de ser in­ter­cep­ta­das, por lo que el ob­je­ti­vo es que se to­men en con­si­de­ra­ción pa­rá­me­tros ob­je­ti­vos, co­mo las ca­rac­te­rís­ti­cas téc­ni­cas de la em­bar­ca­ción, su ti­tu­la­ri­dad o la fi­na­li­dad de su uso, pa­ra in­cau­tar­las, in­clu­so en tie­rra y sin car­ga ilí­ci­ta, e in­coar los co­rres­pon­dien­tes ex­pe­dien­tes san­cio­na­do­res.

Gé­ne­ro prohi­bi­do

De es­te mo­do, las nar­co­lan­chas se­rán con­si­de­ra­das co­mo gé­ne­ro prohi­bi­do y se po­drá pro­ce­der a su decomiso en cuan­to sean de­tec­ta­das. Ade­más, las ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das con las mis­mas ten­drán implicaciones pe­na­les o ad­mi­nis­tra­ti­vas.

Cuan­do es­ta nor­ma­ti­va en­tre en vi­gor, la te­nen­cia de es­tas em­bar­ca­cio­nes, al igual que su fa­bri­ca­ción, cir­cu­la­ción, im­por­ta­ción, ex­por­ta­ción, ac­ti­vi­dad de co­mer­cio y reha­bi­li­ta­ción, cons­ti­tui­rán, sal­vo que se cum­plan los re­qui­si­tos le­ga­les, una in­frac­ción ad­mi­nis­tra­ti­va si el va­lor de las em­bar­ca­cio­nes aprehen­di­das no su­pera los 50.000 eu­ros, o bien, si su­pera esa can­ti­dad, un de­li­to de con­tra­ban­do, san­cio­na­do con pe­na de pri­sión de uno a cin­co años y mul­ta de has­ta seis ve­ces el va­lor de los bie­nes in­cau- ta­dos, se­gún se des­ta­ca des­de la Agen­cia Tri­bu­ta­ria.

Es­to afec­ta­rá a las em­bar­ca­cio­nes neu­má­ti­cas y se­mi­rrí­gi­das de más de ocho me­tros de es­lo­ra, así co­mo a las de lon­gi­tud in­fe­rior que cuen­ten con una po­ten­cia má­xi­ma igual o su­pe­rior a 150 ki­lo­va­tios «y a cual­quier otra em­bar­ca­ción, con in­de­pen­den­cia de las di­men­sio­nes y po­ten­cia, si exis­ten in­di­cios ra­cio­na­les de que pue­den ser uti­li­za­das pa­ra co­me­ter o fa­ci­li­tar la co­mi­sión de un de­li­to de con­tra­ban­do», agre­ga el do­cu­men­to.

Eso sí, se establecerá un ré­gi­men de ex­cep­cio­nes a las nar­co­lan­cahs ads­cri­tas a la de­fen­sa na­cio­nal, los bu­ques o em­bar­ca­cio­nes de Es­ta­do ex­tran­je­ras que se en­cuen­tren le­gal­men­te en aguas es­pa­ño­las o las que sean pro­pie­dad del Es­ta­do, ad­mi­nis­tra­cio­nes te­rri­to­ria­les y or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les.

Pi­den su prohi­bi­ción

Los sin­di­ca­tos po­li­cia­les lle­van tiem­po cla­man­do por la prohi­bi­ción de las nar­co­lan­chas, una me­di­da cu­ya en­tra­da en vi­gor se está di­lan­tan­do en el tiem­po y que su­pon­dría un du­ro va­ra­pa­lo pa­ra los nar­co­tra­fi­can­tes, al­gu­nos de los cua­les co­mien­zan tam­bién a tra­fi­car con se­res hu­ma­nos en el Es­tre­cho de Gi­bral­tar, se­gún ex­pli­ca el se­cre­ta­rio de la Aso­cia­ción Uni­fi­ca­da de la Guar­dia Ci­vil (AUGC) en Cá­diz, Jo­sé En­ci­nas.

«El vi­deo de la nar­co­lan­cha car­ga­da de in­mi­gran­tes es al­go vis­to por pri­me­ra vez. Aun­que no po­de­mos ha­blar de al­go ha­bi­tual, nos preo­cu­pa que los nar­co­tra­fi­can­tes es­tén em­pe­zan­do a uti­li­zar sus re­cur­sos pa­ra ope­rar co­mo ma­fias del trá­fi­co de per­so­nas, lo su­pon­dría una di­fi­cul­tad aña­di­da a la ho­ra de in­ter­cep­tar­las en el mar al ser muy rá­pi­das», ex­pli­ca En­ci­nas.

Las em­bar­ca­cio­nes in­ter­ve­ni­das se amon­to­nan en el puer­to de Al­ge­ci­ras an­te la inexis­ten­cia de de­pó­si­to ju­di­cial en el Cam­po de Gi­bral­tar

SER­GIO RODRÍGUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.