La UCI ma­yor de Es­pa­ña con­si­gue un ín­di­ce de su­per­vi­ven­cia del 90%

Tie­ne la cer­ti­fi­ca­ción de ca­li­dad sa­ni­ta­ria en el ni­vel óp­ti­mo y un gran ban­co de da­tos que pre­di­ce los ries­gos del pa­cien­te y ayu­da a to­mar de­ci­sio­nes clí­ni­cas per­so­na­li­za­das y rá­pi­das con el fin de re­du­cir la mor­ta­li­dad

ABC (Sevilla) - - SEVILLA - AMALIA F. LÉ­RI­DA

Los pa­cien­tes es­tán en unos bo­xes in­di­vi­dua­les di­se­ña­dos pa­ra su co­mo­di­dad y éxi­to de la te­ra­pia La ad­mi­nis­tra­cion de me­di­ca­men­tos, las ra­dio­gra­fías y otras prue­bas diag­nós­ti­cas es­tán di­gi­ta­li­za­das

Atien­de al año a 3.000 en­fer­mos crí­ti­cos; en ella tra­ba­jan 400 pro­fe­sio­na­les; tie­ne un ín­di­ce de su­per­vi­ven­cia del 90%; es­tá las 24 ho­ras del día aler­ta; ha con­se­gui­do la cer­ti­fi­ca­ción de la Agen­cia de Ca­li­dad Sa­ni­ta­ria de An­da­lu­cía (Ac­sa) en el ni­vel óp­ti­mo, el se­gun­do de los tres pre­vis­tos en el mo­de­lo an­da­luz; y en 2017 su pre­su­pues­to fue de 15,1 mi­llo­nes de eu­ros, de los que más de 12 se de­di­ca­ron a per­so­nal. La UCI de adul­tos del Vir­gen del Ro­cío es un en­gra­na­je per­fec­to de tec­no­lo­gía y hu­ma­ni­za­ción. Los re­cur­sos más avan­za­dos y los pro­fe­sio­na­les con más arres­tos se apo­yan unos a otros en es­te si­tio des­co­no­ci­do del hos­pi­tal don­de las per­so­nas no van a mo­rir co­mo pue­da pen­sar­se, sino a re­na­cer.

Los en­fer­mos pro­ce­den del qui­ró­fano, de una ci­ru­gía gra­ve y com­ple­ja; de ur­gen­cias ex­ter­nas (ac­ci­den­tes, in­far­tos, et­cé­te­ra) y de ur­gen­cias in­ter­nas, de quie­nes es­tán en plan­ta y su­fren em­peo­ra­mien­to. Tam­bién lle­gan de otros hos­pi­ta­les de dis­tin­tas co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. La UCI es­tá es­truc­tu­ra­da en dis­tin­tas uni­da­des, con sus co­rres­pon­dien­tes es­pe­cia­li­da­des, y en ca­da una de ellas la dis­po­si­ción es si­mi­lar: un con­trol cen­tral que di­vi­sa los bo­xes o ha­bi­ta­cio­nes in­di­vi­dua­les en las que se re­cu­pe­ran los en­fer­mos.

ABC es­tu­vo en la de trau­ma­tis­mos cra­neo­en­ce­fá­li­cos y que­ma­dos crí­ti­cos, ade­más de en la de neu­ro­ló­gi­cos y po­li­trau­ma­ti­za­dos de la mano de Fran­cis­co Mu­ri­llo, di­rec­tor de la uni­dad de Cui­da­dos In­ten­si­vos; Jo­sé Ma­ría Do­mín­guez Rol­dán, je­fe clí­ni­co de la UCI y Ma­ría Isa­bel Gon­zá­lez Mén­dez, di­rec­to­ra de Cui­da­dos de la uni­dad de ges­tión clí­ni­ca de Cui­da­dos In­ten­si­vos.

Im­pre­sio­nan­te. Im­pac­ta, con­mue­ve, so­bre­co­ge ver a un hom­bre con que­ma­du­ras en el 80% del cuer­po, a otro mo­reno aún del ve­rano y muy jo­ven, con tu­bos den­tro del crá­neo tras su­frir un ac­ci­den­te de mo­to y a una mu­jer de 90 años a la que tam­bién le es­ta­ban sal­van­do la vi­da.

Los bo­xes se su­ce­den. Si no fue­ra por la ex­pre­sión de los en­fer­mos se di­ría que to­dos son igua­les, con ca­mas que se mue­ven y gi­ran pa­ra si­tuar­los a la ho­ra de asis­tir­los, sin mo­les­tias; con grúas que van por rie­les pa­ra mo­ver­los y un sis­te­ma que mi­de la tem­pe­ra­tu­ra, la pre­sión del am­bien­te y los flu­jos pa­ra evi­tar es­pe­cial­men­te las in­fec­cio­nes no­so­co­mia­les.

Al­re­de­dor, to­do son apa­ra­tos: sis­te­ma in­te­gral de per­fu­sión de fár­ma­cos (in­yec­ción con­ti­nua in­tra­ve­no­sa) sis­te­ma de mo­ni­to­ri­za­ción de la pre­sión in­tra­cra­neal... Los pa­cien­tes es­tán per­me­nen­te­men­te mo­ni­to­ri­za­dos, es de­cir, se es­tán mi­dien­do con­ti­nua­men­te sus cons­tan­tes, de las que hay de­ce­nas y de­ce­nas, se­gún sea el en­fer­mo y el tra­ta­mien­to.

