El con­tra­ban­do de ta­ba­co cau­sa es­tra­gos en La Lí­nea

El al­cal­de re­cla­ma más pre­sen­cia de la Guar­dia Ci­vil, y la Po­li­cía Lo­cal cons­ta­ta la es­ca­la­da de es­ta ac­ti­vi­dad ilí­ci­ta

ABC (Sevilla) - - ANDALUCÍA - SO­RA­YA FER­NÁN­DEZ AL­GE­CI­RAS

«El con­tra­ban­do de ta­ba­co es lo que más fuer­te es­tá pe­gan­do aho­ra en La Lí­nea». Se tra­ta de una afir­ma­ción he­cha a es­te dia­rio por fuen­tes de la Po­li­cía Na­cio­nal, que re­co­no­cen que la es­ca­la­da de es­ta ac­ti­vi­dad ilí­ci­ta en es­te mu­ni­ci­pio del Cam­po de Gi­bral­tar pa­re­ce no te­ner fi­nal. Los con­tra­ban­dis­tas a suel­do de las ma­fias tra­ba­jan a des­ta­jo, sin pu­dor y sin mi­ra­mien­tos.

La si­tua­ción no es nue­va. Se tra­ta de un pro­ble­ma his­tó­ri­co de La Lí­nea de la Con­cep­ción. La muer­te en ju­nio del año pa­sa­do del po­li­cía lo­cal Víc­tor Sán­chez, de la Uni­dad de Res­pues­ta In­me­dia­ta, cuan­do par­ti­ci­pa­ba en una ope­ra­ción pa­ra de­te­ner al con­duc­tor de una mo­to­ci­cle­ta que trans­por­ta­ba ta­ba­co de con­tra­ban­do, su­pu­so un pun­to de in­fle­xión en el Cam­po de Gi­bral­tar.

Mi­les de cam­po­gi­bral­ta­re­ños, con­mo­cio­na­dos, sa­lie­ron a la ca­lle pa­ra de­nun­ciar la gra­ve si­tua­ción que pa­de­ce la zo­na de­bi­do al nar­co­trá­fi­co y el con­tra­ban­do, y exi­gir más me­dios po­li­cia­les y me­di­das pa­ra com­ba­tir el al­to ín­di­ce de des­em­pleo exis­ten­te, lo que ha­ce que mu­chas per­so­nas op­ten por las ac­ti­vi­da­des ilí­ci­tas.

Con­duc­ción te­me­ra­ria

La se­ma­na pa­sa­da, dos agen­tes de la Po­li­cía Lo­cal, tam­bién de La Lí­nea, re­sul­ta­ron he­ri­dos cuan­do per­se­guían a unos con­tra­ban­dis­tas en mo­to que es­ta­ban po­nien­do en pe­li­gro la se­gu­ri­dad vial con ma­nio­bras te­me­ra­rias. El al­cal­de de La Lí­nea, Juan Fran­co, re­co­no­ce que se es­tá pro­du­cien­do un pi­co del con­tra­ban­do de ta­ba­co. «Exis­te por­que la fis­ca­li­dad en Gi­bral­tar es di­fe­ren­te y allí es más ba­ra­to que en Es­pa­ña. La Lí­nea es fron­te­ra te­rres­tre con Gi­bral­tar y sa­le por aquí. Es de pe­ro­gru­llo, pe­ro es la reali­dad. Sin em­bar­go, es cier­to que se es­tá in­ten­si­fi­can­do y se es­tán pro­du­cien­do des­em­bar­cos en Le­van­te y Po­nien­te, ade­más de la en­tra­da por la va­lla que se­pa­ra La Lí­nea de Gi­bral­tar, por don­de lan­zan las ca­jas y chi­cos de eda­des muy tem­pra­nas, con ci­clo­mo­to­res tru­ca­dos que al­can­zan gran ve­lo­ci­dad, las re­co­gen pa­ra lle­var­las has­ta las guar­de­rías de ta­ba­co», ex­pli­ca.

