El des­do­ble a Ma­ta­las­ca­ñas, una en­cru­ci­ja­da eter­na de in­tere­ses

La ca­rre­te­ra que une Al­mon­te con El Ro­cío y la cos­ta es­pe­ra des­de ha­ce 25 años la cons­truc­ción del do­ble ca­rril mien­tras acu­mu­la ac­ci­den­tes y el har­taz­go de los usua­rios, so­bre to­do en ve­rano

ABC (Sevilla) - - ANDALUCÍA - MI­GUEL ÁN­GEL JI­MÉ­NEZ

Po­co me­nos de 34 ki­ló­me­tros unen el fi­nal de la A-49 a su pa­so por Al­mon­te con la al­dea del Ro­cío y fi­nal­men­te, con el nú­cleo cos­te­ro de Ma­ta­las­ca­ñas. Una vía de do­ble sen­ti­do prác­ti­ca­men­te rec­ta, ca­si te­dio­sa, ja­lo­na­da por un sin­fín de ac­ce­sos a fin­cas, par­ce­las y po­lí­go­nos em­pre­sa­ria­les, al Parque Na­tu­ral de Do­ña­na y pe­ren­ne­men­te tru­fa­da de ba­ches y so­ca­vo­nes.

En tem­po­ra­da ba­ja so­por­ta un trá­fi­co que se acer­ca a los 10.000 vehícu­los dia­rios. El vo­lu­men se in­cre­men­ta sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te du­ran­te la ro­me­ría del Ro­cío —la al­dea ter­mi­na al­ber­gan­do más de un mi­llón de al­mas que sólo pue­den ac­ce­der por es­ta ca­rre­te­ra; no hay otra—, y en ve­rano, cuan­do mi­les de ciu­da­da­nos, so­bre to­do de las co­mar­cas del Con­da­do y del Al­ja­ra­fe se­vi­llano, acu­den a Ma­ta­las­ca­ñas pa­ra dis­fru­tar de un día de sol y pla­ya. Mu­chos tie­nen allí su se­gun­da re­si­den­cia. En es­ta épo­ca del año el trá­fi­co pue­de au­men­tar has­ta los 20.000 vehícu­los dia­rios, fa­mi­lias en­te­ras yen­do y vi­nien­do, so­por­tan­do in­ter­mi­na­bles atas­cos y con la cre­cien­te sen­sa­ción de es­tar ju­gan­do a la ru­le­ta ru­sa ca­da vez que en­fi­lan la A-483.

Las ci­fras de ac­ci­den­tes de los úl­ti­mos 15 años no con­tri­bu­yen a ali­viar la per­cep­ción de pe­li­gro­si­dad de es­ta vía: 700 he­ri­dos y 30 muer­tos. 111 ac­ci­den­tes con fa­lle­ci­dos des­de 2014. Las úl­ti­mas víc­ti­mas mor­ta­les, un jo­ven de 22 años na­tu­ral de Bo­llu­llos del Con­da­do que fa­lle­cía en un ac­ci­den­te ocu­rri­do en el mes de agos­to y an­te­rior­men­te, en ju­nio, dos me­no­res de la mis­ma lo­ca­li­dad que per­dían la vi­da tras co­li­sio­nar fron­tal­men­te su co­che con una fur­go­ne­ta. Los ade­lan­ta­mien­tos en es­ta vía, en la que es fá­cil per­der la pa­cien­cia, son cons­tan­tes.

A raíz de es­te si­nies­tro se pro­du­jo una mo­vi­li­za­ción ciu­da­da­na que ha da­do co­mo re­sul­ta­do la crea­ción de una pla­ta­for­ma que cuen­ta con más de una trein­te­na de miem­bros y más de 4.000 se­gui­do­res en las re­des so­cia­les, en las que vuel­can su has­tío, su de­ses­pe­ra­ción y su fal­ta de con­fian­za en la cla­se política.