To­do es­tá di­se­ña­do pa­ra su co­mo­di­dad y se­gu­ri­dad. To­do es­tá di­gi­ta­li­za­do. Pe­ro la gran re­vo­lu­ción lle­gó ha­ce unos años pa­ra que­dar­se. Se tra­ta del lla­ma­do «big da­ta» o ban­co de da­tos de pa­cien­tes, que han es­ta­do (des­de 2016), es­tán y lle­ga­rán al hos­pi­tal y que es­tá per­ma­nen­te­men­te nu­trién­do­se. A esa in­for­ma­ción se le apli­can al­go­rit­mos que per­mi­ten ge­ne­rar y pro­po­ner la te­ra­pia más ade­cua­da pa­ra el pa­cien­te de la UCI y que ayu­da a los pro­fe­sio­na­les en la to­ma de de­ci­sio-

nes clí­ni­cas per­so­na­li­za­das pa­ra re­du­cir la mor­ta­li­dad y las ta­sas de even­tos ad­ver­sos. «A esa mez­cla de da­tos —ex­pli­ca Do­mín­guez Rol­dán— no­so­tros le ha­ce­mos pre­gun­tas co­mo, por ejem­plo, qué tres va­ria­bles cam­bian cua­tro ho­ras an­tes de que el pa­cien­te desa­rro­lle un shock sép­ti­co (el aso­cia­do a in­fec­cio­nes) y te di­ce las tres va­ria­bles más im­por­tan­tes que se aso­cian en mi­les de pa­cien­tes a que va- yan a desa­rro­llar­lo. Por lo tan­to, es una ver­dad que so­lo se pue­de sa­ber tras ana­li­zar a mi­les de pa­cien­tes. Una vez que sa­be­mos es­to, es­ta­ble­ce­mos aler­tas y le de­ci­mos a las pro­pias má­qui­nas que tie­ne co­nec­ta­das el pa­cien­te que nos avi­sen cuan­do las ci­ta­das tres va­ria­bles coin­ci­dan con an­te­la­ción su­fi­cien­te pa­ra que po­da­mos to­mar me­di­das de tra­ta­mien­to y pre­ven­ción. Son mo­de­los de pre­dic­ción por­que ya he­mos vis­to que a mi­les de pa­cien­tes an­tes de que, por ejem­plo, les dé un in­far­to, pre­sen­tan es­ta se­rie de sín­to­mas». «Ya te­ne­mos mo­de­los —ter­cia Gon­zá­lez Mén­dez— pe­ro no po­de­mos fiar­nos al cien por cien por­que no tie­nen la pre­ci­sión que que­re­mos». En la UCI los pro­fe­sio­na­les no co­rren. Van sin pri­sas pe­ro sin pau­sa. Aler­tas. Sin es­trés, por­que hay que to­mar de­ci­sio­nes cier­tas y rá­pi­das.

Ha­cen vi­gi­lan­cia in­ten­si­va, tra­ta­mien­to in­ten­si­vo y cui­da­dos in­ten­si­vos. Y to­do pa­ra be­ne­fi­cio del en­fer­mo. Con las más mo­der­nas tec­no­lo­gías. Las ra­dio­gra­fías se las ha­cen con un equi­po por­tá­til que le lle­van a pie de ca­ma y el fa­cul­ta­ti­vo la con­tro­la des­de su or­de­na­dor. La ad­mi­nis­tra­ción de me­di­ca­men­tos es­tá au­to­ma­ti­za­da con lo que se evi­ta co­me­ter errores y en el al­ma­cén de fun­gi­bles la re­po­si­ción pe­rió­di­ca con el in­di­ca­ti­vo de una pe­ga­ti­na de co­lor que de­no­ta que fal­ta ma­te­rial ga­ran­ti­za la ca­du­ci­dad y el abas­te­ci­mien­to y ade­más, ha li­be­ra­do a per­so­nal que se en­car­ga­ba de ha­cer­lo de for­ma ma­nual pa­ra de­di­car­se a la asis­ten­cia.

FO­TOS: J. M. SE­RRANO

La in­ti­mi­dad, el con­fort y la aten­ción cons­tan­tes son ca­rac­te­rís­ti­cas de los bo­xes de los en­fer­mos. Se en­cuen­tran do­ta­dos de la más al­ta tec­no­lo­gía pa­ra po­der ser asis­ti­dos y asea­dos. Los más gra­ves pue­den es­tar las 24 ho­ras acom­pa­ña­dos

Sa­la de tra­ba­jo de mé­di­cos. Ca­da año lle­gan de fue­ra de Se­vi­lla más de 35 pa­ra apren­der nue­vas téc­ni­cas. Con ellos, con la ba­ta blan­ca, Fran­cis­co Mu­ri­llo, di­rec­tor de la uni­dad de ges­tión de Cui­da­dos In­ten­si­vos

Al la­do del en­fer­mo, sis­te­ma in­te­gral de per­fu­sión de fár­ma­cos jun­to a sis­te­mas de mo­ni­to­ri­za­ciòn de la pre­sión in­tra­cra­neal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.