LA DES­TRUC­CIÓN DEL MA­NUS­CRI­TO DE LAS RI­MAS DE BÉC­QUER CUM­PLE 150 AÑOS

Dos ins­ti­tu­cio­nes se­vi­lla­nas, el Círcu­lo Mer­can­til y la Uni­ver­si­dad de Se­vi­lla, han pro­gra­ma­do ac­tos pa­ra con­me­mo­rar la his­to­ria de los ver­sos del poe­ta se­vi­llano

ABC (Sevilla) - - ABC 2 - FRAN­CIS­CO RO­BLES SE­VI­LLA

Aniver­sa­rio En di­ciem­bre, en el aniver­sa­rio de su muer­te, ha­brá con­me­mo­ra­ción

Ac­tua­cio­nes Fer­nan­do Fa­bia­ni y Jo­sé Luis Lo­sa ac­tua­rán en su ho­me­na­je

Fue ha­ce un si­glo y me­dio, cuan­do me­dia Es­pa­ña se al­zó con­tra la otra me­dia. Na­da nue­vo ba­jo el sol car­pe­to­ve­tó­ni­co. Los que se lla­ma­ban a sí mis­mos pro­gre­sis­tas y li­be­ra­les se le­van­ta­ron con­tra la rei­na Isa­bel II, que en su mo­men­to fue sos­te­ni­da por esos mis­mos pro­gre­sis­tas y li­be­ra­les fren­te al con­ser­va­du­ris­mo a ul­tran­za del car­lis­mo. Aque­lla re­vo­lu­ción de sep­tiem­bre de 1868, co­no­ci­da co­mo la Glo­rio­sa, se lle­vó por de­lan­te mu­ra­llas y tem­plos. Y el ma­nus­cri­to del li­bro que iba a cam­biar la his­to­ria de la poe­sía es­pa­ño­la: las Ri­mas que es­cri­bió un tal Gus­ta­vo Adol­fo Do­mín­guez Bastida, más co­no­ci­do en los am­bien­tes le­tra­dos co­mo Béc­quer.

Cuan­do mu­rió dos años más tar­de, el 22 de di­ciem­bre de 1870, los pe­rió­di­cos que re­co­gie­ron la no­ti­cia en suel­tos de una bre­ve­dad cer­ca­na a su poe­sía no lo lla­ma­ban poe­ta, sino li­te­ra­to. ¿Por qué? El pro­fe­sor y maes­tro Ro­ge­lio Re­yes nos lo acla­ra cuan­do afir­ma que «Béc­quer du­ran­te su vi­da no bri­lló co­mo poe­ta. Vi­vía del pe­rio­dis­mo, de los li­bre­tos de zar­zue­la. Su ac­ti­vi­dad poé­ti­ca no era co­no­ci­da. Fue de­jan­do unos pe­que­ños poe­mi­tas en re­vis­ti­llas de mo­da, co­mo El Co­rreo de se­ño­ri­tas: pu­bli­ca­cio­nes de po­ca mon­ta. Cuan­do de­ci­de re­cu­pe­rar esos poe­mas por in­di­ca­ción de su ami­go Gon­zá­lez Bra­vo, que fue pri­mer mi­nis­tro de Isa­bel II, se de­ci­de a re­co­pi­lar ese ma­te­rial y aña­dir­le el nue­vo». To­do iba bien has­ta que las tur­bas en­tra­ron en la ca­sa del mi­nis­tro ami­go del poe­ta. «Fue un acon­te­ci­mien­to aquel asal­to que es­tu­vo a pun­to de arrui­nar el li­bro an­gu­lar que abre la poe­sía es­pa­ño­la contemporánea. El ma­nus­cri­to se per­dió, pe­ro Béc­quer pu­do re­cons­truir­lo. Los úni­cos que te­nían con­cien­cia de esa ge­nia­li­dad lí­ri­ca eran sus amigos. La vi­da poé­ti­ca de Béc­quer fue si­len­te. Un mun­do in­te­rior ri­quí­si­mo ve­da­do al co­no­ci­mien­to de los de­más».

Esos amigos, en­tre los que des­ta­can Nom­be­la y Fe­rrán, fue­ron los que se reunie­ron tras la muer­te del poe­ta pa­ra pu­bli­car las Ri­mas que ha­bía re­es­cri­to Béc­quer du­ran­te los dos úl­ti­mos años de su vi­da. De ahí que apa­rez­can des­or­de­na­das en el li­bro de los go­rrio­nes, un cua­derno de con­ta­bi­li­dad que le re­ga­ló un ami­go su­yo por­que el poe­ta del ba­rrio de San Lo­ren­zo se que­dó li­te­ral­men­te tie­so cuan­do los su­yos per­die­ron el po­der por cul­pa de la re­vo­lu­ción. Béc­quer, no se ol­vi­de, era con­ser­va­dor, o sea, de de­re­chas. Al­go que no di­cen aho­ra ni los su­yos, ni los otros.

