La do­ble va­ra de me­dir

∑ Adria­na Las­tra, so­bre las per­so­nas que sil­ba­ron: «Cua­tro ra­di­ca­les de ex­tre­ma de­re­cha»

ABC (Sevilla) - - ENFOQUE - JUAN PA­BLO COLMENAREJO

Em­pie­za a ser ya un he­cho pro­ba­do. Hay una do­ble va­ra de me­dir en la opi­nión pu­bli­ca­da y, por su­pues­to, tam­bién en la pú­bli­ca. Nin­gu­na mi­nis­tra del PP hu­bie­ra aguan­ta­do me­dio asal­to me­diá­ti­co si nie­ga co­no­cer a un ca­po po­li­cial de los ba­jos fon­dos y ho­ras des­pués se le es­cu­cha en ale­gre con­ver­sa­ción con el alu­di­do ja­lean­do el mé­to­do de la in­for­ma­ción va­gi­nal. Tam­po­co hu­bie­ra re­sis­ti­do me­nos de un te­le­dia­rio el ma­cho del PP o de Ciu­da­da­nos –que no se pien­sen los de Ri­ve­ra que es­tán a sal­vo de la do­ble va­ra– que le hu­bie­ra lla­ma­do pal­me­ra, ha­cién­do­le oji­tos, a una dipu­tada de la iz­quier­da o in­de­pen­den­tis­ta du­ran­te una se­sión par­la­men­ta­ria. Hay dos va­ras de me­dir. Y se­gún avan­ce el tiem­po del Go­bierno de Sán­chez, una se­rá ca­da vez más cor­ta y otra más lar­ga. El ejer­ci­cio hay que ha­cer­lo a dia­rio y fun­cio­na, es­tá com­pro­ba­do.

¿Qué se es­ta­ría di­cien­do si el abu­chea­do en el pa­seo de la Cas­te­lla­na fue­ra un pre­si­den­te del Go­bierno de PP o de Ciu­da­da­nos? Se­gu­ra­men­te na­da o, co­mo mu­cho, que se aguan­te, por­que al­go ha­brá he­cho pa­ra me­re­cer­lo. La mi­nis­tra Mar­ga­ri­ta Ro­bles ha sa­li­do en de­fen­sa –es lo pro­pio de su car­go– del pre­si­den­te Sán­chez fren­te a quie­nes re­cla­ma­ron elec­cio­nes, bien es cier­to que a vo­ces y con ca­jas des­tem­pla­das, y le lla­ma­ron «ocu­pa», sin ma­ti­zar si lo pro­fe­rían con k o con c.

Di­ce su se­ño­ría Ro­bles que «no hay ca­bi­da pa­ra los que in­sul­tan y fal­tan al res­pe­to». Tie­ne to­da la ra­zón la se­ño­ra mi­nis­tra, sal­vo si pro­ce­de a la lec­tu­ra de­ta­lla­da del acuer­do de su Go­bierno en mi­no­ría ab­so­lu­ta con Po­de­mos, en el que pro­po­nen eli­mi­nar los fre­nos a «la ex­po­si­ción li­bre de con­cep­cio­nes». Es de­cir, que se pue­de in­sul­tar al Rey u ofen­der a los sen­ti­mien­tos re­li­gio­sos en el uso de la li­ber­tad de ex­pre­sión, pe­ro no es po­si­ble el desaho­go en el pa­seo de la Cas­te­lla­na, a de­ce­nas de me­tros de dis­tan­cia, en cuan­to apa­re­ce el pre­si­den­te del Go­bierno. ¿Ca­ben o no los que in­sul­tan y fal­tan al res­pe­to?

La doc­tri­na de la su­pe­rio­ri­dad mo­ral de la iz­quier­da nos di­ce que de­pen­de de don­de ven­ga la mú­si­ca de vien­to. El Go­bierno ha ren­di­do ho­me­na­je –co­mo es su obli­ga­ción y mues­tra es­ta fo­to­gra­fía– a los 175 años de la ban­de­ra es­pa­ño­la. Con­tra ese sím­bo­lo cons­ti­tu­cio­nal, que in­clu­ye la Co­ro­na en es­ta de­mo­cra­cia del 78, van en aco­so y de­rri­bo los in­de­pen­den­tis­tas y Po­de­mos, los so­cios gu­ber­na­men­ta­les. Es de­cir, los que con sus vo­tos de­jan que Mar­ga­ri­ta Ro­bles si­ga en el pues­to abron­can­do úni­ca­men­te a aque­llos que en el uso de su li­ber­tad y de sus cuer­das vo­ca­les le ex­pre­san su «con­cep­ción» al pre­si­den­te del Go­bierno en mi­tad de la ca­lle. No hay na­da co­mo te­ner dos va­ras.

Aún co­lean la pi­ta­da, los abu­cheos y las vo­ces ciu­da­da­nas que cla­ma­ron «¡elec­cio­nes!» al pre­si­den­te Pe­dro Sán­chez du­ran­te el des­fi­le mi­li­tar del Día de la Fies­ta Na­cio­nal. Fue un pri­mer gran ac­to pú­bli­co de Sán­chez cu­ya or­ga­ni­za­ción re­ca­yó en ma­nos del Mi­nis­te­rio de De­fen­sa.

