SE­VI­LLA Y LA OPOR­TU­NI­DAD PER­DI­DA

ABC (Sevilla) - - OPINIÓN - POR SOL CRUZ GUZMÁN SOL CRUZ GUZMÁN ES AR­QUI­TEC­TA

Le­jos de aque­llos pla­nos de me­tro si­mi­la­res a nues­tro cen­tro ner­vio­so, el de la ca­pi­tal his­pa­len­se se que­da co­mo un en­ce­fa­lo­gra­ma plano

MU­CHO an­tes de que Goo­gle se con­vir­tie­ra en nues­tra som­bra y la mi­tad de la po­bla­ción ha­bla­ra de eco­no­mía cir­cu­lar, en ca­sa ya prac­ti­cá­ba­mos eso de in­ter­cam­bio de vi­vien­das. Una idea que sur­gió del ám­bi­to edu­ca­ti­vo, en el que los pro­fe­so­res, con más va­ca­cio­nes que la ma­yo­ría pe­ro me­nos suel­do tam­bién que la ma­yo­ría de li­cen­cia­dos, com­par­tían sus vi­vien­das por Eu­ro­pa a tra­vés de un enor­me li­bro de fotografía­s muy pa­re­ci­do a las ya ob­so­le­tas guías de te­lé­fo­nos. «In­ter­vac» nos po­nía en con­tac­to con otros pro­fe­so­res de Eu­ro­pa, y a tra­vés de emo­ti­vas car­tas y en­vío de llaves por men­sa­je­ría, con­se­guía­mos ini­ciar el ca­mino de la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va que hoy en día re­vo­lu­cio­na el ám­bi­to so­cial y em­pre­sa­rial.

Las nue­vas tec­no­lo­gías nos abren un mun­do de opor­tu­ni­da­des, de crea­ción de em­pre­sas, de me­jo­ra de los ser­vi­cios, de se­gu­ri­dad. Y han si­do mu­chos, in­clui­dos los por­ta­les pa­ra in­ter­cam­biar vi­vien­das, los que han sa­bi­do apro­ve­char­las. Con es­ta men­ta­li­dad, he­mos re­co­rri­do, ni­ños a cues­ta, me­dia Eu­ro­pa y des­per­ta­do en nues­tros hi­jos el in­te­rés por des­cu­brir otras cul­tu­ras y paí­ses. La bús­que­da de la opor­tu­ni­dad co­mo ins­tin­to, co­mo fi­lo­so­fía de vi­da. Siem­pre me ocu­rre lo mis­mo, en to­das las ciu­da­des a las que lle­go: siem­pre pien­so que hay al­go de ellas que po­dría­mos to­mar pa­ra la nues­tra. De In­gla­te­rra, el club ami­go del Pa­tri­mo­nio in­glés; de Bur­deos, la reha­bi­li­ta­ción del puer­to co­mo cen­tro cul­tu­ral y de ocio de ca­li­dad; de Bél­gi­ca, la ima­gi­na­ción de crear una pla­ya en sus pla­zas… Y es­te año, de Sue­cia y Di­na­mar­ca me trai­go la tris­te sen­sa­ción de que Se­vi­lla es la tie­rra de las opor­tu­ni­da­des per­di­das.

Co­pen­ha­gue ha con­se­gui­do man­te­ner el sa­bor de su cas­co an­ti­guo —y sin ne­ce­si­dad de pea­to­na­li­zar— con sus ca­na­les y sus fa­cha­das de co­lo­res, con el desa­rro­llo de un ba­rrio cos­mo­po­li­ta, Ores­tad, un de­lei­te pa­ra cual­quier aman­te de la ar­qui­tec­tu­ra. La re­si­den­cia es­tu­dian­til de Tiet­gen Ko­lle­giet, ins­pi­ra­da en las ca­sas re­don­das de la et­nia Chi­na Hak­kam, el im­pre­sio­nan­te ho­tel —es­pa­ñol— Be­lla Sky o la ca­sa de con­cier­tos de Nou­vel, con­fie­ren un ba­rrio del fu­tu­ro a es­ca­sa dis­tan­cia del Ti­vo­li. Tras el puen­te Ore­sund, ba­se de la tra­ma de una de mis se­ries fa­vo­ri­tas, Bor­gen, en Mal­mo se ha desa­rro­lla­do el ba­rrio más sos­te­ni­ble de Eu­ro­pa, Vas­tra Ham­men, don­de la to­rre con­tor­sio­nis­ta de Ca­la­tra­va nos guía has­ta una tra­ma de ca­na­les don­de la ciu­dad vi­bra de día y de no­che.

