ALAR­MAS

Las cam­pa­nas, cuan­do do­blan, si­guen sien­do una alar­ma en el ai­re, una so­no­ra y fú­ne­bre du­da

ABC (Sevilla) - - OPINIÓN - AN­TO­NIO GAR­CÍA BAR­BEI­TO

LAS cam­pa­nas de la tri­bu só­lo to­can ya, que tú se­pas, a re­pi­que de fies­ta, a mi­sa y a muer­to. Cuan­do eras un chi­qui­llo, re­cuer­das que las cam­pa­nas, si to­ca­ban a muer­to, de­ja­ban cla­ro, en su to­que, si el di­fun­to era hom­bre o mu­jer: «Ese do­ble es de mu­jer…» Y, co­mo una vez te di­jo Jus­to, to­ca­ban a re­ba­to cuan­do ha­bía un fue­go en cual­quier si­tio, en los pi­na­res o en un pa­jar, en una vi­vien­da o en una fá­bri­ca de ma­de­ras. Las cam­pa­nas, cuan­do do­blan, si­guen sien­do una alar­ma en el ai­re, una so­no­ra y fú­ne­bre du­da: «Oye, ¿has oí­do do­blar? ¿Quién se ha­brá muer­to?» Te re­pi­to que al me­nos en­ton­ces, ha­ce ya mu­chos años, por el to­que del due­lo se sa­bía si ha­bía muer­to un hom­bre o una mu­jer. Aho­ra, cuan­do do­blan, tie­nes que an­dar lla­man­do por te­lé­fono, y si no lo sa­ben, te di­cen: «No sé quién ha­brá muer­to, pe­ro no me ex­tra­ña­ría que sea Fu­lano, que an­da­ba en las úl­ti­mas…»

Alar­mas. Una si­re­na de am­bu­lan­cia es un me­dio do­ble de otro ti­po de cam­pa­nas; el mé­di­co que pa­sa en el co­che, co­rrien­do, es otra alar­ma, y así, otras se­ña­les. Es­ta­mos ro­dea­dos de alar­mas. Cuan­do a la tri­bu lle­gó la te­le­vi­sión y al fi­nal de los Te­le­dia­rios da­ban la in­for­ma­ción del tiem­po, tras Ma­riano Me­di­na se di­bu­ja­ba un ma­pa, unas ve­ces lleno de sol, otras de ra­yas obli­cuas, otras de nú­me­ros y lí­neas cur­vas, otras de pa­ra­guas y otras de una be ma­yús­cu­la en­ce­rra­da en un círcu­lo. Los hom­bres del cam­po sa­bían lo que era un tem­po­ral, y un tiem­po me­ti­do en aguas, y unos cha­pa­rro­nes, y nu­ba­rro­nes co­lor pan­za de bu­rra, pe­ro con la in­for­ma­ción del tiem­po lle­gó una pa­la­bra que a ve­ces no la en­ten­dían bien y, cla­ro, la de­cían mal: «Er tío der tiem­po di­jo ano­che que vie­ne pa­cá una bu­rra­ca gran­de que va sor­tá agua pa pa­rá un bar­co…» Aca­ba­ba de lle­gar al len­gua­je ru­ral la pa­la­bra bo­rras­ca, aun­que de en­tra­da fue­ra bu­rra­ca. Em­pe­zó alar­mán­do­nos Ma­riano Me­di­na y ya to­do es una alar­ma en la in­for­ma­ción del tiem­po: de se­quía, de ne­va­da, de inun­da­cio­nes, de go­ta fría, de tor­men­ta con apa­ra­to eléc­tri­co o de vien­tos de más de cien ki­ló­me­tros por ho­ra. Aho­ra, tras los gra­ví­si­mos su­ce­sos de Ma­llor­ca, el mie­do vi­ve aquí, en­tre no­so­tros. Ayer te lla­ma­ron pa­ra de­cir­te que el tem­po­ral ma­rí­ti­mo que ha lle­va­do rui­na y muer­te a par­te de la cos­ta ba­lear, se ha ins­ta­la­do en el Gol­fo de Cá­diz y pue­de llo­ver to­rren­cial­men­te, que te pre­pa­res, que de­jes li­bres los hu­si­llos, que ba­rras el pa­tio, que… Alar­ma. Lo que no sa­bes es por qué las cam­pa­nas no tie­nen in­clui­do un to­que de alar­ma que avi­se de un fue­go, de vien­tos hu­ra­ca­na­dos, de go­ta fría o de tor­men­tas ho­rri­bles. Se­ría her­mo­so que en­ten­dié­ra­mos los to­ques co­mo los go­me­ros en­tien­den sus sil­bos.

an­to­niog­bar­bei­to@gmail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.