Por ello, su ti­tu­lar, la mi­nis­tra Mar­ga­ri­ta Ro­bles, se re­fi­rió ayer a es­ta cues­tión de mo­do ta­jan­te: «En la Es­pa­ña plu­ral y to­le­ran­te só­lo pue­den sen­tir­se ex­clui­dos aqué­llos que ha­cen del in­sul­to, de la des­ca­li­fi­ca­ción, del abu­cheo, su for­ma de ex­pre­sión», por­que «no tie­nen ca­bi­da aqué­llos que ha­cen del in­sul­to y la fal­ta de res­pe­to a las ins­ti­tu­cio­nes su mo­do de con­vi­ven­cia y su for­ma de ex­pre­sión», ase­gu­ró du­ran­te la inau­gu­ra­ción de la ex­po­si­ción «175 años de nues­tra ban­de­ra» en la Fun­da­ción Te­le­fó­ni­ca en Ma­drid.

«Crí­ti­ca, bien­ve­ni­da»

«La crí­ti­ca po­lí­ti­ca es bien­ve­ni­da, es acep­ta­ble. Los in­sul­tos, los abu­cheos, las des­ca­li­fi­ca­cio­nes, son una fal­ta de res­pe­to no ha­cia las au­to­ri­da­des, sino ha­cia to­dos los ciu­da­da­nos de Es­pa­ña que se ven re­pre­sen­ta­dos en un des­fi­le, y muy en par­ti­cu­lar tam­bién a aque­llas per­so­nas que pre­pa­ra­ron el des­fi­le y des­fi­la­ron», aña­dió.

Asi­mis­mo, sub­ra­yó que «aque­llas per­so­nas que no son ca­pa­ces de res­pe­tar no so­la­men­te las ins­ti­tu­cio­nes, sino el pro­pio ac­to, que es un ac­to de to­dos los es­pa­ño­les, son per­so­nas que se des­ca­li­fi­can por sí mis­mas [...] Esa no es la Es­pa­ña que quie­ren las Fuer­zas Ar­ma­das», in­sis­tió.

Los abu­cheos a Sán­chez, al que la or­ga­ni­za­ción en nin­gún mo­men­to anun­ció du­ran­te su lle­ga­da ni sa­li­da del ac­to cas­tren­se, se pro­du­je­ron cuan­do fue re­ci­bi­do por la pro­pia mi­nis­tra de De­fen­sa y lue­go sa­lu­dó al res­to de mi­nis­tros de su Go­bierno, en otro mo­men­to del ac­to y, so­bre to­do, a la sa­li­da cuan­do en­fi­ló el Pa­seo de la Cas­te­lla­na con su co­che ofi­cial pa­ra asis­tir a la re­cep­ción en el Pa­la­cio Real.

Las­tra: «Ex­tre­ma de­re­cha»

Más que in­sul­tos, los asis­ten­tes sil­ba­ron, abu­chea­ron y exi­gie­ron, so­bre to­do, «elec­cio­nes» a Sán­chez. Tam­bién le lla­ma­ron «oku­pa» o «trai­dor».

La crí­ti­ca de Ro­bles a los asis­ten­tes al des­fi­le que abu­chea­ron a Sán­chez se une a la de otros car­gos del PSOE. Por ejem­plo, la vi­ce­se­cre­ta­ria ge­ne­ral so­cia­lis­ta, Adria­na Las­tra, afir­mó en su cuen­ta de Twit­ter: «Qué que­réis que os di­ga... si no nos lle­gan a abu­chear los cua­tro ra­di­ca­les de ex­tre­ma de­re­cha, me hu­bie­se preo­cu­pa­do».

El pro­pio Pe­dro Sán­chez, ya en el Pa­la­cio Real, res­tó va­lor a los pi­ti­dos e in­clu­so bro­meó: «No voy a ser me­nos que Gon­zá­lez y Za­pa­te­ro». Pre­ci­sa­men­te, el ex­pre­si­den­te Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro su­frió so­no­ras pi­ta­das en 2009 y 2010 en los des­fi­les del 12-O.

Tras el ac­to de es­te año, vuel­ve el te­mor a que en su­ce­si­vos even­tos mi­li­ta­res –si no hay con­vo­ca­to­ria de co­mi­cios ge­ne­ra­les an­tes– vuel­van a re­pro­du­cir­se los pi­ti­dos y las pe­ti­cio­nes de «elec­cio­nes», al­go que pro­me­tió Sán­chez cuan­do pre­sen­tó la mo­ción de cen­su­ra que cua­jó gra­cias a los apo­yos de Po­de­mos, Com­pro­mís, PNV, ERC, PDECat y Bil­du.

«Evi­den­te­men­te no es un pla­to de buen gus­to que un evento or­ga­ni­za­do con ca­ri­ño, con Su Ma­jes­tad el Rey pre­si­dién­do­lo, con el pre­si­den­te del Go­bierno y otras au­to­ri­da­des de­ri­ve en una suer­te de ma­ni­fes­ta­ción o pro­tes­ta por mo­ti­vos po­lí­ti­cos. Ha­bría que sa­ber di­fe­ren­ciar los ám­bi­tos», ex­pli­ca una fuen­te mi­li­tar a ABC.

ISA­BEL PERMUY

Mar­ga­ri­ta Ro­bles re­co­rre ayer las sa­las de la ex­po­si­ción que con­me­mo­ra el 175 aniver­sa­rio de la ban­de­ra na­cio­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.