El re­gi­dor mues­tra su preo­cu­pa­ción por el pe­li­gro que su­po­nen es­tos con­duc­to­res pa­ra la se­gu­ri­dad vial del mu­ni­ci­pio. «Van ves­ti­dos de ne­gro, sin lu­ces y con­du­cen de manera enloquecida has­ta las guar­de­rías pa­ra que el ta­ba­co des­pués se dis­tri­bu­ya por to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal».

An­te es­ta si­tua­ción, re­cla­ma más se­gu­ri­dad: «La Guar­dia Ci­vil ne­ce­si­ta mu­chos más efec­ti­vos en es­te mu­ni­ci­pio, es­pe­cial­men­te por don­de en­tra el ta­ba­co de con­tra­ban­do, las zo­nas de Po­nien­te y Le­van­te, y la va­lla fron­te­ri­za». Ade­más, el Ayun­ta­mien­to pre­ten­de ins­ta­lar badenes de obras en las vías más con­cu­rri­das por los con­tra­ban­dis­tas pa­ra evi­tar que cir­cu­len a ve­lo­ci­da­des ex­ce­si­vas, y do­tar de más me­dios hu­ma­nos y ma­te­ria­les a la Po­li­cía Lo­cal.

Fran­co cree que el in­cre­men­to del con­tra­ban­do se de­be, en par­te, a que la lu­cha con­tra el nar­co­trá­fi­co «es­tá fun­cio­nan­do, por lo que mu­chos tra­ba­ja­do­res a suel­do de los nar­co­tra­fi­can­tes se pa­san al ta­ba­co». Ade­más, el pre­cio de los ci­ga­rri­llos ha subido en Gi­bral­tar, «por lo que tie­nen sa­car más mer­can­cía pa­ra ob­te­ner el mis­mo be­ne­fi­cio que an­tes», se­ña­la el al­cal­de.

Otro mo­ti­vo es la im­pu­ni­dad que en la ma­yo­ría de las oca­sio­nes ge­ne­ra es­ta ac­ti­vi­dad. Al no so­bre­pa­sar una can­ti­dad es­ta­ble­ci­da por ley, los trans­por­tis­tas de ta­ba­co de con­tra­ban­do se en­fren­tan a una fal­ta ad­mi­nis­tra­ti­va, a una mul­ta que, en la ma­yo­ría de las oca­sio­nes no abo­nan al de­cla­rar­se in­sol­ven­tes, por lo que vuel­ven a las an­da­das.

Raúl Ur­bano, res­pon­sa­ble del Sin­di­ca­to de la Po­li­cía Lo­cal de La Lí­nea (SPPL), no re­cuer­da otra épo­ca co­mo la que se es­tá vi­vien­do en La Lí­nea des­de ha­ce unos tres años. «Lle­vo 21 años tra­ba­jan­do aquí y siem­pre ha ha­bi­do pro­ble­mas de nar­co­trá­fi­co y con­tra­ban­do, pe­ro a es­ta es­ca­la no», afir­ma.

La Po­li­cía Lo­cal rea­li­za in­ter­ven­cio­nes a dia­rio. Así lo re­fle­jan los par­tes de los úl­ti­mos días, en los que ha de­te­ni­do a un hom­bre por trans­por­tar ta­ba­co sin pre­cin­tos le­ga­les por una cuan­tía su­pe­rior a 15.000 eu­ros, lo que se con­si­de­ra de­li­to. Fue du­ran­te un con­trol al so­li­ci­tar la do­cu­men­ta­ción al con­duc­tor de un co­che en el que ha­bían si­do re­ti­ra­dos los asien­tos tra­se­ros. El ta­ba­co iba ocul­to ba­jo una te­la ne­gra. Trans­por­ta­ba 3.500 ca­je­ti­llas.

Los con­tra­ban­dis­tas a suel­do de las ma­fias tra­ba­jan a des­ta­jo Lan­zan las ca­jas a tra­vés de la va­lla y las re­co­jen chi­cos en ci­clo­mo­to­res sin lu­ces

ABC

Agen­tes de la Po­li­cía Lo­cal re­sul­ta­ron he­ri­dos en una per­se­cu­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.