Los gal­gue­ros de­jan de ca­zar por los es­tra­gos de la mi­xo­ma­to­sis

Los ca­za­do­res te­men que, de se­guir así, se ex­tin­gan las lie­bres. Ya afec­ta a los co­ne­jos

ABC (Sevilla) - - SEVILLA - C. GON­ZÁ­LEZ ARAHAL

Una ve­te­ri­na­ria de Me­dio Am­bien­te ha re­co­gi­do mues­tras de san­gre y ór­ga­nos pa­ra ana­li­zar­las

Los gal­gue­ros de Arahal han de­ci­di­do no sa­lir a ca­zar des­pués de com­pro­bar los es­tra­gos que es­tá pro­vo­can­do la mi­xo­ma­to­sis en las lie­bres. Mue­ren por do­ce­nas, in­clu­so hay zo­nas en las que ya se acu­mu­lan los ca­dá­ve­res ori­gián­do­se un olor in­so­por­ta­ble. El do­min­go 7 de oc­tu­bre, pri­mer día de ve­da, sa­lie­ron y só­lo pu­die­ron en­te­rrar ca­dá­ve­res o lim­piar los ojos de las po­cas que aún que­dan vi­vas.

Im­po­si­ble sa­lir a ca­zar lie­bres es­te año y pro­ba­ble­men­te así se­rá tam­bién en los si­guien­tes. A es­ta con­clu­sión han lle­ga­do en la So­cie­dad De­por­ti­va de Ca­za Araha­len­se. «De se­guir así, la lie­bre pue­de ex­tin­guir­se y po­co po­de­mos ha­cer pa­ra so­lu­cio­nar­lo», di­ce el se­cre­ta­rio Da­vid Sán­chez.

El do­min­go pa­sa­do acom­pa­ñó a una ve­te­ri­na­ria, téc­ni­ca de la Con­se­je­ría de Me­dio Am­bien­te, pa­ra que hi­cie­ra las ana­lí­ti­cas opor­tu­nas en el cam­po, du­ran­te el pri­mer día de ve­da. Iba tam­bién un gru­po de gal­gue­ros que les acer­ca­ban las lie­bres, muer­tas o en­fer­mas. Re­co­gie­ron mues­tras de san­gre y de ór­ga­nos in­ter­nos del cuer­po pa­ra ana­li­zar en el la­bo­ra­to­rio.

La mi­xo­ma­to­sis es una en­fer­me­dad in­fec­cio­sa que has­ta aho­ra se re­gis­tra­ba só­lo en co­ne­jos. Se tra­ta de un vi­rus ca­rac­te­ri­za­do por la apa­ri­ción de tu­me­fac­cio­nes en mu­co­sas y piel. El ani­mal se que­da cie­go y se le in­fla­ma el apa­ra­to ex­cre­tor.

No obs­tan­te, se­gún Da­vid Sán­chez, «la lie­bre es­tá sa­na, lo úni­co es que a cau­sa de la en­fer­me­dad se que­da cie­ga y de­ja de co­mer». Abrie­ron has­ta diez ejem­pla­res, y lo que en­con­tra­ron era que el es­tó­ma­go lo te­nían va­cío. Los ca­za­do­res se las en­cuen­tran en cual­quier lu­gar del cam­po, la que aún es­tá vi­va, no se mue­ve ni hu­ye cuan­do oye la lle­ga­da del gal­go o del hom­bre.

La So­cie­dad De­por­ti­va de Ca­za Araha­len­se pu­so en co­no­ci­mien­to de la Fe­de­ra­ción An­da­lu­za de Ca­za ha­ce más de un mes la lle­ga­da de la en­fer­me­dad a la zo­na, cuan­do apa­re­cie­ron los pri­me­ros ejem­pla­res. Pe­ro no to­das las aso­cia­cio­nes es­tán ha­cien­do lo mis­mo.

El co­to gal­gue­ro de Osuna tam­bién ha anun­cia­do en es­tos días que ce­rra­ba la tem­po­ra­da de ca­za por la mis­ma ra­zón. Han de­ci­di­do sa­lir pa­ra bus­car ejem­pla­res en­fer­mos e in­ten­tar sal­var­los.

La pri­me­ra me­di­da to­ma­da en Arahal es no sa­lir a ca­zar, por­que es im­po­si­ble, no se en­cuen­tra ni una en buen es­ta­do. «Ha­ce un mes en­con­tra­bas una o dos muer­tas, aho­ra de diez en diez», ex­pli­can los ca­za­do­res.

La se­gun­da me­di­da que ya se plan­tean es co­ger al­gu­nos ejem­pla­res en­fer­mos y cui­dar­los pa­ra que la es­pe­cie con­ti­núe ade­lan­te. «La lie­bre no es co­mo el co­ne­jo a la ho­ra de re­pro­du­cir­se, una so­la pa­re­ja pue­de te­ner de­ce­nas de co­ne­jos», ex­pli­can. La lie­bre en tiem­po de re­pro­duc­ción tie­ne uno o dos ejem­pla­res, por lo que a la ve­lo­ci­dad que la mi­xo­ma­to­sis es­tá aca­ban­do con ellas, exis­te in­clu­so la po­si­bi­li­dad de que se ex­tin­ga la es­pe­cie.

El pro­ble­ma de to­mar la de­ci­sión de cui­dar a los ejem­pla­res en­fer­mos en­con­tra­dos es que esas lie­bres no se po­drán sol­tar has­ta que la en­fer­me­dad no des­apa­rez­ca del to­do del cam­po y es­to es di­fí­cil de pre­de­cir. «Los ca­za­do­res so­mos los pri­me­ros in­tere­sa­dos en que no pa­se es­to. Ha­ce unos años ocu­rrió con los pá­ja­ros. Una en­fer­me­dad les im­pe­día re­pro­du­cir­se y de­ja­mos de ca­zar has­ta que to­do vol­vió a la nor­ma­li­dad», cuen­ta el se­cre­ta­rio de la aso­cia­ción de Arahal.

La So­cie­dad De­por­ti­va de Ca­za Araha­len­se con­vo­có a sus so­cios a una reunión el pa­sa­do jue­ves pa­ra co­mu­ni­car­les la si­tua­ción. Los gal­gue­ros sa­len al cam­po so­lo pa­ra com­pro­bar que la en­fer­me­dad es­tá diez­man­do a las lie­bres y ya in­clu­so hay co­ne­jos que tam­bién la tie­nen.

Fu­tu­ro in­cier­to

De he­cho la mi­xo­ma­to­sis es una en­fer­me­dad que siem­pre se ha da­do en co­ne­jos, ma­si­va­men­te es­te es el pri­mer año que ata­ca a las lie­bres y na­die sa­be la ra­zón ni có­mo en­fren­tar­se a ella. El fu­tu­ro en es­tos mo­men­tos es in­cier­to y des­alen­ta­dor pa­ra es­te co­lec­ti­vo. Al­gu­nas vo­ces ase­gu­ran ya que si la lie­bre des­apa­re­ce, la afi­ción de los gal­gue­ros lle­va­rá el mis­mo ca­mino.

ABC

Un ejem­plar de lie­bre afec­ta­da por mi­xo­ma­to­sis en­con­tra­da es­te fin de se­ma­na en Arahal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.