El pri­mer se­vi­llano con­de­na­do a pri­sión per­ma­nen­te

Es­te ve­cino de Tria­na, de 33 años y pro­fe­sor de mú­si­ca pa­sa­rá a la his­to­ria co­mo el pri­mer reo de la pro­vin­cia sen­ten­cia­do a una pe­na que pue­de te­ner los días con­ta­dos

ABC (Sevilla) - - ABC 2 - SIL­VIA TUBIO SE­VI­LLA

Da­niel Montaño es un ve­cino de Tria­na, de 33 años de edad, y pro­fe­sor de mú­si­ca que pa­sa­rá a la his­to­ria co­mo el pri­mer re­clu­so de la pro­vin­cia con­de­na­do a pri­sión per­ma­nen­te, una pe­na que po­dría te­ner los días con­ta­dos. Ase­si­nó a una be­bé de tan so­lo 17 me­ses de vi­da lan­zán­do­la al va­cío por el hue­co de una ven­ta­na.

Da­niel Montaño Gon­zá­lez, na­tu­ral de Se­vi­lla y ve­cino has­ta el año 2014 del ba­rrio de Tria­na, pa­sa­rá a la his­to­ria del De­re­cho pe­nal co­mo el pri­mer se­vi­llano con­de­na­do a la pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble. Una pe­na apro­ba­da en 2015 y que el ac­tual Go­bierno, jun­to a los par­ti­dos na­cio­na­lis­tas o Po­de­mos, se mues­tran con­tra­rios a su apli­ca­ción. La pre­sión so­cial hi­zo que el Eje­cu­ti­vo no si­guie­ra ade­lan­te con la de­ro­ga­ción vo­ta­da en el Con­gre­so y ha op­ta­do a es­pe­rar al dic­ta­men del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, al que re­cu­rrió la re­for­ma im­pul­sa­da por el PP que in­cluía la con­tro­ver­ti­da pe­na.

Por eso, la pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble pue­de te­ner los días con­ta­dos y es­te jo­ven pro­fe­sor de mú­si­ca con­ver­tir­se en una ex­cep­cio­na­li­dad ju­rí­di­ca o man­te­ner­se en el or­de­na­mien­to ju­rí­di­co es­pa­ñol y ser el pri­mer reo de la pro­vin­cia de un lis­ta que co­men­zó a con­fec­cio­nar­se con el ve­re­dic­to de un ju­ra­do oí­do en una sa­la de vis­tas de la Au­dien­cia de Vi­to­ria.

En el preám­bu­lo de la ley que apro­bó la re­for­ma del Có­di­go Pe­nal se jus­ti­fi­ca la in­clu­sión de la pe­na por la de­man­da so­cial a fa­vor de con­de­nas pro­por­cio­na­les al he­cho co­me­ti­do. Da­niel Montaño ase­si­nó en la ma­dru­ga­da del 25 de enero de 2016 a Ali­cia, una be­bé de tan só­lo 17 me­ses de vi­da. Re­za en la sen­ten­cia que aga­rró su pe­que­ño cuer­po de só­lo 11 ki­los de pe­so y 84 cen­tí­me­tros de al­tu­ra y lo lan­zó por un hue­co de la ven­ta­na. La pe­que­ña so­bre­vi­vió unas ho­ras al bru­tal im­pac­to con­tra el sue­lo, pe­ro a la ma­ña­na si­guien­te mo­ría de un trau­ma­tis­mo cra­neo­en­ce­fá­li­co.

¿En­fer­mo o pu­ra mal­dad?

Los he­chos ocu­rrie­ron en una vi­vien­da de Vi­to­ria. A fi­na­les de 2014, el pro­ce­sa­do ha­bía aban­do­na­do su Se­vi­lla na­tal, don­de re­si­día con sus pa­dres pa­ra tra­ba­jar en una es­cue­la de mú­si­ca. Dos me­ses an­tes del atroz cri­men co­no­ció a la ma­dre de la be­bé, una chi­ca de ape­nas 18 años y de ori­gen bra­si­le­ño con la que en­ta­bló una re­la­ción vir­tual. El pri­mer fin de se­ma­na que pa­sa­ron jun­tos fue tam­bién el úl­ti­mo.

El acu­sa­do, que has­ta en­ton­ces no

Sin an­te­ce­den­tes y cria­do en un am­bien­te es­truc­tu­ra­do, es­te jo­ven con­mo­cio­nó a su en­torno al con­fe­sar un cri­men exe­cra­ble.

ha­bía te­ni­do pro­ble­mas con la Jus­ti­cia, ad­mi­tió en el jui­cio ha­ber aca­ba­do con la vi­da de la be­bé, pe­ro ofre­ció una ver­sión que ge­ne­ró bas­tan­te in­cre­du­li­dad en la sa­la. Ase­gu­ró que vio en la pe­que­ña «la se­mi­lla del mal». Se des­cri­bió co­mo «un tra­ba­ja­dor de luz» in­mer­so en una suer­te de com­ba­te an­te la lle­ga­da del fin del mun­do. Un re­la­to apo­ca­líp­ti­co y mís­ti­co que no con­ven­ció ni al fis­cal, ni a los miem­bros del tri­bu­nal ni a su pre­si­den­te, quien en la sen­ten­cia afir­ma que no ha que­da­do acre­di­ta­do que Da­niel su­fra una gra­ve en­fer­me­dad men­tal no diag­nos­ti­ca­da.