La in­fluen­cia de las Ri­mas, li­bro que abre las puer­tas del sim­bo­lis­mo se­gún Ro­ge­lio Re­yes, lle­ga a los poe­tas con­tem­po­rá­neos. Pa­ra Lut­gar­do Gar­cía, «Béc­quer es el des­lum­bra­mien­to, la re­ve­la­ción de la poe­sía. La for­ma de en­ca­rar el poe­ma, des­de la sen­ci­llez for­mal y la des­nu­dez apa­ren­te, no im­pi­de que ca­da poe­ma se de­ci­si­vo y que­de abier­to, co­mo los es­pe­jos de las ca­sas an­ti­guas, al in­fi­ni­to». Béc­quer su­gie­re más que di­ce. Pa­ra el poe­ta Víc­tor Ji­mé­nez, Béc­quer es «poe­sía esen­cial que par­te de la ex­pe­rien­cia vi­vi­da y de­ja a un la­do lo anec­dó­ti­co y su­per­fi­cial». Ji­mé­nez ha­ce hin­ca­pié en las vir­tu­des que Béc­quer buscaba en su poe­sía: di­rec­ta, se­ca, bre­ve y na­tu­ral. Co­mo la del fla­men­co, ma­nan­tial en el que be­ben otros poe­tas actuales co­mo es el ca­so de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Oje­da, poe­ta cul­to y po­pu­lar co­mo el au­tor de las Ri­mas, quien des­cri­be en un so­ne­to bec­que­riano su ex­pe­rien­cia: «Pe­ro re­leo a Béc­quer… El amor / -y era otro tiem­po, otra reali­dad- / no pue­de de­fi­nir­se hoy me­jor, / no pue­de pa­re­cer más de ver­dad». Sim­bo­lis­mo y con­den­sa­ción pla­tó­ni­ca más las vir­tu­des lí­ri­cas de la poe­sía po­pu­lar que en su ca­so es­tá en las le­tras del fla­men­co: de esa fu­sión na­ce, se­gún el pro­fe­sor Ro­ge­lio Re­yes, el li­bro que se per­dió ha­ce un si­glo y me­dio. Su in­flu­jo sigue pre­sen­te. Pa­ra la poe­ta se­vi­lla­na Ma­ría Sanz, Béc­quer es «una de las fuen­tes en las que be­bí, pun­to de apo­yo en mis ini­cios. La lec­tu­ra de las Ri­mas cons­ti­tu­yó un des­cu­bri­mien­to que aún hoy su­po­ne una re­fe­ren­cia. Me in­tere­san sus le­yen­das por­que es­tán vin­cu­la­das a un te­rri­to­rio co­mo es So­ria, ori­gen de mi fa­mi­lia. Por eso lo ten­go muy pre­sen­te en esas pro­sas que tam­bién son poe­sía». La es­tir­pe de Béc­quer, co­mo ti­tu­ló Fer­nan­do Or­tiz un li­bro im­pres­cin­di­ble. Juan Ra­món, los Machado, Cernuda y el res­to del 27, Mon­te­si­nos… Y los poe­tas de la ex­pe­rien­cia que vi­nie­ron de­trás. Pa­ra que el ol­vi­do no se lo lle­ve to­do con su vien­to he­la­do, dos ins­ti­tu­cio­nes se­vi­lla­nas re­cor­da­rán lo que pa­só ha­ce 150 años. El Círcu­lo Mer­can­til ha pro­gra­ma­do un ac­to pa­ra el sá­ba­do 20 de oc­tu­bre don­de se ex­pli­ca­rá la his­to­ria del ex­po­lio y la re­es­cri­tu­ra de las Ri­mas, con la ac­tua­ción de los ac­to­res Jo­sé Luis Lo­sa y Fer­nan­do Fa­bia­ni. Y la Uni­ver­si­dad de Se­vi­lla le ren­di­rá ho­me­na­je a Béc­quer en la fe­cha de su muer­te, al­re­de­dor del 22 de di­ciem­bre, con el fla­men­co co­mo par­te esen­cial del re­cuer­do al poe­ta que ha­ce un si­glo y me­dio per­dió lo que lue­go re­cu­pe­ra­ría: un li­bro sin el cual no en­ten­de­ría­mos nues­tra pro­pia vi­da.

El poe­ta Gus­ta­vo Adol­fo Béc­quer

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.