De la es­cue­la a los ro­da­jes de pe­lí­cu­las los fi­nes de se­ma­na

Uriel es un ni­ño de Arahal que al­ter­na los es­tu­dios y el de­por­te con la in­ter­pre­ta­ción. Tra­ba­ja­rá en «La Pes­te»

ABC (Sevilla) - - SEVILLA - C. GON­ZÁ­LEZ SE­VI­LLA

Uriel es un ni­ño nor­mal. Se le­van­ta, desa­yu­na, va al co­le­gio El Rue­do de Arahal y, por la tar­de, ade­más de en­tre­nar en un equi­po ale­vín de las es­cue­las de­por­ti­vas mu­ni­ci­pa­les, hay días que tie­ne que echar un vis­ta­zo, por­que así es co­mo lo ha­ce, a di­fe­ren­tes pa­pe­les que du­ran­te el fin de se­ma­na in­ter­pre­ta en cor­to­me­tra­jes o se­ries. Tie­ne 9 años y le en­can­ta in­ter­pre­tar; es­tar en un es­ce­na­rio o en un lu­gar de ro­da­je es su me­dio na­tu­ral. En unos días par­ti­ci­pa en el ro­da­je de la se­gun­da par­te de «La Pes­te», una nue­va opor­tu­ni­dad de dis­fru­tar, di­ver­tir­se y ca­mi­nar sin pen­sar en el fu­tu­ro.

To­do em­pe­zó cuan­do su ma­dre, Jo­se­fa Ro­sa, aten­dien­do las cua­li­da­des e in­quie­tu­des del ni­ño lo apun­tó a un ta­ller de tea­tro en su pue­blo. Una adap­ta­ción de Juan Te­no­rio, di­ri­gi­da por Pe­pa Gam­boa, fue su pri­me­ra obra. En ella hi­zo de su­per­hé­roe, pe­ro tam­bién se le da bien ser Ser­gio el ami­go de Da­ni, el pro­ta­go­nis­ta de «Pez», un cor­to­me­tra­je di­ri­gi­do por Ja­vier Quin­tas («Allí aba­jo», «Los pro­te­gi­dos», «Fí­si­ca o Quí­mi­ca», «El Co­mi­sa­rio», «Mar de plás­ti­co», «El prín­ci­pe»…).

«Pez» se ro­dó pa­ra Al­deas In­fan­ti­les & Sa­cro­mon­te Films S.L. y se es­tre­nó en 2017. Des­de en­ton­ces el do­cu­men­tal ha re­co­rri­do fes­ti­va­les de ci­ne de to­do el mun­do, Fran­cia, Ca­na­dá, In­dia, Po­lo­nia, Ban­gla­dés, Ru­ma­nía, Pe­rú, Uru­guay, Ar­gen­ti­na, Ru­sia, Ale­ma­nia, en­tre otros, ade­más de ciu­da­des de to­da Es­pa­ña. Ha co­se­cha­do nu­me­ro­sos pre­mios. En­tre los más im­por­tan­tes el de Me­jor Cor­to­me­tra­je de Fic­ción en el VI Fes­ti­val de Ci­ne Do­cu­men­tal, Ví­deo-Pe­rio­dis­mo y De­re­chos Hu­ma­nos ce­le­bra­do en Ma­drid o el Di­plo­ma Ho­no­ra­rio en el Film Fes­ti­val for Chil­dren an­da Youth de Irán.

Uriel lle­gó a es­ta se­rie por me­dio de una fo­to­gra­fía que le hi­cie­ron pa­ra par­ti­ci­par en la obra Oliver Twist, la no­ve­la de Char­les Dic­kens, mon­ta­da por La Ta­ras­ca en Arahal en no­viem­bre de 2015. Te­nía 6 años re­cién cum­pli­dos. «En­ton­ces le hi­cie­ron una fo­to, ves­ti­do co­mo un men­di­go que es la que en­vío pa­ra el pri­mer cas­ting de «La Pes­te”», di­ce su ma­dre.

A par­tir de ese mo­men­to, la son­ri­sa y des­par­pa­jo de Uriel Ave­ci­lla Ro­sa em­pie­za su con­quis­ta en los ro­da­jes. Ya ha he­cho las prue­bas de ves­tua­rio pa­ra la se­gun­da par­te de «La Pes­te». Aún no sa­be exac­ta­men­te cuál se­rá su pa­pel, pe­ro no pa­re­ce es­tar preo­cu­pa­do.

