VIC­TO­RIA CO­RO­NA­DA

Nu­me­ro­so pú­bli­co en el re­gre­so triun­fal de la Do­lo­ro­sa del ba­rrio de Los Re­me­dios tras el ac­to eu­ca­rís­ti­co en la Ca­te­dral de Se­vi­lla

ABC (Sevilla) - - PORTADA - JA­VIER CO­MAS

La Vir­gen de la Vic­to­ria de la her­man­dad de Las Ci­ga­rre­ras ya es­tá co­ro­na­da. Pa­sa­do el me­dio­día, el ar­zo­bis­po Juan Jo­sé Asen­jo Pe­le­gri­na im­pu­so la pre­sea a la de­vo­ción del ba­rrio de Los Re­me­dios, con­vir­tién­do­se así en la de­ci­mo­no­ve­na do­lo­ro­sa en re­ci­bir es­ta dis­tin­ción en la ciu­dad. Fue un mo­men­to que se­rá re­cor­da­do en la his­to­ria de la cor­po­ra­ción del Jue­ves San­to, cuan­do el pre­la­do subió las es­ca­le­ras del al­tar ins­ta­la­do y el alien­to de los her­ma­nos se con­tu­vo, rom­pien­do en un aplau­so atro­na­dor.

Es­ta es la des­crip­ción li­te­ral de lo vi­vi­do, la sen­ti­men­tal co­rría a cuen­ta de ca­da uno de los her­ma­nos y fie­les que allí es­tu­vie­ron. En­tre los llan­tos de Joa­quín, su de­vo­to más en­tre­ga­do y el que más la ha mi­ma­do en dé­ca­das; la ca­ra de sa­tis­fac­ción de su her­mano ma­yor, Clau­dio Es­pe­jo, por el tra­ba­jo rea­li­za­do, o la ale­gría de Mi­guel, su acó­li­to más in­se­pa­ra­ble.

Por allí pa­sa­ron to­dos los que han si­do her­ma­nos en más de cua­tro si­glos y me­dio de his­to­ria, los que le re­za­ron en la igle­sia de Los Ter­ce­ros, los que vi­vie­ron el tras­la­do a su ac­tual ho­gar en el ba­rrio e los Re­me­dios o las mu­je­res más in­se­pa­ra­bles de la Vir­gen, que des­de dé­ca­das han mi­ma­do a su de­vo­ción más ver­da­de­ra: sus ci­ga­rre­ras de la Fá­bri­ca de Ta­ba­cos.

A las 10.30 ho­ras se abrie­ron las puer­tas de la Ca­te­dral pa­ra el ac­ce­so del pú­bli­co con in­vi­ta­ción. Una ho­ra des­pués co­men­zó la mi­sa es­ta­cio­nal con la ima­gen co­mo cen­tro, res­plan­de­cien­do co­mo un sol an­te el mo­nu­men­to de pla­ta de Lau­reano de Pi­na y pre­si­dien­do un ac­to con un al­tar pre­pa­ra­do pa­ra la oca­sión y no so­bre su pa­so de pa­lio, co­mo se vie­ne ha­cien­do des­de las tres úl­ti­mas co­ro­na­cio­nes. Pa­ra ello, por­tó el man­to bor­da­do por Je­sús Ro­sa­do en 2015, in­fluen­cia­do en las pie­zas pa­tri­mo­nia­les más ca­rac­te­rís­ti­cas de es­ta co­fra­día.

La co­ro­na, en­ri­que­ci­da por el jo­ye­ro cor­do­bés Mi­guel Án­gel Cerezo, re­lu­cía es­plen­do­ro­sa, abrien­do el cor­te­jo de en­tra­da. Es­ta jo­ya, de Se­co Ve­las­co, era por­ta­da so­bre las an­das de la her­man­dad del Ce­rro del Águi­la por cua­tro ni­ñas del cen­tro Be­lén, anejo al Ho­gar de Na­za­ret, en el que son aco­gi­das mu­je­res em­ba­ra­za­das aban­do­na­das con ries­go de des­ha­cer­se de sus hi­jos; eje prin­ci­pal de la obra so­cial de es­ta co­ro­na­ción.