Así evo­lu­cio­na Eu­ro­pa, y así me he vuel­to con la sen­sa­ción de que Se­vi­lla es la ciu­dad de las opor­tu­ni­da­des per­di­das. Una ciu­dad que cuan­do ha­bla de fu­tu­ro siem­pre se que­da a me­dias. Y no por­que nos cues­te cre­cer en na­ta­li­dad, no la ca­li­dad de nues­tra gen­te y de nues­tros pro­fe­sio­na­les, sino por­que Se­vi­lla pa­re­ce con­de­na­da a que mu­chos pro­yec­tos se que­dan a me­dias o des­ca­fei­na­dos. ¿Que­re­mos al­gún ejem­plo me­jor que el úni­co Me­tro del mun­do con una so­la lí­nea que no ter­mi­na de ver­te­brar nues­tra ciu­dad? Le­jos de aque­llos pla­nos de me­tro si­mi­la­res a nues­tro cen­tro ner­vio­so, el de Se­vi­lla se que­da co­mo un en­ce­fa­lo­gra­ma plano. Por de­lan­te de no­so­tros pa­só Car­tu­ja, una opor­tu­ni­dad úni­ca, co­si­da a ba­se de ini­cia­ti­vas suel­tas y sin co­ne­xión. Y siem­pre un pro­ble­ma de por me­dio, que si aho­ra un apea­de­ro de Ren­fe que no fun­cio­na, que si aho­ra un Cam­pus que se que­da a me­dio desa­rro­llar, que si el Es­ta­dio Olím­pi­co es un ab­sur­do a me­dio gas, que si aho­ra un Cen­tro Co­mer­cial lo aca­pa­ra to­do .... Y en ca­da una de esas po­lé­mi­cas, cu­tres y has­ta irre­le­van­tes, se con­su­me una gran can­ti­dad de ener­gía por­que to­do se rea­li­za con in­ter­mi­na­bles pla­zos y pla­nes que no ter­mi­nan de im­pul­sar un es­pa­cio tec­no­ló­gi­co de re­fe­ren­cia.

Te­nía­mos lo que na­die te­nía, un es­pa­cio pa­ra la In­ves­ti­ga­ción y el Desa­rro­llo anexo a uno de los me­jo­res cas­cos his­tó­ri­cos de Eu­ro­pa. Un tro­zo de ciu­dad ba­ña­da por el Gua­dal­qui­vir, que ya na­ve­ga­ron fe­ni­cios y ro­ma­nos, dis­pues­to aho­ra pa­ra desa­rro­llar un pro­yec­to úni­co y sin­gu­lar. Y Ta­bla­da, un es­pa­cio sin­gu­lar pa­ra desa­rro­llar un mo­de­lo real de ciu­dad in­te­li­gen­te; un ban­co de prue­bas ca­paz de im­pul­sar la eco­no­mía en una ciu­dad siem­pre en aler­ta por el des­em­pleo. Una apues­ta por la in­no­va­ción que se con­vier­te en una nue­va opor­tu­ni­dad per­di­da.

Y nues­tro tí­mi­do ae­ro­puer­to, al que le ga­nan por go­lea­da Bar­ce­lo­na, Ma­drid, Má­la­ga o Va­len­cia. Es­te ae­ro­puer­to con po­co pul­so, nos lle­va por lo me­nos a nue­vos destinos a ba­jo cos­te, Co­pen­ha­gue, Berlín, Bur­deos, Lon­dres… Aho­ra que en­tra­mos en épo­ca elec­to­ral, se­ría bue­na idea que los se­vi­lla­nos ha­ga­mos una es­ca­pa­da pa­ra co­no­cer có­mo otras ciu­da­des han sa­bi­do apro­ve­char sus opor­tu­ni­da­des y có­mo pe­dir a quie­nes nos quie­ren go­ber­nar que Se­vi­lla se con­vier­ta en una ciu­dad lle­na de nue­vos pro­yec­tos y apren­da­mos que lo me­jor que po­de­mos ha­cer por Se­vi­lla es no per­mi­tir nun­ca que las úni­cas opor­tu­ni­da­des que cuen­tan son las opor­tu­ni­da­des per­di­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.