«Me lo pa­so muy bien, cuan­do es­toy gra­ban­do a ve­ces es co­mo si es­tu­vie­ra ocu­rrien­do de ver­dad», di­ce el ni­ño.

Pa­ra Uriel es un jue­go por el que es­tá da­do de al­ta ya en la Se­gu­ri­dad So­cial, ade­más de te­ner su suel­do. Él que co­bró por par­ti­ci­par en el cor­to de «Pez» lo do­nó ín­te­gro pa­ra Al­deas In­fan­ti­les. «Es­tá to­do muy con­tro­la­do, co­mo son ni­ños no pue­den gra­bar más de cin­co ho­ras, no les fal­ta de na­da, a to­das ho­ras les dan co­mi­da y be­bi­das». Y, ade­más, Uriel es­tá en el lu­gar co­mo cuan­do va a en­tre­nar al fút­bol in­clu­so más re­la­ja­do, por­que en «los par­ti­dos es muy com­pe­ti­ti­vo».

El ni­ño araha­len­se no es ver­da­de­ra­men­te cons­cien­te de que pue­de es­tar la­bran­do su fu­tu­ro y, la ma­dre, tam­po­co. «Él no le da im­por­tan­cia y yo quie­ro que si­ga sien­do así, mien­tras se di­vier­ta lo ha­rá, apren­de los pa­pe­les su­yos y el de los com­pa­ñe­ros con fa­ci­li­dad y es­tá co­no­cien­do a mu­cha gen­te, son co­mo cla­ses ex­tra­es­co­la­res», co­men­ta Jo­se­fa Ro­sa.

Pe­ro así, en­tre par­ti­dos de fút­bol, ex­cur­sio­nes del co­le­gio, jue­gos con sus dos her­ma­nos, pa­seos por las ca­lles de su pue­blo, a ve­ces, en­sa­yos en obras de Tea­tro (tam­bién par­ti­ci­pó en la obra «El ma­le­fi­cio de la ma­ri­po­sa», de Fe­de­ri­co Gar­cía Lor­ca, en el Tea­tro de Arahal) Uriel se trans­for­ma, de vez en cuan­do, en Ser­gio, pa­ra ayu­dar a su ami­go Da­ni a mos­trar las ne­ce­si­da­des por las que pue­de pa­sar una fa­mi­lia de hoy día en el cor­to «Pez». O pue­des en­con­trar­te la mi­ra­da avis­pa­da de un ni­ño men­di­go y ca­lle­je­ro, cu­bier­to de an­dra­jos en «La Pes­te»; la ener­gía im­pa­ra­ble de su­per ve­loz en la obra Don Juan Te­no­rio; un huér­fano en Oliver Twits, o Pe­ter Pan. E in­clu­so, en el col­mo de sus mil op­cio­nes, pue­de po­ner­se a can­tar cual­quier co­pla fla­men­ca que oye a su pa­dre, Jo­sé An­to­nio Ave­ci­lla, gran afi­cio­na­do a es­te ar­te.

Si le pre­gun­tas ¿qué quie­res ser de ma­yor? Él son­ríe y di­ce «ac­tor o fut­bo­lis­ta, aun­que mi pa­dre quie­re que sea can­taor de fla­men­co». Ta­blas tie­ne, sin du­da. Des­de pe­que­ño el mi­cro del au­to­bús en los via­jes es­co­la­res era su ju­gue­te pre­fe­ri­do. «Muy pe­que­ño ya do­mi­na­ba el len­gua­je a su an­to­jo y no sien­te ver­güen­za», por lo que pa­ra su ma­dre dar­le alas es un pri­vi­le­gio.

Uriel no se pue­de que­dar sen­ta­do más de un mi­nu­to. Con ojos co­mo pla­tos ob­ser­va to­do lo que hay al­re­de­dor. Has­ta que el di­rec­tor di­ce «¡ac­ción!», mo­men­to en el que se trans­for­ma pa­ra ser al­guien de la fic­ción con la mis­ma na­tu­ra­li­dad que si ju­ga­ra en la ca­lle don­de es­tá su ca­sa.

ABC

Ima­gen del ro­da­je del cor­to­me­tra­je «Pez»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.