El ma­gis­tra­do Je­sús Poncela Gar­cía da una ex­pli­ca­ción mu­cho más pro­sai­ca a los he­chos, otor­gan­do una to­tal ve­ro­si­mi­li­tud al re­la­to de la ma­dre de la ni­ña, quien a du­ras pe­nas tes­ti­fi­có en el jui­cio. La jo­ven se ha­bía ne­ga­do a man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les; lo que ener­vó al con­de­na­do. En el trans­cur­so de la pe­lea, la pe­que­ña se acer­có a su ma­dre y Da­niel «de manera sor­pre­si­va» la co­gió y la ti­ró por un hue­co de la cris­ta­le­ra del bal­cón.

El pre­si­den­te del tri­bu­nal se de­tie­ne en un de­ta­lle: un men­sa­je que le en­vió el con­de­na­do a la ma­dre aque­lla no­che, mien­tras és­ta tra­ta­ba de dor­mir con su hi­ja en una ha­bi­ta­ción dis­tin­ta . Le ha­cía una pro­po­si­ción se­xual cla­ra y di­rec­ta que no ob­tu­vo res­pues­ta. «No pa­re­ce fá­cil de ex­pli­car que, si en­ton­ces se en­con­tra­ba en es­ta­do de des­or­ga­ni­za­ción men­tal (co­mo pre­ten­de la de­fen­sa), en me­dio de ideas de­li­ran­tes de fin del mun­do, sal­va­ción de la hu­ma­ni­dad y lu­cha con­tra las fuer­zas del mal, ha­ga un al­to pa­ra pe­dir una fe­la­ción».

Ocho pe­ri­tos con­tra dos

El es­ta­do men­tal del acu­sa­do ab­sor­bió la ma­yor par­te de las se­sio­nes de­di­ca­das a la prue­ba pe­ri­cial. Diez pe­ri­tos psi­có­lo­gos y psi­quia­tras pres­ta­ron de­cla­ra­ción. Ocho de ellos ne­ga­ron que el jo­ven pa­de­cie­ra una en­fer­me­dad men­tal y al­guno su­gi­rió que po­día es­tar fin­gien­do un tras­torno pa­ra ob­te­ner cier­ta ven­ta­ja en la sen­ten­cia. Só­lo dos de­cla­ra­ron to­do lo con­tra­rio, que el pro­ce­sa­do su­frió un bro­te aque­lla no­che y que pre­sen­ta una es­qui­zo­fre­nia pa­ra­noi­de no diag­nos­ti­ca­da. Am­bos pro­fe­sio­na­les fue­ron pro­pues­tos por la de­fen­sa, que de­di­có to­dos sus es­fuer­zos en pro­bar esa en­fer­me­dad pa­ra ob­te­ner una exi­men­te en la con­de­na.

En la sen­ten­cia se re­la­ta de manera cro­no­ló­gi­ca có­mo Da­niel ma­ni­fies­ta las pri­me­ras ideas de­li­ran­tes en Co­mi­sa­ría y des­pués de ha­ber si­do con­du­ci­do del es­ce­na­rio del cri­men al hos­pi­tal, don­de re­ci­bió una pri­me­ra asis­ten­cia, y del cen­tro hos­pi­ta­la­rio a de­pen­den­cias po­li­cia­les. Fue ese com­por­ta­mien­to el que lle­vó a las au­to­ri­da­des a in­gre­sar­lo ba­jo cus­to­dia en el área de Psi­quia­tría. Ni los pro­fe­sio­na­les que lo aten­die­ron allí ni los que lo vie­ron des­pués en la pri­sión de Due­ñas (Pa­len­cia) de­tec­ta­ron nin­gún sín­to­ma de en­fer­me­dad. La úni­ca me­di­ca­ción que se le ad­mi­nis­tró fue un an­sio­lí­ti­co.

Da­niel cre­ció en un en­torno es­truc­tu­ra­do. Hi­jo úni­co y de pa­dres pro­fe­so­res. Tie­ne una for­ma­ción su­pe­rior co­mo sa­xo­fo­nis­ta y ex­pe­rien­cia co­mo do­cen­te. De una ho­ja in­ma­cu­la­da sin an­te­ce­den­tes a una con­de­na por uno de los de­li­tos más exe­cra­bles: el ase­si­na­to de un be­bé.

Los pa­dres de­cla­ra­ron en el jui­cio que su hi­jo ha­bía da­do mues­tras en su in­fan­cia y ju­ven­tud de su­frir vi­sio­nes pe­ro que no con­si­guie­ron nun­ca lle­var­lo a un es­pe­cia­lis­ta. En su en­torno la no­ti­cia de su de­ten­ción y pos­te­rior con­fe­sión su­pu­so un te­rre­mo­to. Na­die se lo ex­pli­ca.

EL CO­RREO

El jo­ven se­vi­llano en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos en una de las se­sio­nes del jui­cio ce­le­bra­do en Vi­to­ria

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.