Sin em­bar­go, nin­gu­na de es­tas reali­da­des ter­mi­na de ser aci­ca­te su­fi­cien­te pa­ra que la Jun­ta de An­da­lu­cía aco­me­ta de una vez por to­das el des­do­ble de la A-483, una me­di­da que fue apro­ba­da por el Par­la­men­to an­da­luz en el año 1993. La fal­ta de re­cur­sos, la ne­ce­si­dad de es­tu­diar más a fon­do la si­tua­ción o de en­con­trar so­lu­cio­nes más acor­des a las par­ti­cu­la­ri­da­des me­dioam­bien­ta­les del te­rri­to­rio que atra­vie­sa la vía son al­gu­nas de las excusas que es­gri­me la ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca pa­ra dar es­qui­na­zo a la obra una y otra vez.

A es­tas eva­si­vas se han su­ma­do en los úl­ti­mos días las pro­por­cio­na­das por el equi­po de Go­bierno del Ayun­ta­mien­to de Al­mon­te, que con el apo­yo de Me­sa de Con­ver­gen­cia con­si­guió dar la vuel­ta a una mo­ción pre­sen­ta­da por el Gru­po Mu­ni­ci­pal del PP —que sí ha pros­pe­ra­do en lo­ca­li­da­des co­mo Ca­mas, Bo­llu­llos, La Pal­ma del Con­da­do y Pa­ter­na, y que tam­bién se­rán pre­sen­ta­das en Nie­bla o Chu­ce­na—, en la que se pe­día que se ins­ta­ra a la Jun­ta a in­cluir la rea­li­za­ción de la in­fra­es­truc­tu­ra en los pre­su­pues­tos de 2019. Fi­nal­men­te, gra­cias a la en­mien­da de so­cia­lis­tas y con­ver­gen­tes, se ha que­da­do en una nue­va pa­ta­da ha­cia de­lan­te: se pe­di­rá en su lu­gar el ini­cio de nue­vos es­tu­dios que pon­gan so­bre la me­sa al­ter­na­ti­vas al des­do­ble. Un nue­vo vi­ra­je de la al­cal­de­sa, Ro­cío Es­pi­no­sa, que en de­cla­ra­cio­nes re­cien­tes ha­bía mos­tra­do su com­pro­mi­so con la obra en la vía.

Pa­ra ello, el PSOE enar­bo­ló des­de el per­jui­cio que su­pon­drían las ex­pro­pia­cio­nes a las di­fi­cul­ta­des que el des-

Muer­tos y ac­ci­den­tes Des­de el año 2014 ha ha­bi­do 30 fa­lle­ci­dos por ac­ci­den­tes de trá­fi­co en es­ta ca­rre­te­ra onu­ben­se Trá­fi­co den­so És­ta so­por­ta has­ta 20.000 vehícu­los dia­rios en tem­po­ra­da al­ta du­ran­te el ve­rano o el Ro­cío

do­ble oca­sio­na­ría a quie­nes tie­nen que ac­ce­der a las fin­cas co­lin­dan­tes con la vía, pa­san­do por lan­zar un misil di­rec­to a la lí­nea de flo­ta­ción de la sen­si­bi­li­dad al­mon­te­ña: qué pa­sa­rá cuan­do la Vir­gen ten­ga que cru­zar pa­ra la Ve­ni­da, que se pro­du­ce ca­da sie­te años. A es­to su­mó un irri­ta­do por­ta­voz del equi­po de Go­bierno so­cia­lis­ta, An­to­nio Joa­quín Díaz Tri­gue­ros, una crí­ti­ca ai­ra­da a «que sean los del Con­da­do o los del Al­ja­ra­fe los que de­ci­dan so­bre los in­tere­ses de Al­mon­te, cuan­do Bo­llu­llos tu­vo pa­ra­li­za­da la au­to­vía».

Pa­ra la pla­ta­for­ma, que tie­ne su ori­gen en Bo­llu­llos pe­ro que está in­te­gra­da por per­so­nas de otras lo­ca­li­da­des —mu­chas de Al­mon­te—, y que se declara to­tal­men­te apo­lí­ti­ca, to­do es­to son «excusas» y fal­ta de «vo­lun­tad política por in­tere­ses eco­nó­mi­cos». «Si se gas­ta un mi­llón de eu­ros en un puen­te pa­ra lin­ces, tam­bién se pue­den bus­car so­lu­cio­nes pa­ra la ve­ni­da de la Vir­gen», con­si­de­ra una de sus re­pre­sen­tan­tes, Es­te­la Morales, que tam­bién ad­vier­te que las ex­pro­pia­cio­nes son nor­ma­les en es­tos ca­sos, una cues­tión de «in­te­rés ge­ne­ral» y tum­ba el ar­gu­men­to de los ac­ce­sos a las fin­cas ya que «cam­bios de sen­ti­do los hay en to­das las au­to­vías es­pa­ño­las».

