Gra­cias, don Ma­riano

Bien es­tá lo que bien aca­ba: in­clu­so los quin­ce años de pa­cien­te es­pe­ra que Se­vi­lla im­po­ne a sus me­ce­nas

ABC (Sevilla) - - SEVILLA -

LAS co­sas, co­mo son. La se­ma­na pa­sa­da ha­cía­mos en es­te mis­mo rin­con­ci­to de ABC re­cuen­to de las pro­me­sas incumplidas en ma­te­ria de in­fra­es­truc­tu­ras por par­te del equi­po de go­bierno mu­ni­ci­pal a pro­pó­si­to de la aper­tu­ra —hoy por hoy im­po­si­ble— de la Fá­bri­ca de Ar­ti­lle­ría co­mo cen­tro cul­tu­ral de la ciu­dad, y hoy hay que fe­li­ci­tar a esos mis­mos in­te­gran­tes del con­sis­to­rio por ha­ber lle­va­do a buen puer­to la ex­po­si­ción de la co­lec­ción Bell­ver, de la que se vie­ne ha­blan­do des­de 2003 sin que has­ta el jue­ves pa­sa­do pu­die­ra ha­cer­se reali­dad la do­na­ción de­sin­te­re­sa­da del co­lec­cio­nis­ta de ar­te en fa­vor de su ciu­dad de adop­ción. Dios ha que­ri­do, en su in­fi­ni­ta pro­di­ga­li­dad, que el pro­pio do­nan­te, don Ma­riano Bell­ver, ha­ya con­tem­pla­do con sus pro­pios ojos la inau­gu­ra­ción de la Ca­sa Fa­bio­la con­sa­gra­da a mos­trar una pe­que­ña par­te de su abul­ta­dí­si­ma co­lec­ción. Mal que bien, Se­vi­lla ha pa­ga­do la deu­da de gra­ti­tud con es­te pró­cer que le per­mi­te ex­hi­bir una muy dig­na ex­po­si­ción de pin­tu­ra cos­tum­bris­ta de los si­glos XIX y XX con el aña­di­do de al­gu­nas pie­zas sun­tua­rias des­ta­ca­das. No es el mu­seo Lá­za­ro Gal­diano, ni lo pre­ten­de ser tam­po­co, pe­ro lo que pro­ce­de con la ma­yor de las hu­mil­da­des es agra­de­cer vi­va­men­te al co­lec­cio­nis­ta su em­pe­ño, fe­li­ci­tar a los po­lí­ti­cos lo­ca­les que por fin han con­se­gui­do col­gar los cua­dros pa­ra que los dis­fru­te el pú­bli­co y pe­dir per­dón por los tres lus­tros de idas y ve­ni­das, errores y acier­tos, cam­bios y mar­chas atrás, con que la ciu­dad ha pro­ba­do lar­ga­men­te la pa­cien­cia de don Ma­riano.

El re­por­ta­je que ayer fir­ma­ba en las pá­gi­nas de Cul­tu­ra el com­pa­ñe­ro Je­sús Mo­ri­llo ilus­tra me­jor que es­tas pa­la­bras la tor­tu­ra psi­co­ló­gi­ca a la que se ha ve­ni­do en­fren­tan­do el se­ñor Bell­ver to­do es­te tiem­po des­de que, por pri­me­ra vez, plan­teó la po­si­bi­li­dad de que su vas­ta co­lec­ción ar­tís­ti­ca se abrie­ra al pú­bli­co. Pe­ro, ¡ah, amigos!, el es­ti­lo in­con­fun­di­ble de Se­vi­lla es, pre­ci­sa­men­te, pa­gar con des­dén a sus hi­jos más ge­ne­ro­sos mien­tras se des­vi­ve por mos­trar gra­ti­tud a quie­nes la tra­tan con des­de­ño­sa ac­ti­tud. No pue­de in­ter­pre­tar­se sino co­mo una cruel bro­ma del des­tino que la co­lec­ción que ha tar­da­do quin­ce años en ex­hi­bir­se cuel­gue de las pa­re­des de una ca­sa por la que el Ayun­ta­mien­to se dio to­da la pri­sa del mun­do en pa­gar un di­ne­ral a una fun­da­ción cul­tu­ral que pu­so pies en pol­vo­ro­sa en cuan­to le fal­tó el alien­to de quie­nes man­te­nían vi­vo el víncu­lo con la ciu­dad. Al re­vés que en el ver­so lor­quiano: ¡Qué blan­do con las es­pue­las, qué du­ro con las es­pi­gas!

Bueno, to­do eso se pue­de dar por bien em­plea­do a la luz del re­sul­ta­do fi­nal. Es cier­to que la es­tan­cia se que­da pe­que­ña pa­ra tan­tos cua­dros co­mo

Se­vi­lla pa­ga con des­dén a sus hi­jos más ge­ne­ro­sos mien­tras se des­vi­ve por quie­nes la tra­tan con des­de­ño­sa ac­ti­tud

Bell­ver ha ate­so­ra­do y que mu­chos de los lien­zos, so­bre to­do de pe­que­ño for­ma­to, lu­cen abi­ga­rra­dos en las pa­re­des de la ca­sa don­de vi­vió el car­de­nal Wi­se­man, pe­ro lo im­por­tan­te era abrir las puer­tas y mos­trar esa sor­ti­ja en­gas­ta­da que Se­vi­lla se ha en­con­tra­do en su jo­ye­ri­to por pu­ra de­mos­tra­ción de afec­to de su hi­jo aman­tí­si­mo.

Lo que Se­vi­lla ne­ce­si­ta —y cual­quier ciu­dad que se pre­cie— es que mu­chos otros pró­ce­res se ani­men a en­gran­de­cer la ciu­dad con sus apor­ta­cio­nes. La me­jor lec­ción que los se­vi­lla­nos po­de­mos sa­car de es­ta his­to­ria de la co­lec­ción Bell­ver con fi­nal fe­liz es que hay que sa­ber cui­dar a los me­ce­nas y mos­trar­les el afec­to ne­ce­sa­rio que mue­va su vo­lun­tad en fa­vor de los se­vi­lla­nos. Quin­ce años —¡has­ta su­pe­rar la no­ven­te­na!— aguar­dan­do una res­pues­ta po­lí­ti­ca a un ofre­ci­mien­to es de­ma­sia­do tiem­po in­clu­so pa­ra los es­tán­da­res ha­bi­tua­les de la ciu­dad. Oja­lá el pró­xi­mo do­nan­te ten­ga que es­pe­rar me­nos. Pe­ro aho­ra lo que to­ca es de­cir bien al­to: gra­cias, don Ma­riano.

RAÚL DO­BLA­DO

Aper­tu­ra del Mu­seo Bell­ver en la ca­sa Fa­bio­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.