ABC Y SUS LEC­TO­RES

ABC (Sevilla) - - OPINIÓN -

Her­man­da­des y equi­pos de Se­vi­lla

CON­SO­LA­CIÓN FER­NÁN­DEZ GUIXOT nos es­cri­be en re­fe­ren­cia a la en­cues­ta que pu­bli­có ayer ABC en la que «po­de­mos ver que los dos equi­pos de fút­bol de la ciu­dad, jun­to a las her­man­da­des, son las aso­cia­cio­nes más pres­ti­gia­das de to­das». «Es digno de ob­ser­var —con­ti­núa— el con­cep­to que de los po­lí­ti­cos, en ge­ne­ral, tie­ne la ciu­da­da­nía, pues los par­ti­dos po­lí­ti­cos y los que lo for­man tie­nen un pres­ti­gio por los sue­los. Cla­ro es­tá que un par­ti­do po­lí­ti­co que se gas­ta un “pas­tón” en pros­tí­bu­los no es pa­ra fiar­se mu­cho de él. Tam­bién se pue­de ob­ser­var el con­cep­to tra­to, ves­ti­men­ta, mo­da­les, etc. En las her­man­da­des los her­ma­nos sue­len ir bien ves­ti­dos y se sa­ben com­por­tar con edu­ca­ción, no co­mo esos que per­te­ne­cen a un cier­to par­ti­do po­lí­ti­co que se les co­no­ce por la su­cie­dad de sus miem­bros, ma­la len­gua, e in­sul­tos cons­tan­tes. Pe­ro cla­ro, sus di­ri­gen­tes bien que se bus­can man­sio­nes y bue­nas ur­ba­ni­za­cio­nes pa­ra sus pa­re­jas e hi­jos. Con­ser­ve­mos en Se­vi­lla el se­ño­río en nues­tros grandes equi­pos y que se con­ser­ve la ap­ti­tud y bue­nos mo­dos que se ejer­cen en las her­man­da­des de nues­tra ciu­dad, aun­que les due­la a al­gu­nos».

Con­fe­sio­nes

La va­lien­te con­fe­sión de Pe­dro Gar­cía Cuar­tan­go, que en una co­lum­na ti­tu­la­da «¿Dón­de es­tá Dios?» re­fle­xio­na­ba pú­bli­ca­men­te so­bre su fal­ta de fe ha pro­vo­ca­do la res­pues­ta de nu­me­ro­sos lec­to­res. «No se preo­cu­pe. Dios vol­ve­rá a lla­mar a su puer­ta. Ca­si to­dos he­mos pa­sa­do por esas eta­pas en don­de la fe des­apa­re­ce, pe­ro si co­no­ció a Dios en su in­fan­cia, Él vol­ve­rá a to­car su puer­ta. No se pue­de per­der un al­ma co­mo la su­ya. Su ar­tícu­lo es una lla­ma­da. Es­toy se­gu­ra de que eso le ocu­rri­rá», es­cri­be por lo bre­ve y de for­ma ca­si te­le­grá­fi­ca MA­RÍA MER­CE­DES SIL­VES­TRE. «In­tere­san­tes, ori­gi­na­les, con tras­fon­do, las ha­bi­tua­les re­fle­xio­nes de Pe­dro G. Cuar­tan­go en ABC, que cues­tio­na la exis­ten­cia de Dios, por cau­sa de una bús­que­da per­so­nal in­fruc­tuo­sa y unos in­te­rro­gan­tes esen­cia­les, sin res­pues­ta», se­ña­la CAR­LOS GALGUERA. «Afi­cio­na­do a los te­mas cien­tí­fi­cos —pro­si­gue es­te lec­tor—, ex­pon­go a Pe­dro G. Cuar­tan­go es­ta fá­cil ana­lo­gía, por si le sir­ve. La ma­te­ria os­cu­ra y la ener­gía os­cu­ra con­for­man el 23 y el 72 por cien­to, res­pec­ti­va­men­te, es de­cir, el 95 por cien­to, de la ma­te­ria-ener­gía ob­ser­va­ble, afir­man cien­tí­fi­cos avan­za­dos. Pe­ro am­bas en­ti­da­des nos son hoy ab­so­lu­ta­men­te des­co­no­ci­das.

¿Có­mo es po­si­ble ta­ma­ña afir­ma­ción so­bre en­te­le­quias de las que no he­mos po­di­do cons­ta­tar su exis­ten­cia? Se sa­be que exis­ten por­que hay reali­da­des, esas sí ve­ri­fi­ca­bles, que no se­rían po­si­bles si no exis­tie­ran esas en­ti­da­des, Ma­te­ria y ener­gía os­cu­ras, per­fec­ta­men­te des­co­no­ci­das hoy… Tras­la­dar es­ta fi­gu­ra cien­tí­fi­ca pa­ra in­du­cir la exis­ten­cia de Dios pa­re­ce de una evi­den­cia ase­qui­ble, lo cual no qui­ta la in­fi­ni­ta com­ple­ji­dad a la ecua­ción. Creo en la ma­te­ria y la ener­gía os­cu­ras. Creo en Dios». Por su par­te, PE­DRO AN­TÓN

FRUCTUOSO re­co­no­ce que «hay que aplau­dir la sin­ce­ri­dad y va­len­tía con la que Gar­cía Cuar­tan­go se ex­pre­sa, y el plan­tea­mien­to in­te­lec­tual que sir­ve de ba­se a las ob­je­cio­nes». «Es un he­cho fre­cuen­te —aña­de— que no po­cos uni­ver­si­ta­rios y jó­ve­nes pro­fe­sio­na­les se plan­tean es­tas cues­tio­nes en torno a la fal­ta de fe en Dios y con­clu­yen aban­do­nan­do el em­pe­ño por­que no en­cuen­tran “evi­den­cias” que per­mi­tan en­ten­der “el si­len­cio de Dios”. Es ver­dad que, mu­chas ve­ces, no se han mo­les­ta­do en re­fle­xio­nar y pro­fun­di­zar en as­pec­tos re­la­cio­na­dos di­rec­ta­men­te con la fe».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.