Tam­po­co el pre­sun­to da­ño me­dioam­bien­tal que el des­do­ble po­dría pro­vo­car a un en­torno tan sen­si­ble co­mo Do­ña­na con­ven­ce ya a to­do el mun­do. «El ga­so­duc­to es más pro­ble­má­ti­co que un des­do­ble y no se qui­ta», ar­gu­men­ta Li­dia Suá­rez, que re­cuer­da que «una co­la de una ho­ra y me­dia de co­ches es más con­ta­mi­nan­te que el trá­fi­co flui­do». Otras vo­ces apun­tan in­clu­so a la exis­ten­cia de la au­to­vía que atra­vie­sa el Parque Na­tu­ral de Los Al­cor­no­ca­les, en la pro­vin­cia de Cá­diz, un ejem­plo pa­ra mu­chos de la com­bi­na­ción ideal en­tre sos­te­ni­bi­li­dad e in­fraes­truc­tu­ras mo­der­nas y se­gu­ras.

So­bre las crí­ti­cas del pri­mer te­nien­te de al­cal­de de Al­mon­te a la pla­ta­for­ma, sus miem­bros ase­gu­ran sen­tir «in­dig­na­ción y mu­cha ra­bia». «Men­cio­na­ban a Bo­llu­llos una y otra vez co­mo si fué­ra­mos unos in­tru­sos, cuan­do la pla­ta­for­ma es de to­do el Con­da­do e in­clu­so de Se­vi­lla», la­men­tan, se­gu­ros de que la in­ten­ción del PSOE Al­mon­te­ño es «en­fren­tar a los pue­blos», al­go que «no van a con­se­guir, por­que no­so­tros no te­ne­mos nin­gún pro­ble­ma con la gen­te de Al­mon­te». «No es­ta­mos in­ter­fi­rien­do en los in­tere­ses de Al­mon­te, es­ta­mos ha­blan­do de la ca­rre­te­ra, y en la ca­rre­te­ra hay in­tere­ses de to­do el Con­da­do», zan­jan.

«Plan­to­nes» de Al­mon­te

El des­dén y los «plan­to­nes» que di­cen ha­ber re­ci­bi­do por par­te de la al­cal­de­sa de Al­mon­te, amén de la ac­ti­tud de la Jun­ta, que «nos to­reó», no des­ani­man a es­tos ciu­da­da­nos, que cuen­tan en­tre otros con el apo­yo de Juan Jo­sé Cor­tés y que es­tán rea­li­zan­do, en­tre otras ac­cio­nes, re­co­gi­das de fir­mas de apo­yo al des­do­ble que, si­guien­do los pa­sos re­que­ri­dos, pre­sen­ta­rán an­te la Jun­ta de An­da­lu­cía.

Mien­tras se desa­rro­llan los nue­vos es­tu­dios, que su­pon­drán la ló­gi­ca in­ver­sión de tiem­po y di­ne­ro pú­bli­co, la Jun­ta de An­da­lu­cía aco­me­te­rá pró­xi­ma­men­te, se­gún se anun­ció en ju­lio, obras pa­ra la me­jo­ra de la vía con una in­ver­sión ra­ya­na al mi­llón de eu­ros que se de­di­ca­rán al as­fal­ta­do y am­plia­ción de las in­ter­sec­cio­nes con los ca­mi­nos ru­ra­les. «Unos par­ches», ase­gu­ran des­de la pla­ta­for­ma, que con­si­de­ra que la ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca lo que ha­ce es «ma­rear la per­diz».

FRANCIS SIL­VA

Tres de las miem­bros de la pla­ta­for­ma por el des­do­ble de la ca­rre­te­ra onu­ben­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.