Vo­ca­ción evan­ge­li­za­do­ra

«Pon­ga­mos a Ma­ría en el co­ra­zón». Con esa ro­tun­da fra­se, el ar­zo­bis­po cen­tró gran par­te del con­cep­to de su ho­mi­lía pre­via a la co­ro­na­ción. Un tra­ta­do di­vi­di­do en nue­ve pun­tos por los que re­co­rrió el sen­ti­do de una ce­le­bra­ción de la que ha si­do par­ti­ci­pe des­ta­ca­do, co­mo así de­jó cla­ro en su tex­to: «Cuan­do ha­ce dos años re­ci­bía en el Ar­zo­bis­pa­do al her­mano ma­yor que me so­li­ci­ta­ba la co­ro­na­ción, le pe­dí que el acon­te­ci­mien­to tu­vie­ra una co­lo­ra­ción emi­nen­te­men­te es­pi­ri­tual y evan­ge­li­za­do­ra y que no se bus­ca­ran otras fi­na­li­da­des que no fue­ran la re­no­va­ción pro­fun­da de la vi­da cris­tia­na de los co­fra­des y el in­cre­men­to de su amor a la Vir­gen». Que­dó pa­ten­te que el pre­la­do siem­pre ha te­ni­do gran de­vo­ción por es­ta ima­gen y así lo de­mos­tró al re­zar­le tras co­ro­nar­la.

La mú­si­ca tam­bién me­re­ce un des­ta­ca­do en es­ta cró­ni­ca. La vein­te­na de con­ce­le­bran­tes y el pro­pio Asen­jo fe­li­ci­ta­ron la in­ter­ven­ción de la Co­ral Po­li­fó­ni­ca de Je­sús Des­po­ja­do, jun­to con la de Án­gel de Ur­ce­lay y el gru­po de cá­ma­ra San­ta Ce­ci­lia, que in­ter­pre­ta­ron pie­zas de Haen­del, Mo­zart o Cac­ci­ni con el im­po­nen­te ór­gano ca­te­dra­li­cio, que aún año­ra al pa­dre Aya­rra. Una ce­le­bra­ción con tin­tes so­lem­nes en pa­ra­le­lo al es­ti­lo de una her­man­dad clá­si­ca co­mo las Ci­ga­rre­ras y que ha te­ni­do co­mo ma­dri­na de la co­ro­na­ción a la Rei­na Do­ña So­fía, que no acu­dió al ac­to.

La mi­sa con­clu­yó po­co an­tes de las dos ho­ras de ce­le­bra­ción con la lec­tu­ra de la car­ta del Nun­cio Apos­tó­li­co Es­pa­ña por par­te del de­le­ga­do de her­man­da­des, Mar­ce­lino Man­zano, y al fi­na­li­zar, el ar­zo­bis­po salió al qui­te pi­dien­do un aplau­so, «ya que es lo que se sue­le ha­cer en es­tos ca­sos», re­cal­có el pre­la­do.

Así ter­mi­na­ba es­te ca­mino de ca­si dos años de emo­cio­nes en la an­ti­gua Fá­bri­ca de Ta­ba­cos. La Vir­gen de la Vic­to­ria, uno de los ico­nos fun­da­men­ta­les de la Se­ma­na San­ta de Se­vi­lla, ya for­ma par­te del gru­po de die­ci­nue­ve do­lo­ro­sas co­ro­na­das de la ciu­dad al que en 2019 se unirá la Vir­gen de los Án­ge­les de los Ne­gri­tos.

La co­ro­na, en­ri­que­ci­da por el jo­ye­ro cor­do­bés Mi­guel Án­gel Cerezo, re­lu­cía es­plen­do­ro­sa La Co­ral Po­li­fó­ni­ca de Je­sús Des­po­ja­do re­ci­bió múl­ti­ples fe­li­ci­ta­cio­nes por su in­ter­pre­ta­ción

El ar­zo­bis­po de Se­vi­lla, Juan Jo­sé Asen­jo, re­za an­te la Vir­gen de la Vic­to­ria po­co des­pués de im­po­ner­le la co­ro­na

Arri­ba, má­xi­ma afluen­cia du­ran­te el re­gre­so de la Vir­gen ha­cia su ba­rrio de Los Re­me­dios. Aba­jo, las ni­ñas del Ho­gar de Be­lén por­ta­ron la co­ro­na de la Do­lo­ro­sa y las au­to­ri­da­des sa­lu­dan a la Se­ño­ra de Los Re­me­dios

JUAN FLO­RES

RAÚL DO­BLA­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.