LOS MA­LOS AN­DA­LU­CES

ABC (Sevilla) - - ANDALUCÍA - FER­NAN­DO DEL VA­LLE LORENCI

EN la An­da­lu­cía Im­pa­ra­ble no es que ha­ya niños, co­mo exis­ten, que se han vis­to obli­ga­dos a pa­sar prác­ti­ca­men­te to­da su vi­da aca­dé­mi­ca es­tu­dian­do en ba­rra­co­nes. Es que ya ni los ba­rra­co­nes lle­gan a tiem­po de inau­gu­rar­se cuan­do co­mien­za el cur­so.

Ocu­rri­rá ma­ña­na en Má­la­ga. En uno de sus ba­rrios de ex­pan­sión la fal­ta de pla­zas de Se­cun­da­ria es fla­gran­te. Se está cons­tru­yen­do un nue­vo ins­ti­tu­to, pe­ro su fin no lle­ga. Pa­ra so­lu­cio­nar el pro­ble­ma, la Jun­ta de­ci­de en­viar a los cha­va­les a au­las pre­fa­bri­ca­das den­tro de otro cen­tro. Pe­ro, ay, que tam­po­co es­tán lis­tas pa­ra el arran­que del cur­so. Así las co­sas, 180 es­tu­dian­tes van a co­men­zar el año con­fi­na­dos en las sa­las de te­le­vi­sión de una re­si­den­cia, en es­pe­ra de que se aca­ben los ba­rra­co­nes y se les pue­da des­pla­zar a ellos.

To­do es­to pa­sa en una zo­na en la que ha­ce así co­mo dos dé­ca­das, na­da más, que se co­no­ce que se po­bla­ría de ma­tri­mo­nios jó­ve­nes que ten­drían hi­jos. Y, fí­je­se us­ted qué co­sas, que es­tos irían cre­cien­do.

En fin, un des­pis­te lo tie­ne cual­quie­ra. Pe­ro vie­ne muy a cuen­to pa­ra po­ner en sol­fa la por­no­grá­fi­ca pro­pa­gan­da política que ya nos inun­da por mor del pre­vi­si­ble ade­lan­to elec­to­ral. La ma­qui­na­ria pe­sa­da del so­cia­lis­mo vie­ne fuer­te. Que el PSOE ini­cie sus cam­pa­ñas em­pe­ña­do en des­ta­car sus «lo­gros» —aho­ra cen­tra­dos de ma­ne­ra per­so­na­lí­si­ma y ce­sa­ris­ta en los sal­ví­fi­cos cin­co años de pre­si­den­cia de Su­sa­na Díaz— pa­re­ce ló­gi­co. Pe­ro no lo es tan­to que se apro­ve­chen tam­bién las cuen­tas ins­ti­tu­cio­na­les pa­ra di­bu­jar una An­da­lu­cía idí­li­ca en la que prác­ti­ca­men­te se atan los pe­rros con ca­ña de lo­mo de Co­vap. Y está pa­san­do.

En es­tas crea­cio­nes, cla­ro, no sa­len esos chi­cos de Má­la­ga; ni el ni­ño au­tis­ta de La Car­lo­ta al que man­dan a un co­le­gio sin mo­ni­tor. ¿Se­rán ma­los an­da­lu­ces? ¿Tam­bién sus pa­dres que de­nun­cian las fa­llas del sis­te­ma? Me­nu­dos trai­do­res, echan­do por tie­rra nues­tro es­fuer­zo por ha­cer de es­ta la me­jor re­gión. No se rían, que pue­de que ter­mi­nen por acu­sar­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.