LA TO­RRE DE SE­VI­LLA

Fue sin du­da el poe­ma de Lor­ca el que des­de es­ta nue­va pers­pec­ti­va lí­ri­ca más ahon­dó en el va­lor sim­bó­li­co de la Gi­ral­da

ABC (Sevilla) - - OPINIÓN - POR RO­GE­LIO RE­YES RO­GE­LIO RE­YES ES CA­TE­DRÁ­TI­CO EMÉ­RI­TO DE LA UNI­VER­SI­DAD DE SE­VI­LLA

«S EVILLA es una to­rre/ lle­na de ar­que­ros fi­nos», pro­cla­ma­ba Fe­de­ri­co Gar­cía Lor­ca en su «Poe­ma del can­te jon­do» Y des­ple­gan­do la me­tá­fo­ra, sub­ra­ya­ba la que pa­ra él era su no­ta más de­fi­ni­to­ria :»Se­vi­lla pa­ra he­rir / ¡Siem­pre Se­vi­lla pa­ra he­rir!». Se com­par­ta o no la exac­ti­tud de es­te dic­ta­men poé­ti­co so­bre Se­vi­lla na­ci­do de la po­de­ro­sa in­tui­ción lor­quia­na, ha­brá de re­co­no­cer­se que la ima­gen del ar­que­ro que lan­za una y otra vez sus hi­rien­tes sae­tas es de lo más su­til que nun­ca se ha­ya di­cho so­bre el espíritu de es­ta ciu­dad, per­so­ni­fi­ca­da en es­te ca­so en la fi­gu­ra icó­ni­ca de su to­rre­sím­bo­lo, jus­ta­men­te en aqué­lla que uni­ver­sal­men­te la re­pre­sen­ta. Con tan afor­tu­na­da ima­gi­ne­ría Lor­ca es­ta­ba re­ve­lan­do una nue­va for­ma de mi­rar poé­ti­ca­men­te el mun­do, su­pe­ra­do­ra tan­to del ali­cor­ta­do rea­lis­mo de­ci­mo­nó­ni­co co­mo del pin­to­res­co fol­clo­ris­mo de he­ren­cia romántica, dos ries­gos que los poe­tas del 27, al en­fren­tar­se una vez más con la Gi­ral­da, sos­la­ya­ron ge­nial­men­te por el cau­ce de la es­ti­li­za­ción lí­ri­ca y la au­da­cia me­ta­fó­ri­ca.

Ya Juan Ra­món Ji­mé­nez se les ha­bía, co­mo siem­pre, an­ti­ci­pa­do en agu­de­za poé­ti­ca al ver la to­rre de Se­vi­lla en la ma­ña­na «en el ai­re pu­ro y ro­si­blan­co, in­grá­vi­da, tras­pa­ren­te, me­nos aun — o más— que de cris­tal, co­mo un des­nu­do de la no­che». Des­pués Ge­rar­do Die­go, hu­yen­do del tó­pi­co, la con­ver­ti­ría con tin­tes van­guar­dis­tas en un «pris­ma pu­ro» lleno de ines­pe­ra­das su­ge­ren­cias geo­mé­tri­cas, y Cernuda, más con­te­ni­do, la ve­ría sen­ci­lla­men­te co­mo una to­rre «gris y ocre» que, sin más pin­to­res­cos aña­di­dos, «se er­guía es­bel­ta co­mo el cá­liz de una flor» por en­tre las co­pas de las al­tas pal­me­ras del Al­cá­zar. To­do muy le­jos, fe­liz­men­te, de la mer­ca­de­ría fol­cló­ri­ca que en su día la vis­tió de fla­men­ca o la car­gó en ex­ce­so de aba­lo­rios orien­ta­les.

