LA FIS­CA­LÍA NO CE­DE AN­TE LOS GOL­PIS­TAS

ABC (Sevilla) - - EDITORIALES -

Los fis­ca­les en­car­ga­dos del su­ma­rio por el asal­to al Es­ta­do pre­vén man­te­ner las di­rec­tri­ces de las que­re­llas im­pul­sa­das por Ma­za y del au­to de pro­ce­sa­mien­to dic­ta­do por Lla­re­na

LA Fis­ca­lía del Tri­bu­nal Su­pre­mo pre­pa­ra un es­cri­to de acu­sa­ción que pon­drá al se­pa­ra­tis­mo ca­ta­lán an­te las ver­da­de­ras di­men­sio­nes pe­na­les de su gol­pe con­tra el or­den cons­ti­tu­cio­nal. So­lo unos ne­cios po­dían ima­gi­nar que les sal­drían gratis su ata­que a la uni­dad de Es­pa­ña, la desobe­dien­cia al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, la mal­ver­sa­ción del di­ne­ro pú­bli­co y la in­ci­ta­ción a la vio­len­cia en las ca­lles. Se­gún la in­for­ma­ción a la que ha te­ni­do ac­ce­so ABC, los fis­ca­les en­car­ga­dos del su­ma­rio por el asal­to al Es­ta­do pre­vén man­te­ner las di­rec­tri­ces de las que­re­llas im­pul­sa­das por el fa­lle­ci­do Jo­sé Ma­nuel Ma­za y del au­to de pro­ce­sa­mien­to dic­ta­do por el ma­gis­tra­do Pa­blo Lla­re­na, y acu­sa­rán por re­be­lión a los di­ri­gen­tes del pro­ce­so se­pa­ra­tis­ta que es­tán en pri­sión pro­vi­sio­nal. Y lo ha­rán, ade­más, impu­tan­do a Oriol Jun­que­ras y a los ex­con­se­je­ros Tu­rull, Rull, Forn, Ro­me­va y Bas­sa el de­li­to de re­be­lión agra­va­do por mal­ver­sa­ción, lo que su­po­ne pe­nas que su­pe­ran los 15 años de pri­sión. El res­to de acu­sa­dos re­ci­bi­rá pe­ti­cio­nes de con­de­na por re­be­lión bá­si­ca –Car­me For­ca­dell y «los Jor­di»–, mal­ver­sa­ción o desobe­dien­cia, se­gún el bo­rra­dor del es­cri­to que ul­ti­ma la Fis­ca­lía.

Las to­gas de es­tos fis­ca­les de la Sa­la Se­gun­da del Tri­bu­nal Su­pre­mo no se van a man­char con «el pol­vo del ca­mino», in­quie­tan­te fra­se con la que el en­ton­ces fis­cal ge­ne­ral del Es­ta­do, Cán­di­do Con­de-Pum­pi­do, pre­ten­dió que la Fis­ca­lía se­cun­da­ra la ne­go­cia­ción po­lí­ti­ca del Go­bierno de Za­pa­te­ro con ETA. Sus acu­sa­cio­nes por re­be­lión son las que me­re­cen quie­nes han aten­ta­do con­tra lo más va­lio­so de un Es­ta­do de De­re­cho, que es su in­te­gri­dad te­rri­to­rial y la vi­gen­cia de la Cons­ti­tu­ción. En otros países, es­te de­li­to se cas­ti­ga con la ca­de­na per­pe­tua, por­que es una trai­ción a la con­vi­ven­cia y una pro­vo­ca­ción al en­fren­ta­mien­to ci­vil. Pa­ra el Go­bierno, la acu­sa­ción de la Fis­ca­lía se­ría una ma­la no­ti­cia. El Eje­cu­ti­vo ha pre­sio­na­do in­de­cen­te­men­te, sin éxi­to, a la Sa­la Se­gun­da y al Mi­nis­te­rio Fis­cal pa­ra ex­car­ce­lar a los di­ri­gen­tes en pri­sión pro­vi­sio­nal co­mo ges­to que sal­ve los vo­tos del na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán. No só­lo si­guen en pri­sión, sino tam­bién acu­sa­dos por de­li­tos de má­xi­ma gra­ve­dad.

Los se­pa­ra­tis­tas arre­cia­rán sus des­ca­li­fi­ca­cio­nes con­tra la Jus­ti­cia y sus ame­na­zas a Pe­dro Sán­chez, a quien Ca­ta­lu­ña vuel­ve a arras­trar­lo a la cru­da reali­dad de su im­po­ten­cia po­lí­ti­ca y de sus errores de plan­tea­mien­to. Sin em­bar­go, ni los se­pa­ra­tis­tas ni sus ton­tos útiles ha­lla­rán nin­gu­na cons­pi­ra­ción en­tre po­de­res del Es­ta­do. Los he­chos son tan evi­den­tes y los de­li­tos, tan cla­ros, que lo inad­mi­si­ble se­ría que no hu­bie­ra res­pon­sa­bi­li­da­des pe­na­les. Al fi­nal, la di­fe­ren­cia en­tre un de­mó­cra­ta y un se­pa­ra­tis­ta es que el de­mó­cra­ta res­pe­ta la ley y el se­pa­ra­tis­ta, no. Lo nor­mal es que sea el se­pa­ra­tis­ta quien se sien­te en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.