Pe­ro fue sin du­da el poe­ma de Lor­ca el que des­de es­ta nue­va pers­pec­ti­va lí­ri­ca más ahon­dó en el va­lor sim­bó­li­co de la Gi­ral­da, epí­to­me de la ciu­dad to­da, en una suer­te de si­néc­do­que («Se­vi­lla es una to­rre…») que ha­ce de ella el ele­men­to de­fi­ni­dor de la per­so­na­li­dad de Se­vi­lla con una fuer­za icó­ni­ca sin pa­ran­gón po­si­ble con nin­gu­na otra de sus mu­chas to­rres y es­pa­da­ñas, ni si­quie­ra con la tam­bién icó­ni­ca To­rre del Oro. Que el lec­tor me per­do­ne es­ta di­gre­sión li­te­ra­ria, pe­ro no se me ocu­rre me­jor ar­gu­men­to que es­ta no­ble re­la­ción de grandes poe­tas que vie­ron en la Gi­ral­da la to­rre de Se­vi­lla por an­to­no­ma­sia, la úni­ca y mun­dial­men­te re­co­no­ci­da co­mo tal, pa­ra fun­da­men­tar mi dis­cre­pan­cia con el nue­vo nom­bre que aca­ba de im­po­nér­se­le a la que has­ta aho­ra ve­nía­mos co­no­cien­do co­mo To­rre Pe­lli, con­ver­ti­da de sú­bi­to en To­rre Se­vi­lla. Da­do que los nom­bres no son me­ras en­vol­tu­ras de las co­sas sino la ex­pre­sión de sus con­te­ni­dos, hay que sa­ber apli­car­los sin in­cu­rrir frí­vo­la­men­te en con­fu­sio­nes o equí­vo­cos que pue­dan fal­tar al res­pe­to o des­na­tu­ra­li­zar los ya exis­ten­tes. Y lo que en el te­rreno pri­va­do pue­de ser só­lo una ra­zo­na­ble nor­ma de con­duc­ta, se con­vier­te en una exi­gen­cia éti­ca y po­lí­ti­ca cuan­do son los po­de­res pú­bli­cos los que han de au­to­ri­zar esa ope­ra­ción no­mi­na­do­ra, cui­dan­do con es­me­ro de que nom­bres que van a te­ner una gran pro­yec­ción so­cial no incurran en los ya se­ña­la­dos desa­cier­tos. Bau­ti­zar co­mo «To­rre Se­vi­lla» esa nue­va cons­truc­ción es dar pá­bu­lo a un tor­pe equí­vo­co que po­ne en ries­go una ima­gen se­cu­lar de la ciu­dad: la de la Gi­ral­da co­mo su icono más em­ble­má­ti­co y su to­rre por ex­ce­len­cia, tal co­mo su­ce­de con las de Pi­sa o la Eif­fel pa­ri­si­na. Fun­dir aho­ra en un so­lo enun­cia­do los dos tér­mi­nos («to­rre» y «Se­vi­lla») que con­for­man esa ya muy con­so­li­da­da cons­truc­ción men­tal in­tro­du­ce un fac­tor de per­tur­ba­ción en una «ima­go» de al­can­ce uni­ver­sal per­fec­ta­men­te co­di­fi­ca­da en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo. ¿Es que a par­tir de aho­ra la Gi­ral­da, la to­rre de Se­vi­lla por an­to­no­ma­sia, ha­brá de com­pe­tir tam­bién en el plano no­mi­nal —ya que por fuer­za ha de re­sig­nar­se a ha­cer­lo en el ur­ba­nís­ti­co— con el ras­ca­cie­los que hoy im­po­ne su os­cu­ra vo­lu­me­tría so­bre to­dos los cie­los de nues­tro cas­co his­tó­ri­co? ¿Aca­so ve­re­mos al­gún día a gru­pos de tu­ris­tas des­orien­ta­dos por tan in­ne­ce­sa­ria con­fu­sión ver­bal? En al­gu­na par­te he leí­do que son ra­zo­nes co­mer­cia­les las que han ju­ga­do en fa­vor de tal desa­cier­to, ol­vi­dan­do, si ello fue­se así, que no hay en nues­tra ciu­dad, ni po­drá ha­ber­la, una mar­ca tu­rís­ti­ca más po­ten­te que la Gi­ral­da mis­ma. Se adu­ce igual­men­te que el nom­bre de Se­vi­lla se ha ve­ni­do apli­can­do con pro­fu­sión a edi­fi­cios, ins­ta­la­cio­nes de­por­ti­vas y ne­go­cios va­rios sin que na­die has­ta hoy ha­ya pro­fe­ri­do una que­ja. No se tra­ta, sin em­bar­go, de he­chos com­pa­ra­bles, por­que has­ta aho­ra na­die se ha­bía atre­vi­do a asig­nár­se­lo a una pre­ten­di­da to­rre, per­dien­do así la ciu­dad, con su in­do­len­te con­for­mi­dad de siem­pre, otra ba­ta­lla más en la gue­rra que una y otra vez vie­ne li­bran­do, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, con­tra su pro­pia au­to­es­ti­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.